por 

Parcial II Domiciliario

Primer cuatrimestre de 2010

MATERIA: Psicología, Ética y Derechos Humanos
CATEDRA: I
TITULAR: Lic. Juan Jorge Michel Fariña
PROF. AYUD.: Lic. . Gabriela Levy Daniel
COMISION: 6

Integrantes
CALVAGNO, LUCIANA CARLA: L.U. Nº: 344997990
TE: 15-6729-7276

TILLET, CAROLINA ISABEL: L.U. Nº: 23299219
TE: 15-6336-0763

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.
El film Adulterio despliega la historia de cuatro personajes, dos matrimonios amigos que entraman una serie de encuentros y desencuentros. Jack y Terry, Hank y Edith hacen aflorar los conflictos propios de la institución matrimonial y hacen aparecer como correlato la infidelidad y el engaño. Engaño que no sólo se da entre los personajes sino en el interior mismo de cada uno de ellos, respecto de sus deseos y la posibilidad de escucharlos.
La autora del comentario del film Griselda Gallino Fernández propone el análisis de la responsabilidad subjetiva en torno al personaje de Edith. La pregunta que se realiza es ¿Qué es lo que hace que Edith lleve a cabo el adulterio? Ella se ve interpelada por su acción, a través de la mirada de su hija, de la culpa y la angustia, este es el punto en que ubica su hipótesis clínica: Edith, como el resto de los personajes, sólo ama por lo que el otro hace y no por lo que es. En este caso Jack la hace "una buena esposa", aquí la infidelidad sostiene su matrimonio con Hank. Ella le confiesa a Jack, en uno de sus encuentros, que si no lo amara tendría que amar a otro. Aquí la autora propone que Edith responde a la interpelación en un primer momento desde la proyección, esto sería: como mi esposo no me ama y me es infiel yo hago lo mismo. En el final de la película Edith logra hacer un giro respecto de esta situación, quiebra el universo particular en el que se encontraba inmersa. Ella puede tomar otra posición como sujeto, realiza un acto ético que la saca del lugar inhabilitante en el que se ubicaba. Se va de la casa porque ha sido infiel y sobre todo porque ahora puede hacerlo. Puede no sólo salir de entramado de engaños que conformaba el universo previo sino que además puede hacerse responsable su propio deseo.
Diferente es el caso de Jack, personaje que tomaremos para analizar. Jack también se ve interpelado. ¿Qué es lo que lo lleva a cometer la infidelidad? Jack admite tener un "matrimonio extremadamente feliz" pero hay en el algo que trasciende su relación con Terry. A lo largo del film se ubican diferentes puntos en los que Jack responde desde el "no poder", hay un punto de impotencia en él que lo atraviesa y lo interroga constantemente. Él no puede dejar de fumar, no puede escribir, no puede dejar a su esposa pero tampoco puede dejar a su amante. Pareciera que cuando Jack debe responder éticamente, es decir hacerse cargo de su deseo y no ceder ante él, cuando se presenta algo que lo descompleta, que lo divide, lo pone en un punto de interrogación en tanto que se trata de un saber del cual él nada sabe, esto está por fuera de su poder de elección conciente. Frente a ese planteo se ubicaran dos posibilidades seguir la vía del deseo y la responsabilidad subjetiva o ubicarse en la vía del goce y el lugar de la víctima que "no puede" como refugio.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
“La única culpa que de la que puede ser culpable un Sujeto, es haber cedido su deseo”
Tiempo 1
Jack mantiene con Edith una relación extramatrimonial, la cual, en un principio, no le produce ninguna interpelación que lo atañe. En una de las escenas del comienzo pareciera preguntarse por la posibilidad de continuar o no con la relación, lo llama “esto”, algo que pasa, algo que sucede quizás de lo cual “él nada quiere saber”, continúa con la misma situación y concretan una cita para el día siguiente. En la cita, la situación se encamina en las figuras de la culpa en el personaje de Jack que en forma de voz interior lo cuestiona moralmente ¿por qué no se quedaba con la esposa y comía con ella?, por que se pregunta, debe inventar toda esa mentira, si como él dice después a Edith, en su casa se “comía bien y eran felices”?. Como respuesta a este planteo moral Jack encuentra una salida dentro de lo moral en el camino de la culpa: lleva langosta a su mujer, hace panqueques a sus hijos, les da postre, los “llena”, los completa. El camino de la negación. La culpa y es esa que cede al deseo, la culpa que crece cada vez más a medida que es cedido el deseo del sujeto. Culpa que no es igual a responsabilidad ya que la responsabilidad es sinónimo de Sujeto.
Tiempo 2
En la escena posterior al encuentro de Edith y el Jack se va a correr con Hank, corren por el parque en el cual él había estado hacía unas horas con Edith. Hank ante una actitud competitiva acelera la corrida y Jack intenta alcanzarlo, de nuevo imágenes que se reproducen en su cabeza del encuentro con la esposa del amigo, se estanca en el puente, los puentes conectan, atraviesan las fisuras, Jack solo puede vomitar, dice que no puede ganar más plata, no puede trabajar. Hank lo acusa de cobarde y quizás no es cobarde pero si se lo puede comparar con la noción que hace Sartre sobre la mala fe “el que busca excusas para su vida en algún determinismo ya se encuentra en la mala fe” el sujeto para Sartre es ineliminable, él se interpela quizá en la pregunta que le hace luego al amigo. Allí le pregunta a Hank por qué no deja a Edith, esa pregunta que él mismo no puede responder sobre Terry. Luego de alentar la relación con el amigo y Terry, Jack vuelve sobre la misma actitud cuestionadora pero esta vez sobre Edith, "¿por qué no le dices a Hank, por que no le cuentas?". Es aquí donde podríamos hallar el segundo tiempo lógico que interpela al sujeto no autónomo, al sujeto del inconciente distinto del sujeto jurídico, sujeto que tiene una responsabilidad distinta de la moral, responsabilidad que el sujeto desconoce de si mismo, sujeto que se ha destotalizado y da lugar a una pregunta acerca de su propio deseo. Es aquí donde Jack se ve interpelado en su universo particular, en sus certidumbres yóicas, se resquebraja, cruza el puente, donde se ve la fisura, y entonces posibilita la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenia al comienzo, demostrando la incompletud del universo en el que se movía y la consecuente caída de los ideales imaginarios que lo sostenía. Es el momento propicio para la emergencia de una singularidad, una suplementación.
El tiempo 2 en el circuito de la responsabilidad es aquel que da lugar al tiempo 3, tiempo del acto ético, momento de la suplementación. Es a través del acto que se da la responsabilidad. El acto como hecho solitario que abre a la vía del deseo, vehiculizando la responsabilidad subjetiva. Es también por esta interpelación, por este tiempo que se constituye el primero retroactivamente. Ahora bien, ¿qué sucede con Jack en este punto? A diferencia de Edith quien logra abrirse camino y hacerse cargo de su deseo constituyendo un tiempo 3, Jack toma la vía del goce, queda sumergido en la satisfacción en el padecimiento, lo verbaliza frente a su amigo diciéndole "estoy ahogándome en mierda", lo vemos en su angustia, al ahogar el llanto delante de su mujer. Jack no logra acceder al acto, a la responsabilidad de su deseo. No amplia las fronteras de la responsabilidad mas allá del yo. Su impotencia se hace aun más cabal. Instalado en una posición de víctima, afirma una vez más "no puedo" frente a Edith en lugar de llevar a cabo un acto que lo reposicione subjetivamente. Jack sabe algo “no quiere irse”, como le dice a Terry, no quiere es una vez mas una vuelta a la certeza yóica, sabe y ese saber no deja emerger al Sujeto que no es poseedor de saber, Jack no quiere y ante su deseo no puede, la hipótesis Clínica de Jack se acercaría a su impotencia, el lazo entre ambos tiempos es ese, el no puede “saber hacer con eso”.
Hasta este momento para Jack el primer tiempo era egosintónico. En el segundo tiempo su fantasma tambalea, lo Real ha emergido, ahora el síntoma es egodistónico. Allí es donde éste puede ubicar el síntoma como responsable del sujeto o bien ser utilizado para completar al Otro que le da consistencia su goce y que es el camino de la culpa.
La retroacción que se produce que genera la interpelación en Jack resignifica los elementos disonantes volviendo a un tiempo 1. El tiempo 1 entonces es resignificado a través de la culpa, se debe responder. Que se haya producido este recorrido no significa que se haya llegado a la responsabilidad subjetiva. El objetivo de la interpelación en todo caso puede estar implicado no en una abertura a esta responsabilidad sino a cerrar el circulo, la interpelación exige una respuesta que toma su fuerza de la internalización de la ley simbólica, respuesta más allá de lo que el yo querría responder. En este caso no hay responsabilidad en la respuesta ya que la misma actúa taponando la dimensión ética. No hay singularidad, la respuesta esta dentro de lo particular, Jack da como respuesta a la interpelación: “no puedo”, “no quiero”, “es triste”, “los adultos peleamos mucho, en especial los casados” se ve que existe un abanico de posibilidades que incluye la negación, la proyección, la huida etc. Siendo la negación primero, la huida después los mecanismos que utiliza Jack en respuesta a la interpelación. En este sentido podemos advertir que el círculo se cierra allí. Cuando se contesta a esa interpelación hay un efecto Sujeto que pertenece a la dimensión ética y eso involucra al acto en el cual el Sujeto se incluye ya que es en el acto donde se produce un sujeto de deseo inconsciente y emerge la singularidad del sujeto. Jack se cierra en el círculo de la culpa, se anestesia. En el momento de la escena del lago con los dos hijos escucha la conversación sobre Dios o los monos, ¿Él es el mono que lamía sus excrementos sabiendo que estaba atrapado?, ¿Por qué Jack no puede pasar al acto? ¿Por qué no puede responsabilizarse subjetivamente? ¿Qué es lo que se juega del deseo inconsciente de él?

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
Necesidad y azar son dos dimensiones que se tienen en cuenta a la hora de pensar el tema de la responsabilidad. En el caso de la película Adulterio, los componentes de azar parecen no estar en juego, los personajes actúan de manera deliberada, los encuentros son premeditados y no fallan. Incluso todos son conocedores en mayor o menor medida de las situaciones de infidelidad, Hank admite saber todo desde el principio, Jack y Edith dejan que sus esposos se vayan juntos en la noche de celebración de la publicación, Terry descubre que su marido no sale a correr como le dice. Es decir que los cuatro personajes hacen de la infidelidad un espacio con sus propias reglas, esto se hace visible cuando Terry le dice a Jack: "es una promesa, hasta para el adulterio hay cierta moralidad". Sólo se podría pensar en lo no determinado relación a que ambas parejas atraviesan crisis en sus relaciones, por lo que hay cierta contingencia en ese punto ya que si por lo menos uno de los matrimonios funcionara sin conflictos entonces no habría espacio para la infidelidad entre estos personajes.
En cuanto a la necesidad se puede ubicar la actitud de Edith, en tanto que ella es infiel porque su marido también lo es con ella o tal vez también por el lado de Jack, quien confiesa que no puede acostarse con una mujer que no ame, es decir que, tener relaciones con Edith entraría dentro del plano de la necesidad.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
Las figuras de la culpa que se pueden encontrar en el personaje de Jack, son entre otras la negación, en la escena del bosque cuando esta con Edith el dice que en su matrimonio “se come bien", que "son felices”. Cuando en la interpelación que le hacen los hijos ante sus discusiones él siempre las minimiza, las trata como algo común en parejas casadas. Otra figura de la culpa es la proyección de sus autorreproches a su mujer le dice que no sirve para nada, que todo lo arruina, parecidos a los autorreproches que el mismo se hace en el baño antes de salir al encuentro con su amante o ante las imposibilidades de ganar mas dinero o escribir un libro. O también cuando le pregunta a Edith ¿quién es? Autorreproches por fallas en el deber ser, que se repiten durante casi toda la película, las miradas de sus hijos, y sus acciones compensatorias, hacer postres, desayunos con panqueques. La escena última del lago con sus hijos incluso es donde claramente se advierte la alienación al Otro a la que se somete Jack, la culpa se torna insoportable lo angustia, es que paradójicamente el ceder cada vez más su deseo bajo la alineación del deber ser del Otro, en lugar de alivianar la culpa la hace cada vez mas tortuosa ya que la deuda con su propio deseo es cada vez más grande.
Jack en este camino de la culpa simplemente esta manteniéndose en el marco de la responsabilidad jurídica, culpa jurídica que se liga directamente con la figura de la razón, la objetividad, el sujeto jurídico como sujeto autónomo de la intención, responsable cuando es interpelado objetivamente, culpa de esa intención.
Asumir un responsabilidad es genuinamente jurídico y no ético e implica garantizar una deuda, en el derecho romano arcaico el hombre libre podía constituirse rehén (cautivo) ob-ligato que lo comprometía a garantizar la reparación de una ofensa y el bien en garantía era su libertad, y la primera figura de responsabilidad fue la del esclavo, ya que este no podía poner en garantía algo que no poseía el esclavo entonces no era considerado responsable. Asimismo enlazara de un modo jurídico al concepto de culpa. En este sentido la culpa es la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar, entonces responsabilidad y culpa son dos aspectos de la imputabilidad jurídica.
En este sentido el saberse culpable jurídicamente, en el caso de Jack, él es culpable de engañar a su mujer, culpable de engañar a su amigo, de mentir a sus hijos genera una deuda, culpa, una interpelación dentro del camino de lo moral de lo particular, pero esta interpelación este hecho de saberse culpable permite la posibilidad de otro tipo de responsabilidad, la subjetiva es por eso que esta culpa (operación puramente simbólica) es una operación de interpelación subjetiva. En la interpelación subjetiva, que puede en un 3 tiempo producir un sujeto, una singularidad, un acto Jack lo obtura nuevamente con una nueva figura la huida en su refugio, quedando en deuda nuevamente con su deseo en el camino de la culpa.
5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).
Ibbieta es personaje principal del cuento "El muro" de Sastre. La historia transcurre en la guerra civil española. Ibbieta es tomado prisionero junto con dos compañeros más por los soldados falangistas. Los tres personajes se enteran que al día siguiente serían fusilados. Durante esa noche ibbieta decide no dormir puesto que no quiere perder ni un minuto de vida. al alba sus dos compañeros son llevados contra el muro, ibbieta en cambio es sometido a un interrogatorio donde se le dice que denuncie al líder anarquista Ramón Gris, que en caso que lo hiciera conservaría su vida. Ibbieta se enfrenta a un dilema denunciar o morir. Él sabía muy bien que Gris se encontraba alojado en casa de su primo de manera que después de deliberar un tiempo da una respuesta: "está en el cementerio". Aquello que comienza como una broma a los falangistas acaba por revelar algo de su propio deseo. Ibbieta se entera al otro día, luego de ir al patio en lugar del muro, que su amigo Gris había sido encontrado en el cementerio donde se hallaba oculto. El personaje ríe y llora a la vez. Con su engaño revela algo de su propia verdad subjetiva. Ibbieta desea seguir viviendo, esa es su responsabilidad. Pensándolo desde el circuito de la responsabilidad ubicamos como tiempo 1: la broma, la acción en la que ibbieta se burla, es el tiempo de la jugarreta. "en el cementerio" es una afirmación, la posición del sujeto es la del sujeto conciente de lo que hace y dice, el sujeto con recta intención. Luego en el tiempo 2, el de la interpelación surge una interrogación ¿que hice cuando quise hacer la broma? este tiempo constituye al primero. Aquí el sujeto se divide, tiembla. No hay consistencia del ser. Finalmente se da lugar a un tiempo 3: el del acto ético, ibbieta admirado ante lo que ha producido como sujeto de deseo. Bajo la forma de la broma, de la jugarreta aparece algo más: su propio deseo de seguir viviendo.
En el caso de Jack podemos plantear algunas diferencias. En primer lugar en relación a la culpa. Jack responde desde la culpa a aquello que lo interpela. La culpa es un déficit para el sujeto en contraposición a la responsabilidad que es un superávit. En el caso de Jack el sujeto cede a su deseo y de eso es culpable. Se amolda a los mandatos del Superyó, esto es, seguir adelante con su matrimonio y no decirle nada a sus hijos. En cambio a Ibbieta ya nada le importa, lo van a matar ya no importa ni España, ni su mujer, ni la causa política. Su vida perdió ya el sentido que creyó tener hasta ese momento. Se deshizo de todo en esas horas que creía últimas, Ibbieta intenta hacer una jugarreta a los falangistas pero dentro de las reglas del Otro satisfaciendo sus demandas de respuesta, por eso es que no lo hiere al Otro en su consistencia. Ibbieta no cede ante su deseo y engañando dice la verdad, la verdad acerca de aquello que lo interpelaba. El efecto sujeto lo ubica en relación a hacerse responsable su deseo de seguir con vida.
Un segundo punto que se puede pensar es el siguiente: A Ibbieta ya nada le importa, su vida perdió todo sentido que creyó tener hasta ese momento, ibbieta se enfrenta a la muerte, lo único que quiere es estar despierto esas últimas horas. Jack, en cambio, no sabe que va a morir, por lo menos no cuando y de alguna manera su posponer en acto lo hace inmortal. Así, Jack está en el camino de la culpa mientras que ibbieta no, en éste último aparece otra cosa, algo lo sorprende y que es su propio acto que lo hace responsable subjetivamente de su deseo de vivir.

BIBLIOGRAFÍA

 Gallino Fernández, Griselda: “La insoportable triangularidad del ser” en www.eticaycine.org/gallino-fernadez-griselda
 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Michel Fariña. Ficha de la cátedra. “Responsabilidad: entre necesidad y azar.”
 Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: