Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Bastardos sin gloria >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

CÁTEDRA I. Prof. Tit. Reg. J.J. Fariña

Profesor: Pérez Ferreti, Fernando.
Alumnas: Litvin, Laila. L. U: 33.457.806-0
Medano, Daniela. L.U.: 33.135.167-0

Comisión: 19
Fecha de entrega: 19 de noviembre de 2009.

En este trabajo analizaremos la película Bastardos sin Gloria para poder aplicar los conceptos vistos durante la cursada, relacionados con el segundo movimiento de la ética y con la responsabilidad subjetiva.

Sinopsis de la película.
La película se sitúa en la época de la segunda guerra mundial, en el auge del dominio nazi. Aldo Raine (Brad Pitt) convoca a un grupo de judíos americanos para vengarse de los líderes alemanes. Este ejército, es conocido por sus enemigos como “los bastardos”, quienes se unirán a una actriz estrella del cine nazi llamada Bridget von Hammersmark (Diane Kruger) con el fin de asesinar a los líderes nazis (incluyendo al mismo Hitler) en el estreno de la película “Orgullo nacional”.
Con el fin de poder llevar a cabo su plan Bridget cita a los bastardos en un bar en las afueras de Francia. El ejército de los bastardos aguarda la llegada de la actriz en un altillo que pertenece a la taberna y solamente van al encuentro con ella, tres de los soldados, mientras que Aldo Raine y otros dos, se quedan aguardando en el lugar. Cuando bajan, se encuentran con un grupo de soldados nazis, a los cuales les han dado el día laboral para festejar que uno de ellos ha sido papá y la actriz está jugando a las cartas con ellos. Cuando los ve llegar, interrumpe el juego y se muda hacia otra mesa para poder hablar con los bastardos, (que están uniformados como soldados nazis). Es evidente que no es la primera vez que la actriz ha estado allí pues conoce el lugar y al invitar una copa para todos intercambia una mirada con el camarero como de confianza.
Los bastardos quieren partir, ya que sienten que todo podría ser una trampa mortal, pero la actriz insiste con que será menos evidente si se quedan allí. Más tarde, el soldado que había sido padre, se acerca a la mesa y al hablar con ellos nota que uno de los invitados de Bridget (un soldado inglés) tiene un acento extraño. Como el soldado estaba bastante ebrio, le siguen el juego y no se preocupan demasiado, hasta que desde otro sector de la taberna, aparece un soldado de alto rango nazi que acuerda con el otro soldado y comienza a inquirir por lo que le había llamado la atención. Luego de una clara incomodidad disimulada, el soldado inglés responde que es de un pueblo montañés alemán y la actriz lo afirma varias veces tratando de dejar de lado esa conversación. Desconfiado, se sienta con ellos y comienzan a jugar al mismo juego que ella jugaba anteriormente con los otros soldados. Luego, uno de los bastardos pide tres vasos de cerveza como lo hacen los ingleses, (con los dedos índice, mayor y anular), y no como lo hacen los alemanes (dedo pulgar, índice y mayor). El soldado alemán se da cuenta de esto y comienza un enfrentamiento armado. Luego del tiroteo, todos los soldados tanto los alemanes como los americanos mueren, quedando sólo con vida Bridget y el soldado alemán que había sido papá.
En la escena siguiente, vemos como Brad Pitt interpela a la actriz, que tiene una herida de bala en la pierna, sobre por qué los ha citado en ese lugar y sobre qué piensa hacer para poder continuar con su plan. Ella en primer lugar dice que no sabía que iban a estar esos soldados ahí, y en segundo lugar que la culpa fue del soldado inglés que no hablaba correctamente alemán y encima se equivoca al hacer el gesto de los vasos, el cual termina por delatarlo, además, ante la inquisición de Aldo Raine, ella dice que no hubiera sido capaz de organizar todo esto ya que al tener su pierna así de lastimada, toda su vida glamorosa se termina. Cuando "termina" el interrogatorio, Raine le pregunta cómo hacer para llevar adelante el plan y ella sugiere que en vez de ser los otros soldados sus acompañantes para el estreno de la película, lo serán Brad Pitt y los otros dos soldados. El inconveniente es que no pueden hablar en inglés y deberán hacerlo en otro idioma. Al no saber alemán, sugieren que pueden hablar en italiano y la actriz les dice que puede llegar a funcionar porque los alemanes no pueden distinguir claramente los acentos de ese idioma A continuación se muestra la taberna luego del tiroteo y un soldado alemán de muy alto rango, al que apodan "el cazador de judíos" inspecciona el lugar y encuentra un autógrafo con el nombre de la actriz, (que ella le había dado al soldado que fue padre) y un zapato de mujer muy a la moda. Al llegar a la función, el "cazador de judíos", va al encuentro de la actriz, la cual le presenta a sus acompañantes italianos y para sorpresa de todos, este soldado tenía un perfecto dominio del italiano. El cazador de judíos, con la certeza de que la actriz estaba complotada con los bastardos, la aparta del grupo, la lleva a una oficina, en donde le coloca su propio zapato y la termina matando.

Análisis conceptual.
Para comenzar aclaramos que el personaje a analizar será la actriz Bridget von Hammersmark.
En primer lugar despejaremos las categorías de necesidad y azar, junto con la de responsabilidad, para dar cuenta luego, del circuito de la responsabilidad. Una vez definido esto, pasaremos a diferenciar moral y ética y determinaremos si en esta situación nos confrontamos a un acto ético y finalizaremos ubicando las categorías de lo universal - singular y lo particular.
El azar responde a lo inesperado, lo fortuito, a la incertidumbre frente a una situación. Es aquello que no podemos calcular porque se encuentra más allá de nuestro deseo o de nuestras intenciones. En este caso vemos como se pone en juego el azar cuando se encuentran con el grupo de soldados nazis en la taberna porque tienen el día libre. Al mismo tiempo, que a ella se le caiga el zapato luego del tiroteo y que la servilleta con su autógrafo sobreviva a semejante revuelo y que ambos sean encontrados por el "cazador de judíos" responde, claramente, a obra del azar. También podemos pensar que el hecho de que el soldado alemán domine el idioma italiano, habiendo planeado los bastardos hablar en ese idioma para no ser identificados, podría ser producto del azar.
Contrariamente a la categoría del azar, nos encontramos con la de necesidad, la cual responde a lo determinado y lo indefectible. En esta película la encontramos actuando en la fuerza con la que el narcisismo de la actriz se hace presente para obstaculizar que ella logre efectivamente poder ayudarlos, ya que es al nazismo a quien le debe toda su fama y reconocimiento y es notorio que en algún punto ella no quiere renunciar a los beneficios que ha obtenido. Pensamos que es por este narcisismo acuciante que ella comete errores en la planificación de las situaciones una y otra vez: en la elección de la taberna, en no querer irse, en la elección del idioma italiano, etcétera.
La responsabilidad es lo que enfrenta al sujeto con sus actos y lo obliga a responder por ellos y surge cuando el azar y la necesidad han sido despejadas. Hay dos tipos de responsabilidad, moral y jurídica por un lado y subjetiva por el otro. Como dice Gabriela Salomone "convocan a dos posiciones subjetivas diferentes" . Para hablar de la responsabilidad subjetiva es preciso desplegar el circuito de la responsabilidad.
El circuito está compuesto de un tiempo 1 y un tiempo 2, que aparecen necesariamente, y un tiempo 3 que es potencial ya que no siempre se presenta. Según María E. Domínguez, en este circuito encontramos “un tiempo 1 donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada”.
Este tiempo 1 se resignifica retroactivamente a partir de un tiempo 2 que se define como: "tiempo donde el universo particular soportado por las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo" . Este movimiento de resignificación es explicado por una hipótesis clínica. Esta resignificación dará cuenta de "una respuesta del sujeto que advierta un cambio de posición frente a sus circunstancias, de allí la potencialidad de un tiempo 3".
Podríamos considerar como tiempo 1 el momento en que ella decide encontrarse con los bastardos en esa taberna en Francia, en un pueblo muy alejado donde se supone que podrían reunirse sin inconvenientes. Lo que resquebraja a este universo es la presencia del grupo de soldados nazis, pues si esto no hubiese sucedido, seguramente no habrían tenido inconvenientes para llevar a cabo su plan y la acción se hubiera agotado en sí misma.
El tiempo 2 se presenta frente a la interpelación que realiza Aldo Raine a la actriz sobre lo acontecido. Según Oscar D´amore “La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Luego la culpa ob-liga a una respuesta ad hoc a la interpelación”. A raíz de la emergencia de la culpa, la actriz ensaya dos respuestas diferentes, una en la que proyecta la culpa en el soldado inglés por haber realizado mal el gesto del número tres al pedir los vasos y la otra en la que se desliga de lo ocurrido y pretende continuar con el plan como si no hubiese sucedido nada. Es decir, que si bien la culpa aparece frente a la interpelación, su respuesta es la intelectualización y la negación y por lo tanto no se da lugar a que aparezca la responsabilidad subjetiva, ni el efecto sujeto propios del tiempo 3 del circuito de la responsabilidad. Siguiendo a este autor: "(...) la negación, la proyección y las formaciones sintomáticas asociadas al sentimiento inconsciente de culpa. En ellas la culpa, por distintas circunstancias, no favorece el efecto sujeto. Se trata de dos niveles discernibles: el caso del culpógeno, en donde se alcanza un efecto sustancializador por el goce de la culpa, y esas otras formaciones en la que es la culpa la que resulta "anestesiada" y por lo mismo es proporcionalmente ajena a la responsabilidad subjetiva".
Dicho esto, es evidente que el tiempo 3, caracterizado por el efecto sujeto, no aparece en esta situación, ya que la actriz no asume la culpa sino que emergen diferentes formas de la culpa, como la proyección, la intelectualización y la negación y esto cierra el circuito de la responsabilidad en dos tiempos.
La hipótesis clínica es lo que explica por qué el tiempo 2 resignifica al tiempo 1. En este caso, creemos que lo que permite explicar este movimiento retroactivo, es el deseo inconsciente de la actriz en relación al propio narcisismo. Lo que queremos decir es que ella sabía de alguna forma, que llevando a cabo este plan, a la vez que acabaría con el régimen nazi, también se desaparecerían los beneficios obtenidos por ser la actriz estrella del cine nazi.
Desprendiéndose directamente de esto, diferenciaremos los conceptos de ética y moral para establecer si la protagonista realiza un acto ético o no.
La ética es atemporal, es decir que no pueden discriminarse diferentes tipos de ética según la época que se analice, como así tampoco pueden diferenciarse diferentes temas que la hayan abocado, la ética es también, atemática. Es existencial y por sobre todas las cosas hay que resaltar que no es la persona la que es ética, sino que sus actos lo son. Es por todo esto que se ubica en el plano de lo universal - singular.
La moral por otra parte, es el reverso de la ética, es temporal, temática y se ubica dentro del plano de lo particular, es aquello que sostiene a la ética, recordando que un universal - singular necesita del soporte de un buen particular.
El acto ético se da en cuanto el sujeto interpelado ante un acto determinado, asume responsabilidad frente a él. En nuestro caso particular, no vemos que esto ocurra ya que la protagonista responde a través de las figuras de la culpa y no se responsabiliza por su acto y por lo tanto no surge la responsabilidad subjetiva.
Para concluir podemos ubicar en la categoría de lo universal - singular a la vida misma, y el derecho a esta que gozamos todos los seres humanos en calidad de tales y el particular que viene a quebrar este horizonte ético, produciendo un efecto particularista, es el nazismo. Pero también la "lucha" que encaran la actriz junto a los bastardos ante este régimen totalitarista, se convierte en un particular que atenta contra ese universal, que es el derecho a la vida. Es decir que estamos frente a una paradoja, ya que si bien, el propósito de este grupo es defender la vida de los judíos, lo hace con la misma modalidad que su enemigo utiliza y en este punto es cuando uno puede pensar que sus actos son tan poco éticos como los del nazismo.

Bibliografía
• Ariel, A. (1994). Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, BuenosAires.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: