Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Bajo anestesia >

por 

Psicología Etica y Derechos Humanos
Cátedra: Fariña, Juan Jorge Michel

Segundo Parcial

Profesora: Patricia Gorocito
Comisión: 16
Alumno: Gulli, Santiago
L.U.: 327604240
Año: 2009
Cuatrimestre: Segundo

PELICULA SELECCIONADA: “Bajo Anestesia” (2007)
DIRECTOR: Joby Harold.
Recorte de la película:
Bajo Anestesia cuenta la historia de un jóven multimillonario, Clayton Beresford Jr., quien a partir de la muerte de su padre toma la dirección de los negocios familiares. Clayton vive con su madre, Lilith Beresford, a quien oculta su romance con Sam Lockwood, la asistente de su madre, para evitar una discusión, sabiendo su madre se opondría rotundamente. Clayton vive una vida paralela con Sam, hasta que un día decide confesarle a su madre sobre su relación, impulsado por su amigo y Dr. Jack Harper. Clayton conoció a Jack, en una sala de emergencias, a partir de un ataque al corazón; fue desde ese momento que Clayton se trató con el Dr. Harper por sus problemas cardíacos y entabló una fluida amistad. Debido a su condición cardíaca, Clayton debe someterse a un transplante de corazón, y decide su amigo, el Dr. Jack Harper, sea el cirujano que realice tan delicada intervención, a lo que Lilith se opone rotundamente, proponiéndole un cirujano renombrado y especializado en este tipo de cirugías. Clayton rechaza la propuesta de su madre, y decide sostener su decisión. Impulsado por su amigo, y considerando la posibilidad de morir en la operación, Clayton decide casarse repentinamente con Sam. Su madre, intenta por todos los medios hacer desistir a su hijo, y que sea el experimentado Dr. Jonathan Neyer quien se encargue de la cirugía, pero su hijo sigue firme en su postura. Clayton explica a su madre, su médico y amigo está capacitado, y que confía plenamente en Jack, por lo que ella debería hacer lo mismo con él.
Durante la intervención, Clayton experimenta un extraño fenómeno llamado percepción intraoperativa que le hace estar consciente y completamente paralizado mientras le operan, escuchando todo lo que sucede en la sala de operaciones. Así descubre que tanto Sam, como su amigo Jack y todos los que participan de la operación han ideado un plan para matarlo, y así quedarse con su fortuna, ya que deben lidiar con una demanda millonaria por negligencia. Es a partir de este momento que Clayton entiende todo el plan tramado contra él, y ante el que no puede ya hacer nada. Es en ese momento que recuerda cada uno de los momentos compartidos con Sam y Jack, y entiende ciertas cosas que ese momento desconocía; es el caso de una escena con Sam, en la que ella le confiesa saber acerca de él, más de lo que él imagina. Es a partir de este descubrimiento, que la culpa lo invade, por haber perdido todo lo que supo heredar de su padre, por no haber escuchado a su madre y por haberse visto engañado por quienes creía eran su mejor amigo y su amada esposa. Ante dicha revelación, se arrepiente y desea haber descubierto esto antes; finalmente, se entrega a la muerte, y espera su fin, sabiendo todo ha sido su culpa. El plan ideado por Jack, consistía en realizar efectivamente la operación, pero antes de colocar el corazón nuevo, inyectar al mismo una sustancia para inutilizarlo, y así poder encubrir el homicidio. Pero Lilith descubre todo el engaño, a partir de revisar el bolso que Sam había dejado descuidadamente en la sala de espera. Lilith toma la decisión de suicidarse, para así proporcionarle un nuevo corazón disponible a su hijo. Antes de cometer el suicidio, Lilith se comunica con el Dr. Neyer para contarle toda la situación, y pedirle lleve a cabo el nuevo transplante. Clayton finalmente recibe el corazón de su madre, y los homicidas son arrestados.
Análisis del recorte de la película:
El fragmento que hemos recortado de la película puede ser interpretado desde el Circuito de la Responsabilidad.
Para poder comprender como funciona este circuito, es necesario hacer referencia a la noción de Responsabilidad: responsable es aquel de quien se espera una respuesta . El sujeto tiene la obligación de responder por algo. La manera de responder puede ser de diferentes formas, a saber: desde la responsabilidad subjetiva o desde la responsabilidad jurídica.
La responsabilidad jurídica habla de un sujeto autónomo, que elige y decide, es decir el ámbito de la intencionalidad conciente. Está relacionado con el sistema de referencias legales. Este tipo de responsabilidad es el que puede vislumbrarse en un primer momento de la película (lo que más adelante desarrollaremos como Tiempo 1), donde Clayton, ejecuta todas sus acciones de forma concient. En un segundo momento (lo que describiremos como Tiempo 2), por el contrario, nos vemos obligadas a hacer referencia al Circuito de la Responsabilidad Subjetiva. La misma interpela a un sujeto más allá de las fronteras del yo, es decir a un sujeto del inconsciente, no autónomo, que no es dueño de su voluntad e intención. Esta es una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de si mismo. En el campo de esta responsabilidad el sujeto se ve enfrentado con algo que le pertenece pero que a la vez le es ajeno.
El circuito de la responsabilidad subjetiva esta conformado por tres tiempos, los cuales pueden ser señalados en la película que se pretende analizar de la siguiente manera: La escena que ubicamos como Tiempo 1 transcurre en el momento en que Clayton elige a su amigo para que lo opere, y a su vez elige a su pareja con quien se casa. Sabemos que en el tiempo 1, el personaje lleva adelante una acción, una conducta con determinados fines, con el supuesto de que la misma se agotará en los objetivos para lo cual fue concebida. Este tiempo 1 se ve confrontado, en un segundo momento, con el Tiempo 2: aquí se produce algo que implica un exceso en lo acontecido en el universo existente. Podemos observar que el sujeto vibra, queda perplejo. El universo particular de Clayton que existía en el Tiempo 1 se ve resquebrajado por la emergencia de una singularidad, que muestra la incompletud de su universo previo, y abre el circuito de la responsabilidad que hace que Clayton se detenga ante su nueva posición. Por su parte, el Universal es un acto de exceso de las totalidades dadas, por lo tanto, sólo puede aparecer transformado como Particular. Entendemos por esto que lo particular actúa como un recorte de ese universal todo que en sí mismo es imposible. “En ausencia de Universo Universal, los todos postulados como tales, no son mas que particulares precarios sometidos sin excepción a las potencias alteradoras del devenir. (…) El carácter de universal se desplaza a lo particular acotándolo”
La interpelación de Clayton se produce en el momento en que, estando conciente durante la cirugía, descubre todo el plan ideado para matarlo y quedarse con su fortuna. Es decir, en el momento en que el personaje se da cuenta ha sido objeto de un engaño por parte de dos de sus seres queridos. Es a partir de esta revelación, que Clayton resignifica todos los momentos vividos con Sam, Jack e incluso con su madre. En palabras de María Elena Domínguez: “El tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignificándolo (…). Se trata del colapso del circuito (…). Pone de manifiesto el quiebre del universo particular que sostenía al sujeto, guiándolo en sus acciones, haciéndolo tambalear al enfrentarlo con la posibilidad de la destitución subjetiva. Es el plano de la existencia yoica que se ve atravesado por el deseo (…)”.

Para ligar el tiempo 1 con el tiempo 2 se busca una Hipótesis Clínica, un aprés-coup que retroactivamente ligue ambos tiempos, resignificando el tiempo 1. La hipótesis clínica se plantea respecto de la responsabilidad. Es decir, se pregunta sobre aquello por lo cual el sujeto debe responder respecto de su responsabilidad subjetiva. Jamás apuntará a algo del saber conciente, sino que, precisamente, apunta a una responsabilidad que está a nivel Preconsciente, o inclusive, Inconsciente. Se produce una hiancia en lo simbólico. Es en este punto, donde se manifiesta la falta estructural, donde se puede “sostener y propiciar el punto de inconsistencia que da lugar a la responsabilidad subjetiva fundadora de sujeto”.
Finalmente, en un Tiempo 3 debería aparecer el sujeto del deseo y de la responsabilidad subjetiva, la cual emergerá como resultado de una respuesta dada por el sujeto, es decir un cambio de posición frente a su estado anterior. Aquí podemos decir que aparece el sujeto del inconsciente y se produce un acto ético. “Saberse” culpable implica pasar por una experiencia analítica de deseo inconsciente.
En relación al señalamiento de la hipótesis clínica, tanto como la ubicación de un Tiempo 3, prefiero dejar ambas inconclusas, para poder abordarlas durante el final; dado que he visto ciertos inconvenientes para demarcar ambas con total claridad.
En relación al azar, podríamos señalar cierta intervención del mismo, en el momento de la película donde Lilith encuentra el bolso de Sam en la sala de espera, y es a partir de ello que lo revisa y encuentra pruebas que develan el engaño. A su vez, podríamos ubicar como completamente azaroso el momento en que Jack, siendo médico de guardia, reciba a Clayton con un ataque cardíaco.

Bibliografía:
• Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX . Amorrortu editores. 1984.
• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Domínguez M. Elena: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: