por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGIA

MATERIA: Psicología Ética y Derechos Humanos
CATEDRA I: Cod.: 71- Fariña, Juan Jorge Michel

AYUDANTE: Alfano, Adriana
COMISIÓN: sete
AÑO: 1er. Cuatrimestre 2010

ALUMNOS:

Agustín Cid
Fernando J.A. Pérez Villar

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

CONSIGNAS

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual
se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

SINOPSIS:
Dos profesores de universidad de una pequeña ciudad, Jack Linden (Mark Ruffalo) y Hank Evans (Peter Krause) tienen una relajada amistad que incluye carreras entre clase y clase, y copas en el pub después del trabajo. La mujer de Jack, Terry (Laura Dern), es la mejor amiga de Edith (Naomi Watts), mujer de Hank, y les gusta cenar juntos, una vez que han acostado a los niños, haciendo grandes fiestas en las que el vino fluye en abundancia y la colección de discos está en constante rotación. Pero los Evans y los Linden no son en realidad tan felices como parecen. A Jack y Terry, la vida cotidiana siendo padres de niños pequeños y los esfuerzos por llegar a fin de mes le están pasando factura a la que fue una pareja apasionada. Hank, que en el fondo es un escritor egocéntrico, quiere a su hija y le gusta la vida familiar, pero no resulta ser un incondicional de la monogamia. Edith acude a Jack en busca de consuelo. Lo que empieza como un juego se convierte en toda una infidelidad, llevando a los cuatro a pasar por una criba de emociones para encontrar su camino de vuelta a casa .

Poster original del film diseñado por Jeremy Saunders

1- Habiendo analizado el desarrollo y estudio realizado por Griselda Gallino Fernandez, y entendiendo al mismo funcionando a modo de estado del arte del film Adulterio. Hallamos que dicha autora centra el análisis de la responsabilidad subjetiva en la pareja adultera de Edith y Jack, pero subrayando que la primera (Edith) será la que tome una decisión por fuera de los otros, una decisión en su silencio, en la oscuridad de su pulcra casa. Decisión que implica reconocerse como responsable subjetiva, y no haber cedido en su deseo y emerger en su singularidad.
Como hipótesis propone que el tipo de amor de estas parejas es el que funciona como anzuelo a sus conductas adulteras. Opina que el amar a sus parejas por lo que hacen, mas que por lo que son, los convierte a todos en esclavos de una farsa, una imaginaria, todos velados por la mascarada y obnubilados por el brillo fálico. La autora dice: “Hank solo ama a Edith porque ésta le ha soportado y perdonado mucho affaires”. Y Hank a su vez admite que la ama por lo “lejos que ha llegado junto a el”, “Jack parece amar a su esposa por todo lo que ella hace, lava, plancha, cocina…”, pero no por lo que ella es. Esta modalidad amorosa es la que conduce a Jack y Edith a una necesidad de satisfacer sus deseos en una relación extramatrimonial.

2- Este análisis, de algunas cuestiones relacionadas con la singularidad y algo del orden de la responsabilidad subjetiva (para con aquello que le es propio al sujeto del inconciente y que este desconoce), estará centrado en el personaje Jack. Proponemos para abordar este estudio de una manera diferente, remarcar un intertexto, ya que todo texto es efecto de otros, como así también el título del film que funcionaría como paratexto. Considerando a ambos como aquello Otro que viene a hablar por los personajes, y por él (Jack) sobre todo.
Jack, docente de literatura, decide dar en su clase una novela de Leon Tolstoi, “La muerte de Ivan Ilich”. Como intertexto creemos que adviene para Jack como tiempo 2, como tiempo de la interpelación subjetiva que pone en marcha el circuito y la culpa fuerza al sujeto a responder a esa interpelación. ¿Por qué escogió esa novela? Seguramente porque habla de él, porque como ocurre con Ivan Ilich, Jack piensa en el sentido de la muerte, en el sentido de morirse, de intuir su propia muerte, y la lástima hacia uno mismo.
Mientras su voz en off relata a sus alumnos el siguiente pasaje de la novela de Tolstoi: “Se le ocurrió que lo que antes le parecía imposible, que no hubiera vivido como debería...quizá era cierto después de todo. Sus obligaciones y la disposición de su vida y familia podían haber sido falsos."Trató de defender todas esas cosas y sintió la debilidad de lo que defendía. No había nada que defender"|. El recurso del montaje acompaña esta secuencia con su mirada, en como ve su propia vida, su familia, mujer e hijos. Es entonces que creemos que se está preguntando desde un lugar de intelectualización, si aquella acción en la que se embarcó, y que este movimiento de interpelación, como tal, se sobreimprime a ese Primer Tiempo(Encuentros con Edith) resignificándolos. La interrogación que abre la novela de Tolstoi en Jack, como recurso intelectual de mecanismo de defensa, lo hace desde un lugar de expiación de culpas, como justificación a su acción. Esta interpelación convierte ese instante en el Tiempo Dos, en tanto que el sujeto recibe de la realidad indicadores que le demuestran que algo anduvo mal. Esto se ve en las constantes peleas con Terry, quien le recrimina su comportamiento, y en cómo sus peleas afectan a sus hijos. El sujeto se ve interpelado por esos elementos disonantes. Jack es llamado a la responsabilidad por aquello que desconoce pero le pertenece. Jack, identificandose con el personaje de Ivan intelectualiza lo que le está ocurriendo. Se siente, al igual que el personaje del cuento, tan por fuera de su realidad matrimonial que la observa como si fuese un tercero. Su posición está en este momento tan por fuera del conflicto que ni siquiera considera el perdón que le ofrece su mujer a cambio de “comenzar de nuevo”. Es claro, Jack no está preocupado porque ama a otra mujer que no sea la suya, Jack está preocupado porque algo en él está muerto, su deseo. Obviamente este es un saber no sabido, y como tal, si bien le viene desde un mas allá que le pertenece, lo niega y proyecta su culpa en su mujer Terry. Y si un tiempo 2 abre la potencialidad de un Tiempo tres, tiempo de responsabilidad subjetiva, de tomar una acción por fuera de los otros, por fuera de la moral, Jack se pierde en el circuito de la responsabilidad moral y cede en su deseo, la culpa hace la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder. La respuesta es particular, no hay singularidad en la vuelta al surco moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética. Jack opta por una conducta de mala fe, como diría Sartre. Jack actúa desde la mentira como autoengaño. Y mientras haya culpa habrá una deuda pendiente con su deseo, por eso cuando continúa leyendo a su clase la novela de Tolstoi, les dice que con esta novela Tolstoi no tenía en mente escribir una historia sobre la forma cómo debemos vivir, sino que quizá quería mostrarnos cómo era morir. Pero Jack no sabe que, como el personaje de Ivan, mientras observa como todo se desvanece hasta morir, él está en esa posición evasiva de todo acto ético, de poder tomar una decisión con lo que siente, con su deseo. Por eso como Jack mismo les dice a sus alumnos: El tipo hace algo importante: Muere. Y ese es el punto de unión con el paratexto, con el verdadero título de la película, “We don’t live here anymore”, cuya traducción es “Ya no vivimos aquí”, que además es un titulo mas interesante y con una carga mucho menos moralista que el que se utilizó en la traducción al español para su estreno. Buscando un poco de historia sobre el título , nos enteramos que éste responde al título de otro film, “Alice doesn’t live here anymore” “Alicia ya no vive aquí”, (un film de Scorcese cuya historia se basa en Alice, quien tras recibir la noticia de que su marido ha fallecido en un accidente, se plantea cambiar de vida y se marcha junto a su hijo a su tierra natal, lugar donde puede convertir el sueño de su vida en realidad. La vida en la carretera le hará plantearse lo que ha sido por ahora su vida y lo que le queda, y si debe dejar de lado sus deseos para poder seguir criando a su hijo).
Y es justamente en la elección de ese título como paratexto de la película de Scorcese lo que abre la posibilidad de pensar como hipótesis clínica que Jack se siente muerto en su vida conyugal, agotado en sus relaciones con sus hijos, frustrado en sus elecciones profesionales, y que el amor que siente por Edith es sólo por lo que ella aparenta tener y ser. Ella aparente ser completa, es linda, sexy, y como Eva a Adan en el paraíso, le propone que consuma algo, un objeto que despierta a Jack de su muerte y le brinda potencia. Pero parafraseando a Jack mismo, El tipo hace algo importante: Muere.
Confiamos que, en tanto entendamos a la culpa, acá sostenida por el remordimiento y la interpelación de la mirada de su hija (en quien proyecta a su mujer,Terry), como deuda pendiente con el deseo, éste volverá e insistirá para que “viva en un allá, o mas acá” o definitivamente la culpa triunfará y hará que “Ya no viva mas allí”.

3- En la trama del film el Azar no influye de forma relevante el desarrollo de la historia. Sólo aparece en una escena breve en la cual Edith se cruza a Hank por la calle y le pregunta si no debería estar corriendo con Jack. Pero esta escena no deriva en factores mayores que afecten la trama. A partir de allí la mujer de Jack intentará por sólo 4 días, ser la mejor ama de casa, llegando al punto de convertir la casa, en algo tan brillante como la de su amiga Edith.
En cambio sí aparece desde el comienzo la Necesidad como factor determinante en la historia. Partiendo de que la necesidad es aquello que lleva a Jack y a Edith a comenzar un romance, necesidad de satisfacer su deseo sexual con otras personas debido a la debilidad de su relación matrimonial. A partir de que comienzan sus encuentros furtivos, hay un crecimiento del deseo que sienten el uno por el otro, crecimiento que deriva en la realización de encuentros más frecuentes y, lógicamente, más mentiras para ocultarlos. Esta necesidad creciente de verse deriva en la sospecha, luego confirmada de Terry, de que están teniendo un romance. Mientras que la posición de Hank es completamente diferente. Hank lo sabe desde un principio y está agradecido con Jack por mantener feliz a su esposa, ya que ve al deseo de Edith como una necesidad que en caso de ser satisfecha lo beneficia. Esta necesidad que viene a satisfacer Jack supuestamente mantiene feliz a Edith, lo cual permite a Hank no preocuparse por el asunto y poder centrarse en su trabajo como escritor. El mismo Hank reconoce que nunca habría podido completar su libro si no fuera por esto. Este agradecimiento es llevado tan al extremo que Hank le quiere dedicar su libro a Jack, por satisfacer las necesidades de su esposa permitiéndole así dedicarse a su escritura. El único personaje que parece no haber facilitado o hecho algo para facilitar el romance es Terry, ya que Jack y Edith sentían una necesidad de satisfacer sus deseos sexuales y Hank se veía favorecido por la necesidad de completar su novela.
4 - Las figuras de la culpa que aparecen en el film surgen principalmente a partir de los personajes de Jack y Edith, ya que Hank no siente culpa en absoluto por la situación (de hecho, se siente beneficiado como aclaramos anteriormente) y Terry siente culpa luego de haberse acostado con Hank pero el film no está tan centrado sobre su personaje.
En el caso de Jack la culpa surge constantemente ante sus acciones, principalmente en forma de autoreproche por engañar a su esposa y mentirle. En todo momento durante el film Jack es consciente de lo incorrecto de sus acciones, pero motivado por su deseo continúa con el romance a pesar de sus sentimientos de culpa. Un ejemplo claro de esto es cuando Terry le pide que compre una langosta para el almuerzo, ante lo cual el dice que no puede (porque debe encontrarse con Edith). Finalmente se encuentra con Edith pero al regresar a casa trae una langosta como una especie de disculpa implícita o para remediar la culpa que siente por haberle mentido a su mujer. Luego comprar langostas será la compra recurrente después de cada encuentro sexual con Edith. Sólo luego del interpelamiento por parte de su hija, Jack llegará a sentir un monto de culpa lo suficientemente grande como para suspender su romance y dedicarse a intentar salvar su matrimonio.
En el caso de Edith la culpa no aparece desde un principio. Al ser su marido facilitador del romance y no verse afectado por éste, no muestra signos explícitos de culpa al inicio del film, pero si muestra un remordimiento que le provoca angustia y llanto cuando su hija le dice que solo iría al espacio si fuera con ambos padres. Edith le dice que irían los 3, pero automáticamente se da cuenta que está mintiendo a su hija, y que sobretodo se está mintiendo a sí misma. Es el tercer momento lógico para Edith y es en el cual abandona a su esposo, asumiendo la responsabilidad sobre lo sucedido. Esto se ve desencadenado también por la interpelación de su hija y el sentimiento de culpa que esto despertó en ella. Pensamos que al irse de allí con su hija, la salva y se salva también, del no deseo de su marido como tal y su no deseo como padre. Del no deseo del cobarde de Jack. Y haber tomado esta decisión de salvarse y salvar a su hija del no deseo, es salvarse a ambas de la muerte, de no vivir mas allí, para vivir en otro lugar mas acá.
5-Ibbieta es responsable porque se le pidió que hable, y habló. Porque se le exigió que diga donde estaba Gris, y dio su paradero. Pero también se le reclamó que lo dicho sea verdad porque pagaría con su vida, y dijo la verdad. Aunque el azar metió la cola, Ibbieta se quedó admirado por lo que ha producido con su deseo, con sus ganas de vivir mas tiempo. Creyéndose conciente de sus actos (sujeto autónomo) toma una decisión, hacer una jugarreta a los falangistas, y ésta le vuelve porque el azar metió la cola, y el llanto de Ibbieta es la expresión del sentimiento inconsciente de culpa, que lo hace a Ibbieta culpable y responsable de desear vivir mas. Y Si responsable es aquel del que se espera una respuesta, Ibbieta lo es, ha respondido. Su responsabilidad lo alcanzó allí donde él no tenía conciencia de ser responsable. En el cuento “El Muro” elemento del azar aparece en un rol determinante al coincidir la elección del cementerio de Ibbieta como falsa pista sobre el paradero de Gris con su escondite real. Su necesidad de vivir más tiempo es lo que lleva a Ibbieta a hablar, pero nunca con intención conciente de entregar a Gris, sólo de manera inconsciente termina como responsable subjetivo de la captura y posterior ejecución de Gris.
Jack responde, pero lo hace desde sus actos, voluntarios y conscientes, desde lo manifiesto, y no desde su deseo inconsciente, y así la culpa, el remordimiento, la proyección de sus actos en los demás, se constituye en el reverso de la responsabilidad, porque la responsabilidad de Jack está ausente, no tiene respuesta, y esta es esperada por Edith y por Terry, pero Jack no responde, es muy cobarde para cruzar “el puente”, “las vías del tren”, y disfrutar de “lo natural”, “de lo pulsional” que hallará cruzándolos. La necesidad es mucho más determinante en esta historia, siendo el impulso que lleva a los protagonistas a concretar relaciones extramatrimoniales.

Bibliografía:
Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga

Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.

Fariña, J. : Responsabilidad: entre necesidad y azar (Clase desgrabada)

Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: