Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Arrástrame al infierno >

por 

Sinopsis:
La película elegida para responder la consigna que nos convoca se llama “Arrástrame al infierno” ( Drag me to hell). La película dirigida y escrita por Sam Raimi pertenece al género del terror, y fue estrenada a mediados del año 2009. La película empieza mostrándonos la historia de Chiristine, una joven de orígenes humildes que actualmente se encuentra trabajando en un banco de la ciudad. La protagonista se presenta como una persona pasible y amable que gusta de ayudar a los demás . Chiristine se encuentra en un momento difícil de su vida, si bien tiene una pareja estable, el prestigioso profesor Clay Dalton, con el que mantiene una buena relación, no cuenta con la aprobación de su suegra de la cual recibe constantes criticas a causa del sector social del que proviene. En su trabajo las cosas no van mucho mejor, ya que a pesar de ser una de las empleadas mas eficientes, su jefe no le otorga el reconocimiento que merece. Es en este contexto en el cual Chiristine recibe un día en el banco la visita de la Sra. Gaun, una anciana acreedora de un aspecto y de modales que denotan el origen humilde de esta. La Sra. Gaun le explica a Chiristine que los empleados del banco están embargado sus pertenencias, por haberse atrasado en los pagos de su hipoteca . A su ves argumenta que el motivo del atraso se debió al padecimiento de una enfermedad que finalmente la dejo sin uno de sus ojos, es por esto que le solicita a la protagonista que la ayude otorgándole un plazo en el pago de su hipoteca. Chiristine se muestra complaciente por tratar de ayudar a la anciana , y se dirige a su jefe , el Sr. Jacks, de quien de obtiene una respuesta un tanto confusa. Su jefe argumenta que si bien el otorgarle la extensión del plazo a la anciana no es del todo conveniente para las arcas del banco, le delega la decisión final a Chiristine. Todo hace pensar por la personalidad de Chiristine , que el futuro de la casa de la anciana no corre peligro. Sin embargo la protagonista finalmente toma una actitud que sorprende al espectador al negarle el préstamo a la Sra. Gaun. En vano son las suplicas de la anciana ante la negativa de la joven quien asegura que no existe nada que ella pueda hacer ya que el banco se niega a extenderle el plazo de pagos. Luego de verse humillada y expulsada por la seguridad del banco, la Sra. Gaun espera a Chiristine escondida dentro del auto de esta ultima y luego de un largo forcejeo logra arrancar un botón del saco de la joven, pronuncia unas palabras confusas en un idioma extraño y por ultimo le devuelve el objeto.
Durante esa misma noche la joven es victima de una serie de hechos extraños y aparentemente azarosos, adjudicados por su novio a los efectos causados por el stress emocional. Chiristine parece quedarse tranquila con esta explicación. Sin embargo al otro día, el “azar” deposita a la joven en las puertas del negocio de un médium vidente. Movida por su intuición decide consultar al vidente el cual luego de hacerle un pequeño cuestionario sobre los sucesos ocurridos en los últimos días de la vida de la protagonista , le revela que la causa de estos extraños sucesos se debe a que ha sido maldecida, y que como consecuencia de esto durante tres días recibirá la visita de un espíritu maligno que convertirá su vida en un infierno. Chiristine en el relato le asegura al vidente que ella no es la culpable de no haber podido ayudar a la anciana , explicación ante lo cual el vidente se muestra indiferente. Movida por la culpa la joven se dirige a la casa de la Sra. Gaun, para otorgarle el plazo hipotecario solicitado. Sin embargo en la casa de la anciana Chiristine se encuentra con la nieta de la Sra. Gaun ante la cual nuevamente intenta excusarse en su responsabilidad del episodio acontecido, culpando a su jefe el Sr. Jacks . La nieta de la anciana hace caso omiso de sus explicaciones y se muestra hostil frente a ella asegurándole que es merecedora del castigo que le espera y a su ves le informa que su abuela falleció ese mismo día.
Las premisas inferidas por el vidente poco a poco van cumpliéndose, y la vida de Chiristine se ve envuelta en un sin fin de desgracias y ataques demoníacos. Apremiada por el tiempo y luego de varios intentos fallidos de librarse del espíritu que la asedia, se anoticia a través de las palabras del médium, de la posibilidad de librarse de la maldición regalando el objeto maldito (un botón) a otra persona quien cargara con su maldición y su destino. Chiristine se instala en una cafetería alejada de la ciudad , llevando consigo el objeto maldito decidida a entregárselo a cualquier otra persona . Empieza a mirar a su alrededor para elegir quien será quien cargue con su oscuro destino, luego de analizar a las potenciales victimas un largo rato se da cuenta de que no puede hacerlo y toma la decisión de hacerse cargo a su destino y enfrentarse ella misma al demonio, lo cual será la decisión que finamente la lleve a la muerte.

Análisis:

Existen tres tiempos lógicos que conforman el circuito de la responsabilidad. Como es natural empezaremos a ver en que consiste el primero de ellos, y diremos que existe un tiempo1 (T1) en el cual el personaje lleva adelante una acción con ciertos fines determinados, suponiendo que ese accionar se agotara en los objetivos para los cuales fue concebido. Es decir se lleva a cabo una con acción con un objetivo, y podemos adelantar que existe en ese acto del T1 una posición deseante que no es conciente. Podemos ubicar como T1 en nuestra película, a la conducta que toma Chirstine frente a las suplicas de la Sra. Agnus, para que se le extienda un plazo de prorroga en el pago de su hipoteca. Como sabemos Chiristine consulta el pedido de la anciana con su jefe, el cual si bien no lo ve del todo conveniente para las arcas del banco, termina delegándole a ella la decisión final. La protagonista decide negarle la prorroga a la Sra. Gaun argumentado que no hay nada que ella pueda hacer ya que cuenta con la negativa de su jefe y del banco. Esta decisión tiene como consecuencias el enojo de la anciana que hace manifiesto maldiciendo a Chiristine y condenándola a una ola de tormentos por las que tiene que atravesar en los días posteriores, los cuales finalmente desencadenan con su muerte. Las circunstancias fueron mas allá de lo que seguramente concibió la protagonista a la hora de negarle la prorroga de pagos a la Sra. Gaun y, que por lo tanto, la acción se agotaría en el fin mismo de negarle dicha prorroga. Este primer tiempo del circuito es aquel de la afirmación, aquel de la certidumbre del yo. Es el tiempo en que la ilusoria consistencia del yo parece adueñarse de la situación. Es en este momento en el que situamos al sujeto varado en la dimensión particular.
En este punto podemos afirmar que solo con la aparición de una interpelación (T2) se abre el circuito de la responsabilidad. Fariña nos dice : “las cosas fueron mas allá de lo esperado”, a lo que hace referencia la cita es a que esta interpelación (T2) funciona a modo de indicadores que provienen de la realidad y que dan aviso al sujeto de algo no salio como se esperaba . El T2 va mas allá de la acción conciente que tiene el sujeto al momento de la acción, se interpela al sujeto sobre el T1, D Amore en el escrito Responsabilidad y culpa, en la transmisión de la ética, nos dice: “La fuerza simbólica de la interpelación proviene de la internalizacion de la ley simbólica, es por eso que en este sentido la interpelación es exigencia de respuesta mas allá de lo que “yo” querría responder.” Es esta interpelación lo que posibilita la lectura del acto que se llevo a cabo en el T1, y de esta manera resignificarlo y refundarlo. En este punto podemos asegurar que lo azaroso no es lo que interpela, y en la película lo que podemos identificar como azar es el hecho de que entre todos los bancos que existen y entre todos los clientes y empleados del banco le haya tocado a la protagonista atender a la Sra. Gaun y no a otra. En cuanto a la necesidad definida como aquello que excede al sujeto y que viene a fundar una situación y da el contexto. Así como en el caso de Ibbieta el personaje del muro la necesidad estaba determinada por la guerra en la cual se mataba gente diariamente, en el caso de nuestra película podríamos pensar que la crisis económica (también conocida como la crisis hipotecaria) actual tiene como consecuencia que una gran parte de la población norteamericana no pueda pagar la hipoteca, y en este caso Chiristine sufra su maldición como consecuencia de los avatares de la crisis económica. La responsabilidad se da en la grieta entre la necesidad y el azar y será en ese punto en el que se habilita una puesta subjetiva, aunque a su ves como sabemos en su doble función ambas son puntos de fuga. Volviendo , podemos ubicar entonces el T2 en el momento en el que Chiristine luego de ser victima de suceso extraños y misteriosos , visita al médium vidente el cual luego de hacerle un pequeño cuestionario sobre los sucesos ocurridos en los últimos días de la vida de la protagonista , le revela que la causa de estos extraños sucesos se debe a que ha sido maldecida, y que como consecuencia de esto s durante tres días recibirá la visita de un espíritu maligno que convertirá su vida en un “infierno”. De la misma manera que Ibbieta se entera que encontraron a Gris en el cementerio, Chiristine con este indicio proveniente de la realidad parecería darse por enterada de que algo de aquel tiempo 1 no funciono bien. De esta manera la ilusoria consistencia del tiempo 1, el tiempo de la acción se ve cuestionada, y es que algo de la acción fue mas allá o mas acá de lo que fue el objetivo.
Ahora bien, podemos suponer que Chiristine sentía culpa o remordimiento por haberle negado la prorroga en la hipoteca a la Sra. Gaun dejándola sin hogar, de otro modo no le hubiera ocultado al vidente y a la nieta de la Sra. Gaun en el relato de los hechos que la decisión dependía de ella y no de su jefe. Es esta culpa lo que se observa al momento de verse interpelada por partir del vidente, y es la que observamos en el campo de la conciencia. Es solo a partir del pasaje por la culpa que el sujeto puede interrogarse, y puede responder a la demanda respecto de su deseo. Citando nuevamente a Oscar D amore en el escrito titulado: responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética, el autor nos dice: “No hay responsabilidad subjetiva sin culpa, en donde esta ultima resulta de fractura particular y la primera en singularidad (…) la interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la ley simbólica del deseo obliga a retornar sobre la acción…”.Se hace necesaria la presencia de la culpa para que el sujeto se interrogue sobre su posición deseante, y su surgimiento es lo que hace posible que se resignifique el T1. Es solo a partir de la culpa que podemos establecer una posible hipótesis clínica, ya no en el campo de lo particular, de la conciencia, si no en el campo de lo universal- singular. A través de la hipótesis clínica podemos inferir cual es la posición deseante del sujeto en el tiempo 1. Podemos esbozar la idea de que Chiristine oculta el hecho de haber sido quien decidió negarle el plazo en la hipoteca de la Sra. Gaun , dejándola sin hogar, por la vergüenza que esto le genera , la vergüenza como un reflejo del sentimiento de falta de la persona ante una situación, y la responsabilidad pensada como respuesta a la castración, a ese agujero en la estructura. Podemos pensar a Chiristine como una chica de orígenes humildes, autodefinida como una persona que gusta de ayudar a los demás desde su puesto de trabajo, que vio en la Sra. Gaun todo aquello de lo cual buscaba huir en su nueva vida, el deseo de ser reconocida como alguien fuerte capaz de triunfar en la ciudad y en el mundo de los negocios. Lugar en el cual la vieja Chiristine y su preocupación por ayudar a los demás no tiene lugar, todo esto representado en una decisión. Podemos trazar una analogía entre el deseo de dar vida a una nueva Chiristine en su versión “mejorada”, y el deseo de vivir de Ibbieta en el relato del “muro”. La responsabilidad subjetiva es la culpabilidad misma de lo que se hace y de lo que se dice, una singularidad que emite un sujeto del deseo inconciente, culpa que no es lo mismo que sentimiento de culpa, si no que hablamos de una culpa sobre un deseo inconciente. No hablamos de culpa en el sentido tradicional, si no que estamos entrando en el terreno en donde se juega el deseo inconciente. El ceder en la posición deseante es lo que genera culpa, siguiendo a Lacan :” solo es culpable quien ha cedido al deseo” .
La culpa es lo que hace posible que se resignifique el T1, y es lo que hace posible el T3 en el cual el sujeto pueda apropiarse de su propio deseo. La hipótesis clínica determina la posición del sujeto en el T1, es la respuesta sobre de que debe hacerse cargo el sujeto. Culpa y negación concomitante del deseo, por eso decimos que el T3 no consiste en un arrepentimiento conciente, si no que mediante una acción es que se da cuenta de un cambio de posición, y una responsabilizacion subjetiva. Existen diferentes respuestas posibles frente a la interpelación, que se diferencian del efecto sujeto de la responsabilidad subjetiva, podemos destacar la negación, la proyección o bien la formación sintomática, todas estas asociadas al sentimiento inconciente de culpa. En un principio podríamos ubicar a la proyección como respuesta, en la actitud que toma Chiristine de culpar al Sr. Jacks, por la negativa ante los pedidos de la Sra. Gaun. Lo que verdaderamente da cuenta del la existencia del T3 es que nosotros podemos leer un cambio de posición del sujeto Este cambio de posición subjetiva en la película elegida, lo podemos situar en el momento en que Chiristine apremiada por el tiempo y luego de varios intentos fallidos de librarse del espíritu que la asedia, se anoticia a través de las palabras del médium, de la posibilidad de librarse de la maldición regalando el objeto maldito (un botón) a otra persona quien cargara con su maldición y su destino. Chiristine se instala en una cafetería alejada de la ciudad , llevando consigo el objeto maldito decidida a entregárselo a cualquier otra persona . Empieza a mirar a su alrededor para elegir quien será quien cargue con su oscuro destino, luego de analizar a las potenciales victimas un largo rato se da cuenta de que no puede hacerlo y toma la decisión de verse cara a cara con su destino y enfrentarse ella misma al demonio, lo cual como mas tarde veremos será la decisión que la lleve a la muerte, esta es la decisión que la protagonista toma en soledad . Chiristine se nos presenta a lo largo de casi toda la película como alguien que no entiende el por que del infierno que le toca vivir , jugando constantemente el papel de victima. Es solo al final del largometraje que Christine asume su posición deseante respecto al T1, cuando cede esa resistencia a abandonar su propia imagen idealizada en la cual busca refugio . Es en ese punto en donde podemos pensar que se produce un cambio de posición del sujeto respecto al deseo en tanto falta . Existe una decisión que ubica al sujeto en una nueva posición, nos estamos refiriendo al T3, el tiempo de la responsabilidad subjetiva. Existe una singularidad como aquello que no puede ser leído en el lenguaje de la situación, singularidad que quiebra con lo particular.

Psicología Ética y Derechos Humanos
Cátedra - Fariña, Juan Jorge Michel

2do cuatrimestre 2009

Alumno: Miguel Angel Selica
DNI: 32311828
Comisión: 18
Profesora: Pérez Michielli soledad

BIBLIOGRAFÍA:
_Michel Fariña, J. J.: El doble movimiento de la Ética contemporánea. Una ilustración cinematográfica. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.

_Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

_Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
Gutiérrez, C. & Salomone, G. Z.: La responsabilidad profesional, entre la legislación y los principios éticos. En La nave, Año III, Nº 20, setiembre 1997

Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: