por 

Univerdad de
Buenos Aires

Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Parcial Domiciliario

Comisión: 14
Cátedra: Fariña
Alumno: Bragoni, María Fernanda LU: 32.792.432-0
Charró, Florencia LU: 33.403.548-0

Cuatrimestre: 1º 2010
1) Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2) Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3) Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4) Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica

5) Compare conceptualmente con el caso de Ibbieta.

1)
La película “Adulterio” trata acerca de las relaciones extramatrimoniales que vinculan a dos parejas amigas: el matrimonio de Jack y Terry, y de Hank y Edith. El circuito de la responsabilidad subjetiva establecido en el comentario sobre el film se centra en el personaje de Edith. En un principio, Edith mantiene una actitud evasiva y de negación frente a su accionar. Lo que podría denominarse como síntoma egosintónico, el cual no interroga y no remite a un otro, puede reflejarse en una de las primeras escenas en que Hank le pregunta a Edith “¿Deberíamos continuar con esto?”, a lo que ella responde, “De qué esto hablás?”. Con el correr del tiempo esto que no hacía ruido comienza a hacerse notar, transformándose de este modo en un síntoma egodistónico, inconciliable para el yo. La culpa, el remordimiento, el llanto la llevan a resignificar lo sucedido con Jack, saliéndose del universo particular en el que estaba inmersa.
El autor se plantea interrogantes con motivo de proponer la ligadura entre tiempo
1 y tiempo 2. Y propone que en el personaje en cuestión la interpelación llega a ser motivo de resignificación cuando es producto de la mirada de su hija. La interpelación por la mirada de su hija es la que hace que resignifique las primeras acciones que en ese momento no generaban ningún efecto, no eran disonantes para el sujeto. Y esto abre la escena para que pueda darse un cambio de posición frente a sus circunstancias, da lugar a la responsabilidad. Aquí distinguimos al síntoma como respuesta responsable del sujeto, del síntoma que se usa para completar al Otro, que le da consistencia al goce del Otro, el que se encarga de taponar la falta, vertiente ligada a la culpa.

2)
El circuito de la responsabilidad subjetiva implica tres tiempos lógicos, el cual responde a una lógica retroactiva como consecuencia de la interpelación del sujeto. Es a partir de un Tiempo 2, la interpelación, que se puede ubicar un Tiempo 1, una acción anterior que es resignificada.
Analizaremos el personaje de Edith en la película Adulterio en relación a este circuito. Como ya mencionamos anteriormente, Edith mantiene una relación extramatrimonial con el amigo de su marido, Jack. Ninguno de los dos demuestra interpelarse o cuestionarse acerca de su accionar, es más, se refieren al mismo en cierta forma burlona. No es hasta en la escena en que Edith mantiene una breve conversación con su hija frente al televisor en que la misma es sometida a la interpelación. Sus ojos se llenan de lágrimas y aflora la culpa, el arrepentimiento, frente a la mirada de su hija. Siente que la ha traicionado manifestando un ataque de angustia. En este punto podríamos ubicar el Tiempo 2, el cual exige una respuesta de parte del sujeto. Retroactivamente, los encuentros sexuales con Jack serían lo que conforman al Tiempo 1, la acción resignificada por la interpelación. Estos son signos de la responsabilidad subjetiva, la cual implica un sujeto del inconsciente, no autónomo, no amo de su voluntad e intención. Con la emersión del Tiempo 3, es decir, con el despliegue del acto ético, podemos ubicar la responsabilidad subjetiva y el cambio de posición frente a su deseo inconsciente indestructible, emergiendo de este modo, la singularidad. Este antes y después en la vida de Edith, el efecto sujeto, se ubica al final de la película, cuando frente al descubrimiento de su infidelidad y la ‘absolución’ por parte de su esposo, ella decide partir de todos modos respondiendo así a su deseo, asumiéndolo y asumiendo la responsabilidad por sus acciones; a diferencia de Jack quien responde a la interpelación desde la moral, intentando taponar la falla, y decide quedarse con su mujer.

3)
Hay hechos que no obedecen a la responsabilidad de las personas porque tienen que ver con algo ajeno a ellas. Esto ajeno es la necesidad y el azar. El azar desconecta causas y efectos; mientras que la necesidad refiere a elementos que determinan una situación y no está en el sujeto la posibilidad de modificarla, conecta siempre causas y efectos.
En “Adulterio” no hemos encontrados efectos de consecuencia azarosa, ya que lo encuentros fueron siempre programados, pero sí podemos ubicar los elementos determinantes propios de la necesidad tales como: el matrimonio de Jack y Terry, el de Hank y Edith; la vieja amistad entre Hank y Jack, los recurrentes encuentros entre las dos parejas; la falta de atención por parte de Hank hacia su mujer, quien la engaña constantemente, lo cual Edith toma como excusa principal de su propia infidelidad, recurriendo a Jack con ansias de encontrar la clave para que su matrimonio siga funcionando.
Cabe preguntarnos si de no haberse dado estos elementos determinantes se hubiese podido dar lugar al efecto sujeto. Con esto nos queremos referir al cambio de posición en Edith, quien supo saber hacer ahí con.

4)
La culpa funciona como condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva. La hipótesis clínica en Edith, que permitiría ligar el T1 y el T2, podría estar relacionada con el hecho de que ella no siente que le haya sido infiel a su marido, debido a los recurrentes engaños de éste hacia ella, pero sí se siente responsable respecto a la institución que implica la familia, más específicamente, respecto a su hija. Tal es así, que en el encuentro de ambas, ella se interpela en razón a lo sucedido en el Tiempo 1. Entonces, vinculando esto con las distintas figuras de la culpa que se pueden ver en la película, podríamos decir que en un primer momento aparece el mecanismo de la negación, cuando Edith le responde a Jack “¿De qué ‘esto’ hablas?” a la pregunta de si debieran continuar o no con sus encuentros. Por otro lado, el mecanismo de proyección se despliega al no sentirse culpable ni interpelarse respecto de su marido, ‘si el culpable es otro yo no soy responsable’, ella justifica su accionar partiendo del proceder de Hank, es recién ante la posición frente a su hija que brota la angustia. A su vez, puede verse en la actitud de alivio y cierta alegría que adopta junto a Jack, al enterarse que sus respectivas parejas también habían tenido un encuentro sexual, lo cual “festejan” manteniendo relaciones en la casa de ella, sintiendo a su accionar plenamente justificado.
Estos son modos de taponar la falta, de no dejarse entrever el sujeto barrado, de
anestesiar la culpa imposibilitando el surgimiento de la responsabilidad subjetiva. Hasta aquí el circuito se cierra en el mero ser de la culpabilidad, en la negación de la misma, o como decíamos anteriormente, en la anestesia de la intelectualización o de la proyección. La culpa como respuesta desde el Otro sin poder salirse de ahí, se rige por la lógica de la moral, ligada a lo particular y vinculada a la responsabilidad jurídica, “Si es responsable se es culpable”.
Hacia el final es donde podemos situar la emergencia de la culpa que ob-liga a responder. Lo reformulado por Jinkis acerca de que es responsable aquel que se puede preguntar.

5) Podemos establecer un comparativo conceptual entre el caso Ibbieta y el personaje de Edith.
En ambos un Tiempo 1 suponía que las acciones realizadas no tenían una continuación, por un lado en Ibbieta, al responder que su amigo se encontraba en el cementerio, suponía que su acción culminaba en una broma, ya que no contemplaba que Gris realmente se encontrase allí. Por su parte Edith, no daba lugar a la interpelación, haciendo uso de un claro mecanismo de negación, no encontraba nada de malo en sus encuentros con Jack, mediante el mecanismo de proyección se respondía que sus actos eran porque él no la amaba, solo le preocupaba su carrera, y tarde o temprano también la engañaría.
En ambos se puede señalar un tiempo 2, que se sobreimprime resignificando el Tiempo 1, es el tiempo en donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando una pregunta sobre la posición que el sujeto tenia al comienzo del mismo. Por un lado Ibbieta es sorprendido por la noticia de que su amigo estaba muerto ya que había sido hallado en el cementerio, y por el otro Edith es interpelada por su hija que le hace aparecer la figura de la culpa ante sus acciones.
Estas interpelaciones dan lugar finalmente a un cambio de posición en ambos personajes. Por un lado Ibbieta descubre detrás de su” broma” su deseo de vivir. Y Edith toma la decisión de dejar su casa, y con esto dejar de accionar según los dichos del otro, y la toma de una posición mas activa. Si bien su marido le pide que se quede, y le dice que la exime de toda culpa, ella continúa con su decisión argumentando que se va porque ella ha sido infiel y puede hacerlo.
Es así que estamos frente a la emergencia de la responsabilidad subjetiva. El cortocircuito pone de manifiesto el quiebre del universo particular que sostenía al sujeto guiándolo en sus acciones. Es el plano de la existencia yoica que se ve atravesado por
el deseo. Justamente estamos en el plano del acto ético, en el que el sujeto no cede ante su deseo.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: