por 

En su artículo “21 Gramos” Eva Beatriz Brajtbort se centra en el personaje de Paul Riviers para dar cuenta de la temática de Responsabilidad Subjetiva. En el film, Paul es un profesor de matemática que espera un trasplante cardíaco. Se encuentra agonizando y al cuidado de su esposa Mary. También se relata la historia de Cristina Peck, quien es esposa de Michael y madre de dos niñas. Al comienzo de la película, Michael y sus hijas mueren atropelladas por Jack Jordan; un ex convicto que huye luego del accidente; pero que luego se entrega y es encarcelado: Cristina, ante la desgracia, toma la decisión de donar los órganos de su marido. Es por tanto el corazón de Michael el que es trasplantado en Paul y le devuelve la posibilidad de vivir.
Brajtbort sitúa un Primer tiempo del circuito de la Responsabilidad Subjetiva, cuando Paul se somete a la intervención quirúrgica. Una vez recuperado, contrata un investigador para obtener información acerca del donante y su familia. Es así como conoce a Cristina con quien establece una relación amorosa. Es en la interrogación de Paul de ¿Quién soy ahora? Y en su búsqueda de información sobre Michael donde la Autora sitúa un Segundo tiempo en el circuito de la Responsabilidad Subjetiva. Allí Paul siente que hay algo mas allá de lo esperado; este Segundo tiempo sobreimprime al Primero, lo resignifica. La autora plantea varias Hipótesis Clínicas cuya función sería explicar la naturaleza de la ligadura entre ese tiempo 1 y ese tiempo 2. Una de sus hipótesis es que ese tiempo de búsqueda (2º) para agradecerle a Cristina “(...) lo encontró a Paul buscándose a si mismo” y algo de la temática del amor y su paternidad fallida fue surgiendo. Es por eso que deja a Mary y comienza a vivir plenamente su amor con Cristina. En palabras de la autora, “(...) Su corazón ya estaba resquebrajado desde antes”
Brajtbort sitúa también un Tercer Tiempo de la Responsabilidad Subjetiva allí donde Paul encontrando el dueño de su corazón puede encontrarse a si mismo, se visibiliza un cambio en la posición subjetiva de Paul, quien no se acobarda frente a su deseo. Este cambio puede evidenciarse también en la apropiación subjetiva que el protagonista hace del lenguaje: A partir de Segundo tiempo, la palabra corazón involucra para el mas que en el Primer tiempo cuando solo era un órgano necesario para continuar viviendo.
Realizando otro recorte de la película, me propongo plantear una alternativa a este Circuito de la Responsabilidad Subjetiva:
Siguiendo la definición de Primer tiempo que plantea Salomone: “(...) donde se realiza un acción determinada en concordancia con el universo del discurso en el que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada.” Podría fijarse éste tiempo, al igual que lo hizo Brajtbort, en la acción de Paul de someterse a la operación de trasplante de corazón necesaria para salvar su vida. Una vez recuperado, Paul investiga la familia de su donante y se muestra muy perturbado al conocer las trágicas causas de la muerte de Michael. El justifica su investigación diciendo que: “necesito saber quién soy ahora”. Al encontrarse con la viuda, comienza un romance con ella a quién le explica que “quería darte las gracias y ahora no puedo separarme de ti. Cristina, aun consternada por la trágica muerte de su familia, le informa Paul que el asesino (Jack Jordan) está libre y que desea matarlo. Paul promete ayudarla en su búsqueda de venganza por mano propia. Aquí puede situarse el Segundo tiempo en el circuito de la responsabilidad. Paul convierte en suyo el plan de asesinar a Jordan. Puede interpretarse que a raíz de esta búsqueda de venganza Paul comienza a interrogarse acerca de la culpa que podría tener por la desgracia de Michael, y el hecho de que su necesidad de recibir un corazón lo haya ob-ligado a desear la muerte de un Otro. En palabras del protagonista: “Fue muy doloroso enterarme como lo obtuve”.
A su vez podría interpretarse el descuido de su salud como una consecuencia de su culpa (como necesidad de castigo) Ya que paralelamente a su búsqueda de venganza la salud de Paul sufrió un gran deterioro. Su médico le dijo que el corazón que le habían trasplantado pronto moriría y que debía permanecer en el hospital a la espera de un nuevo órgano. Pero Paul no estaba dispuesto a hacerlo: “No toleraré esperar que alguien se muera”.
Paul vuelve a contratar al detective para que le diera información acerca del paradero de Jordan y para que le vendiera un arma. Siguiendo estos datos, el protagonista se hospeda en el mismo hotel que Jordan. Decide enfrentarlo, lo sorprende por la espalda, armado. Lo obliga a ponerse en cuclillas sobre la tierra y le grita: “No deberías haberlo hecho” acto seguido efectúa 3 disparos a la tierra, y le dice: “Debería haberte matado”. Podría interpretarse que el plan de matarlo se basaba en un intento de mitigar la culpa que sentía por haber obtenido un corazón a consecuencia de un accidente. ¿Estaba Paul dispuesto a convertirse en un asesino?. Al regresar al hotel, dice a Cristina que ya había asesinado a Jordan.
Las escenas finales del film muestran como el Jack Jordan ingresa a la habitación en la que Paul y Cristina dormían. Tomando el arma de Paul, lo desafía a que le de muerte. Pero nuevamente Paul no pudo hacerlo. Es entonces cuando, en medio de una aguerrida pelea entre Cristina y Jordan, Paul toma el arma y se pega un tiro en el pecho. Si se considera el suicidio como una búsqueda de castigo que vendría a saldar un sentimiento inconciente de culpa; podría tratarse entonces de un Cortocircuito en el Circuito de la Responsabilidad Subjetiva. “La culpa (…) subraya un déficit del sujeto, la responsabilidad un Superavit del sujeto.”
D’ Amore considera a la culpa como un factor necesario en el Circuito en tanto y en cuanto ob-liga el 2º tiempo con el 1º, y surge como consecuencia de la interpelación subjetiva. Tomando en consideración su suicidio y su negativa frente a la posibilidad de un nuevo trasplante puede tomarse como hipótesis clínica que Paul sentía tanta culpa por haber recibido (y deseado) el corazón pobre Michael, que intentó vengarse matando a Jordan para apaciguar esa culpa. Pero esa culpa se movilizó mas tarde y se convirtió en culpa por no poder matarlo. Culpa que no quería seguir soportando y es por eso que descartó la posibilidad de recibir otro corazón. Entonces no se podría visibilizar un Tercer tiempo en el circuito ya que no hubo una reubicación por parte de Paul con respecto a su deseo. Y por sobretodo, porque se hubiera existido tal tiempo, la culpa hubiese dejado lugar aun acto responsable. Por el contrario, Paul se suicida, termina con su vida, con la de Michael y cumple con la profecía de su médico, esa corazón iba a morir pronto. Una de las primeras escenas del film, muestra a Paul agonizando en el hospital luego de haberse disparado. Esta escena resulta muy significativa ya que segundos antes de morir se pregunta “¿Qué hago yo acá?, ¿Quién va a ser el primero en morir?¿Qué tengo que ver yo con esto?” Quizás son estas las preguntas dolorosas, incómodas, que Paul se ahorró de contestar suicidándose.
Ahora bien, la culpa de la que hablamos, no es una culpa moral, jurídica. Desde luego que en sentido jurídico nadie acusaría al protagonista de culpable por haber recibido un corazón. Siguiendo a D’ Amore la culpa de Paul “(...)depende de una operación inminentemente simbólica, la interpelación subjetiva La cuál se genera al descubrir un plus, un exceso en el Primer tiempo como consecuencia del Segundo tiempo acontecido. Paul se ve interpelado a responder y lo hace con respuestas que intentan apaciguar su culpa ( cortocircuito).
Teniendo en cuenta lo sugerido por Juan Carlos Mosca: “la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar” , a continuación citaré algunos indicadores del film que nos permiten aprehender algo sobre estas categorías y visibilizar esa brecha.
Si consideramos a la categoría de necesidad como “(...)hechos que existen por fuera del designio humano” Esta se visibiliza en la necesidad de Paul de recibir UN corazón para seguir viviendo. Ahora bien el Azar como la categoría que desconecta causas y efectos en el film se podría considerar azaroso que Paul recibiera EL corazón de Michael, justo ese y ningún otro. Según plantea Fariña “cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una vacancia entre ellos, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión.”. En este caso, puede demostrarse que esa grieta existe, y que la situación no es reductible a una de las dos categorías. Paul al recuperarse no sigue con su vida normalmente, sino que comienza la búsqueda de la familia donante. Tampoco fue azaroso el encuentro con Cristina.
Teniendo en cuenta el cuento “El Muro” de Sartre, y considerándolo parte del “Estado del Arte” puede ponerse en articulación con el film “21 Gramos”. Rememorando el cuento, Ibbieta ha sido condenado a muerte por los Falangistas. Pero antes de matarlo le piden que de información acerca del paradero de su amigo Gris. “¿Pero cómo puede un oficial falangista intimidar a alguien que va a morir? Le ofrecen: es su vida por la tuya” Ibbieta sabe que Gris se encuentra en casa de sus primos. La necesidad lo obliga a responder. El decide hacerles una jugarreta y les responde“Está en el cementerio”. Este puede considerarse como el Primer tiempo en el Circuito de la Responsabilidad Subjetiva. Para sorpresa de Ibbieta, le comunican que han encontrado a Gris en el cementerio, fue fusilado y el no será condenado. Este Segundo momento de Gris en el cementerio hace interpelarse a Ibbieta acerca de su responsabilidad y su culpa. El relato termina con Ibbieta “llorando de risa, o riendo hasta las lágrimas” Es ésta acción que puede situarse como un Tercer tiempo en el circuito. Con esta mezcle de sentimientos Ibbieta demuestra su interpelación acerca de los motivos inconcientes de su respuesta. Ríe por que se pudo salvar, pero a costas de su amigo.
Podríamos plantear que en el caso de Paul, en el Segundo tiempo, cuando encara la búsqueda de venganza, también es interpelado a responder acerca de su responsabilidad al haber recibido y deseado el corazón de Michael. Pero Paul no responde en el plano de un Tercer tiempo, sino que permanece en el plano de la culpa y su respuesta (suicidio) no es mas que un intento de callarla.

Bibliografía consultada:
• Michel Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos
• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Brajtbort, Eva Beatriz: 21 Gramos.

UBA
Facultad de Psicología
Psicología, ética y derechos humanos Cátedra I
Segundo Parcial
“21 Gramos”
Comisión: 18
Cecilia Laura Galkin
Lu: 326989140

Miércoles 9 de Junio de 2010



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: