por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

“Psicología, Ética y DD HH”
Cátedra Fariña

Segundo Parcial domiciliario
“ADULTERIO”

Alumnas: Forestier, Antonella L.U. 328297420
Gelso, Yamila L.U. 335041080
Comisión: 9
Profesor: Fariña, Juan Jorge Michel

- Primer Cuatrimestre 2010-

“Adulterio”
La película con la cual tenemos que trabajar se llama “We don´t live here anymore” traducida a nuestro idioma como “Adulterio”. Es una película de género dramático, dirigida por John Curran con Mark Ruffalo, Laura Dern, Peter Krause, Naomi Watts.
“Adulterio” es la historia de dos mejores amigos Jack Linden (Mark Ruffalo) y Hank Evans (Peter Krause), ellos son profesores en una pequeña ciudad universitaria y tienen una amistad fluida y sólida aunque se deja ver que existe una competencia entre ellos. La mujer de Jack, Terry (Laura Dern), es amiga íntima de la mujer de Hank, Edith (Naomi Watts), y habitualmente los cuatro se juntan a cenar. Pero la rutina y el deseo dejan ver que no todo es tan feliz entre estas parejas. Edith necesitada de cariño se acerca a Jack, que la hace sentir deseada. Hank, marido de Edith no se ocupa mucho de su mujer, es un egocéntrico enfocado en su trabajo (quiere escribir una novela) además de ser infiel y mentiroso. De esta manera Jack y Edith empiezan un romance que se forma en una infidelidad que se sostiene por largo tiempo. Terry, esposa de Jack, empieza a desconfiar de esta relación, mientras Hank (esposo de Edith) aparentemente empieza con un juego de seducción. Así empiezan una serie de encuentros sexuales entre estos dos personajes. Con el transcurrir de la película se puede ver como esto se va convirtiendo en un perverso círculo entre los cuatro protagonistas.
Nuestro objetivo en este trabajo es situar la responsabilidad subjetiva en alguno de los actores del film anteriormente descripto, definida por Gabriela Salomone como “…aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente, el sujeto no autónomo, que por definición no es dueño de su voluntad e intención.” está ubicada más allá de la voluntad del yo del sujeto, el sujeto desconoce aquello de lo que es responsable subjetivamente.
El comentario realizado por la Licenciada Gallino sitúa la responsabilidad subjetiva en torno a la figura de Edith quien toma una decisión al final de la película, por oposición a la figura de Jack quien niega y huye del asunto. Jack y Edith permanentemente se recriminan sus actos, hay una lucha del ser entre el deber y el poder.
La responsabilidad subjetiva es situada en el comentario sobre las figuras de Edith y Jack. El primer tiempo (T1) del circuito de la responsabilidad que plantea Gallino puede entenderse en los primeros encuentros de ambos personajes, en donde ninguno de los dos presentan quiebres, ni hacen preguntas acerca de lo que esta pasando. En un segundo tiempo (T2) ambos personajes, comienzan a sufrir por sus conductas, aparece la interpelación subjetiva dependiente de la culpa, la cual los obliga a resignificar el tiempo uno. Desde el lado de Jack, cuando va a dirigirse a una cita secreta con Edith y su esposa Terry le ruega que se quede. Desbordado por el deseo de ver a Edith, Jack miente, comienza a reprocharse por su acción. Por otra parte, Edith poco a poco es sometida a la interpelación por la mirada de su hija. La hipótesis clínica que es esbozada en este comentario se sitúa en el problema de que éstos personajes (Jack y Edith) solo aman a sus parejas o son amados en términos de lo que hacen y no de lo que son.
Podemos sugerir, a partir del film, el situar la responsabilidad subjetiva en la figura de Terry, esposa de Jack, en ella pueden ubicarse los dos tiempos lógicos en el circuito de la responsabilidad. Un primer tiempo lógico (T1) de la responsabilidad, que “es cuando se realiza una acción que se supone que se agota a los fines para la que fue realizada” . En la película podemos ver Terry como una ama de casa bastante “fallida”. No limpia, ni ordena la casa, se levanta tarde, no les hace de comer a sus hijos. Se puede ver una escena del amanecer de la familia, Terry es la ultima en levantarse, los hijos dicen que tienen hambre. Jack se encarga en ese momento de hacerles el desayuno, mientras que Terry duerme.
En un segundo tiempo lógico (T2) el cual se ve cuando algo va más allá de los fines de la acción y “el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” . Este es el tiempo de la interpelación, provocando la aparición de una pregunta en relación a la posición del sujeto que daría lugar al acto. Esto puede verse en la escena en que Terry y Jack discuten, él le reprocha que no es buena madre ni buena ama de casa, puntualmente cuando su hijo llama desde la habitación y reclama que no puede dormirse, Jack nota que se había hecho pis en la cama pero que esas sabanas mojadas habían quedado así desde la noche anterior. Jack vuelve al comedor desbordado por su enojo y reclama a Terry el hecho de ser tan descuidada, Terry se siente culpable y cambia las sábanas. A partir de esta escena, se la ve a Terry al día siguiente limpiando y ordenando de un modo bastante obsesivo.
Es importante describir la modalidad en la que la interrogación subjetiva pone en marcha el circuito de la responsabilidad ya que el tiempo 2 viene a resignificar el tiempo 1, llama al sujeto a responder ahí donde es interpelado, provocando un cambio de posición del sujeto frente a las circunstancias.
Podemos ver que en la película se narra la historia de la infidelidad sostenida durante mucho tiempo de Edith y Jack. Más tarde se observamos que sus respectivas parejas tienen algunos encuentros sexuales. Durante el rodaje vemos como Jack, en su afán de encontrarse con Edith, deja de lado a Terry y la desvaloriza como esposa y como madre en distintas situaciones. La Hipótesis clínica que se desprende es que Terry desea ser una mejor madre y cumplir mejor con el rol de mujer. De ese deseo ella es responsable subjetivamente. Cuando Terry tiene esos ataques de limpieza cuasi obsesivos, se puede ver la contracara en la figura de Edith y el manejo de su casa. En contraposición a Terry, Edith es una mujer ordenada, su casa esta impecable y cuida bien de su marido y su hija, paradójicamente, le es infiel a Hank porque él no tiene registro de ella.
Además se observa en Terry la culpa por descuidar a su familia, en el segundo tiempo lógico de la responsabilidad reacciona limpiando toda la casa, ordena, se ocupa de sus hijos y su marido para exculparse de alguna manera.
Podemos decir que “no hay responsabilidad subjetiva sin culpa” ya que la culpa obliga a responder a la interpelación que se da en el tiempo 2, resignifica el tiempo 1, el tiempo 2 facilita una respuesta. La culpa hace que se retorne desde la acción a la que se tiene que responder, vela y a la vez desvela, nos pone frente a un punto ciego del sujeto.
No hay azar presente en la película, el cometer infidelidades no es cuestión del azar, y en nuestro caso que Terry no sea una buena ama de casa y deje a su marido e hijos más de una vez sin atención, tampoco es una cuestión del azar. “¿Cuál es el nombre cotidiano con que designamos al azar? Efectivamente se trata de la suerte” . Cuando hablamos de necesidad, hablamos de destino, de la conexión entre causas y efectos. En el caso planteado por la Licenciada Gallino, Edith aparece desesperada por mendigar atención a su marido del cual sabe que es infiel, podemos ver como la falta de atención y el hastío conyugal sirven para elevar la necesidad como respuesta salvadora en esta situación (Gallino).
Lo mismo podemos plantear nosotras a partir de hacer recaer la responsabilidad subjetiva en Terry, la necesidad de ser infiel puede ser la respuesta a la falta de interés de su esposo por ella, Jack miente descaradamente para poder estar con Edith, hay una necesidad de Terry de sentirse deseada por un hombre. Podríamos plantear que este comportamiento de Jack influye en su desgano para desarrollarse como una buena ama de casa, como madre y esposa. Cuando el tiempo 2 interpela al sujeto en la acción emprendida en el tiempo 1, se abre una brecha entre necesidad y azar.
Partiendo desde el cuento de Jean Paul Sartre “El Muro”, vamos a intentar comparar con nuestro caso el mismo, a partir de lo planteado anteriormente en relación a la necesidad y azar puestas en juego en nuestro recorte. El cuento “El Muro”, esta situado en España durante la guerra civil, los falangistas habían atrapado a un grupo de prisioneros anarquistas, que pasarían la noche en un calabozo para ser fusilados al amanecer. El protagonista principal es Ibbieta, un anarquista. Los falangistas lo interrogan porque quieren saber el paradero de Ramón Gris, lider anarquista y lo sentencian en una frase “es su vida, por la tuya” he aquí un problema ético. Ibbieta no les iba a decir el paradero de Gris, tan solo por su testarudez. Acá es donde se pone en juego la necesidad, la presión a la que es sometido Ibbieta por parte de los falangistas. Necesariamente tenía que contestar a lo que le estaban preguntando si quería seguir viviendo. En un tiempo 1 él miente y bromeando les dice que Gris esta en el cementerio, los falangistas salen a buscarlo. Más tarde, Ibbieta ve que ellos regresan de su búsqueda, no lo matan y lo hacen salir al patio con los demás presos, allí se encuentra con García, quien lo pone al tanto de que esa mañana lo mataron a Gris y nada menos que en el cementerio. O sea, que en su confesión mentirosa, dijo una verdad, el azar les jugo una mala pasada, tanto Ibbieta como Gris tuvieron que tomar decisiones para su supervivencia, Gris al discutir con su primo, se va al cementerio para esconderse e Ibbieta para salvar su vida tiene que decir el paradero de Gris, a modo de broma dice “en el cementerio”. El significante cementerio se resignifica en el tiempo 2. En un tiempo 2, Ibbieta se pregunta por lo que hizo en un tiempo 1. ¿De qué es responsable Ibbieta? De su deseo de seguir viviendo aunque sea un poco más. Respecto al tema de necesidad y azar hacemos la principal comparación con nuestra película, no hay nada de azar en la misma, no se pone en juego la suerte. Es el azar que hace que Ibbieta se pregunte por lo que hizo en el primer tiempo, en cambio en “Adulterio” la necesidad lleva a Terry a preguntarse por su rol como ama de casa y como esposa, el papel que juega ella en esa familia. En cuanto a la responsabilidad, Ibbieta es responsable de su deseo de seguir viviendo y Terry es responsable de su deseo por cumplir con su rol de mujer.

Bibliografía
• D’ Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006
• Dominguez.M.E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Fariña, Juan Jorge Michael. Responsabilidad: Azar y necesidad. Página web de la cátedra.
• Mosca, J.C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G.Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: