por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Materia: Psicología, Ética y Derechos Humanos
Titular: Juan Jorge Michael Fariña
Cátedra: I
Comisión: 24
Cuatrimestre: 1º, año 2010
Ayudante: Lic. Alejandro Ollier
Co ayudante: Flavia Navés
Alumnas: • María Laura Rodríguez
LU: 331821920
laura.rodriguez.torres@gmail.com
• María Agustina Vega
LU: 324833350
magustina_vega@hotmail.com

Fecha de entrega: 9 de junio

¿Qué es la responsabilidad? A esta pregunta le pueden seguir varias respuestas, todo dependiendo del lugar desde donde se analice. El discurso deontológica-jurídico hace referencia al sujeto autónomo, aquel capaz de gobernarse a si mismo, para decidir libre y voluntariamente, es un sujeto de derecho y obligaciones. Este sujeto pierde su cualidad de autónomo cuando muestra no estar en dominio de sus facultades mentales, por diversas causas. A diferencia de este posicionamiento, el discurso de la dimensión clínica se basa en un sujeto que es responsable mas allá de lo conciente, porque esta sujeto al lenguaje y a la ley, determinando un sujeto en acto, un sujeto del inconciente en relación a su deseo.
El film “21 gramos” toma como eje principal un hecho que marca la vida de los 3 protagonistas centrales. Este suceso marca un antes y un después dentro de la vida de cada uno, tocándolos directamente. Jack Jordan (Benicio Del Toro) atropella accidentalmente a un joven arquitecto y a sus dos hijas, causándoles la muerte a los tres. La vida de la viuda Cristina Peck (Naomi Wattts) cae en un vacío cada vez mayor por perder a su familia, acudiendo a drogas y alcohol para ahogar tanto dolor. Paralelamente, Paul Rivers (Sean Penn) padece de una enfermedad cardíaca terminal, por lo cual necesita un transplante de corazón inmediato, es justamente en ese momento cuando ambas historias se unen. Cristina decide donar el corazón de su difunto marido, el cual recibe Paul, siendo éste la causa de su salvación.
Paul sabía que la condición de recibir el transplante era nunca buscar o ponerse en contacto con el donante o su familia, pero, igualmente, él decide investigar quién era. Este hecho marca un punto de inflexión, que lo llevará a actuar de cierta manera provocando consecuencias que implicarán responsabilidad de su parte, y es justamente ese el tema central de este trabajo.
Las 3 hipótesis clínicas que se plantean en el comentario elaborado por la cátedra son las siguientes:
-  Una vez recibido el corazón, Paul podría continuar su vida con su esposa felizmente; pero si finalmente se separa fue porque algún punto ciego operó desde su propio deseo. El reemplazo de su corazón lo enfrentó a algo no calculado.
-  Formaliza un vínculo con Cristina saldando una deuda, pagando algo de su vida, y agradeciendo a Cristina se encontró a sí mismo. Algo del amor y de la paternidad antes fallida con su mujer comenzó a desplegarse.
-  Una mezcla y desmezcla de pulsiones de vida y de muerte, colocándolo en una situación de tensión, ya que en su estado era “la vida de Paul a cambio de la muerte de otro”.
Creemos que todas estas hipótesis se encadenan de manera unívoca, ya que Paul busca a la familia del dador del órgano y a partir de allí se reubica en torno a su deseo y por lo tanto en torno a su posición subjetiva, por ejemplo separándose de su esposa y formando un vínculo con Cristina. Pero esta relación en un primer momento se apoyó sobre el agradecimiento que Paul, inconcientemente, tenía hacia la viuda al ver que su vida cada vez era peor y que fue su decisión la que le salvó la vida. Y a la vez podemos destacar la posibilidad de que se haya generado una desmezcla de pulsiones en el momento en que su vida estaba al borde de la cornisa; la culpa consecuente generó la pregunta por su deseo.
Como planteo de algunos indicadores de toda esta hipótesis general, de la búsqueda de sí mismo y del encuentro con su deseo podemos plantear:
-  la elección en cuanto a negarse a la paternidad; postergarla implica que él mismo puede continuar su vida (que ahora se encuentra fuera de peligro) y que no requiere de un hijo para que sea éste quien la perpetúe.
-  Dar por finalizado su matrimonio y rehacer su vida con Cristina. Es válido recordar que antes de la intervención quirúrgica Paul ya se había distanciado de su mujer, pero ahora la situación parece que se modificó; entabla un nuevo vínculo.
-  el deseo se manifiesta precisamente en su sexualidad, lo cual consideramos que es un hallazgo del director, invocar 2 escenas en donde Paul mantiene relaciones sexuales con su esposa, y con Cristina, y la manera en que es vivenciada en ambas es muy diferente: con su esposa enfrenta una profunda negativa, mientras que con Cristina se lo muestra pleno.
-  El énfasis que demuestra para que su nueva compañera de vida no siga consumiendo drogas, porque a él realmente le importa y proyecta a futuro con ella, en contraposición a la relación con su ex mujer, quien no le interesaba y sólo estaba con ella porque era ella quien quería acompañarlo en su enfermedad.
Dentro del Circuito de la Responsabilidad podemos distinguir sólo 2 tiempos. Los mismos son planteados como instrumentos de análisis de una situación determinada y de la consecuente responsabilidad del sujeto que la lleva a cabo, lo cual puede implicar un cambio en la posición subjetiva del mismo. En el Tiempo 1 una acción es llevada a cabo sin mayores fines que aquellos que dieron origen a la misma, una simple acción cuyos fines están fijados, Paul se somete a una intervención quirúrgica donde recibirá un transplante de corazon, con el fin de sobrevivir. En el Tiempo 2 encontramos a Paul llevando a cabo una vida normal buscando a la familia de Michael. Esa situación lo interpela cuando al conocer a la viuda descubre que su vida se encuentra en ruinas, es este tiempo 2 el que resignifica al primero. Este nuevo corazón lo ubica en una posición de interpelación. La intención y la voluntad conciente con que fue llevada a cabo la acción del tiempo 1 se muestran como insuficientes. El sujeto es interpelado por aquello que, aunque sea vivido como ajeno, le pertenece y lo perturba confrontándolo con un punto sin sentido. La interpelación toca al sujeto rozando lo real, indicando un saber no sabido. Esa hiancia que se encuentra al descubierto llama al sujeto a responder respecto de su deseo; interpela a Paul en cuanto a la responsabilidad que tiene ahora respecto de su vida. Otro ha muerto y por eso él vive; se abre la puerta para que la responsabilidad subjetiva constituya al sujeto en acto y no lo borre ni oculte bajo meras determinaciones que juegan un papel importante, pero que interpelan al sujeto fuera de los límites de su consistencia yoica para que responda. El hecho de que otro haya perdido la vida y él obtenga un beneficio de la situación, el hecho que conozca a su esposa y vea la miseria en la que vive a causa de la ausencia de Michael, lo interpela al Sujeto en cuanto a su deseo, en cuanto a las decisiones que tomó durante su vida (bien manifiesto en el ámbito amoroso) que se resignifican a partir de este momento cronológico posterior. De esta manera podría experimentar una situación más ética con su deseo.
A partir de este Tiempo 2 se evidencia la culpa, ya que la misma debe hacerse presente para que se produzca un cambio subjetivo en la posición de Paul. Esta culpa no hace referencia al sentido tradicional de la misma. A la que nos referimos depende de una operación eminentemente simbólica: la interpelación subjetiva. La culpa obliga al Sujeto a dar una respuesta a la interpelación. La fuera simbólica de ésta, proviene de la internalización de la ley simbólica, por esto exige una respuesta más allá de lo que el yo quisiera responder. No hay responsabilidad subjetiva sin culpa, y en Paul la culpa cumple un rol fundamental: por culpa creemos que en un primer momento se acerca a Cristina y comienza el vínculo, como una deuda que tenía que saldar al tener el corazón de su esposo y darse cuenta la falta que le hace no tenerlo con vida. Debe afrontar la culpa para dar lugar al Sujeto en acto.
Dentro de esta situación también se ponen en juego elementos de necesidad y azar, que determinan una situación pero que no descartan la responsabilidad del sujeto. Como elementos necesarios podemos situar a la enfermedad de Paul y su estado terminal; es necesario un transplante urgente para que no muera, y también es necesario que alguien muera para que el viva. Y como elementos azarosos destacamos que durante el momento más critico de su estado, ocurre el accidente donde muere Michael; ya el término accidente indica que algo queda por fuera del control de la persona. Es azaroso que muera un sujeto cuyo corazón es compatible con Paul.
En este caso no se encuentra un tiempo 3 debido a que no se reconocen en el personaje de Paul presencia de reconocimiento, ni intención de recompensar la situación. No se halla un cambio de posición subjetiva a consecuencia del efecto inesperado del tiempo 2 (enamorarse de la viuda del dueño de su corazón). Paul no busca cambiar esta situación, no intenta alterar sus sentimientos. A pesar de esto, se puede reflexionar sobre el final de la película, donde es Paul mismo quien se dispara, provocando su posterior muerte cuando ve que Cristina venga la muerte de sus seres queridos, golpeando brutalmente a Jack. Esta escena podría demostrar el reconocimiento por parte de Paul del daño causado a Cristina al comunicarle que es él quien tiene el corazón de su difunto marido, y la recompensa podría estar presente en la posibilidad y ayuda que le brinda a ella para llevar la justicia a mano propia. Pero no es exactamente lo que se ve en Paul, no demuestra un cambio de posición subjetiva dado que es simplemente la manifestación de la culpa que él siente lo que se expresa en ese disparo, él ve la consecuencia de su acto, nota el dolor en ella. Es por todo esto que creemos que se encuentra en la puerta de un potencial tiempo 3, pero sin desplegarlo totalmente, simplemente es la presencia de un tiempo 2, dado al estancamiento en el sentimiento de culpa.
Es destacable la relación que se produce entre el texto “El Muro” de Jean Paul Sartre y la película en cuestión. “El Muro” cuenta la historia de Ibbieta, un revolucionario de la guerra Civil española a quien toman prisionero y condenan a muerte. En el interrogatorio que le realizan los falangistas le preguntan si conocía el paradero de Gris (amigo suyo, líder de los revolucionarios), sabiendo él que su amigo se hallaba escondido en la casa de su primo, Ibbieta decide contestar que se encontraba escondido en el cementerio. Aquí se reconoce el tiempo 1, Ibbieta concientemente decide jugarles un chiste a sus captores antes de morir, la acción tomada tiene como objetivo un engaño a modo de burla, una burla al Otro, entendiendo que ya nada valía la pena. Pese a esto Ibbieta plantea que no quiere perder ni 2 horas durmiendo. Al igual que Paul toma la decisión de aceptar el corazón de esa persona desconocida que había perdido su vida, teniendo como meta salvarse. Pero surge algo que Ibbieta no había imaginado: cuando fueron al cementerio en busca de Gris, él realmente estaba allí, dado que se había peleado con su primo, alcanzando así la muerte. Cuando el panadero en el patio donde se encontraban los detenidos le comunica la noticia, el personaje de Sartre se confronta con este efecto inesperado, que lo interpela subjetivamente, y se pregunta “¿en el cementerio?”, resignificando, de esta manera, aquel tiempo 1, en el cual usó esa misma frase para realizarles una jugarreta a los falangistas, surgiendo en él la culpa y la perplejidad. Esa misma culpa es la que siente Paul cuando conoce a Cristina, la viuda del donante, y descubre que la vida de esta joven está en ruinas por la pérdida sufrida y cuando continuando su vida, comienza a ser interpelado en cuanto a su deseo y la posibilidad de continuar su vida de acuerdo a éste. La culpa en ambos casos es producto de la interpelación, y no puede darse un cambio subjetivo acorde al deseo del sujeto si no es con culpa, ya que ésta se configura como un plus, un superávit. En ambos casos, los protagonistas son responsables de sus deseos inconcientes, de esa responsabilidad subjetiva que implica actuar conforme al deseo, ya que cada Sujeto se constituye como tal en acto, siendo ético con su propio deseo.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: