Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Actos privados >

por 

Universidad de Bs. As. Facultad de Psicología
Psicología Ética y DDHH
Cátedra: Fariña, J.J.M.

Parcial Domiciliario

Nombre Alumna: Veneroso, Verónica
N° libreta: 337187330
Nombre Alumna: García, Ana María
N° libreta: 323851990

N° comisión de TP: 28
Nombre de docente a cargo: Serué, Dora
Fecha de entrega: 08/06/2010
Film asignado: “Actos Privados”

1) G. Salomone en su comentario “A confesión de partes, relevo de pruebas” sobre el film “Actos Privados”, propone un análisis de la responsabilidad subjetiva referida al personaje del Padre Greg.
Primero, en el sacramento de la Confesión, la niña Lisa le cuenta a Greg que su padre abusa sexualmente de ella. Luego el padre de la pequeña se confiesa y se niega al pedido del cura para pedir ayuda o contar los hechos. Por ello, el Cura comienza a dudar, no puede decidir si contar lo sucedido y romper el sigilo confesional, o callar y que prospere la perversidad del padre y el sufrimiento de Lisa. Esta duda lo atormenta.
El personaje de Greg antes de lo contado por Lisa era un Sacerdote ejemplar para el pueblo, quien cumplía con el orden canónico. Sin embargo con lo confesado por Lisa se siente obligado a romper el secreto confesional, lo cual implicaría romper con todo lo anterior. En un momento de crisis, dirigiéndose a Jesucristo, dice: “no puedo cargar con 2000 años de historia”, “me sacrificarían”.
La historia de Lisa lo lleva a replantearse sus propios actos y deseos. G. Salomone señala: “El lugar de hijo perfecto de Dios empieza a resultarle insostenible”.
La responsabilidad subjetiva en Greg implica hacerse cargo de su propio deseo, deseo hacia un hombre, dejando de cumplir con el sistema de valores religiosos y el orden moral.
Decir la verdad implicaría romper el sigilo confesional. En este punto seguimos en el orden de la responsabilidad moral, es en sí un dilema moral. Sin embargo esta situación lo lleva a replantearse a sí mismo como sujeto en relación a su deseo, es allí donde nace la responsabilidad subjetiva, cuando él logra aceptar su propio deseo más allá de las implicancias morales. Esta responsabilidad no está relacionada con el sujeto autónomo del derecho, sino con el sujeto del inconsciente. Y de ahí se desprende la responsabilidad subjetiva ante eso: hacerse cargo de su deseo, aunque deje de ser “El hijo perfecto de Dios”.

2) Luego de lo confesado por el padre de Lisa, surge la duda: “revelar el secreto o no”. Greg ve que el padre de la niña continuará con su conducta a menos que él lo denuncie. Aparece el reproche, el remordimiento. Así se abre el circuito de responsabilidad, es la culpa la que obliga a responder.
Es decir, la confesión del padre de la niña lo interpela subjetivamente; este es el Tiempo 2, que resignifica el Tiempo 1: la confesión de Lisa. Así la culpa implica una retroacción sobre el Tiempo 1 ante el cual debe responder.
Por un lado encontramos una responsabilidad de tipo moral, que es la que se le presenta frente al dilema de romper el secreto confesional o no. Pero la situación surgida a partir del Tiempo 2, que funda el Tiempo 1 y convoca a responder, hace movilizar en el cura cuestiones personales que están en relación con sí mismo como sujeto inconciente y con su deseo. Recordemos que durante la confesión, el padre de la niña no se muestra de ningún modo arrepentido, y de hecho recalca que no siente culpa ya que según él todos los sujetos tienen deseos incestuosos en el fondo, pero no se atreven a llevarlos a cabo. Aquí se entremezclan cuestiones de responsabilidad moral (en relación a la situación de Lisa), con algo del orden de la responsabilidad subjetiva y la culpa. Él se siente culpable de no poder resolver el dilema de revelar el secreto de Lisa y evitar el pecado que comete su padre, o faltar a su responsabilidad como hombre religioso. Pero por otro lado la culpa toca ciertos aspectos de su propia persona y su secreto (sus relaciones sexuales), a lo que él ve como un “pecado”. También aquí se siente incapaz de confesar la verdad. Desde ambas perspectivas, se le plantea a Greg la posibilidad de dejar de ser “el hijo perfecto de Dios”.
Finalmente decide contar, romper el sigilo confesional, ha cambiado la perspectiva. Greg ha tomado una decisión, rompe con el sistema de valores de la iglesia y acepta su sexualidad. Surge el efecto sujeto, se liga el sujeto al acto por medio de la culpa para acceder a la verdad subjetiva. Aparece así el Tiempo 3. La responsabilidad surge cuando el sujeto asume su sexualidad, actúa en función de su deseo.

3) Necesidad se refiere a aquellos sucesos ajenos a la voluntad del sujeto, es decir que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación, implica una relación entre causas y efectos que no involucra al sujeto. Asimismo el Azar irrumpe por fuera del encadenamiento causal, también implica ajenidad del sujeto, se refiere a la coincidencia, a la casualidad. Ante una situación que involucre sólo el orden de la necesidad y el orden del azar, no hay lugar para interrogar sobre la responsabilidad del sujeto; sin embargo cuando surge una grieta entre estos elementos surge la pregunta por la responsabilidad subjetiva, cuando éste entiende que algo del acto le concierne a él.
Nos situaremos en la escena en la cual el padre Greg se encuentra en reunión con los demás miembros de la iglesia, para indagar sobre Necesidad y Azar.
En la situación Greg pregunta a la madre de Lisa sobre cómo estaba la niña, ella le responde que está bien, que la estaba cuidando su padre. En ese momento Greg se angustia, se disculpa y se retira de la sala, no explica el porqué, hacerlo significaría contarle la verdad a la madre de Lisa y romper el sigilo confesional. Luego de la finalización abrupta de la reunión, la madre de la niña se dirige a la casa y encuentra al padre abusando de su hija, descubre el secreto.
Consideramos que es del orden de la Necesidad el sistema de valores religiosos, al cual Greg debe obedecer por ser Cura, ante el cual debe responder moralmente. Sin embargo ¿puede ser Greg desresponsabilizado por obedecer al determinante preexistente?, el orden moral es preexistente a Greg, de esta manera no implica su voluntad o intención.
Por otro lado, el orden del Azar lo ubicamos en la situación en que la madre de Lisa llega a la casa más temprano luego de lo sucedido en la reunión, y descubre a su marido abusando de su hija. Esta situación también es ajena a Greg, no implica su intención en la situación.
Sin embargo la situación implica responsabilidad por parte del cura; él no es culpable de lo sucedido a Lisa y tampoco culpable de cómo se entero la madre, sin embargo es responsable de no romper el sigilo confesional para no dejar de ser el hijo perfecto de Dios, eso significaría no cumplir con los ideales y mandatos impuestos.

4) La culpa se refiere a una operación simbólica: la interpelación subjetiva. Ella inaugura el circuito de la responsabilidad, donde el tiempo 2 resignifica el tiempo 1. Esta retroacción que genera la interpelación es por medio de la culpa, resignifica porque liga los elementos disonantes.
La culpa hace que se retorne a la acción y se responda por ella, si se responde acorde al deseo del sujeto se inaugura un tiempo 3. Se produce la responsabilidad subjetiva, la singularidad en situación, el sujeto deja de responder acorde a los ideales impuestos, en cambio responde a su deseo, asimismo desaparece el sentimiento de culpa, porque la decisión tomada esta a la altura del deseo propio.
Entre el tiempo 1 y 2, conjeturamos la siguiente hipótesis clínica con respecto a la responsabilidad subjetiva del Padre Greg: romper el sigilo confesional implica romper el sistema de valores religiosos al igual que confesar su comportamiento sexual; ahí es donde recae la responsabilidad del Padre Greg.
En un primer momento el Cura no rompe el secreto, no puede dejar que lo sacrifiquen, pero luego algo lo mortifica, la situación de Lisa ha influenciado en él. La culpa liga al sujeto al acto, para actuar de acorde a una verdad subjetiva. Asimismo la responsabilidad subjetiva surge en Greg al final de la película, cuando vuelve a la iglesia y dice misa junto al Padre Mathew. En ese momento ha asumido su orientación sexual, ha actuado acorde a su deseo, aunque este signifique dejar de ser el hijo perfecto de Dios.

5) En el caso observado en la película, Greg no es culpable de lo que le sucede a Lisa, pero sí es responsable por su deseo de ser el hijo perfecto de Dios, lo cual lo lleva a dudar de si debe revelar el secreto (y romper los mandatos que le exige su religión en la posición de sacerdote) o no hacerlo, sabiendo que así continúa sufriendo una inocente. Por el temor de fallarle a Dios (y a los propios ideales que se tienen de él como servidor de la Iglesia), no denuncia el hecho, y finalmente es tarde para hacerlo pues la madre de la niña lo ha descubierto azarosamente.
En el film observamos que el Padre Greg en un momento de la reunión, cuando le pregunta por Lisa a la madre de la niña, y ésta le responde que está con su padre, él no puede sostener la situación y abandona el encuentro. Luego eso lleva a que ésta se interrumpa, y la madre de la niña llega más temprano a la casa y lo encuentra a su marido con ella. Por supuesto que Greg no esperaba que esto sucediera de esta manera y no se lo propuso conscientemente (desde su posición yoica). Pero como sujeto del inconsciente, su deseo lo lleva a actuar en función de justamente que este hecho se revelara, pero sin dejar de ser el hijo perfecto de Dios, por lo cual no puede confesarlo él mismo.
En el caso del texto de Jean Paul Sartre, “El muro”, Ibbieta no es culpable de la muerte de Ramón Gris pero es responsable por su deseo de vivir. Así actúa diciendo que Gris se encuentra en el cementerio, sin querer entregarlo conscientemente, ya que él creía que éste se encontraba en lo de su primo. Pero en algún punto, para alargar un poco más su existencia, era necesario cambiar su vida por la de Gris.

BIBLIOGRAFIA

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

• Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.

• Fariña, J. Responsabilidad: entre Necesidad y Azar.

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: