por 

PSICOLOGIA ETICA Y DERECHOS HUMANOS CATEDRA 1

SEGUNDO PARCIAL DOMICILIARIO

PELICULA ELEGIDA: “APARIENCIAS”

ALUMNOS: DELCOURT, GASTON DNI: 31.160.302
LEONI, VALERIA DNI: 30.959.536

TITULAR DE CATEDRA: JUAN JORGE MICHEL FARIÑA

DOCENTE DE PRACTICOS: ANA, CORINALDESI

COMISION: 4

Recorte situacional:
Hemos elegido para el análisis del presente trabajo la película “Apariencias”. Dicha película narra la historia de Carmelo personaje interpretado por Adrián Suar, una persona tímida con muchos problemas para establecer relaciones sociales. Carmelo se enamora perdidamente de Verónica, personaje interpretado por Andrea Del Boca. Se conocen en el trabajo, casi no tienen relación. Ella se va de viaje por tres meses al exterior, a su regreso Carmelo la va a buscar al aeropuerto listo para declararle su amor. Va al aeropuerto acompañado de su mejor amigo Beto (personaje interpretado por Diego Pérez). Ella llega acompañada de su prometido, con lo cual Carmelo se frustra y no puede decirle lo que siente. Al salir junto a Beto del aeropuerto quedan atrapados en una manifestación que hacía la comunidad gay por sus derechos. Carmelo viene lamentándose, contándole a Beto lo que siente entre la gente en la manifestación y le acercan un micrófono. Sin darse cuenta sus palabras son tomadas como parte de un discurso defendiendo los derechos de los homosexuales. Estas palabras son oídas por Verónica quien ahora cree que Carmelo es homosexual. Al enterarse Carmelo aprovecha esta situación para acercarse a ella y ser su “amigo gay”. Pero también se da cuenta que ese personaje que esta jugando le permite desenvolverse socialmente como antes no podía. En un punto comienza a preguntarse si no será realmente homosexual. Todas las dudas que vive Carmelo a lo largo de la película las trata de esclarecer con su fiel amigo Beto. Este último trata de convencer a Carmelo de que no es gay y que se deje de pavadas. Carmelo en su desesperación por saber si es gay o no le pide a Beto un beso para esclarecerse. Logra convencer a Beto para ésto diciéndole que está desesperado y que solo él y nadie más puede ayudarlo. Finalmente concretan un beso, más bien un pico y Carmelo despeja sus dudas, se da cuenta de que no es gay, sin embargo ahora las dudas recaen sobre Beto.
El sujeto tomado para el análisis es el personaje de Beto mediante el cual esperamos dar cuenta del los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad.

Análisis:
Intentaremos ubicar los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad. Para esto hay que tener en cuenta que la responsabilidad de un sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Entendemos la necesidad como aquello que va a ocurrir inexorablemente, llamado desde el sentido común “destino”. La necesidad establece una relación causa efecto. En el recorte elegido no logramos puntualizarla. En cuanto al azar es aquello que cotidianamente nombremos como “suerte”, como aquello casual sin relación causa efecto. En el recorte elegido ubicamos el azar jugando en el momento donde Carmelo y Beto se van del aeropuerto y quedan atrapados en la manifestación gay, a raíz de la cual comienzan las dudas de Carmelo y posteriormente de Beto.
La escena que tomaremos para análisis del circuito de la responsabilidad es la siguiente:
Estaban Carmelo y Beto en la habitación de Carmelo:
Carmelo dice: Soy gay
Beto: ¿Qué? No…
Carmelo: Hablando como hablé(…).me sentí mucho mejor(…)me di cuenta que cambiando la postura, levantando los hombros el mentón, la columna vertebral mas derecha, la gente me prestaba mas atención(…).
Beto: Mira, un tipo para que se considere gay mínimanente tuvo que haber pasado una experiencia con una persona de su mismo sexo. ¿Vos te pensás que porque tiras los hombritos para atrás, levantas el mentón caminas derechito ya sos gay? Y nada que ver lo tuyo es otra cosa.
Carmelo: ¿Y como te das cuenta de que sos gay? ¿Cuales son los síntomas?
Beto: Fácil… ¿Alguna vez te gusto un hombre?
Carmelo: No.
Beto: Entonces no sos gay
Carmelo: Me está pasando otra cosa Beto, ayudame, dame un beso. Estoy pasando por un momento difícil sino no te lo pediría.
Beto: No… pará, entonces vos sos trolo querido.
Carmelo: ¡Beto! me tenés que ayudar, sino te lo pido a vos ¿a quien se lo voy a pedir?
Beto: ¡Que se yo a tu viejo, al perro!
Carmelo: No Beto, sos vos, vos me tenés que ayudar.
Beto: Bueno pero rápido.
Se dan un pico.
Beto: ¿Y que sentiste?
Carmelo: Asco, yo no soy gay soy un boludo.
Beto: No bue…pará pará vamos a hacerlo bien, un beso completo, eso no sirvió para nada, no sirve como experiencia para comprobar nada, vamos a acercarnos bien, a sentir los olores, el tacto, los cinco sentidos en juego, así que dame un beso…aflojate. (En este momento lo abraza y se acerca para besarlo mientras Carmelo se resiste). Miráme, soy Beto, tu Beto
En este momento entra el padre, ellos disimulan cantando la milonga”Azcuar pimienta y sal” con voz de “machos”.
Padre: ¿Andan en alguna gilada de comilones o algo así?
Beto: Tiene razón don Orlando parecemos dos maricones.
Padre: Fíjense un poquito porque en el barrio comentan(..)
El padre se retira.
Beto mirando a Carmelo: ¡Listo! Se terminaron los besos y estas boludeces
Carmelo: ¿Qué beso? Si vos me quisiste apretar recién.
Beto responde cambiando de tema hablándole de Verónica y diciéndole que se deje de mariconear y que pase mayor tiempo con ella.
Fin de escena.
En el circuito de la responsabilidad el tiempo uno es aquel donde el sujeto realiza una acción con un determinado fin, creyendo que tal acción se agota en los fines para la que fue concebida . Ubicamos como tiempo 1 la frase de Beto “Entonces no sos gay”. La acción de Beto está destinada a disuadir las dudas de Carmelo. Beto se muestra como un sujeto seguro, un sujeto de la certidumbre. Un universo que se quiere completo. Beto tiene la respuesta, tiene la “posta” de cómo darse cuenta de si se es gay o no, basándose en las creencias moralistas que dictan que si alguna vez te gusto un hombre sos gay y sino no. En este tiempo no aparece nada que convoque al sujeto para hacerse ninguna pregunta.
El tiempo dos del circuito de la responsabilidad aparece definido como una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal. Su acción inicial en el tiempo uno fue mas allá, o más acá de lo esperado . Ubicamos el tiempo dos en el momento del beso. Este beso aparece interpelando al sujeto seguro del tiempo uno, irrumpe en ese mundo de certezas. Podemos pensar esto como una singularidad en situación, singularidad que desarma el universo de Beto, rompiendo con su particularismo y llamándolo a responder. La interpelación implica desde su aparición en el universo una deuda por la que hay que responder. Beto está obligado a responder, ya que algo del deseo inconsciente se jugó en esa interpelación. Ante la convocatoria a responder se abren diferentes posibilidades: el sentimiento de culpa, la proyección, la negación, la intelectualización, y en líneas generales, la formación sintomática . Estas son las respuestas que el sujeto da desde el yo, que vuelven al surco moral taponando la dimensión ética.
En Beto aparece como primera respuesta ante el beso la proyección, ya que pone en Carmelo sus dudas, cuando en realidad, el deseo de un segundo beso para asegurar su sexualidad se juega en él. Ej.: Beto: ¿y que sentiste?
Carmelo: asco, yo no soy gay soy un boludo.
Beto: “no bue…pará pará vamos a hacerlo bien, un beso completo, eso no sirvió para nada, no sirve como experiencia para comprobar nada, vamos a acercarnos bien, a sentir los olores, el tacto, los cinco sentidos en juego, así que dame un beso aflojate. (En este momento lo abraza y se acerca para besarlo mientras Carmelo se resiste). Mírame, soy Beto, tu Beto”.
Cuando el padre de Carmelo entra en escena, invocando la parte social y moral diciendo “¿Andan en alguna gilada de comilones o algo así?”, ambos se avergüenzan y actúan conforme a la moral entonando la milonga con voz de “machos”. Esta respuesta nuevamente desde el yo, apela a la vergüenza que es una manifestación del sentimiento de culpa, es un sentimiento que viene desde la moral desde lo que siente un sujeto entre Otros.
Otra respuesta de Beto a la interpelación es a través de la negación. Ej. Beto mirando a Carmelo:” ¡Listo! Se terminaron los besos y estas boludeces
Carmelo: ¿Qué beso? Si vos me quisiste apretar recién.”
Todas estas respuestas que Beto brinda, como dijimos son respuestas del yo. Dan cuenta de la falta de responsabilidad subjetiva. Teniendo en cuenta que la culpa es el reverso de la responsabilidad, cuando la responsabilidad del sujeto está ausente aparece su contraparte como sustituto, el sentimiento de culpa. Como dice Lacan “La única cosa de la que se puede ser culpable es de haber cedido en su deseo”, Para poder actuar conforme a su deseo Beto debería desentrañar la culpa y así tendría otra respuesta posible que sería la de la responsabilidad subjetiva, la del Sujeto del Inconsciente. La responsabilidad subjetiva interpela al sujeto más allá de las fronteras del yo, asentándose en la noción de sujeto del inconsciente. Esta acción que tendría efecto sujeto instaura el tiempo 3 en el circuito de la responsabilidad. En nuestro recorte Beto queda atrapado en el circuito yendo del tiempo uno al dos, operando sobre el eje moral, de lo particular, del sujeto autómono, sin poder pasar a un segundo eje, el de la responsabilidad subjetiva, de lo ético, del sujeto inconsciente.
Si en el tiempo dos el sujeto se ve interpelando ciertos elementos disonantes y algo de esa diferencia le pertenece, la hipótesis clínica, será la encargada de explicar el movimiento que supone que el tiempo dos se sobreimprime al tiempo uno resignificándolo . En nuestra hipótesis clínica sobre el recorte elegido pensamos que Beto tiene un punto ciego, algo no resuelto en base a su sexualidad que lo lleva a responder proyectando sus dudas en Carmelo, negando que él quiere repetir el beso, sin hacerse responsable de su deseo. El sujeto aparentemente seguro del tiempo uno se ve conmovido en un tiempo dos, y no dando lugar a un tiempo tres, niega y proyecta su conmoción volviendo a la posición segura del tiempo uno.

Bibliografía:

* D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

* Juan Jorge Michel Fariña “Responsabilidad: Entre necesidad y azar” Ficha de Cátedra.

* Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: