Inciio > Series > House Temporada 8 > Temporada 8 - Episodio 09 > Better Half / Media Naranja
Better Half / Media Naranja

Temporada 8 - Episodio 09

Autores: Barrientos, Gabriela; Nanni, Andrea

Palabras clave: Consentimiento informado - Privacidad - Investigación - Confidencialidad - Alzheimer - Responsabilidad subjetiva

Síntesis

Una pareja realiza una visita médica al hospital debido a que el hombre, Andrés, padece Alzheimer. La consulta se debe a que él seria candidato para un ensayo médico. Durante este tiempo Andrés, tiene momentos en los cuales se siente perdido y solo puede ayudarlo su mujer quien le dice que tenga paciencia y calma, recordándole constantemente lo que sucede y donde están. Al terminar la consulta la Dra. les dice que él es elegido para un ensayo clínico, pero de repente Andrés comienza a toser con sangre fuertemente.

El equipo de House se interioriza sobre el caso, Foreman reparte la historia clínica a cada uno de los integrantes el Dr. Chase, la Dra. Adams y la Dra. Park. Cuando House entra en su oficina discuten acerca del paciente, House plantea que necesita que curen al paciente porque va a ser un conejillo de indias para una investigación sobre Alzheimer. También decide sacarle el medicamento que elimina el síntoma del vomito y envía a sus colaboradores a hacerle una endoscopia. Mientras le realizan el estudio llega una persona llamada Joseph el cual la mujer refiere como el hombre que la ayuda con Andrés. Chase mira a Park con mirada cómplice suponiendo una relación de este con la esposa de Andrés.

Mientras tanto el Dr. Wilson, amigo de House, atiende a una mujer joven, felizmente casada que refiere no tener necesidad de hacerse los estudios de embarazo porque su método anticonceptivo es no tener relaciones, No son célibes sino asexuales. Ella manifiesta que el primero es una opción y lo de ellos es una orientación.

Wilson comenta a House sobre su paciente y el 1% de las personas cuya orientación es ser asexuales. House apuesta U$S100 a que puede encontrar una razón medica por lo cual no quiera tener relaciones sexuales. Lo único que pide Wilson al aceptar es que House no tenga contacto con la paciente.
Cuando Chase y Adams iban a realizarle un estudio de biopsia bajo anestesia a Andrés, su esposa viene y les dice que el mismo ha empezado a vomitar otra vez. Cuando ella le ofrece una bandeja de vomitar, él la ataca violentamente. En ese instante dan cuenta de que él ha orinado y que tiene rastros de sangre.
El equipo analiza por qué Andrés atacó a su esposa. Discuten si una persona en la posición de la mujer debe seguir siendo fiel. Luego la mujer le dice a Chase, sin que este lo pregunte, que no esta teniendo una aventura con el amigo y que le es muy difícil hacerlo todo sola. Ella llora y Chase le pregunta ¿hace cuanto que no duerme una noche entera? ella le dice que hace 3 años. A lo cual le responde “La gente que esta enferma no es la única que necesita que la cuiden”. Y la mujer se va a descansar.

En el laboratorio House hace estudios de la sangre de la paciente de Wilson y no hay ningún valor que pudiera demostrar algo anormal en ella. ¿Por que pensar que el no tener sexo seria un problema? Se tejen distintas hipótesis: Porque el sexo es la motivación principal de nuestra especie, el sexo es sano, que habría algún problema psicológico, abuso infantil, etc. Adams sugiere que ella debe estar mintiendo, pero House desestima su comentario ya que después de 10 años, ella habría abandonado a su marido.

Cuando la mujer de Andrés vuelve renovada y lo va a ver este no está en su habitación, parece haberse escapado del hospital. La mujer se enoja y quiere ir a buscarlo por sus propios medios House la frena le dice que se calme que lo que siente es culpa y que responda a algunas preguntas. De estas surge que el marido podría estar en un entrenamiento de futbol. Chase y Adams van a buscarlo lo encuentran frío y lo reaniman. De nuevo en el hospital, Andrés no respira ni tiene latidos, intentan calentarlo para que se normalice su corazón. Entre Chase y Adams surge la pregunta acerca lo que hizo Andrés, Adams se refiere a huir pero Chase piensa que quiso suicidarse consciente de lo que le hace pasar a su mujer, de ser una carga para ella. Chase dice que si verdaderamente quieres a tus familiares harías eso. Chase relata que cuando su padre los abandonó su madre empezó a beber. Él debió hacerse cargo de ella y de su hermana, y dice que hubiera preferido que su madre usara un arma en vez de una botella. Andrés comienza a reaccionar y su corazón vuelve a funcionar. Chase y Adams explican a la mujer cuales son los síntomas y que se podría esperar de él, como un aviso de lo que le espera a ella. Ella plantea que no va a podrá cuidar mas de él. “No puedo seguir haciendo esto”.

Con motivos de mantener la apuesta, House cita al marido de la paciente de Wilson para hacerle unos estudios con el pretexto de una vacuna contra la gripe. Wilson se enfrenta a House, pero House le recuerda que sólo su paciente era con la que no podía meterse. Wilson increpa a House le dice que no es ético hacerle estudios engañando al paciente y lo que él no puede aceptar es ver a la gente feliz. La hipótesis de House es que es el marido el que está enfermo y ella como lo quiere miente acerca de ser asexual. House descubre que esta persona tiene un tumor que le provoca su falta de deseo. Wilson comenta hemos rebatido su sexualidad probablemente también hemos arruinado su vida y podríamos destruir su identidad. House propone no decírselo. Wilson siente que House lo obliga a meterse en situaciones difíciles (dilema). Pero Wilson sabia que eso sucedería con tan solo comentárselo a House.

El paciente sufre un paro cardiaco, lo reaniman. House discute sobre la importancia del ensayo medico al que será sometido el paciente una vez que este se cure. House empieza a sospechar de las flores con las que trabaja la esposa y pide revisar la casa. Foreman se opone. House decide preguntarle directamente a la mujer, en ese momento él entiende el portugués que habla Andrés y lo traduce, ella piensa que Andrés se acuerda de ella pero no es así. Manda al “amigo” de la mujer a buscar muestras de plantas en su casa.

Wilson le comunica a la pareja la presencia del tumor en la glándula pituitaria y que el tratamiento provocaría que aparecieran deseos sexuales. El hombre se niega a iniciar el tratamiento aduciendo que sabe quien es, que no le haría esto a ella. La mujer le dice que lo superaran que no será tan malo y le confiesa que ella ha tenido relaciones antes y que recuerda que era divertido. Había mentido solo porque lo quería y haría el sacrificio.

Foreman está reuniendo con algunos donantes cuando mira a algunas flores que recibió hace una semana que aún están frescos. Él da con el diagnostico Síndrome de Reye. Se dirige a House y le comenta el diagnostico al que ha arribado y el tratamiento que le ha proporcionado. El paciente despierta y le pregunta a la mujer por el ojo negro, no recuerda haberlo provocado.

Wilson entra a la oficina de House y le paga la apuesta. Wilson dice a House que él tenía razón sobre el tumor. Reconoce haber perdido la apuesta. House salvó la vida del esposo y obtuvo que la pareja pudiera tener una vida sexual saludable. Wilson sigue pensando que estaban contentos como estaban, a pesar de que la mujer estaba mintiendo acerca de su falta de deseo sexual. Dice creer que eran felices a pesar de que todo estaba basado en una mentira. Fuman en el consultorio, cosa que no pueden hacer como tampoco hacerle unos estudios a un sujeto basados en una apuesta. Wilson siente satisfacción a disgusto. Llega un agente policial a retirarle la tobillera a House.

Chase llama a su hermana, que hace mucho tiempo que no habla para saber como esta en el día del cumpleaños de su madre.

Desarrollo Conceptual

Elegimos como nuestro “paciente” a la mujer de Andrés, la cual se demuestra dedicada por completo a su marido enfermo de Alzheimer. La misma cerró su floristería para quedarse con él y para darle todas las comidas los últimos cuatro años.
Ella le cuenta a los médicos: “Nos casamos seis meses después de conocernos, un año después empezaron a olvidársele las cosas. Hace más tiempo que conozco a mi marido con Alzheimer que sin el”. En esta situación ella se siente omnipotente ya que puede controlar los ataques de violencia, los cambios de humor y los olvidos, como manifiesta frente a la primer Doctora que visitan cuando le dice que está “todo bajo control”, podríamos decir bajo el control de ella. Haciendo referencia al título “La mejor mitad, media naranja”, ¿podríamos decir que ella ocupa el lugar de la mejor mitad en la pareja?
Lo antedicho representa el primer tiempo del Circuito de la Responsabilidad ella realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que se halla inmersa, acción orientada hacia un objetivo, suponiendo que se agota en los fines para los cuales fue realizada.
Sobre este tiempo se le sobreimprime un segundo tiempo, resinificándolo en un aprés-coup. El tiempo 2 cronológico, es en un sentido lógico lo primero, ya que es la interpelación que el sujeto recibe por medio de indicadores que lo confrontan con el hecho de que su acción en el tiempo 1 fue “más allá o más acá” de los fines para los que fue pensada. Es decir, ocurre algo inesperado, no calculado, no previsto en la acción.
Existen ciertos indicadores que nos permiten pensar que ella es interpelada en su acción, puede verse su vacilación y su angustia, indicadores de que algo allí en esa acción, de la cual se encontraba tan segura, la interpela en su implicación inconsciente. Podemos verlo cuando Andrés es internado, comienza a tener síntomas no compatibles con el Alzheimer y se produce la siguiente situación:

Andrés: ¡Quítame las manos de encima! ¡Me estas volviendo loco!
Ella: Tranquilo Andrés, estas en el hospital
Andrés no se tranquiliza y la agrede fuertemente propinándole una piña.

Frente a la necesidad, a la determinación, a lo inevitable, a lo inexorable, se puede ubicar la nueva enfermedad, en ésta ella ya no puede controlar los cambios de humor de su marido. Empieza a cuestionarse cual es su lugar en la pareja y en su vida. Aparecen las figuras de la culpa cerrando el circuito, negación de la agresión de Andrés y racionalización de la misma ya que frente a la pregunta de los demás ella contesta: “¡Está todo bien! Estoy bien, no es nada.”

Otro de los indicadores que interpelan a la mujer es cuando Dr. Chase le dice:

Chase: “¿Cuando fue la ultima ves que durmió una noche entera?
Ella: No lo sé, hará tres años
Chase: Aquí no va a poder descansar, la gente que esta enferma no es la única que necesita que la cuiden.
Ella duda y luego se va.

¿Podríamos pensar que esta decisión, tomada por ella, daría cuenta de un tercer tiempo del circuito de la responsabilidad? Hablamos de un tiempo 3 que es aquel en que se genera un cambio de posición subjetiva, momento en que el sujeto se hace responsable del deseo en juego en su acción. Es el momento en que se da el efecto sujeto, el acto en que se produce un sujeto de deseo inconsciente. Ella, mas allá de lo que haya hecho esa noche, (acostarse con el amigo, dormir toda la noche, etc.) fue un momento en donde no fue una mitad, donde pudo ser mujer entera, independiente, no dedicarse al otro, sino a si misma. ¿Podría haberse abierto el circuito?
Al regresar al hospital, ella se muestra radiante y le manifiesta al Dr. Chase

Ella (sonriendo): Seguí su consejo y pase la noche afuera
Chase: Parece que le ha sentado bien.

Cuando ambos se acercan a la habitación, dan cuenta que Andrés no está. Es allí donde entra en juego el Azar. La noche anterior hubo una emergencia, todas enfermeras del turno noche estaban ocupadas con un accidente grave y por ello, Andrés pudo escapar. Ella arremete contra todo el equipo médico, cuestionándoles como no estuvieron al cuidado él, ya que le dijeron que no pasaba nada si ella se iba. Proyecta en los médicos el enojo por no haberlo cuidado sintiéndose culpable de no haberse quedado, es decir culpable de ocuparse de ella, ¿Culpable de ceder en su deseo? Decide ir a buscarlo por su cuenta, pero es frenada por House:

Joseph: Oiga no sea imbécil, no ve que esta enojada
House: No, se siente culpable porque en lugar de estar al lado del marido, estuvo debajo de usted.
Ella mira a House y él continúa: Personalmente aplaudo su decisión de liberarse de su cruz y seguir con su vida, pero su merecida culpabilidad esta bloqueando su cerebro. Necesitamos que se siente, se centre y responda las preguntas.

Podemos ver como aparece en ella el sentimiento de culpa cerrando el circuito nuevamente.

Otro indicador que interpela es cuando Andrés comienza a hablar portugués, ella no lo entiende y le pide a House que le traduzca, está angustiada porque ésta podría ser la última vez que sepa lo que esta pensando. House traduce. Andrés aparentemente esta contando la primera cita que tuvieron. Ella piensa que es recordada por Andrés, piensa que él todavía esta ahí, pero luego Andrés pregunta; ¿quién es ella?
Una vez más ella se interpela acerca de su lugar de quién es, de qué posición tiene, no ser reconocida por Andrés implica auto preguntarse, ¿quién es ella?

El diagnóstico al que arribaron los médicos, Enfermedad de Reye, si bien lo planteamos anteriormente como una necesidad, también se pusieron en juego cuestiones de azar frente a un dolor de Garganta Andrés tuvo a mano las aspirinas que ella utilizaba para las flores, las cuales tomó. Podemos decir que antes de que ocurriera esto, ella tenía un control total de medicamentos, puertas, todo lo que pudiera afectar a Andrés, pero vemos como el azar interfiere provocando una situación inesperada, no controlada.

Podríamos decir que la mujer de Andrés está alienada a los significantes del Otro, al mandato de ser una mujer casada, en este caso, con un hombre con una enfermedad permanente y progresiva. ¿Podríamos decir que en esta situación sigue siendo mujer, o dejo de ser mujer para ser esposa, para ser la mitad de ese otro? Confusión en donde se mezcla la responsabilidad jurídica expresada bajo la ley matrimonial manifestando “lo quiero en la salud y en la enfermedad” haciendo alusión a las obligaciones de esposa confundidas con el fantasma de ¿qué es ser mujer?
¿Podría ella cuestionarse si seguir al lado de su marido respondiendo desde lo moral, o podría ceder en su deseo inconsciente? ¿Podría ella dejar de ser esposa para poder ser mujer? ¿Debería esperar a que la muerte los separe o hacerse responsable del deseo en juego en su acción?
Se observa distintas situaciones en donde ella, sigue el guión ajeno, lo que se espera de ella, seguir al lado del marido siguiendo el pacto de esposa, ¿esposada?
El control que ella ejercía en Andrés implicaba un control sobre su propia vida; cuando Andrés se desestabiliza se produce un descontrol que va mas allá de la acción. Previamente a esto, podríamos decir que nada la interpelaba, quedando ubicada en la posición de lo particular planteando “es esto lo que me toco en suerte” “no pude preveer que él se enfermaría seis meses después de casados” resulta importante pensar el papel que juegan la necesidad y el azar ya que la responsabilidad se ubica entre ambas. Podríamos decir que en su vida de casada estas respuestas le ahorraban la angustia que devendría de la pregunta ¿Qué es ser mujer? ¿Quién soy? También podemos observar la obediencia a la ley matrimonial “en la salud y en la enfermedad” alienándose a su esposo siendo su mitad cerrando su universo, decimos, si hay obediencia no hay responsabilidad.
En su universo ambas mitades formaban uno. La segunda enfermedad provoca una fisura dentro de ese universo, un punto de inconsistencia que podría expandir el universo. Si bien no tenemos elementos claros para conjeturar que sucede después con la pareja, podemos ver que ella empieza a plantearse si puede seguir cuidándolo, cuando reiteradamente manifiesta “no puedo seguir haciendo esto”.
“Un sujeto puede pasarse la vida huyendo de si mismo. Pero existen ciertas circunstancias en las que algo cambia, en las que se encuentran eligiendo, pero no ya desde el calculo y la certeza precedentes.” [1] Sino desde el ser responsable, desde “una respuesta que suponga un cambio de posición del sujeto frente a sus circunstancias.” [2]

Referencias

-  D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

-  Fariña Michel, J. J. Responsabilidad: ente Necesidad y Azar.

-  Fariña Michel, J. J. “The Truman Show. Mar abierto (un horizonte en quiebra)”. En Ética y Cine, Eudeba, 2000.

-  Gutiérrez Carlos. Responsabilidad Jurídica y Subjetiva.

-  Kletnicki Armando, Distéfano Andrea, Tolchinsky Débora: La subjetividad de la época y el campo de la singularidad: entre el desamparo y la responsabilidad subjetiva.

-  Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. IV. Eudeba, Buenos Aires.

-  Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

-  Salomone, G. Z. (2006) El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.

-  Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

-  Salomone, G. Z.: Responsabilidad profesional: las perspectivas deontológica, jurídica y clínica.



NOTAS

[1Michel Fariña, J. J. (2000). “The Truman Show. Mar abierto (un horizonte en quiebra)”. En Ética y Cine. Eudeba, Buenos Aires.

[2Michel Fariña, J. J. (2000). “The Truman Show. Mar abierto (un horizonte en quiebra)”. En Ética y Cine. Eudeba, Buenos Aires.