Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Adam Resurrected >

por 

Ficha de la película
Adam Resurrected

• Año: 2008
• Género: Drama / Bélico
• País: Estados Unidos / Alemania / Israel
• Formato: Color
• Duración: 106 minutos
• Título Original: Adam resurrected
• Dirección: Paul Schrader
• Producción: Ehud Bleiberg / Werner Wirsing
• Guión: Noah Stollman / Yoram Kaniuk (Novela)
• Fotografía: Sebastian Edschmid
• Música: Gabriel Yared
• Estreno Mundial: 12-dic-2008

Intérpretes
Actor Personaje
Jeff Goldblum
Adam Stein
Willem Dafoe
Comandante Klein
Derek Jacobi
Dr. Nathan Gross
Ayelet Zurer
Gina Grey
Hana Laszlo
Rachel Shwester
Joachim Król
Abe Wolfowitz

El acto de Resucitar.
Resucitar. (Real Academia Española)
(Del lat. resuscitāre; de re y suscitāre, despertar).
1. tr. Volver la vida a un muerto.
2. tr. coloq. Restablecer, renovar, dar nuevo ser a algo.
3. intr. Dicho de una persona: Volver a la vida.

La película narra la historia de Adam Stein, un Gran Mago Judío, de los años 30, procedente de Berlín. El comienzo de la película se sitúa en los años 60, Adam se encuentra de regreso en el Instituto Serzling, en medio del desierto Tel aviv, un centro de rehabilitación para sobrevivientes de los campos de concentración nazis. Lo recibe el Dr. Nathan Gross, quien le plantea la imposibilidad de ayudar a alguien brillante como él si no pone nada de sí para un tratamiento (suponemos que escapo del centro y ahora lo traen de regreso). Adam le reclama, si usted fuera mejor medico yo seria su milagro.

La relación con sus compañeros de centro es muy especial ya que Stein se corre de su lugar de sobreviviente para ser un colega de los médicos, ayudando a sus compañeros del Instituto con un gran carisma, mostrando en sobradas ocasiones habilidades increíbles como terapeuta. Cabe destacar un romance que este personaje tiene con la jefa de enfermeras, lo particular de sus encuentros sexuales son los pedidos que Stein le realiza. A la hora de tener sexo, él le pide que le ladre, se eche y ruede por el suelo, como un perro. Hasta ese momento no sabemos a que se podrían deber estas escenas que parecerían denotar cierta satisfacción sádica.

Al tiempo de su estadía en el Instituto, un olor a perro lo interpela, acusa al Dr. Gross, reprochando que él había prometido jamás traer perros al centro. Nathan le replica que realmente no hay ningún perro allí. Adam apela a Gina, la enfermera, para conseguir las llaves del lugar de donde provenía la fuente de olor. Cuando ingresa en la habitación observa debajo de la cama un bulto envuelto en una sabana atado con una cadena (posteriormente se descubre que es un niño que ha sido criado como un perro).
Adam cae de rodillas con gran angustia y exclama: ¡Somos dos perros en el desierto!

A partir de esta escena, comienza a oscilar su actualidad en el centro con los flashbacks de su historia. Vamos a situar dos recuerdos especialmente significativos, el primer recuerdo se sitúa en el trascurso de un Show en Berlín, Adam Stein, salva a un hombre que iba a suicidarse esa misma noche.
El segundo recuerdo evoca una escena en que Adam baja junto a su familia del tren de prisioneros en el campo de Sterllring en 1944. Es llevado frente al Comandante Klein, y perplejo, Stein, corrobora que aquel hombre que salvo en el show, y este nazi que ahora esta parado frente a él, son la misma persona. El comandante lo separa de su familia, le pide que se ponga en cuatro patas y haga como un perro. Luego de esta actuación el comandante exclama: ¡No tienes idea de lo feliz que estoy de verte aquí! ¡Una vida por una vida, Adam! y lo manda a encerrar en los caniles. De ahí en más Adam debe ser el perro del Comandante, vive encadenado y obligado a permanecer en cuatro patas, junto a Rex, un ovejero alemán. Entreteniendo a su amo hasta la caída del nazismo.

A su vez se observa que desde el momento en que Adam evoca estos recuerdos comienza a cambiar su relación con Gina, y toma las riendas (o las correas) del caso del niño perro, teniéndolo en su habitación como su perro, pero esta vez como un amo carismático que de a poco lograra que de ese perro emerja un niño.

Un recuerdo que cabe destacar en la cadena del flashbacks, es que al finalizar la Guerra, el Comandante, vuelve a realizar una propuesta a Adam, en esta ocasión, le otorga los papeles de lo que aparentemente son cuentas y propiedades tomadas por el Nazismo, como pago a su singular trabajo y exclama: ¡Has sido un buen perro!, y además le pone un arma en la mano para que termine con su vida (la de Cte.Klein), eso que Adam había impedido en el Show de Berlín. Frente a esta propuesta Stein perplejo, le apunta al comandante, luego se apunta a sí mismo, vuelve a apuntar al comandante y decide dispararle al perro (Rex), dando muerte al animal. Luego toma los papeles y se retira dejando al Comandante perplejo parado junto al perro muerto.

La última escena del film muestra nuevamente esta ambivalencia. Trascurre una noche de fiesta en el centro de rehabilitación. Adam, luego de recordar su historia, y trabajar en el caso del niño perro, decide ingerir una cantidad de pastillas, alcoholizarse y tomar un arma. En este estado sale del lugar, y una vez en el medio del desierto se le aparece la imagen del Comandante quien le grita, “¡En cuatro patas Adam, es más gracioso de ese modo!”, Stein se inclina ante el pedido alucinado, y comienza un diálogo. Adam cae en la cuenta de que nunca pudo matarlo y por eso ambos eran uno (podemos pensar en la perversión transitoria en esta identificación). Debe tomar nuevamente una decisión entre matarse y matar al Comandante, ahora ,alucinado. En este tiempo se observa que el niño perro que ahora logró incorporarse, andar en dos piernas y esbozar algunas palabras, lo alcanza en el desierto gritándole ¡Adam!. El antes artista puede despertar de esa escena alucinada y tomar una decisión, logra matar al Comandante que vive en él. Abraza al niño, observamos lágrimas en los ojos de nuestro personaje y la escena abrumadora concluye. Luego de esto tanto Adam como el niño son dados de alta del Centro.

Podríamos pensar la película en sí como un efecto sujeto. Adam cambia su posición subjetiva a raíz de las diferentes escenas que lo interpelan. Comienza un retroceso a su pasado donde podemos situar que logró salir finalmente de esa posición de Ser un perro que vivió de las sobras de su amo (herencias nazis), para poder ubicarse nuevamente como Adam Stein, un hombre con un pasado.

Si entendemos el tiempo 1 como un tiempo en el que el sujeto lleva adelante una acción con determinados fines, en el caso de Adam podemos pensar en la acción de negar su pasado, y correrse de su lugar de sobreviviente del holocausto, olvidar ese capitulo de su vida y continuar afirmando que allí no ha pasado nada. Incluso culpando a los demás, como cuando discute con el Dr. Gross y le dice ¡Si usted fuera mejor medico.. yo seria su milagro!. Adam al parecer es un enfermo asintomático, o mejor dicho, sus síntomas le resultan egosintónicos. Podemos pensar una suerte de perversión en relación a la jefa de enfermeras, Gina, con quien tiene una relación clandestina, en la que la hace ladrar, echarse como un perro como condición para posteriormente abordarla sexualmente. También se observa que Adam hace en muchas ocasiones referencias a los dichos de su amo, por ejemplo, su frase, “Sin reglas, hay caos”. Si quisiéramos dar cuanta de la posición de Adam en el tiempo 1 podríamos situarla en las palabras que dirige al Dr. Nathan, médico del instituto: “Yo he sido la estrella de tus experimentos médicos sin embargo, tú has fallado miserablemente. Así que no te atrevas a hablarme de milagros. Pero claro mi trabajo es fallar. Yo soy el payaso enfermo y moribundo. ¿Pero que has hecho tú para ayudarme?”. Lo que dirige al otro en el tiempo 1 es una queja, una acción en la que nada tiene que ver el sujeto, podríamos pensar en Adam amparándose en el titulo de loco.

Un sujeto puede pasarse la vida entera huyendo de sí mismo. Pero existen circunstancias en las que algo cambia, en las que se encuentra frente a algo que no había esperado. Esto podríamos pensarlo en el tiempo 2, momento en que se encuentra con el niño perro. Adam, Interpela al otro en el tiempo 1 y luego a raíz del azar es interpelado por el otro, “un perro que no es un perro, un niño que no es un niño” , que le trae lo más oscuro de su pasado, su relación con el comandante, en la que acuerda implícitamente ser su mascota a cambio de su vida, pese a que por esta situación tiene que ver morir a su familia. A raíz de este encuentro con el niño-perro Stein, busca al Dr. Gross, lo acusa de traidor por haber roto la promesa de traer un perro al sanatorio y le dice: “Bien, estoy listo para tí, Frankestein. Si te gusta jugar a los experimentos, juguemos. Tira tu mejor carta. Pero antes que me cures, todos ustedes se volverán locos también.”

Se puede pensar en esta acción azarosa del sujeto de haber salvado un hombre a punto de suicidarse, como el punto donde se ancla luego su tormento. Ya que este mismo Comandante Nazi, personaje oscuro y desequilibrado, cuando lo encuentra en los trenes de prisioneros judíos le exige que lo vuelva a salvar, argumentando lo duro que es el trabajo en el Campo de Concentración. De este modo Adam debe vivir atado junto a Rex, el perro del comandante, entreteniendo a su amo y aprendiendo de él. De este modo podemos pensar en lo azaroso como el desencadenamiento de todo el film, en este encuentro con el niño-perro que va a desatar la trama para el posterior movimiento subjetivo de nuestro personaje.

La hipótesis clínica, podemos pensarla como este resurgimiento de su pasado, hasta ese momento Stein es hablado por el Comandante, podríamos decir por el otro. Ahora podemos pensar en la identificación automática que a Adam se le juega en el momento en que llega frente a la puerta de la Habitación 285, donde se encuentra ese perro-niño, Adam especularmente cae en cuatro patas y comienza a ladrar, a partir de esto comienza a dormir en el suelo, podemos pensar en el efecto que genera en Adam este encuentro azaroso con el perro, le permite resignificar su historia, a partir de ese encuentro el recuerda lo más doloroso de su pasado en él que el mismo fue un perro para otro. Y recuerda también la vergüenza que sintió de estar vivo una vez finalizada la guerra, por el echo de haber aceptado implícitamente el rol de perro del comandante, por haberse permitido ver a su esposa e hijos ingresar a las cámaras de gas mientras él tocaba el violín para el ejercito nazi, por haberse identificado con el comandante. Y por haber aprendido de su amo. No permitiéndose de este modo desear estar vivo.

Si pensamos que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1, resignificándolo, el significante que hace la ligadura es “perro”. Adam explicita su situación, un perro que no es un perro, un niño que no es un niño. A partir de ahí, se observa también una escena esclarecedora que es un momento en que el Adam con su fantasma vacilante, les da a sus compañeros de centro una “Clase de dramaturgia” y explica: “Un perro ladra, pero un perro ladrando en un escenario ¿es un perro?”, y continua; “Todos somos actores, pero, damas y caballeros bajar el telón es imposible. El show debe continuar. Estoy aquí tratando de enseñar el artificio. La mentira necesaria que todos necesitamos para sobrevivir. El punto es, así como la tristeza crea lágrimas, la risa crea dicha. Si no hubiésemos podido reír estaríamos muertos.” Esta escena puede pensarse como el punto en que algo del sujeto de la responsabilidad emerge. El puede comenzar a hacerse cargo de su historia y solo de esa forma podrá ser luego resignificada, dando lugar a un cambio en su posición subjetiva. De ahí que en el tiempo 3 podemos situar el acto de Resucitar, como esa nueva posición sobre el Tiempo 1, Adam, no puede negar su pasado, en lugar de eso decide enfrentarlo, atravesarlo y cambiarlo. Damos cuenta de este tiempo 3 en el cierre de la película, una vez que Adam tiene el alta, se encuentra pacíficamente frente a una ventana y su relato nos dice: “Me he vuelto un hombre ordinario. Ya no llevo a Klein dentro de mi. Y aunque las alturas se han ido para siempre, ya no hay más desiertos aterradores. Y ya no brinco hacia el fuego. Tengo miedo de quemarme. La sanidad es placentera y tranquila, pero no hay grandeza no hay dicha verdadera, ni la terrible pena que acuchilla mi corazón”.

Ahora vamos a analizar la categoría de necesidad. Si pensamos la necesidad como una conexión entre causas y efectos vemos que se establece el orden del determinismo en la Alemania nazi. Si pensamos en el contexto del film, tenemos que situar al Nacional Socialismo como la causa de las posteriores aberraciones a los derechos humanos, los campos de concentración y los campos de exterminio son en parte, el efecto del antisemitismo, y del modelo de biología aplicada que proclamaba la raza nórdica como ideal eugenésico, lamentablemente la historia de Adam Stein, esta signada por este determinismo, él era Judío, y pese a que no se dedicaba a la política, como él lo aclara cuando es capturado junto a su familia en el trascurso de un Show, debe atravesar los efectos de esta causa, que lo involucró mas allá de su elección y mas allá del azar. Podemos pensar que las condiciones para el planteo del film, no podrían haberse dado, en el caso de que Adam, hubiese sido simplemente un artista judío. Si no hubiese sido por el casual encuentro con el Comandante sin saber quien era, tal vez estaría muerto como los aproximadamente 6 millones de judíos europeos que sucumbieron en el holocausto.

Algo en relación a Purim, Adam, Abraham, y David.
El film, se encuentra plagado de referencias a eventos y personajes Bíblicos.
Cuando Adam (hebreo: אָדָם,"hombre", "rojizo", "sangre"; árabe: آدم), se comienza a involucrar en el caso del niño- perro dice: “Veo que eres un ser sensible, lo que necesitan los seres sensibles es un nombre. ¿qué tal algo con un poco de simbolismo?, ¿Sabes a quien me recuerdas?. A David. Descendiente de Adán, ancestro del Mesías, músico, fornicador, guerrero. Construyo Jerusalén y trajo a Dios en una caja. Sí, Que viva David, El rey de los perros.” Podemos pensar en la función del nombre propio como lo menos propio que uno tiene, y en este caso, vemos como Adam, le cede una parte de si mismo en este nombre, dándole estatuto de hijo. En las escrituras judías, cristianas y musulmanas Adán fue el primer hombre creado por Dios sobre la Tierra.
Si pensamos la triangulación que vivió Adam en relación al comandante y el perro, cuando el comandante le da el arma para consumar su muerte. Adam, no logra matar a su Amo, pero sí sacrifica a Rex, el perro ovejero, en nombre del Amo. La Biblia contiene un relato acerca de un sacrificio humano no consumado cuando Dios le ordena a Abraham ofrecerle en sacrificio a su hijo Isaac en un monte ceremonial (Génesis 22:1-19). Abraham se dirigió con Isaac hasta el monte sin decirle que él sería el sacrificado y luego de que éste juntara la leña para el holocausto lo ató, lo puso sobre el altar y se dispuso a degollarlo con un cuchillo. En ese instante fue detenido por Dios quien le dice que no mate a su hijo porque «ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único». En el Islam, de acuerdo con el relato que hace el Corán, Ismael era el heredero de Abraham y fue a él a quien estuvo a punto de sacrificar. La enseñanza del sacrificio de primogénito es una imagen que habla acerca de entregar lo más preciado por amor y obediencia a Dios.
Por otro lado tenemos La fiesta de Purim (en hebreo:פורים, Pûrîm = suertes) es una festividad judía que es celebrada anualmente el 14 del mes judío de Adar (o 15 de Adar en las ciudades amuralladas) en conmemoración del milagro relatado en el Libro de Ester en el que los judíos se salvaron de ser aniquilados bajo el mandato del rey persa Asuero, identificado por algunos historiadores como Jerjes I, alrededor del 450 a. C. No es tan casual que hayan elegido un festividad tan trascendente en el film, y a su vez no es casual que Purim, pueda leerse como suertes. Si pensamos en suerte y sus definiciones de la Real Academia española, nos encontramos algunas particularmente significativas:
suerte.
(Del lat. sors, sortis).
1. f. Encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual.
2. f. Circunstancia de ser, por mera casualidad, favorable o adverso a alguien o algo lo que ocurre o sucede.
3. Casualidad a que se fía la resolución de algo
4. Aquello que ocurre o puede ocurrir para bien o para mal de personas o cosas.
5. Cada uno de ciertos medios casuales empleados antiguamente para adivinar lo por venir. Son las más célebres las llamadas suertes de Homero, u homéricas; de Virgilio, o virgilianas, o de los santos, las cuales consistían en abrir al acaso las obras de estos poetas o la Sagrada Escritura e interpretar las primeras palabras que se ofrecían a la vista.
Si nos basamos en estas definiciones de Suerte, y en la asociación con Purim, podemos pensar en la suerte como un forma de fusionar el destino, el determinismo, con el azar. En la película se hace referencia en varias ocasiones a eventos acontecidos en esta fecha. En vísperas de esta fiesta, Abe Wolfowitz, un compañero de centro de Adam, quien tiene una particular historia, exclama enojado: “Purim, nuestro día de dicha, mira esto, quieren que nos disfracemos. Nos salvó de Amán, solo para lanzarnos a Hitler”. Adam recuerda, un Purim como perro del comandante, donde disfrazan a Rex, el ovejero alemán, de prisionero judío. Y la noche del desenlace del film, se trata del festejo de este mismo evento.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: