Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Benjamin Button >

por 

10_ Lacace Pérsico_Santangelo_El curioso caso de Benjamin Button

El comentario del texto de Juan Jorge Fariña hace referencia a la responsabilidad que Benjamin Button toma con respecto a su padre, como así también a su hija, planteando así un legado que el protagonista deja para cada uno de ellos.
La historia del protagonista relata que fue abandonado por su padre cuando nace con una enfermedad degenerativa (con el paso del tiempo, Benjamin “enjuvenece” físicamente y envejece mentalmente). Unos años mas tarde, el padre de Benjamin, sintiéndose culpable por haber abandonado a su hijo cuando era un bebé, decide acercársele, sin decirle aun que es su padre. En ese primer encuentro, durante la conversación, Benjamin le señala que “no es tan malo ser viejo”, ante la condolencia expresada por el padre en referencia a su enfermedad degenerativa: “ Cuánto lo siento”. El autor señala aquí parte del legado que Benjamin le deja al padre, en relación a la vejez como una etapa que puede ser vivida plenamente, junto con el acompañamiento hasta el momento de su muerte. De esta manera, Benjamin se apropia de la filiación que le había sido negada hasta ese momento, aceptando a su padre, mas allá de que éste lo haya abandonado al nacer, tomando una posición ante esa situación.
Con respecto a su hija Caroline; Benjamin Button no comete el abandono que sí cometió su padre con él, sino que debido a su enfermedad degenerativa, decide prescindir de su guarda para ceder su crianza como posibilidad a otro hombre, con el objetivo de que ese lugar sea legitimado por Daisy, la mujer que el amó, cuando ella estuviese dispuesta a hacerlo. De esta forma, Benjamin toma una decisión ante su posición de padre, que no podría ser llevada a cabo dado que con el paso del tiempo implicaría dificultades diversas. No solamente que su hija no tuviese una figura paterna, sino que además, Daisy tenga que cuidar de ambos, la niña y él. Así, el protagonista asumió sus propios límites y limitaciones y actuó en consecuencia de ellos.
Para introducir esta idea de doble legado que el personaje le deja a su padre y a la hija, Fariña se basa en las hipótesis referentes al trabajo de Federico Ludueña (2009) sobre la responsabilidad en la vejez. Dicha hipótesis plantea que para un anciano, la muerte no está ni más lejos ni más cerca que para un joven. Por ende, los dos son igualmente responsables en las puestas en acto al momento de tomar decisiones. El autor retoma aquí la idea de responsabilidad indeclinable propuesta por Federico Ludueña, destacando la posibilidad de generar un cambio subjetivo hasta el último momento de vida: “La vida no se acaba hasta que se acaba, y con ella la responsabilidad. Ni un momento antes.”
En nuestro análisis del film, proponemos el siguiente circuito de la responsabilidad, centrado en Benjamin, con sus tres tiempos lógicos, a saber:
Tiempo 1: Benjamin se reencuentra con Daisy después de su rehabilitación, y emprenden una vida juntos, agotando en esta unión el fin de la elección misma. Encontramos aquí una alineación a la acción misma, en donde no hay preguntas que impliquen un quiebre del equilibrio en el sujeto. Cualquier dificultad que pueda aparecer en este momento se mantiene en sintonía con el yo.
Tiempo 2: Daisy le comunica su embarazo. Ubicamos aquí un exceso que resignifica la situación anterior, interpelándola. El sujeto, Benjamin, se encuentra aquí frente a un punto que no tiene retorno, en el cual las preguntas ya no están en sintonía con su yo. Estos elementos disonantes resquebrajan la certidumbre del tiempo 1. Esto se vislumbra en los cuestionamientos que el mismo protagonista se hace: “¨¿y si el bebé nace como yo?”, “¿cómo puedo ser papá cuando voy camino al otro lado?”, “no nos puedes criar a los dos”.
Tiempo 3: Benjamin toma una decisión: vende la fábrica “Botones Button”, el barco que pertenecía a su padre, y la casa en el lago Pontchartrain, poniendo todo el dinero en una cuenta de ahorros para asegurar a Daisy y a la niña un respaldo económico. Sin más, decide alejarse para abrir la posibilidad de que otro hombre pueda ocupar el rol de padre, para el cual él hubiese tenido muchas dificultades. Se sabe responsable, y mantiene su posición. Años después, se presenta ante Daisy para verla por última vez, fiel a su posición y confirmándole a su vez que, efectivamente, no hubiese podido ser el padre que él quería para su hija.
En la situación establecida, proponemos como elemento de necesidad el embarazo de Daisy, dado que no fue una concepción basada en un acto voluntario. Por ende, los personajes no son responsables de este embarazo, aunque sí son responsables de lo que puedan hacer al respecto. Ubicamos aquí el lugar del azar, en donde la incertidumbre de la situación es la que permite una puesta en acto subjetiva, en palabras de Juan Carlos Mosca: “no habría apuesta sin incertidumbre”. La determinación que este embarazo introduce, abre las posibilidades de distintas respuestas subjetivas frente a dicha situación, en donde puede tener lugar un acto libre que implique responsabilidad.
Esta cuestión se plantea también en el texto “El muro” de Jean Paul Sartre, que Mosca retoma para pensar la temática de necesidad y azar, utilizando la palabra determinación para referirse a la primera. En el cuento, Ibbieta, el protagonista, declara mintiendo que su amigo está escondido en el cementerio, para salvarse de su ejecución. “Azarosamente”, el amigo en cuestión se encontraba allí, con lo cual termina siendo asesinado, e Ibbieta liberado. Frente a la incertidumbre entre la posibilidad de hablar y vivir , o de callar y morir (y, dentro de la primera, la de decir la verdad o no), Ibbieta realiza una puesta en acto y decide realizar una declaración falsa, que - posteriormente se anoticiará - era verdadera. Juan Carlos Mosca ubica aquí a un sujeto responsable desde el momento en que decide decir algo para salvar su vida.
Con respecto al circuito que proponemos, consideramos que no aparecen figuras de culpa en Benjamin, puesto que se sabe responsable y toma una posición, sin amoldarse al mandato de Otro. Benjamin no cede en su deseo, hay en él una puesta en acto, dado que desea un padre para su hija.

Bibliografía

Michel Fariña, J; “Benjamín Button: lo que el cine nos enseña sobre la vejez”, en Etica y cine. La singularidad en situación. Una perspectiva desde los Derechos Humanos, 2009
Michel Fariña, J.; “Responsabilidad: entre necesidad y azar”, en Textos y Artículos, materiales de clases teóricas.
Ludueña, F.: “La responsabilidad en la vejez”, en Memorias de las XVI Jornadas de Investigación, Facultad de Psicología UBA, 2009.
Mosca, J. C.; “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”, en Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires, 1998.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: