Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Actos privados >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra: I
Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

2º PARCIAL DOMICILIARIO

Comisión: 24

Docente a cargo: Lic. Ollier, Alejandro

Coayudante: Neves, Flavia

Alumna: Chavez Jesica Rosana

L.U. 319076470

1.
El análisis de la responsabilidad subjetiva realizado por Jorge Michael Fariña y por Salomone, en el film Actos Privados, recae sobre el personaje del Padre Greg, un joven sacerdote, presentado a una iglesia católica de una pequeña ciudad inglesa, como el nuevo párroco que llega a sustituir a otro. El Padre Greg se caracteriza por sus sólidas convicciones católicas, las que muestra llevar a cabo de manera rígida y ortodoxa. Al poco tiempo de su llegada, una niña de 13 años, Lisa, le confiesa que está siendo sexualmente abusada por su padre, y que su mamá no lo sabe. “Él me obliga a hacer cosas”, “¿Quién?, pregunta Greg, “Mi papá”. Greg sabe quiénes son los padres de Lisa, pero también sabe que según el Código de Derecho Canónico está terminantemente prohibido al confesor descubrir al penitente, de palabra o de cualquier otro modo, y por ningún motivo. El Padre Greg queda impresionado con tal situación, pero se encuentra atrapado en las normas religiosas. Sin embargo se mantiene firme y respeta el secreto de confesión. Las hipótesis que se plantean son, por un lado Fariña sostiene que el revelar aquel secreto, poner en acto aquella situación revelaría sus propias contradicciones sexuales. El padre Greg considera que revelar el secreto de confesión es faltar a las normas religiosas, sin embargo el guarda aún un secreto que estaría en las mismas condiciones que aquel: violar el voto de castidad. Greg se las ingenia para que sus prácticas sexuales no perturbaran su santísimo virtuosismo, se despojaba del cuello clerical y se lanzaba a la aventura de ser igual a todos los demás. Luego se envolvía en su atuendo, volviendo a la severidad moral para sí y hacia el resto. Pero aquel hombre que ha conocido es diferente, para Greg no es uno más. Por ello, Salomone plantea que el despojarse de aquel secreto lo mantendría en la posición tan deseada y a la vez temida por él: el lugar del hijo perfecto consagrado a Dios padre. Ese papel le comienza a resultar insostenible, así como insoportable la idea de perderlo: se va de la reunión parroquial, entra en su cuarto, dirigiéndose a Dios – “haz algo, no te quedes ahí colgado desgraciado… eso harías tu… Tú dirías esa niña soy yo”. Dice Salomone, “ahora sí, ha decidido salvarla/salvarse del sacrificio del padre”
2.
A partir de una situación de la película se intentará dar cuenta de la responsabilidad subjetiva de del Padre Greg, desplegada en los tiempos lógicos del circuito de responsabilidad. Greg realiza una acción con un objetivo, decide guardar el secreto de confesión y no fallar al sistema de valores religiosos, aun cuando intenta pedir ayuda a un sacerdote más experimentado, que no presta oído a su relato, y a persuadir al padre de Lisa, del cual solo recibe burlas y amenazas : “Padre, aleje sus narices de mis negocios”. Es aquí donde ubico el tiempo 1 del circuito de la responsabilidad. Pero frente a las convulsiones de Lisa, la obligación del secreto de confesión lanza al sacerdote a su pequeño calvario de dudas. Greg enfrenta al padre de la niña: “esto tiene que parar”. Este sería el tiempo 2. Greg se encuentra sorprendido sobre su decisión, sobre su acción. Se pregunta continuamente y vuelve sobre aquella. Aquella acción que realizó fue más allá de lo esperado. Y retroactivamente la interpelación la lleva a resignificar aquel acto primero. La hipótesis clínica sitúa la naturaleza de la ligadura entre el tiempo 1 y el tiempo 2. Da cuenta de un asunto no resuelto, se trata de un saber no sabido para la persona que efectuó dicha acción. Hay algo del inconciente que se puso en juego en el momento de realizar el tiempo 1. El psicoanálisis plantea un determinismo inconciente que responsabiliza al sujeto, no desde una responsabilidad jurídica del lado de la moral, sino de una responsabilidad subjetiva del lado de la ética, de la singularidad el sujeto en cuestión. Greg no puede decidir. La duda lo atormenta porque evita plantear el conflicto en el campo de la decisión. Es que no se trata solo del secreto de confesión, sino de un secreto no confesado. Podía realizar sus prácticas sexuales sin sentirse perturbado. Pero no revelar(se) el secreto lo mantendría en aquella posición tan insoportable para él. A esta hipótesis clínica debe responder Greg, en términos de responsabilidad subjetiva.
La responsabilidad interpela al sujeto: Greg debe dar respuesta por su acto, pero esta respuesta va a ser importante no para cambiar algo, sino para sí mismo. En un tiempo 3 se ubica un cambio de posición subjetiva. Como dice Ariel, el tiempo 1 y el tiempo 2 es “un circuito que se cierra en sí mismo, mientras que el tiempo 3 es un tiempo que abre otro tiempo” . Hasta ese momento solo existían dos opciones en el universo de Greg, mantener o suspender el secreto de confesión. Pero durante una reunión parroquial Greg le pregunta a la madre de Lisa: “¿Cómo está Lisa?”, la madre lo mira y le dice “bien, ella está bien, ella está con su padre”. Greg sabe que Lisa está sola con su padre, la situación se le torna insoportable. Desconcertando a los que estaban presentes en la reunión, simplemente se retira. Sólo en su habitación recrimina a su Dios, llora ante él, lo reprocha, le hace una escena: “iré a contarle a alguien…ella es una chica de 13 años, no la verías sufrir,…no darías una maldición a la iglesia y sus reglas y sus regulaciones…El secreto de la confesión, cómo puede ser eso bueno, cuando permite prosperar lo perverso… ¡Vociferarías! , lo sé, lo vociferarías…”. Reza el Padre Nuestro, mientras en la otra escena la madre de Lisa llega anticipadamente a su casa y descubre el incesto, Greg clama por piedad. Sigue rogando a Dios: “Solo soy un sacerdote… y no puedo llevarme 2000 años de historia…ellos me crucificarían… Padre nuestro que estás en el cielo…”. Ni siquiera se imagina aquello lo que puso en marcha al retirarse de la reunión. Tampoco sabía de las consecuencias que eso iba a tener en la historia de Lisa (y la incidencia de la historia de Lisa sobre él). Este acto lo que hace es ampliar su universo e incluir esta singularidad en él. El universo inicial se ve suplementado cuando el sujeto resuelve en acto su contradicción. Al abandonar la reunión, el padre Greg hizo su elección, aunque esta no siga la lógica de las opciones iniciales. Se trata de la decisión subjetiva, del acto, de la oportunidad para una responsabilidad inédita en su vida. Es que el Padre Greg ya no será el mismo después de lo ocurrido. Desmontar en acto esa escena perversa es lo que le permitirá hacer algo con sus propias contradicciones sexuales.
3.
“La responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre la necesidad y el azar” . El azar es lo que tiene que ver con lo casual, lo imprevisto, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto. Se puede ubicar del lado del orden del azar al hecho meramente fortuito que Lisa se haya presentado a confesarse con el padre Greg. Por necesidad se entiende aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo inexorable, lo inflexible. Se presenta como un elemento de la necesidad el deber que se le imponía desde la iglesia que no solo refieren a la obediencia del Código de Derecho Canónico, sino a todo lo que implica ser parte del Celibato y al voto de castidad. Sin embargo, la responsabilidad es aquello que interpela al sujeto a responder por su acto, si la situación está determinada por el azar y la necesidad, no habría lugar para realizar un análisis de la responsabilidad. Los elementos de necesidad y azar no son definitorios en la decisión de Greg, aquí se hace presente la singularidad del sujeto.
4.
“La culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, es una condición sin clivaje, es la culpa la que obliga a responder” . Aquí, el circuito de la responsabilidad no se cierra en un tiempo 2, sino que hay una respuesta a la interpelación en un Tiempo 3 desde la dimensión ética, por lo que no hay figuras de la culpa como respuesta a la interpelación del Tiempo 2, sino que hay un efecto sujeto. Y eso implica la noción de acto en la que el sujeto se produce: “Al hablar de efecto sujeto, estoy hablando del acto, y es ético porque es el acto en que se produce un sujeto del deseo inconciente. La interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la ley simbólica del deseo obliga a retornar sobre la acción. No hay deseo sin culpa” . La culpa es el reverso de la responsabilidad. Greg tiene que responder a ese deseo que lo convoca, a su deseo de revelar su apetito sexual, y el amor por aquel hombre.
5.
Tanto el caso de Ibbieta como el del Padre Greg se nos presentan en el campo de la responsabilidad subjetiva. Ambos personajes son sujetos responsables de la puesta en acto de su deseo y no responden a la necesidad y azar, sino no podríamos hablar de responsabilidad subjetiva. A los fines teóricos podría plantearse que ambos personajes llevaron a cabo una acción que concebían, que se agotaba en sus fines: Ibbieta hace una jugarreta (Gris está en el cementerio), Greg se mantiene firme ante el secreto de confesión. En un segundo momento reciben una interpelación que les muestra que su acción fue más allá de lo esperado: Ibietta se ve interpelado por la noticia que le cuenta el panadero sobre la muerte de Gris, que fue encontrado en el cementerio; Greg se ve interpelado por el daño que su decisión de mantener el silencio le provoca a Lisa. Posteriormente ambos se hacen cargo de la responsabilidad puesta en juego: Ibbieta es responsable de su deseo de vivir, él no delata a su amigo, sino su deseo de vivir más tiempo, y Greg es responsable de su deseo de delatar aquel secreto que también desobedece las reglas del celibato.
Bibliografía:
• Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética.Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Domínguez, M.E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires

• Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de clase teórica. Publicado en la página Web de la cátedra.

• Michel Fariña, J. (1998). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: