Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Benjamin Button >

por 

Psicología Etica y Derechos Humanos - Cátedra I

Prof. Titular Regular: Fariña, Juan Jorge Michel

Busto, Nancy Elizabeth – LU 23670925/0
Ramos Ferrarese, Laura Gisela – LU 28440857/0
Comisión 18
Docente de Trabajos Prácticos: Soledad Pérez Michielli
2º Parcial.
Fecha de entrega: 9 de Junio de 2010.

En este trabajo nos proponemos realizar un análisis del film “El curioso caso de Benjamín Button”, a los fines de dar cuenta acerca del circuito de la responsabilidad de un sujeto, responsabilidad en términos subjetivos. La relevancia de referirnos a este tema reside en que un sujeto pueda reconocerse como deseante, que pueda hacer algo con aquello que desea, en otras palabras, que pueda tener una visión crítica de su propia posición subjetiva y una posición ética en relación al deseo.
Breve reseña del film
El film relata la historia de Benjamín, un bebé que nace prematuramente viejo, justo el día en que termina la primera guerra mundial, y que con el tiempo “irá enjuveneciendo” . Su madre muere luego de darlo a luz, pero antes le encarga a su padre que lo cuide, que se ocupe de él. Su padre, ante ese bebé arrugado se horroriza y lo abandona en la puerta de una casa. La mujer que lo encuentra decide adoptarlo y lo bautiza Benjamín, de aquí en más vivirá como viejo y luego ira haciéndose cada vez mas joven. En la casa donde vive, que es un asilo de ancianos, conocerá a Daisy, una niña que va a visitar a su abuela hospedada allí y de la cual estará enamorado por el resto de su vida. Con el paso de los años, Benjamín cada vez mas joven, comienza a trabajar en un barco. El capitán, con quien establece una buena relación, una noche lo lleva a un burdel, allí beben e intima con una mujer por primera vez. Cuando estaba por marcharse, un hombre se le aproxima y lo invita a compartir unos tragos. Ese hombre era su padre, quien lo reconoce y por esa razón se acerca a él, charlan y beben hasta el amanecer. Tiempo después, el capitán y toda la tripulación son convocados para ir a la guerra, pero el capitán les da la opción de decidir quien quiere ir y quien no. Benjamín decide ir. Al volver de la guerra, Benjamín se reencuentra con su madre y con los ancianos del hogar, se entera que muchos de ellos han muerto, entre ellos, la abuela de Daisy. También se reencuentra con su padre, que en esta oportunidad le expresa la verdad, le revela quien es y por qué lo abandonó, además de confesarle que tiene una enfermedad y le resta poco tiempo de vida. Finalmente Benjamín acompaña a su padre en sus últimos momentos hasta que muere.
Un día Daisy regresa al asilo, casi no lo reconoce; la ultima vez que lo había visto era un niño viejo. A partir de allí se desarrolla la historia de amor entre ellos, con algunos encuentros y desencuentros, pero que finalmente luego de la muerte de la madre de él, los encuentra viviendo juntos. Daisy, que era bailarina profesional, a raíz de un accidente no puede bailar más, así que instala una academia de danza y comienza a dar clases. Un día ella le da la noticia de que está embarazada, a Benjamín lo asaltan miedos y dudas respecto de si podrá ser padre, sabiendo que cada vez será mas joven y le plantea a Daisy que ella no podrá criarlos a los dos. Caroline nace, y al poco tiempo Benjamín decide marcharse para que Daisy encuentre un hombre que pueda ser el padre de la niña.
Finalmente, Benjamín cada vez más niño, termina siendo cuidado por Daisy que va a vivir con él al asilo cuando tiene cinco años (misma edad que tenía cuando lo conoció), y lo ve dejar de caminar, dejar de hablar, a medida que se hace cada vez más pequeño, hasta que muere en sus brazos siendo un bebé.
Articulación: Ser un padre y tener un padre
Tomando el texto de Fariña, J. en relación al film, él propone centrar el análisis sobre el personaje de Benjamín Button para ubicar el circuito de la responsabilidad subjetiva. Se podría pensar que este niño-viejo nacería con una gran ventaja: llegar a joven con la experiencia de un adulto. Pero paradójicamente la película nos trasmite lo contrario: “No aprovechar el saldo de la experiencia, sino abismarse a la sabiduría de envejecer”. “Nadie puede transferir a otro su experiencia, y lo que enfatiza la ficción del film es que ni siquiera nos esta dado “aprender” de la propia” .
Otra perspectiva que destaca Fariña en su escrito, es la que propone Federico Ludueña en su trabajo: La responsabilidad en la vejez. Allí, el autor cuestiona las categorías de imputabilidad vigentes y los privilegios con los que son beneficiados los viejos: “El viejo no está más cerca ni mas lejos de la muerte que cualquier otro hombre (...) La vida no se acaba hasta que se acaba, y con ella la responsabilidad. Ni un momento antes” .
Ahora bien, mientras que Fariña en su texto plantea el circuito de la responsabilidad articulando la vejez en relación a la enfermedad de Benjamín, situando su hipótesis en lo intransmisible de la experiencia: “esto, entendemos, es justamente lo que ejemplifica de manera magistral el film. Porque si la experiencia es intransmisible, la sabiduría en cambio no es otra cosa que el efecto de una transmisión” ; a nuestro entender, otro recorrido posible sería en relación al tema de la paternidad. Paternidad que le negó su padre al abandonarlo, y su propia paternidad, a la cual renuncia para permitir la filiación de su hija Caroline. Una posible hipótesis sería ¿Benjamín deseaba tener un padre? Frente a su propia paternidad ¿estaba presente allí el deseo de “ser padre”?
En este sentido podemos tomar la pregunta de Ariel, A.: “¿Qué es un padre? Aquel que ha dejado de ser hijo” . Benjamín a diferencia de su padre, no abandona a Caroline, sino que renuncia a estar con ella, en vistas de que se volvería cada vez más niño, con lo cual no podría ser su padre.
El Circuito de la responsabilidad
“Un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros, implica algo que no es la muerte y ante lo cual, sin embargo, uno está solo, sin socios del pasado, ni del presente, ni del futuro” .
En el caso que nos convoca podríamos plantear los tiempos del circuito de la responsabilidad de la siguiente manera: un T1 que sería el encuentro casual que se produce entre Benjamín y su padre aquella noche en el burdel y éste lo invita a tomar unos tragos. Parecería una acción que se agota en sus fines: tomar unos tragos con un desconocido. Luego un T2, que tendría lugar en el reencuentro con el señor Tomás Button, cuando éste lo va a buscar y le revela que es su padre, su verdadera historia, que está enfermo y que le resta poco tiempo de vida. Benjamín a pesar de la conmoción que esta revelación le produce, acepta la filiación que su padre le ofrece y lo acompaña hasta su muerte. Se podría pensar que esta escena resignifica la anterior, aquel encuentro fortuito que tuvieron en el burdel hace años atrás. Y un posible T3, se situaría en la decisión de Benjamín de prescindir de ser el guardián de su hija para posibilitar el acto de su filiación. En este acto, le otorga la posibilidad a su hija de entrar en su memoria a través del diario que guardo su madre durante años.
Consideramos que no aparece la figura de la culpa en el personaje de Benjamín, pero si se podría ubicar en el personaje de su padre, el señor Tomas Button, quien vuelve a relacionarse con su hijo por la culpa que le genera haberlo abandonado.
Necesidad y Azar
Se hace imprescindible ubicar los elementos de necesidad y azar, ya que como sabemos, la responsabilidad se ubica en la grieta que se abre entre ambas categorías, “basta que se produzca una grieta, una vacancia, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión” .
Reconocemos la Necesidad en aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana, es aquello que va a ocurrir inexorablemente. En este caso podríamos ubicar la Necesidad en la enfermedad con la que nace Benjamín.
Y el Azar es aquello que ocurre por casualidad, por coincidencia, por accidente, ajeno al sujeto. En este caso podríamos ubicar como elemento del azar aquel encuentro que tienen Benjamín y su padre en el burdel.
Otra situación que nos parece pertinente destacar, que aparece en el film como un ejemplo concreto de azar, es el accidente que sufre Daisy al ser atropellada por un taxi. Aquí ocurren una sucesión de hechos, que son relatados en la película, que por su encadenamiento azaroso dan lugar a que ocurra el accidente. Entonces nos preguntamos: Si el accidente no hubiese ocurrido ¿hubiera tenido lugar la historia de amor entre ellos?
Los hechos se encadenaron azarosamente… “¿Cuál es la importancia de cómo se ubique el sujeto frente a esto que “le ha sucedido”? Es importante para el Sujeto. Eso inesperado e impensado que le ha sucedido lo toca de cerca, “realmente” lo toca. Roza lo real, pero todavía falta una segunda vuelta, que recorta la posición del Sujeto. De ese roce, que hace marca, la segunda vuelta plantea qué hacer con esa marca, siendo imposible volver ya al mismo punto, ni simplemente repetirlo (…) Recorriendo las marcas que recortan un lugar, algo queda fuera de toda captura posible, pero la vuelta siguiente patentiza esta imposibilidad, pero esta imposibilidad funda una posibilidad, registrar el recorrido y saber algo sobre el lugar que se ocupa en relación a él, y hacerlo propio.”
Responsabilidad subjetiva: Benjamín vs Ibbieta
En el texto “El Muro” de Sartre podemos leer la cuestión de la responsabilidad. El muro transcurre en España. En plena guerra civil, un grupo de prisioneros republicanos en poder de los falangistas es encerrado en un sótano y deberán transcurrir su última noche allí a la espera de que se haga efectiva su sentencia de muerte al amanecer. Ibbieta es convocado a responder por el paradero de Gris, un líder anarquista. Aquí queda planteado el problema ético: Le ofrecen denunciar a cambio de su vida. Él sabe el paradero de Gris, pero no esta dispuesto a delatarlo de puro testarudo. Entonces decide armar una jugarreta. Aquí el azar le jugó una mala pasada, creyendo que miente, sin saberlo, dice la verdad: “está en el cementerio”. Ya nos lo advierte Lacan cuando afirma que: “ A veces mentir es la forma como el sujeto enuncia la verdad de su deseo, porque no hay otra manera de enunciarlo que por la mentira" .
¿Cuál sería el deseo de Ibbieta? Vivir, aunque sea un tiempo más. Aquí podríamos ubicar su responsabilidad.
En el caso de Benjamín, éste sería interpelado por su filiación a partir de que el padre le revela la verdad de su origen. Aquí el sujeto sería convocado a responder, se vería confrontado a una verdad que le pertenece y en ese sentido, la hace propia. Desde ese lugar, pensamos que podría aceptar su origen, y a su padre, su apellido, su herencia y su muerte, y posteriormente así, la posibilidad de “ser padre”. En este sentido se podría pensar que el deseo de Benjamín es el de ser padre, y aquí situaríamos su apuesta subjetiva.
Acerca de la responsabilidad, Freud es taxativo con respecto a esta cuestión, el sujeto es responsable aún de aquello que desconoce de si mismo. “Es en este punto donde Freud ubica la responsabilidad: en relación a aquel propósito inconsciente que, ajenamente a la voluntad del yo, propició la acción” .
Concluyendo y a modo de cierre de este trabajo, nos parece pertinente mencionar que desde la perspectiva de la Ética, donde la responsabilidad subjetiva es esa relación ética del sujeto frente a su deseo, consideramos que en el caso Benjamín esto se pone de manifiesto en su accionar, y da por resultado un sujeto deseante que no renuncia a la oportunidad de cambiar el curso de las cosas, que está abierto al acontecimiento.

Bibliografía:
Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
Fariña, J: El extraño caso de Benjamin Button: lo que el cine nos enseña sobe la vejez, en www.eticaycine.org
Lacan J. El acto psicoanalítico, 21 de febrero de 1968. Inédito.
Ludueña, F. La responsabilidad en la vejez. Ficha de Cátedra.
Mosca, J.C. (1998) Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En “Etica, un horizonte en quiebra”, Eudeba, Buenos Aires.
Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: