Warning: Zend OPcache API is restricted by "restrict_api" configuration directive in /www/vereticaycine/htdocs/ecrire/inc/flock.php on line 484
Etica y Cine

por 

Consigna 1.

Según Salomone se denomina responsabilidad subjetiva a aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, sujeto no autónomo que, por definición, no es dueño de su voluntad e intención. El campo de la responsabilidad subjetiva confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole, le es ajeno. Ajenidad que no es causa de inimputabilidad. En este campo el sujeto es siempre imputable pero no ya, en términos morales y jurídicos sino en éticos.
En la responsabilidad subjetividad los motivos de la acción responsabilizan al sujeto. En este sentido, la categoría de inimputable fomenta al desconocimiento del sujeto sobre las motivaciones inconcientes de la acción, propiciando su desresponsabilización sobre aquellos que le pertenece.
En relación a esto Freud responsabiliza al sujeto de aquello que desconoce de sí mismo, aquellos de lo que el sujeto considerado autónomo no puede dar cuenta. Sin embargo, no imputa al sujeto en el campo moral por aquello que se juega en el inconciente. Recordando que “todos somos responsables por definición”.
A partir de estos conceptos, podemos tomar el comentario de Juan Jorge Michel Fariña sobre Avatar, film que fue asignado para la realización de este trabajo. En dicho comentario, el autor plantea tres hipótesis en base al film.
La primera de ellas propone comparar la conocida historia de Pohacontas con Avatar ya que ambas presentan historias y personajes similares. De todas formas, Fariña aclara que aquellas serían las únicas similitudes ya que la primera película a cargo de Disney tuvo como motivo disminuir las polémicas frente al V centenario del descubrimiento de América; y el largometraje de Cameron se dirige en otras direcciones. Una de ellas tiene que ver con la criminalidad y violación del equilibrio ecológico presente en la película, análoga a la explotación a cielo abierto, estrategia extraccionista actual. Una segunda dirección que podría tomar el film se relaciona con el carácter simbólico que se encuentra en el árbol de los ancestros en el que los nativos depositan su más elevadas creencias y súplicas. Fariña nos afirma que estos dos recorridos no se encuentran dentro del orden del azar.
La segunda tesis planteada por el autor pretende una aproximación biopolítica ya que es observable en Avatar que el protagonista para infiltrarse en el mundo Na’ vi debe hacer uso de un ser creado a partir de su combinación genética. Esto da lugar a que el avatar formado es y a la vez no es el ser humano original que se sometió a la transformación quedando reflejado en sus dos nombres u apodos distintos ( Jake Sully como humano y Jakesully como Navi), un nickname a través del cual va emergiendo, imprevistamente, un sujeto. El biopoder desfallece en el trasnscurso de estas dos realidades en las que se posibilita para el protagonista el encuentro con algo de lo que carece en su vida como humano ( desaparición de su discapacidad), distorsionando su percepción de qué forma parte de lo real y que de lo imaginario. Jake Sully en uno de sus regresos al mundo humano expresa: “Ahora está todo al revés. Como si el exterior fuera el mundo real, y aquí el imaginario”.
El tercer planteo de Fariña rescata la sensibilidad de los Na’vi respecto de la naturaleza. La científica involucrada en la investigación reconoce la estructura biológica del “Árbol de los ancestros” en el que existe algún tipo de comunicación electroquímica entre los árboles semejante a la sinapsis de las neuronas. Sin embargo, los humanos no parecen comprender este vínculo de los nativos con la naturaleza, razón por la que no se detienen al intentar conseguir el mineral buscado.
Esto se ve claramente en la escena en la que la científica le intenta explicar a personaje político encargado de la misión, la preciada conexión de los árboles entre sí, a lo que el responde: “¿Qué has estado fumando allá afuera? Son sólo unos malditos árboles”. Fariña establece una comparación con Adorno cuando sugirió que Auschwitz comienza cuando ante el matadero de un frigorífico, alguien dice “son sólo animales”.
Teniendo en cuenta el film y el comentario de Fariña en relación a este, consideramos que el personaje sobre el cual recae la responsabilidad subjetiva es Jake Sully ya que, como veremos a continuación, podemos ubicar en torno a él un circuito de responsabilidad. Hemos observado que la segunda hipótesis planteada por el autor es la que más se vincula con el personaje mencionado ya que establece cuestiones en relación a la identidad subjetiva del mismo y la responsabilidad de este frente a sus obligaciones así como su postura frente a la obediencia.

Consigna 2.
El circuito de responsabilidad que pudimos dilucidar de la película Avatar estaría conformado por:
Un Tiempo 1 en el que el personaje lleva a cabo una acción conciente con determinados fines, es un tiempo de certezas dentro de un universo cerrado donde el sujeto tiene todas las respuestas, la acción es emprendida por el yo. En la película esto se ve reflejado en la decisión conciente de infiltración de Jake Sully como avatar para ganarse la confianza de los Omaticaya para poder negociar un traslado de su vivienda. También ubicamos aquí la grabación de videos diarios que realiza el personaje ya que a través de los mismos relata lo acontecido en el día, sus pensamientos, sentimientos y opiniones. Jake Sully realiza esta infiltración con el fin de recuperar sus piernas, hecho que le ha prometido el jefe del ejército.
El Tiempo 2 implica que algo no funcionará como se esperaba, cae el mundo de las certezas porque el protagonista se encuentra divido entre los dos mundos, esto se devela en la escena en la que Jake Sully y Naytiri consuman su amor, y repentinamente aparece el ejército humano con imponentes maquinarias para destruir los árboles del bosque. Jake, al despertar corre a intentar detenerlos rompiendo las cámaras de la maquina. Cuando lo desconectan de su avatar el encargado de la misión interplanetaria y el capitán del ejército mantienen una discusión con Jake y la científica. A continuación exhiben un video de los que Jake Sully grababa diariamente cuyo contenido era el siguiente: “No abandonarían su casa, no van a hacer un trato. ¿Por qué lo harían? ¿Por una cerveza Light? ¿Por unos vaqueros? No tenemos nada que ellos quieran. Lo que me han enviado a hacer ha sido una pérdida de tiempo. Nunca abandonarán el árbolcasa.”
A partir de esto observamos que aquella grabación de videos citada en el tiempo 1, que se presentaba como perfectamente conciente para el sujeto, se comporta ahora como un detonante que hace que el universo deje de estar cerrado, dude de su propia consistencia. Este acto de decir lo que piensa y siente sin restricciones frente a la cámara, podría ubicarse como análogo a la “asociación libre”, que tomando las palabras de Salomone: “sólo en relación a los dichos del sujeto algo del sentido singular puede advenir(…)La indicación freudiana es escuchar la verdad que se produce en el decir y que compromete al sujeto”. El personaje les ha dado la clave de lo que buscan sin darse cuenta. Se abrirá una pregunta en torno a la posición de Jake Sully respecto de los dos universos, en los que ya no sabe dónde ubicarse. Si bien en el tiempo 1, el fin conciente era la recuperación de sus piernas, consideramos a modo de hipótesis clínica que el deseo inconciente del sujeto es, en realidad, la búsqueda de su identidad. Identidad que todavía no ha podido encontrar pero que para ello ha puesto en juego la continuidad de una comunidad. Se ha puesto en juego su percepción de la discapacidad, no sólo entendida esta a nivel motriz sino como algo que desfallece en lo afectivo. El sujeto, que en un principio estaba fuertemente atravesado por la discapacidad de sus piernas, en realidad se podría pensar que estaría cubriendo una discapacidad afectiva, que en este nuevo mundo podría tener su cura al enamorarse de Naytiri. Entendemos a esta posible discapacidad como parte de la identidad que todavía no ha salido a la luz.
Por último consideramos que, según el desenlace del film, podría estar exhibiéndose un Tiempo 3, entendido este como un momento de responsabilidad subjetiva, que recordemos es “otro nombre del sujeto”. El efecto sujeto es también una respuesta a la interpelación pero ya estamos hablando aquí de una dimensión ética y esto implica la noción de acto en la que el sujeto se produce. De modo que, al hablar del efecto sujeto, hablamos del acto “ético”. En este caso el acto lo ubicamos en el momento en el que Jake Sully decide volver al mundo como avatar “sin ningún plan” sólo con la determinación de que debe hacer algo. Una vez en el bosque relata que se siente un marginado, un traidor, un alienígena: “Ahora ellos no me podían ver, necesitaba su ayuda y ellos necesitaban la mía. Pero para poder verlos de nuevo, debía llevar las cosas a un nuevo nivel. (…) A veces toda una vida se define por una loca acción”. Acto seguido logra domar al ave más peligrosa del bosque ubicándose, así, como Toruk Macto. El protagonista logra hacerse responsable, resignificando el tiempo 1, encontrando un lugar de identificación, que es lo que desde un principio estaba puesto en juego. Naytiri ratificará esto diciéndole “I see you”, frase dotada de valor simbólico en la tribu en relación al verdadero encuentro con el otro.

Consigna 3.
Podríamos considerar del orden de la necesidad y azar, el hecho de que el hermano del protagonista, el que en realidad estaba preparándose para poder conectarse con su avatar, muera repentinamente asesinado por un criminal. A este hecho, podría sumársele que coincidentemente estos eran gemelos y compartían el mismo código genético, única forma de poder usar el avatar ya confeccionado. Azar, porque como se ha expuesto, el hermano muere repentinamente y necesidad, porque es la única personas con la cual comparte el mismo código genético. De no ser así nadie podría haber utilizado el avatar.
La arbitrariedad y la causalidad llevan inexorablemente al protagonista al lugar de los hechos, a cumplir con una misión y atravesar por toda una serie de experiencias que serán decisivos para el sujeto.

Consigna 4.
Hemos detectado figuras de culpa en el protagonista en el momento en el que los seres humanos empiezan a atacar a la comunidad Na’vi, motivo por el cual Jake impulsivamente rompe las cámaras de la maquina, imposibilitando el paso de la misma a través de los árboles. Es factible que el llanto de Naytiri haya intensificado el sentimiento de culpa.
También observamos que la escena en la que los militares exhiben el video, lo responsabilizan de darles la clave para atacar a los nativos, ya que sabiendo que estos no abandonarían el árbolcasa no había posibilidades de negociación. Notamos aquel sentimiento de culpa en el rostro Jake, y la confirmación de esta culpa por parte de la científica al apoyar la mano en su hombro. Podemos detectar, también, sentimientos de culpa vinculados a la muerte de varios personajes como ser el padre de Naytiri y la científica. Será en función de esta última que acudirá a la comunidad Na’vi en busca de ayuda para su salvación. Podemos considerar que se generan en el protagonista sentimientos de culpa y de autorreproche, por haber defraudado a ambos pueblos. Jake expresa: “A penas recuerdo mi vida interior. Ya no sé ni quién soy”.
Se podría pensar que todas las figuras de culpa que aquí encontramos, por haber destruido, parte del pueblo, tienen que ver con el no hacerse cargo de lo que si debería sentirse responsable, a saber la búsqueda de identidad. Y que como resultado de eso haya puesto en peligro al pueblo Na’vi.

No encontramos indicadores de responsabilidad jurídica ya que la película está situada en un futuro lejano, y este tipo de responsabilidad se basa en normas establecidas por consenso en un momento determinado, es temática y temporal por lo que sería imprudente calificar los actos del sujeto bajo estos conceptos ya que no tenemos noción de las leyes que lo legislan. Lo que si se podría considerar es que la ley no es retroactiva, y como se sabe, se basan en los derechos humanos, no pueden violarlos. Por lo cual el hecho de la minería a cielo abierto, que en la película se observa, podría ser considerarada una violación al derecho a la vida.

Consigna 5.
Comparando Avatar con el caso de Ibbieta, podemos mencionar que si bien en el cuento de Ibbieta se desarrollo en un contexto de guerra, el de Avatar en un contexto de ataque o de usurpación. Se perciben situaciones potenciales de violencia que podrían influir en el accionar de los personajes,
Tanto en Ibbieta como en Jack Sully se les pide que denuncien, en Ibbieta se juega la vida en Jake Sully su discapacidad. Se podría establecer un paralelismo: en Ibbieta la vida del otro por la suya y en Jake Sully la vida del otro por sus piernas.
Para Ibbieta, una vez que lo han secuestrado su vida ha perdido todo sentido. En el caso de Jake Sully se alista en Pandora porque no encuentra el sentido en su vida.
En ambos casos se exige la verdad por parte de los personajes, se juega un saber que el enemigo busca, y el discurso de los personajes, sea mintiendo o por vía de la verdad logra damnificar la vida del otro (en Ibbieta de Gris, en Avatar de los Omaticaya).
En Ibbieta vemos que existe un deseo inconciente de seguir viviendo, primero una prolongación a corto plazo pero que finalmente termina salvando su vida. Y en el caso de Jake Sully, si bien a lo largo del film se percibe que el realiza todo para conseguir la operación de sus piernas, cuando por fin puede tenerlas decide prolongar su presencia en el mundo Na’vi para poder lograr un grado de confianza total. Inferimos aquí el prolongamiento de su deseo inconciente que no sería el de las piernas, sino el de seguir en busca de su identidad.
Por último si tomamos las palabras de J.C Mosca, los dos personajes son responsables, quizás no culpables de “abrir la boca”, el primero por mentir y el segundo por relatar en el video algo que comprometía a la civilización Na’vi.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: