por 

Facultad de Psicología
Primer cuatrimestre 2010
Universidad de Buenos Aires

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Profesora a cargo de la comisión: Fraiman, Carlos Alberto

Ayudante: Loza, Julieta

Comisión: 13

Integrantes del grupo:

• Alves García, Virginia Roxana
• L.U: 316897110

• Pilar, Nadia
• L.U: 328911420

Adulterio
(We don´t live here anymore)

Este trabajo se basara en los argumentos de la película “Adulterio”, que se centra en la historia de dos matrimonios amigos representados por Terry y Jack Linden, y Edith y Hank Evans. Donde Edith busca consuelo en el amigo de su marido (Jack), iniciándose una constante infidelidad, estableciendo una ruptura en el equilibrio de cada una de las parejas. Por otro lado, tanto Terry como Hank tienen algunos encuentros como forma de venganza. Pero ella ama a su marido y le exige explicación de porque teniendo conocimiento de esto no manifiesta preocupación.
Nos proponemos articular el argumento de esta película con los conceptos desarrollados en la cátedra. Ellos son, responsabilidad (subjetiva, jurídica), necesidad y azar, y las figuras de la culpa que aparecen.
La responsabilidad es un tema de gran importancia para la ética. Entendiéndola como la respuesta que puede o debe dar un sujeto por su acto. Hay distintos modos que el sujeto puede confrontarse al campo de la responsabilidad. Esta distinción va a depender de la noción de Sujeto.
Si hablamos de un sujeto de derecho, es decir, aquel capaz de hacerse responsable por sus acciones, elecciones y decisiones, nos estaremos refiriendo a la noción de responsabilidad jurídica. Esta es también una forma de la responsabilidad moral y se resuelve en términos de imputabilidad e inimputabilidad, dependiendo esta de su condición autónoma o no.
La noción de sujeto inconsciente proveniente de la teoría psicoanalítica, esta ligada a la responsabilidad subjetiva. Este campo confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajena. Aquí el sujeto es siempre imputable, pero ya no en términos morales o jurídicos, sino éticos. En este campo los motivos de la acción responsabilizan al sujeto. Es el efecto sujeto, manifestado en un acto ético, en donde emerge la subjetividad (surge un sujeto de deseo inconsciente). Debemos agregar además que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. Tomaremos una cita para describir este concepto. “En sentido lato la culpa no es mas que la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar, incluso con la cautividad del cuerpo”. (Oscar D`Amore -Responsabilidad subjetiva y culpa- en La transmisión de la ética: Clínica y deontología) hay allí entonces una deuda, que genera culpa, obligando al sujeto a responder por ella. Lo llamamos también interpelación. Esta culpa se diluye cuando hay efecto sujeto y no cuando se responde frente a la misma desde lo moral, ya que desde aquí solo queda anestesiada.
La culpa se la puede pensar también como el reverso de la responsabilidad. Esta vela a este campo pero al mismo tiempo nos abre el camino para rastrearla.
El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es el de Edith (Naomi Watts). Para ampliar estos conceptos describiremos a continuación los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad.
El tiempo 1, se trata de una acción recortada en el tiempo, lo ubicaremos sobre los primeros encuentros entre Jack y Edith, en donde no se observa todavía aquí la culpa.
El tiempo 2, es el de la interpelación que conlleva a que el sujeto de una respuesta, ubicamos entonces aquí los momentos en donde ambos personajes son invadidos por la culpa, la cual los obliga a resignificar el tiempo 1. En base a esto, cada uno de ellos dará una respuesta diferente.
Jack, por su parte, responderá moralmente. Esto lo podemos observar en la escena donde Terry le propone almorzar juntos una langosta pero el se niega dando como excusa que tenia que llevar el auto al taller mecánico, cuando en realidad tenia una cita prevista con Edith. Al mismo tiempo se reprocha que debería quedarse con su mujer y como forma de reparar su acción, vuelve con una langosta. Esta forma de actuar se repitió sucesivas veces.
Edith, por otro lado, en un primer momento, da como respuesta a la interpelación, el uso de la proyección y en un segundo momento se va a reflejar el ACTO ETICO.
En ella la culpa aparece cuando después de estar con Jack, llega a la casa y encuentra a su hija mirando televisión, la abraza, le pregunta q esta mirando. La niña responde un programa sobre el espacio. Edith le pregunta si le gustaría ir allí y la niña responde que solo iría si sus padres van con ella. A partir de aquí podemos observar que ella es invadida por la culpa. Luego se dirige al dormitorio y rompe en llanto.
Edith justifica su accionar con Jack mediante la proyección, sosteniendo que su marido le es infiel y no la ama (por lo tanto el otro es el culpable de su infidelidad). Esta respuesta no favorece el efecto sujeto como si lo vemos al final de la película y es por esto que centramos su personaje en relación a la responsabilidad subjetiva. Después que sale a la luz la infidelidad de ambos matrimonios se producen dos escenarios diferentes.
Jack responde a la interpelación mediante la negación y la huida, provocando que no se produzca un tiempo 3. Tras tener una conversación con sus hijos (después de una discusión con su esposa, en donde le confiesa que ama a Edith y en donde Terry decide separarse) decide quedarse con su familia y terminar su relación con Edith (negación). De este modo huye de su deseo, ya que le da culpa, responde moralmente y no modifica su particular.
En cambio, a partir del accionar de Edith podemos ubicar un tiempo lógico 3, donde ella decide irse de su casa haciéndose cargo de su deseo. Su marido trata de convencerla para que se quede librándola de toda culpa pero ella sigue firme a su posición, comunicándole que se va no porque el le ha sido infiel sino porque ella fue infiel y podría hacerlo. Por lo tanto en su accionar cambia su posición de sujeto y excede todo ley particular, dando lugar a una singularidad.
El tiempo 3, es entonces el efecto sujeto y como pudimos observar no siempre se produce. Se resignifica el tiempo 1 y es la respuesta a la interpelación desde una dimensión ética. Frente al cual se espera que este acto modifique al particular y de lugar a la emergencia de la subjetividad y un tiempo único.
Como ya hemos adelantado hablaremos de los elementos de Necesidad y Azar que se ponen en juego en “Adulterio”. “La Necesidad establece una conexión entre causas y efectos, Azar desconecta tal relación.” (Fariña -ficha de cátedra- responsabilidad: entre Necesidad y Azar. pág. 2). Ambos tienen que ver con los tiempos de la responsabilidad.
En la película no se encuentran indicadores que den cuenta que los encuentros entre ambos personajes (Jack y Edith) hayan sido motivo de cuestiones azarosas. Desde el primer momento la película argumenta que entre ellos ya existía una mutua atracción. Tal como lo pudimos observar en la escena donde van a comprar cerveza, donde se ve que ninguno toma por sorpresa al otro, se terminan besando y arreglan un encuentro. En el acercamiento de Edith con Jack podremos observar indicadores de la necesidad. Edith se acerca al amigo de su marido para sentirse querida, ya que no encuentra en Hank la atención que le gustaría recibir de el. De esta manera justifica su infidelidad, asumiendo este acto como una necesidad.
Necesidad y Azar dejan una brecha para armar conjeturas clínicas de la responsabilidad del sujeto. ¿Qué es lo que lleva a los personajes a ser infieles? Esta pregunta nos lleva a plantear la hipótesis clínica.
Como ya mencionamos con anterioridad, Edith llega a ser infiel por su insatisfacción matrimonial, Jack dice amarla a ella, Terry ama a su marido y Hank también dice amar a su mujer. Es decir que tanto Jack como Hank aman a Edith, pero de distintas maneras. Hank le es infiel constantemente, aunque se siente cómodo con ella, ya que no le hace reclamos. Por otro lado, Jack siente que su mujer es ideal como esposa pero siente amor por Edith. Se podría decir que ambos quieren a sus respectivas parejas no por lo que ellas son sino más bien por lo que hacen.
Terry le es infiel con Hank, porque sabe que su esposo la engaña con su amiga, por lo tanto podemos considerarlo como una forma de venganza, pero no llega a esta situación por deseo. Hank, por su parte, esta con Terry para vengarse de su amigo (ya que este estuvo con su mujer). A lo largo de toda la película se muestra indiferente, ya que siempre supo de los encuentros de Jack y Edith. En un dialogo con Jack, el manifiesta que prefería tener a su lado una mujer que se sienta amada y no triste. Dándole a entender que el ya lo sabia.
Por lo tanto la hipótesis clínica la armamos en base a la relación que se establece entre el tiempo 1 y el tiempo 2. Es decir al acto en si, sin que se manifieste indicios de culpa y el momento en que si emerge la culpa.
A continuación compararemos conceptualmente el caso Ibbieta (cuento “El muro”, de J. Paul Sartre) con la argumentación de la película que estuvimos trabajando.
En el texto El muro, el autor plantea la cuestión de la responsabilidad. Trata de un grupo de prisioneros que deberán transcurrir su última noche en espera a que llegue el amanecer y los falangistas los fusilen. Uno de estos prisioneros es Ibbieta, y es el único que tenía la posibilidad de vivir, siempre y cuando, de información sobre el verdadero paradero de su amigo Ramón Gris. Es en esta situación donde quedara planteado el problema ético.
Cuando lo vienen a interrogar a Ibbieta sobre donde se encontraba su amigo, la respuesta que da es: “en el cementerio”, aquí tiene una intención consiente de su acto. El pretendía aunque sea vivir un poco más. Este momento lo ubicamos como el tiempo 1.
Luego de esta respuesta los falangistas se dirigieron al cementerio para corroborar si el dato que dio Ibbieta era correcto. Mientras tanto Ibbieta se entera a través de García, que a Gris lo asesinaron, ya que lo encontraron en el cementerio. Es aquí donde ubicaremos el tiempo 2. Ibbieta asombrado pregunta ¿en el cementerio? Es aquí donde duda respecto de lo hecho y observa aquello que hizo en el tiempo 1.
Ibbieta sabía que Gris se encontraba refugiado en lo de su primo y no se le ocurrió pensar que podía llegar a estar en el cementerio. Pero Gris tras una pelea con su primo se dirige al cementerio para esconderse, ya que había pensado ir a lo de Ibbieta pero luego se arrepintió con miedo de comprometerlo. Es decir ambos pensaron primero en el otro y eligieron como segunda opción el cementerio (provocándose de esta manera una coincidencia temporal). Esto nos lleva a plantear la hipótesis clínica. La primera de ellas se refleja en las ganas de vivir de Ibbieta. A último momento la angustia lo toma y termina arrojando un sitio verosímil. Como segunda hipótesis clínica se puede pensar la que responsabiliza a Ibbieta respecto de la palabra cementerio. Se demuestran indicios del azar en la elección de este sitio.
Por lo tanto podemos plantear, en este caso, que el tiempo 1 se resignifica a partir de una elección azarosa.
En nuestra película, en cambio, se resignifica a partir del sentimiento de culpa que los invade frente a la mirada de sus hijos, que lleve a que cada uno se haga responsable de dicho acto. En el tiempo 1 a pesar que no tenían ningún remordimiento, eran conscientes de lo que podía llegar a pasar. No se observaron indicadores de que el Azar haya sido un factor que genere la culpa.
Tanto Edith como Jack en un primer momento actuaron en función de su deseo, ellos se atraían mutuamente. A partir de que emerge la culpa, ambos personajes están obligados a hacerse responsables. Al final de la película, se puede ver que sus encuentros no se llevan más a cabo. Tanto el principio como el final de “Adulterio” se pueden diferenciar del caso de Ibbieta.
En Ibbieta su deseo era vivir pero no iba a traicionar a su amigo. Se puede decir que actuó moralmente. Al decir: “en el cementerio”, se refleja que su deseo era vivir un poco más. Pero realmente no sabia que iba a terminar dando el genuino paradero de Ramón Gris. Sin embargo al enterarse por García que lo habían asesinado, después de sorprenderse, rió hasta llorar. Demostrándose como un sujeto de deseo, en donde este deseo era el de vivir.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: