por 

SEGUNDO PARCIAL

Materia: Psicología Ética y Derechos Humanos

Fecha de entrega: 19/11/2009

Cuatrimestre: Segundo

Titular de la cátedra: Fariña Juan Jorge Michel

Profesor a cargo: Pacheco Mariana

Comisión: 20

Alumnos: Gómez Tamara Mariel L.U: 32570122-0

Veron Cristian Ezequiel L.U: 32022254-0

CONSIGNA DE EVALUACIÓN :

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

ANALISIS DESDE EL SEGUNDO MOVIENTO DE LA ETICA

En el siguiente trabajo nos proponemos analizar, desde el segundo movimiento de la ética, una singularidad en situación obtenida de un de Films llamada “16 Calles”. Con el objetivo de desplegar el circuito de responsabilidad y, por medio de la elaboración de una hipótesis clínica, establecer la revelación de la responsabilidad subjetiva en esta situación.
El personaje que tomaremos para analizar, es el detective Jack, siendo este el protagonista de la trama. Jack es una persona, solitaria refugiada en su trabajo y en el alcohol. Sus relaciones sociales eran débiles e inestables, no le gustaba festejar su cumpleaños, tampoco era una persona muy comunicativa con sus compañeros de trabajo. A lo largo de su carrera policial no ha sido honesto, ya que participaba junto a algunos de sus colegas, en acciones que transgredían la ley a través de la realización de trabajos ilícitos.
Casi al finalizar su jornada laboral, a Jack se le ordena que lleve a un preso (Moley) hasta la fiscalía, para realizar una declaración, ya que el policía que debía trasladarlo, ha quedado demorado por el transito.
En el transcurso del viaje hacia la fiscalía, son perseguidos con el fin de asesinar al testigo, (para que este no declare), se produce una persecución, donde Jack defiende y protege al declarante. La trama continúa con una escena que transcurre en un bar, donde el protagonista de la película pide refuerzos para que lo ayuden, asistiendo al lugar varios policías, muchos de ellos han trabajado junto a él. Luego de un dialogo, Jack entiende que son sus propios colegas quienes pretenden asesinar al testigo, porque este último declarará en contra de las maniobras ilícitas realizadas por los policías incluso por el mismo Jack. Frente a esta situación Jack decide seguir defendiendo al testigo.
Estos acontecimientos, anticipan el tiempo 1 del circuito de la responsabilidad. La acción que forma, a ese primer momento del circuito, es la decisión de Jack de seguir defendiendo al testigo. Aun sabiendo que su postura sería una traición hacia sus colegas, esta acción fue realizada con la intención conciente de cumplir con la ley y la orden que le otorgo su jefe.
Las escenas siguientes se desarrollan con la lógica del intento de callar al testigo por medio de su muerte, Jack y el declarante deberán sortear múltiples obstáculos antes de poder llegar al juzgado que se ubica a 16 calles.
En un momento determinado Moley le hace una pregunta a Jack “¿Por qué lo haces?” (Refiriéndose a la acción de protegerlo, sin conocerlo) esta interrogación conmovió al detective, dejándolo sin palabras, solo se limita a un ademán agachando su cabeza sin hablar.
La pregunta del testigo compone el tiempo 2 del circuito de la responsabilidad. Este segundo momento es en realidad el que lo inicia. Debido a que, la mencionada pregunta llama a responder a Jack como sujeto, lo obliga a volver sobre su accionar replanteándose el tiempo 1. Podemos señalar que el tiempo 2 constituye retroactivamente al tiempo 1. Jack se siente interpelado por la pregunta realizada por Moley; está obligado a dar respuesta a esa interrogación; ya que de tras de esa pregunta se esconde un saber inconsciente aún no sabido, porque en esta acción hay muchas más que la intención conciente de cumplir la orden que le ha otorgado su superior. Este saber inconciente, aun no develado, mueve a Jack a seguir defendiendo al testigo, a pesar de que le acarreará grandes dificultades.
Hasta este momento, era totalmente claro para él, el porqué de su acción. Pero luego de la interpelación, se abre un juicio sobre él, se enfrenta con lo que va más allá de su conciencia, lo que corresponde al deseo inconciente.
A partir de señalar el tiempo 2, nos preguntamos que es lo que sucedió en dicho tiempo para que emergiera el plano inconciente, causando la resignificación del tiempo 1.
Para responder a esta cuestión contamos con la construcción de una hipótesis clínica. Esta, no es nada más que una de las posibles explicaciones teóricas que posibilita la puesta en marcha del circuito, por ende no es comprobable. Sin embargo, nos permite desarrollar una presunción sobre la responsabilidad subjetiva de Jack, por medio de la conexión del tiempo 1 y el tiempo 2.
La hipótesis clínica la podemos comenzar a pensar a partir de la existencia de ciertos indicadores de culpa (que expresa Jack), siendo que esta da cuenta de una responsabilidad subjetiva. La culpa puede ser detectada en el momento en que mantiene un dialogo con su amigo, (que participo activamente en las maniobras ilícitas), que lo coloca frente a una disyuntiva, su amistad o seguir defendiendo al testigo. Y Jack responde frente a ello “8:25 horas en el bar dejamos de ser amigos, se han pasado ciertos limites que no los puedo aceptar”, esto demuestra la tentativa de marcar una separación entre su amigo y él, por ende Jack con estas palabras intenta colocar un limite entre su propio pasado y el presente; Es la culpa lo que lo lleva a despegarse de ese pasado caracterizado por una historia de trabajo inmoral, ilícito, etc.
Otro indicador de culpa que se manifiesta lo encontramos cuando Jack mantiene una charla con Moly (testigo), donde este le dice ”sos una persona buena”, Jack le responde enérgicamente ”no, no soy una persona buena, yo soy uno de esos policías que vos ibas a denunciar”. A través de estos vestigios de culpa hace suponer una responsabilidad subjetiva, ya que la culpa es el reverso de la responsabilidad.
Jack en el tiempo 1 piensa, que su accionar lo realiza acorde a una obediencia, que responde a una ley jurídica, social y moral, ya que el hecho de cumplir con su trabajo lo posiciona como sujeto social que debe cumplir con responsabilidades.
Es importante destacar que su rol laboral (policía), se basa en hacer respetar la ley, y es llamativo que teniendo la obligación de hacerla cumplir a los demás, es él quien (con sus negocios ilícitos) no cumplió con la ley, es decir ha traspasado los limites como él lo expresa “se han pasado ciertos limites que no los puedo aceptar”.
Podemos pensar el tema de la ley como algo que resuena, en la historia de esta persona (Jack); cómo es su posición frente a ella, de hacerla respetar y de respetarla o no. Frente a la pregunta de Moley “¿porque lo haces?”, todo lo ante dicho posibilita una resignificación que debela la necesidad de reafirmar una ley dentro suyo, pero no siendo esta la ley que todos conocemos, la ley jurídica, social o moral, sino una ley inconciente la cual lo posiciona, como sujeto, la que lo introduce a la cultura, la que lo hace reconocerse frente al otro, y se construya como sujeto.
En esta película, podemos ubicar la participación del azar, por ejemplo que pudo haber sido cualquier policía el cual sea el encargado de llevar al testigo a declarar, y sin embargo el azar hizo su efecto, porque el policía encargado en un primer momento de llevarlo a destino a Moley se encontraba embotellado en la avenida, por lo cual no ha quedado otra opción que darle la orden a Jack de que lo haga. Podemos observar, que Jack no utiliza el azar como justificación para desligarse de la responsabilidad.
La necesidad la podemos ubicar en el contexto socio- cultural, en el que se encuentra insertado el personaje principal de la película, tiempos en donde las autoridades que representan la ley, han caído de su credibilidad, donde los límites son confusos y cuestionables. Esto si bien no es responsabilidad de Jack, lo influye por vivir en un mundo donde la corrupción es moneda corriente, donde es común que día a día las autoridades traspasen las líneas.
Una vez ubicadas las categorías del azar y la necesidad, pensaremos en aquello que queda por fuera de estas dos categorías, la responsabilidad subjetiva, lo que Mosca ubica en la grieta que se forma entre el azar y lo que viene dado. Del azar, no podemos hacernos responsables, no somos responsables de las cosas que pasan en este mundo, pero si de cómo nos posicionamos subjetivamente ante ellas y de este modo hacerse responsable.
Ese concebirse responsable se define en la realización del tiempo 3. En este tiempo, se da respuesta a la interpelación, donde el sujeto acepta lo antes desconocido, producido por el sujeto del deseo, de esta manera se produce el efecto sujeto. Es en el tiempo 3 cuando se establece el cambio de posición, en lo que solo parecía ser una acción del plano particular, en el tiempo 1, ahora en el tiempo 3 se ha producido la transformación de una acción-particular en un acto-singular, ubicando en el eje universal-singular, es decir hablamos de una dimisión ética, y es ético porque es una acción que produce un sujeto de deseo inconciente. Es por eso, que puede indicarse que este tercer tiempo del circuito completa al primero, favorece que se termine de constituir el acto singular. Debido a que el tiempo 1 solo establece una singularidad que quiebra el universo preexistente en la medida de que existe un tiempo 3.
En este último tiempo 3, el sentimiento de culpa se disuelve, en el efecto sujeto. Culpa que obligaba a responder al sujeto, en el sentido de una deuda que hay que enmendar.
La responsabilidad subjetiva establece una singularidad que expone el sujeto. Cuando esta tiene por resultado la ampliación del universo particular previo y la instauración de uno nuevo universo, se conforma el acto ético, es decir, se produce una singularidad. Solo puede lograrse cuando se establece el circuito de responsabilidad completo, como ocurre en este caso, donde el tiempo tres lo ubicamos cuando Jack cumple el objetivo de salvarle la vida al testigo, (para que este pudiera declarar): para una mayor comprensión del tema es necesario recordar a Ignacio Lewkowicz, este parte de la idea de que el universo no es sinónimo de universal, universo tomado como sinónimo de lo particular. La lógica de este universo es la lógica del todo, es decir en él está contemplado todo lo que existe, por ende lo que se conoce es lo que existe; en consecuencia Lewkowicz dirá que si aparece en un momento un elemento heterogéneo respecto a los otros elementos que constituyen el universo, este último no tendrá herramientas para definirlo o darle categoría, por lo tanto el universo se vería obligado a ampliarse, por lo tanto este elemento podría considerarse una singularidad, no existe lo universal sino a través de lo singular y el efecto singular no es sino una de las infinitas formas posibles de la realización de lo universal.
Jack completa el circuito tomando una nueva posición, es decir toma el lugar de Moley como testigo en el caso contra sus compañero y el mismo.
Esta nueva posición que él a tomado puede suponerse que fue, con el propósito de poder, limpiar su culpa inconciente que le había generado sus pasados delitos.
El posicionarse como testigo frente a un juez puede ser equiparada en esta situación, como representación del vínculo que se establece entre un padre de religión (Cura), el cual ocupa supuestamente el lugar de transmisor de la palabra de Dios. Impartiendo las leyes divinas, que se pueden ejemplificar con los “10 mandamientos”, como cuando un fiel se presenta ante el ministro de Dios para confesar sus pecados y quedar limpio de sus impurezas espirituales.
El juez es un representante del estado que imparte la ley humana, siguiendo esta línea asociativa tanto el estado como Dios pueden ser equiparados inconscientemente a la ley del padre, tema tratado por Freud en el texto Tótem y Tabú. En el cual plantea que es necesario para vivir en sociedad, que el sujeto sea marcado por una ley, igual para todos, (podría llamarse desde lacan la ley paterna), una ley ordenadora, como la prohibición del incesto (desde Freud). Continuando con en el texto Tótem y Tabú, se puede leer. (…)”La religión del tótem no solo abarca las exteriorizaciones del arrepentimiento y los instintos de reconciliación, sino también sirve para recordar el triunfo sobre el padre (…) La fiesta conmemorativa del banquete totémico, en la cual se levantan las restricciones de la obediencia de efecto retardado y convierte en obligatorio renovar el crimen”(…)
(…)”La sociedad descansa ahora en la culpa compartida por el crimen perpetrado en común, la religión, en la conciencia de culpa y en el arrepentimiento consiguiente, la etnicidad, en parte en las necesidades objetivas de la sociedad y, en lo restante, en las expiaciones exigidas por la conciencia de culpa (…) (Freud, Tótem y Tabú)
Tomando esta cita de Freud y pensando en una escena de la película, en la cual Jack en un dialogo con su ex compañero, (con quien compartió trabajos ilícitos), le dice “Pero era un esposo, un hombre de familia”. Jack se refiere a un hombre que mató su amigo con el fin de callarlo y para que de este modo no se debelaran sus ilegales trabajos.
Podríamos llegar a pensar que Jack siente un sentimiento de culpa al haber sido testigo de la muerte de un padre y de ser cómplice de ese acto. Tomando el texto de Tótem y Tabú podemos pensar que ese asesinato lo remite al parricidio del padre totémico, el cual como sociedad, todos llevamos acuestas en nuestras vidas, y que de alguna manera buscamos nuestro perdón sea por medio de la religión, de la obediencia y demás acciones que realizamos como sujetos sociales para poder limpiar esa culpa común a todos, en la que Jack también esta involucrado y que de alguna manera por medio de testificar ante el juez intenta limpiar su culpa inconciente, que fue reactivada por este circuito de la responsabilidad, a través, de diferentes episodios como: infligir la ley y ni nada más ni nada menos que siendo testigo de la muerte de un padre.
Puede conjeturarse, que Jack al haberse puesto en el lugar del testigo frente al juez intenta poder ligar algo por medio de la palabras, aquello anteriormente no sabido, si el testigo hubiera declarado hablaría otro por el, no permitiendo de esta manera tener la posibilidad de declarar públicamente, es decir ofrecer una respuesta, haciéndose responsable de la situación.
Este sujeto en situación se hizo responsable de su acto singular. Lo que tiene por resultado de que pueda sustraerse del texto que fue destinado para él, para no adoptarlo como propio nunca más, en una de las escena uno de los policía le dice a Jack ”has lo de siempre” (refiriéndose a seguir siendo corrupto), sin embargo a cambiado de posición subjetiva, y esta vez a actuado de manera diferente. Un ejemplo del cambio que se produjo en Jack, después del circuito de la responsabilidad, es que ha pasado de ser un hombre, solitario y amargado pero la película finaliza mostrando a un nuevo Jack donde festeja su cumpleaños con varios amigos y su hermana, se lo ve feliz.
Es importante aclarar una diferenciación teórica entre la concepción de responsabilidad jurídica y la responsabilidad subjetiva; el sujeto del derecho, es un sujeto considerado autónomo, es decir con voluntad propia, conciente, mientras que el sujeto de la dimensión clínica, no es autónomo, si no sujetado a la ley y el lenguaje, no dueño de su voluntad. Esta diferencia de concepción de sujeto que plantean amabas dimensiones, posibilitan diferentes modos de comprender la responsabilidad.
Jack fue considerado responsable jurídicamente, por lo cual debió pasar dos años en la cárcel, a demás de esto, debió cumplir su deuda, como sujeto del deseo buscando una respuesta frente a la interpelación, la cual confluyó en un cambio de posición, frente a su deseo.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: