Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > An American Crime >

por 

- UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES -
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º PARCIAL DOMICILIARIO

Cátedra: I
Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión: 16
A.T.P.: Lic. Patricia Gorosito

Alumnos:

Anahi Heredia
L.U.: 31.010.094
e-mail:aniheredia@hotmail.com
Eduardo Rago
L.U.: 28.585.647-0
e-mail:eduardorago @gmail.com

2o Cuatrimestre
2009

PELÍCULA: AN AMERICAN CRIME

TITULO ORIGINAL: An American Crime
DIRECCIÓN: Tommy O´Haver
REPARTO: Ellen Page, Catherine Keener, Harley Mc Farland, Romy Rosemont
AÑO: 2007
PAÍS: Estados Unidos
PRODUCTORA: First Look Studios
GÉNERO: Drama

RELATO DEL ARGUMENTO:
An American Crime es un film que intenta dar cuenta de un crimen acontecido en Indianápolis en el año 1966. El director ensambla la película y el guión basándose en la evidencia y los testimonios recolectados del juicio Baniszewski vs El Estado de Indiana.
La historia sitúa a dos familias que concurren a la misma iglesia en Indianápolis. Los Likens vivían viajando por el país, siguiendo, a veces a la caravana de un circo. El padre (Lester) es vendedor de pretzels y manzanas acarameladas en el circo. Su mujer no desea vivir como nómade y seguir al marido a todos los lugares donde debe ir a trabajar.
Sus hijas Sylvia y Jennie solían acompañar a sus padres al circo y a veces quedarse con tutores, pero en el momento que comienza la película ellas se encuentran bajo la custodia de su madre que parece desear un lugar estable para que sus hijas vivan.
El padre aparece en escena y se encuentra con ellas en la puerta de una iglesia. Este está decidido a mejorar la relación con su esposa y le propone que lo acompañe a una gira con el circo. Mientras discuten, deciden no entrar a la iglesia con sus hijas. Lester le propone a su mujer dejar con un tutor a sus hijas nuevamente (la abuela de las niñas), pero ella se niega a esto.
Este insiste y justifica dejar a sus hijas con un tutor en miras de mejorar la relación de pareja. La madre parece aceptar.

Gertude Baniszewski cría sola a sus 6 hijos. Estos se encuentran con Jennie y Sylvia en el autobús a la salida de la iglesia, establecen rapidamente una relación y son invitadas a la casa Baniszewski por los hijos de Gertrude.
Gertrude padece de asma y se encuentra en una deplorable situación económica que le dificulta el cuidado de sus hijos y su salud. Para sobrevivir, plancha la ropa de los vecinos y cuenta con la ayuda de su hija mayor Paula.
Paula llega del trabajo a su casa y se encuentra con Sylvia, Jennie y sus hermanos. Esta parece entablar una relación de amistad con Sylvia muy rápidamente y le propone ir a la tienda en donde su novio trabaja (Un chico casado). Mientras tanto, el padre llega a la casa a buscar a sus hijas y se encuentra con Gertrude que no conocía hasta ese momento. Se sientan en un sillón a conversar.
Lester le cuenta a Gertude detalles de su vida y ella le propone cuidar de sus hijas por un dinero a cambio. El se niega pero Gertrude insiste tocándole la pierna. Este decide consultarlo con su esposa y considerar la propuesta. Finalmente los Likens deciden dejar a sus hijas por dos meses a cargo de Gertrude. Hacen el primer pago de 20 dólares semanales a Gertude y prometen enviar el cheque semanalmente.
Andy el ex novio de Gertrude y padre de uno de sus hijos, que es seis años mayor a su hija mayor Paula entra en escena e irrumpe en la casa de Gertrude para pedir dinero.
La escena muestra a una Gertrude avasallada por Andy quien dice querer ver a su hijo. El muchacho carga por unos segundos al niño y lo deja en su lugar por pedido de Gertrude, la golpea por un entredicho, tienen sexo y finalmente decide darle el dinero que había recibido de los Likens. Andy le cuenta que el novio de Paula esta casado. La situación parece angustiar profundamente a Gertrude.
Paula esta embarazada de su novio (casado) y ella se lo cuenta a Sylvia en una escena posterior la cuál intenta persuadirla para que confiese el embarazo a su madre. Paula se niega y le pide silencio.
La vida de Sylvia y Jennie parece transcurrir pacíficamente durante un tiempo hasta que llega el primer castigo físico. El cheque de sus padres no llega a tiempo y Gertrude desesperada por la falta de dinero decide castigar a las niñas azotándolas en el sótano.
Sylvia decide recibir sola el castigo pidiendo de recibir el doble de azotes. Gerturde consuela a Sylvia después de la tortura. Al otro día llega el cheque con una carta de los padres. Gertrude desecha la carta.
La escena siguiente es el punto de inflexión de la relación entre Paula y Sylvia que hasta este momento era de amistad.
Se encuentran con amigos en la caja de una camioneta, cuando de repente aparece el novio de Paula (Bradley). Paula va tras de el y Sylvia la sigue.
Bradley quiere cortar con Paula aduciendo que su esposa llegó de viaje. Paula intenta besarlo y este la rechaza para luego intentar violarla. Sylvia detiene la situación gritando: Esta embarazada!
Bradley descree la situación y se va. Paula se enoja con Sylvia y le promete venganza.
En la siguiente escena acude a su madre llorando y dice que Sylvia esta diciendo mentiras sobre ella (Que es una mujer fácil) a las personas del pueblo.
Al otro día Gerturde castiga a Sylvia delante de toda la familia. La hostiga a que pida disculpas a Paula, Sylvia lo hace pero Gertude obliga a Paula a golpearla. Propone la situación como una lección ante las mentiras. Gertude envía a los niños a dormir y después llora amargamente.
La noticia del embarazo ha sido diseminada en el pueblo por Rick, el muchacho enamorado de Sylvia que se encontraba espiando cuando esta detiene la situación entre Paula y Bradley.
En la siguiente escena, Rick se encuentra con Gertrude la cuál filtrea con él mientras éste le confiesa estar atraído por Sylvia. Paula llega llorando a la casa porque se da cuenta que todo el pueblo conoce la noticia.
La siguiente escena muestra a Jennie y Sylvia a la salida del colegio llamando a sus padres. Jennie encontró la nota de los padres en la basura que había desechado Gertrude.
Le cuentan a la madre de los castigos por el cheque atrasado y el padre aduce que el cheque fue enviado en tiempo y forma. Sylvia cuelga el teléfono ante la mirada de los demás hijos de Gertrude.
Al llegar a la casa Gertrude interroga a Sylvia preguntando donde sacó el dinero para hacer la llamada. Sylvia alega haber conseguido el dinero vendiendo botellas vacías, su hermana la delata y Gertrude la castiga quemándola con un cigarrillo. Los demás niños observan la situación y comentan que esa es la clase de castigo común ante el robo.
La escena que sigue corresponde a un almuerzo en la iglesia. Andy se encuentra con Gertrude y le cuenta que Sylvia estuvo sembrando la noticia de Paula en el vecindario.
Sylvia interpela a Rick preguntándole si él había comentado algo sobre el embarazo de Paula. El lo niega.
La siguiente escena es la previa al castigo final donde Paula es obligada a introducirse una botella en la vagina y posteriormente arrojada al sótano.
Rick y Gertrude observan maliciosamente como Sylvia se va con un muchacho que la invita a salir. A la vuelta, el muchacho la deja en la puerta de la casa y Sylvia ve como todos entran a la casa mirándola. Sabe que va a ser castigada nuevamente.
Gertude interpela a Sylvia sobre lo que dijo sobre su hija. También la acusa de haber coqueteado con Andy su novio. La obliga a introducirse una botella de vidrio frente a la mirada de todos los niños incluido Rick. En ese momento llega Stephanie (hasta este punto su participación no es relevante) la hija mayor, con su novio Coy. Gertrude ordena a Coy a lanzar a Sylvia al sótano aduciendo que ya no es digna de dormir con sus hijas en la misma habitación.
Gertrude aduce que este castigo es una lección por el comportamiento “inmoral” de Sylvia, dice a sus hijos que digan que Sylvia ha sido mandada a un internado por su mala conducta en caso de que alguien pregunte.
Gertrude dice a Jennie que habló con sus padres y que estos regresarán recién en noviembre (la película no muestra si esto es verdad o no).
Mientras la película avanza los personajes involucrados en las vejaciones aparecen interpelados en el juicio sobre las conductas de Sylvia. Todos dicen lo mismo: Sylvia nunca hizo nada de lo que Gertrude y Paula la acusaban.
Las siguientes escenas corresponden a castigos perpetrados a Sylvia por los hijos de Gertrude; Johnny (el varón mas pequeño), Marie, Stephanie y los amigos de estos.
Las justificaciones para la tortura están relacionadas con la orden de Gertrude: “Mama dijo que puedes”. En este punto el abogado pregunta el por qué de las vejaciones. Todos los acusados responden lo mismo: “no se”.
Gertrude recibe la carta con el examen de embarazo de Paula, entra Rick en escena preguntando por Sylvia. Gertrude lo echa diciéndole que había enviado a Sylvia a un internado.
Paula ingresa a la casa y pregunta a su madre, hasta cuando iba a durar el castigo a Sylvia. Gertrude no da respuesta y Paula decide no ser más parte de la situación.
Gertrude baja al sótano, limpia los labios y pies de Sylvia, le cuenta lo miserable de su vida y le da las gracias por entender la situación.
El reverendo de la Iglesia toca la puerta de Gertrude para indagar la situación de que Paula había ido a hablar con él por su embarazo y por la situación en su casa (Paula no reveló lo que estaba pasando con Sylvia). El Reverendo pregunta por Sylvia y por la preocupación de Paula.
Gertrude se desentiende de la situación, el reverendo decide no indagar más. Expresa su deseo de hablar con Sylvia en el internado y se va. En ese momento aparece Paula y se va con el Reverendo. Gertrude intenta detenerla diciendo: “Hago esto por ti hija!”
La situación se vuelve desesperante para Gertrude, baja al sótano con sus otros hijos y comienza a escribir en el vientre de Sylvia con un lápiz. En ese momento ingresa Rick y ella lo obliga a escribir en el vientre de Sylvia con un pedazo de hierro punzante calentado por las dos niñas más pequeñas. Gertrude lo obliga diciendo que ella no quería estar con él pero que estuvo con otros muchachos del pueblo. Lo que escribe en su vientre es: “I am a prostitute and im proud of it”. (Soy una prostituta y estoy orgullosa de serlo). Después de esto la película muestra un acto ético de Paula y Rick que la sacan del sótano mientras Gertrude duerme, Sylvia retorna con sus padres y vuelven a la casa a buscar a Jennie. Esto es una fantasía de Sylvia, que ya ha muerto.
La historia continúa con los niños, incluido Rick intentando resucitar al cuerpo de Sylvia mientras Gertrude niega la muerte, aduce que esta fingiendo. A partir de este momento ya nadie escucha sus órdenes. Rick llama a la policía que llega inmediatamente. Jennie dice: “Sáquenme de aquí y les contaré todo”.
La escena que sigue es la de Jennie en el estrado. El abogado pregunta porque nunca había dicho nada a nadie de lo que le estaban haciendo a su hermana. Ella dice: “Gertrude dijo que me iba a pasar lo mismo si decía algo”.
La última en ser interpelada es Gertrude que niega absolutamente todo alegando un estado de enfermedad que le impedía ver lo que estaba pasando, por ello, culpa a sus hijos de la muerte de Sylvia. Es condenada a cadena perpetua. Se hace responsable de lo sucedido 5 años antes de morir en la cárcel. El fantasma de Sylvia aparece visitándola en la celda. En cuanto a los padres de Sylvia, dejaron a Jennie con un tutor y continuaron con su vida en el circo.
ANALISIS.
An American Crime intenta mostrar desde un lado distinto a una simple enumeración de sucesos la causa de un crimen, un crimen casi inexplicable desde el punto de vista judicial.
Los vectores subjetivos de los personajes empujan con una vertiginosidad inusitada a un goce perverso completamente desrregulado. La victima, sus padres, su hermana, los vecinos, Gertrude, sus hijos y el pueblo entero toma decisiones que empujan a la consecución de la muerte de Sylvia.
¿Qué causas se interrogan?, ¿Qué puede decirse sobre la Obediencia Debida? ¿Cómo se puede pensar la victimización? ¿ Qué papel cumple la religión aquí? Son interrogantes a desplegar en este trabajo.
Pensando en la consigna de la cátedra, se interrogará el circuito de responsabilidad de el Padre de Sylvia, sin embargo, el horror ocurre por el complejo entramado de decisiones de varios personajes que desencadenan en una “metástasis de goce” .
Antes de hablar del circuito de responsabilidad en cuestión nos parece pertinente hacer aclaraciones de porque se ha tomado al padre como punto de análisis y no a Gertrude o a otro personaje principal.
En primer lugar creemos que es uno de los personajes en donde se muestra más claramente el circuito de responsabilidad. En segundo lugar preferimos dejar la figura de Gertrude para hablar del Amo, de la renegación y de la obediencia debida.
Otro personaje interesante es el de Paula, la hija mayor. Esta se debate entre la obediencia plena a su madre, a su saber, a ser su instrumento y a querer salirse de este circuito. Llega a alcanzar un acto ético en la fantasía de Sylvia.

CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD

Nos proponemos analizar la dimensión de la responsabilidad en relación a la situación que enfrenta el personaje Lester Likens (Padre de la protagonista) y sus decisiones al respecto.
Se podría ubicar la decisión de Lester en dejar a sus niñas a cargo de la señora Baniszewski dentro del Tiempo 1 puesto que de acuerdo a la situación en la que se encuentra inmerso, el mismo toma la iniciativa de pagarle a Gertrude pensando en que era la mejor manera de que las niñas no deban viajar permanentemente, manteniendo sus actividades tales como su asistencia al colegio y por otro lado tanto él como su esposa iban a tener la posibilidad de aceptar la posibilidad de trabajo que se le había presentado recientemente. Queda a la luz entonces que esta primera decisión tomada por Lester suponemos quedaría agotada con los fines anteriormente descriptos. Es así como el protagonista “lleva adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuales fue concebida” .
La intención que podemos ver aquí es de resguardo con un manto de confianza depositada sobre Gertrude, considerando que si ella tenía tantos chicos a su cargo y que se los veía bien, entonces no había motivos para desconfiar de sus habilidades de cuidado con los niños. No hay ningún indicio que en ese momento de la toma de decisión de cuenta de algún otro tipo de intencionalidad por parte del padre de las chicas.
Sin embargo con el transcurso de la película vamos viendo que Lester sí recibe ciertos indicios de que las cosas no estaban saliendo tal cual habían sido proyectadas en un principio. El primer cheque enviado por el padre de las chicas se atrasa y allí es entonces donde Gertrude descarga su bronca con Sylvia y Jennie, las castiga. ¿Cómo? Azotándolas en el sótano. Jennie no resiste el castigo y entonces Sylvia le pide a Gertrude que el castigo se le aplique de lleno a ella (el de su hermana incluido). Las hermanas quedan muy conmovidas por la situación y al otro día Jennie encuentra entre medio de la basura una carta de sus padres donde figuraba un número telefónico en donde podían localizarlos. Así es como se establece la primera pista hacia Lester que le indicaban que las cosas que no estaban sucediendo tal cual lo esperado. Es decir, nuestro personaje “recibe de la realidad indicadores que lo ponen sobre aviso respecto de que algo anduvo mal. Las cosas fueron más allá -o más acá- de lo esperado”
Sylvia y Jennie llaman al número telefónico que habían conseguido y finalmente su madre atiende la llamada. Es una comunicación muy corta en donde Jennie alcanza a decir: “Gertrude es muy estricta mamá... estamos en problemas.” A lo que la madre contesta: “¿Cómo?, ¿ella las castigó? En ese momento interrumpe la escena el padre que escucha a su mujer hablando con sus hijas y añade: “¿Esas chicas se metieron en problemas otra vez? Déjame hablar con ellas” e intenta sacarle el teléfono a su esposa sin lograrlo. Sylvia dice: “Ella esta furiosa porque el pago se atrasó”, “¿Se atrasó el cheque?” replica la madre dirigiendo su mirada hacia su marido, quien responde: “No se atrasó nada, déjame hablar con ellas” Si bien el padre intenta nuevamente hablar con sus hijas en ese momento las mismas se ven obligadas a cortar la comunicación ya que descubren que están siendo observadas por los hijos de Gertrude. “Debemos irnos” dice Sylvia y termina con la comunicación telefónica.
Sin embargo esta situación no genera en los padres de las chicas reacción alguna, aunque podemos ubicarlo como una de las pistas que el padre recibe a lo largo de la historia en relación a las consecuencias de aquella primera decisión que hemos ubicado en el T1.
El maltrato de Gertrude hacia las hijas de Lester Linkes se centra ahora en Sylvia, quien se convierte en victima de una serie de torturas que se van a agravando con el pasar de los días. Esta línea creciente se refiere tanto a la severidad de las mismas como al aumento de personas involucradas en esta situación de humillación hacia Sylvia, ahora ya no es Gertrude la que aplica los “castigos” sino también cada uno de sus hijos que bajo la justificación de obediencia a las órdenes de su madre, terminan denigrándola hacia un punto de pérdida de identidad absoluta, ya no es “Sylvia” la que está encerrada en el sótano sino una “cosa” a la que se le está permitido hacer cualquier maldad.
Esta situación encuentra su fin cuando Sylvia muere. Allí es cuando en los hijos de Gertrude pareciera haber una regulación al goce por el efecto de la muerte, el amo Gertrude cae de su lugar y aparece un agujero en el discurso de la madre de los chicos, llaman a la policía y finalmente nos encontramos con el juicio donde cada uno de los integrantes de este caso es llamado a declarar.
Aquí es donde vamos a ubicar al Tiempo 2, en el momento en el que el padre es llamado a declarar, a relatar hasta que punto las consecuencias explicitas de este caso tienen que ver con las decisiones tomadas por él. Se podía decir entonces que aquí es donde “El sujeto (Lester) se ve interpelado por esos elementos disonantes. Algo de esa diferencia le pertenece.” Hay alguien externo, un otro que lo interroga y abre la posibilidad de nacimiento de una nueva escena diferente a la anterior. Aquí es donde la realidad interpela al sujeto, a Lester. Donde algo inesperado, impensado lo toca de cerca, acto que desde luego no es sin consecuencias.
Situemos en un fragmento de la película el T2: El abogado pregunta: “¿estaba usted dispuesto a dejar a sus hijas con una completa extraña?” Frente a lo cual Lester contesta: “Conversamos y luego ella se ofreció a cuidarlas y tratarlas como si fueran suyas”. Definitivamente él había sido quien había propuesto dejar a sus hijas bajo el cargo de Gertrude y quien había realizado el acuerdo del pago de 20 dólares semanales.
Es conveniente indagar en este punto sobre la hipótesis clínica, tratando de descubrir qué podemos ubicar debajo de este circuito. En el T1 Lester decide algo. ¿Qué decide Lester? En este punto no es importante qué es lo que decide sino cómo lo decide. Cuando Lester acude a la casa de Gertrude, esta le ofrece el cuidado de sus hijas por un monto de 20 dólares semanales, en un primer momento él decide consultarlo con su esposa, y es allí donde Gertrude toca su pierda de una manera muy insinuante. Este acto parece inclinar la balanza de la decisión del mismo hacia no consultarlo con su mujer. Gertrude lo interpela para que él tome la decisión a solas. ¿Qué podemos pensar en relación a esta escena? Que el deseo sexual de Lester prima por sobre asegurarse el bienestar de sus hijas, pareciera entonces que lo importante para el es mantener un vinculo con Gertrude mas allá de sus condiciones de tutora. De todas maneras esto no es algo de que Lester se percate en ese momento, sino hasta el juicio frente a la pregunta: “¿estaba usted dispuesto a dejar a sus hijas con una completa extraña?”. Podríamos pensar entonces que Lester había dejado a sus hijas bajo el cargo de Gertrude ubicándola en una posición de posible affaire. Dejar a sus hijas con ella era una forma de mantener un vínculo con esa mujer. En el momento del juicio la expresión de su rostro denota culpa por su decisión. Sin embargo no podemos decir que en su discurso se manifieste el conflicto, simplemente no se implica en la situación y parece quedarse en lugar de espectador aduciendo que Gertrude parecía ser una buena tutora. Aquí es donde ubicamos nuestra hipótesis clínica. La culpa neurótica aparece como sustituto de la angustia ante la interpelación. Simplemente, Lester no despliega en su discurso un tercer tiempo, al igual que todos los personajes implicados en el crimen. Esto se puede ver redoblado en la culminación de la historia. Él y su mujer dejan nuevamente a su hermana Jennie con tutores, el hecho parece no haber hecho mella en su posición subjetiva.
No es un sujeto judicialmente responsable por la muerte de su hija sino un sujeto subjetivamente responsable.

AZAR Y NECESIDAD
El azar aparece como lo fortuito lo que el sujeto no puede manejar. En este caso podemos situar esto en la coincidencia temporal y espacial de las niñas Likens con los hijos de Gertrude en el autobús de la iglesia. Otro vector azaroso que puede situarse es la coincidencia perfecta entre demanda y oferta. El padre tenía pensado dejar a sus hijas a cargo de un tutor y Gertrude necesitaba dinero para sobrevivir. La necesidad la podemos ubicar del lado del “mantenimiento” de las necesidades biológicas de sus hijas que debido a su corta edad no pueden valerse por si mismas. Esta situación se ve agravada por las secuelas de Poliomielitis en Jennie (Hija menor).
Sin embargo podemos decir que en el hecho ocurrió exactamente lo contrario. La necesidad de determinadas condiciones para el mantenimiento de lo biológico se vieron interrumpidas por los daños físicos y el descuido del que fue victima Sylvia llevándola a la inexorable muerte.

UNIVERSAL, SINGULAR Y PARTICULAR
Las categorías de Universal, Singular y Particular pueden ser abordadas desde dos lugares y situaciones distintas. En primer lugar podemos explicar el lugar de la religión como un sistema particular creado por el humano para poder abordar lo universal de la muerte y la sexualidad, lo que es inherente a la especie.
En este caso, desde el lugar de Gertrude podemos decir que ella se encuentra inmersa en lo particular de las leyes morales de la comunidad y de la iglesia. Estas constituyen un particular que es singularmente renegado. La renegación como mecanismo propio de la perversión consiste en darse cuenta de la existencia de la ley pero a su vez esta existencia es negada. El mecanismo aparece como una doble negación. “Negar de que se niega”.
La singularidad de Gertrude se despliega en ese sentido, el mecanismo de la renegación aparece como distintivo en relación a la culpa neurótica.
Esta singularidad de estructura aparece claramente desplegada en el momento de la muerte de Sylvia. Gertrude descree el hecho de la muerte, de los efectos de castración de ella.
Por otro lado, Lo universal de la sexualidad de la especie humana es abordado particularmente en la institución del matrimonio, en este caso, el padre se encuentra dentro de ésta. Sin embargo el acto con Gertrude deja ver cierta singularidad en relación al concepto de “la mujer” que tiene nuestro personaje en cuestión. La salida de la sexuación es un hecho totalmente singular en cada sujeto, el hecho de que la insinuación de Gertrude haya inclinado la balanza en la decisión de Lester hace resonancia con la singularidad de su fantasma.

ETICA Y MORAL
Podemos interrogar la ética y la moral desde el personaje de Paula, (Hermana mayor de todos los hijos de Gertrude). No podemos decir si Paula es o no ética, pues “Nadie es ético. Existen o no actos éticos (…)” Pero entonces, ¿No es acaso un acto ético el hecho de que Paula no quiera participar mas a Sylvia en el momento en que aparece la figura del reverendo?
Podríamos decir que sí, este acto se corre del discurso planteado por el amo, en este caso la madre. Esto se puede corroborar situando brevemente el circuito de responsabilidad de Paula. En el T1 Paula decide mentir sabiendo que Gertrude alguna acción iba a tomar al respecto pero sin considerar la magnitud del desenlace. Los hechos se suceden, los castigos van en crescendo y ella decide dejar de ser instrumento del Otro. La aparición del reverendo es causa directa de una visita anterior de Paula, en estas escenas se deja ver que ella busca un saber “Paterno” anclado en lo particular de la religión. Esto tiene como efecto la visita del reverendo a la casa de Gertrude, en este momento Paula se ve interpelada con respecto a lo que esta aconteciendo en el sótano y decide no participar más de esta escena. Aquí podríamos ubicar el T2. Posteriormente hay un acto ético fantaseado por Sylvia en donde Paula llegaría a un tercer tiempo. Se muestra que Paula ayuda a Sylvia a salir de esta situación lo cual implicaría un acto de responsabilidad en indeterminación y soledad que implica por correrse del discurso amo.
Podemos decir que la moral se encuentra inscripta en el grupo, es la obligación del sujeto a la ley. El personaje de Gertrude es un claro ejemplo de moralidad. ¿Cómo podemos llegar a decir que este personaje es un ejemplo de moralidad? Porque organiza ceremonias de castigos corporales relacionados directamente con los mandamientos de la iglesia cristiana. Intenta llevar una vida recta, criando de “la mejor manera posible” a sus hijos adoctrinándolos bajo la ley moral cristiana. Obviamente los resultados no son del todo los esperados ya que la dimensión de su discurso se mantiene siempre dentro de este sistema particular. La moral esta del lado de la necesidad, de lo que hay que hacer y es contraria a la ética.

¿UN CASO DE OBEDIENCIA DEBIDA?
An american crime interroga desde el punto de vista judicial la responsabilidad de varias personas implicadas en un crimen. En su mayoría niños y adolescentes.
Al igual que en el juicio a Eichmann se intenta buscar una responsabilidad jurídica en cada uno de los participantes con respecto al acto. Esto se logra satisfactoriamente con la confesión de cada uno de ellos con una posterior condena.
¿Qué es lo que quiere mostrar el director? Justamente, intenta buscar algo mas profundo que la mera responsabilidad judicial.
Podríamos decir que en este caso la figura de Gertrude usurpa el lugar paterno posesionándose como una ley de saber sabido. La obediencia de sus hijos, los vecinos y la misma Jennie esconde el goce de la instrumentalización, el saber sabido de la ley se transforma en compartido. Los niños funcionan entonces como instrumento de ese saber que a su vez comparten. ¿Que podemos decir acerca de esto? Que hay una salida a un goce exitoso, lo cual es un precio que tal vez la mayoría de los neuróticos esta dispuesto a pagar. ¿Por qué? Porque es más fácil evitar la angustia por medio de un sistema significante aparentemente completo.
Hacer este tipo de análisis en este caso implica quizás pasar por alto el sencillo hecho de que la psiquis de un niño necesita creer en un Otro para poder constituirse en el campo de sujeto.
Podemos concluir que la subjetividad de Gertrude es un punto de sombra con respecto a los indicios que se dan en la película pero podemos decir cuál es su función dentro de ese sistema de filiación. El último bastión de la ley para esos niños.

¿VICTIMIZACIÓN O CULPABILIZACIÓN?

Estas dos categorías implican posiciones en espejo con respecto a un victima, posiciones moralistas, enclavadas en lo particular.
Esta película tiende a destacar el borramiento subjetivo de la victima desde el lado de la victimización, es decir, sacralizando el sufrimiento. ¿Cómo funciona esta lógica? Simplemente borrando marcas subjetivas de la víctima y mostrarla como algo santo.
Podemos decir esto a partir de una escena: El momento en que Gertrude le da las gracias a Sylvia. La escena rememora una escena de la religión: la crucifixión. Esta limpia sus pies y su boca y le da las gracias. Sylvia parece estar en otro nivel, en un nivel de santidad. Parece expiar los pecados de todos pagando con su sufrimiento.
¿Qué podemos decir de esto? El efecto particularista anclado en las reglas morales religiosas hace pensar que el sufrimiento es la clave para La Verdad, la posibilidad de salvación.
Sylvia siempre se mantiene aquí, con sus decisiones se borra como sujeto y acepta los castigos físicos y morales una manera pasiva, acepta las mentiras. Pareciera estar diciendo:”Perdónalos Señor ellos no saben lo que hacen”.

BIBLIOGRAFÍA

Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.

Borges, J.L., Biografía de Tadeo Isidoro Cruz. En Obras Completas. Vol. 1. Emecé Editores, 1974,

Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

Lo Giúdice, A.; Olivares, C. (2006) "Identidad y responsabilidad". En Violaciones a los derechos humanos frente a los derechos a la verdad e identidad, Abuelas de Plaza de Mayo, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. (1998). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de cláse teórica. Publicado en la página web de la cátedra.

Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: