por 

Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología

2º Parcial Domiciliario

Análisis del film:
“Amadeus”

Asignatura: Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra: I
Titular: Lic. Juan Jorge Michel Fariña
Ayudante de Trabajos Prácticos: Lic. Marcela Brunetti
Comisión: Nº 14, Lunes 16.15 hs.

Alumnas y L.U.:
Scordamaglia, Mariana L.U. 332630680
Petrosillo, Daniela L.U. 337869710

Segundo Cuatrimestre 2010
ANÁLISIS

El presente análisis se focalizará en el personaje principal del film, Salieri, quien narra la historia en primera persona. Un hombre maduro, abocado a Dios, disciplinado, destacado, apasionado por la música y lleno de ambición, cuyo encuentro con el joven y brillante Mozart produce un vuelco en su vida, irrumpe y quiebra todo sentido preexistente.
Para comenzar, situaremos las categorías implicadas en la situación.
En la categoría de lo Universal ubicamos a la Música como expresión artística presente en toda cultura humana. Su manifestación se ubica en lo Singular, el estilo musical de cada sujeto que lo diferencia del resto, una de las infinitas formas de realización de lo universal. En este caso, la música de Salieri es armoniosa, correcta y distinguida. Situamos lo Particular en la estética de la época, los códigos compartidos en torno a la armonía musical y cualidades del artista que determinan lo bello. En este caso, la música clásica en la ciudad de Viena de 1780 dominada por un perfecto equilibrio entre la expresividad y la estructura formal, y acompañada de humildad y buenos modales por parte de su ejecutor. Sobre este eje ubicamos la Moral, haciendo referencia a lo aceptado y lo rechazado socialmente de acuerdo a esa época, siendo el Emperador quien encarna la ley.
En cuanto a la Ética, desplegada sobre el eje universal-singular, no hallamos en el personaje un acto frente al cual se posicione subjetivamente, modificando su universo.
No encontramos en el film una muestra de Particularismo, entendido este como la pretensión de que un rasgo particular devenga universal.
Se proseguirá a describir el Circuito de Responsabilidad que organiza la situación:
- Primer tiempo: En este primer momento el sujeto realiza un acto determinado en concordancia con el universo de discurso en que se halla inmerso y que, supone, se agota en los fines para los que fue realizado. En el film, Salieri dominado por la envidia, se disfraza del padre recientemente fallecido de Mozart y le encarga a este secretamente una misa de Réquiem. Su plan era matarlo y luego apropiarse de esa obra y continuar con su fama.
- Segundo tiempo: Tiempo donde el universo particular se resquebraja, posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. El sujeto es interpelado por aquél acto, que vive como ajeno pero que le pertenece. Se resignifica entonces su acto. En el film, Mozart muere y su esposa llega en ese momento, donde toma conocimiento de su trabajo sobre la misa de Réquiem, por lo que el plan de Salieri fracasa. Ya no podrá adjudicarse esa obra.
- Tercer tiempo: Aquí el sujeto debe poder responder por sus actos, debe asumir su responsabilidad subjetiva. En el film, no es posible ubicar este tiempo. No hay respuesta, ni cambio de posición subjetiva a nivel inconciente.
En cuanto a los elementos de necesidad y azar presentes se podría ubicar lo siguiente:
El Azar es aquello caracterizado por la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no puede calcularse porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto. En el film, el azar correspondería a la llegada de la esposa de Mozart antes de su muerte.
La Necesidad es aquello sobre lo cual el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo riguroso, lo inflexible. En el film lo ubicamos en la muerte de Mozart.
Ahora bien, la Responsabilidad subjetiva es aquello que interpela al sujeto a responder por su acto singular y se ubica en una grieta entre la necesidad y el azar.
En este caso, encontramos que nuestro personaje no se hace responsable subjetivamente de sus actos y es considerado inimputable desde la Responsabilidad jurídica. Salieri es llevado a un psiquiátrico tras un intento de suicidio y acusarse de haberle causado la muerte a Mozart. No se lo considera responsable de su acto debido a su insanidad mental, entendida como la inaptitud para dirigir su persona o administrar sus bienes, es por ello que no se lo considera culpable de lo que hace y dice. El sujeto del derecho es el sujeto considerado autónomo. Cuando una persona no muestra estar en dominio de sus facultades mentales pierde dicha cualidad y así su responsabilidad queda restringida o nula. El sujeto es eximido de su responsabilidad, es decir, inimputable. Esto se contradice con la concepción de Lacan, según la cual de la posición de sujeto somos siempre responsables.
La Figura de la Culpa podría entenderse como el reverso de la responsabilidad subjetiva, una figura desplazada en el yo de la responsabilidad ausente en el sujeto. Como ejemplo, podemos ubicar el arrepentimiento y autoreproche (figura culminante de la culpa) de Salieri por matar a Mozart, y su intento de suicidio. Tras sobrevivir a él, es internado en un psiquiátrico, donde luego proyecta la responsabilidad sobre Dios: él decidió la muerte de Mozart para atormentarlo, es decir, la culpa se desplaza a otro.
Para concluir, se especificará la Hipótesis Clínica a la cual pudimos arribar. Dicha hipótesis es la encargada de explicar el movimiento que supone que el tiempo 2 del circuito de responsabilidad se sobreimprime al tiempo 1, resignificándolo, intentando dar cuenta de cómo y por dónde se juega el deseo del sujeto. Hacerse cargo de ese deseo, asumirlo, implica para él tomar una decisión.
Nuestro personaje, Salieri, asume una posición claramente neurótica, tomada por la lógica de la demanda, completamente alienado a los significantes del Otro (Mozart) que se muestra como completo, un hombrecillo infantil, sin modales, atontado y soñador que, sin embargo, es el más grande genio que la música dio jamás: "la encarnación misma de Dios". Salieri deseaba ser como Mozart, tener su talento envidiable, anhelaba que su música sea tan reconocida como la de aquel.
Tras la muerte de Mozart, Salieri vive 32 años observando tristemente como su música va desapareciendo y la de Mozart perdura. Su tumba y su lápida atestiguan que hay una muerte que lleva a la vida, concepción ignorada por Salieri. Es por eso que decide suicidarse, mientras confiesa a gritos ser quien lo asesinó, arrepentido por ello. Finalmente es salvado e internado en un psiquiátrico. Allí le adjudica la culpa a Dios, diciendo que éste destruyó a ambos: a Mozart le arrebató la vida y a él lo dejó vivir para atormentarlo con la realidad. Aquí no se observa una respuesta subjetiva por parte del personaje, que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo, sino aparece la figura de la culpa, sin verdadera implicancia. En palabras de Salieri “Él, (Dios) destruyó a su amado (Mozart), en vez de dejar que una mediocridad (Salieri) compartiera mínimamente su gloria, él mato a Mozart y me dejó vivo para torturarme”.

BIBLIOGRAFÍA
- Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
- Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
- D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.s. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
- Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
- Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
- Michel Fariña, J. (1998). Del acto ético. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
- Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Desgrabación de clase teórica. Publicado en la página web de la cátedra.
- Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
- Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: