Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Bienvenidos al norte >

por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra I

2º PARCIAL DOMICILIARIO
18 de Noviembre de 2009

Maria Mercedes Cicciaro
Dni 32677381

Tomaré como base de trabajo la Película “Bienvenidos al norte”

Titulo: Bienvenidos Al Norte
Titulo Original: Bienvenue Chez Les Ch’tis
Fecha de Estreno: 2009
Género: Comedia
Nacionalidad: Francia
Año: 2008 Director: Dany Boon

Sinopsis de Bienvenidos al norte.:
La historia narra la vida de Philippe Abrams, que es el encargado de una oficina de correos en la cuidad de Salon-de-Provence, al sur de Francia. Julie, su mujer, le insiste para que pida que los trasladen por su trabajo al sur, porque ya trabaja hace años en esa empresa y estaría en condición de pedirlo. La verdad es que están teniendo muchas discusiones últimamente y ambos creen que esto va a ayudarlos.
Así que en un intento de animarla, Philippe hace trampas para que lo trasladen a la Riviera francesa, fingiendo ser un discapacitado. Sus jefes se dan cuenta y lo envían como castigo por dos años a una pequeña ciudad en el norte de Francia llamada Bergues.
Los Abrams son el tipo de la gente del sur que siente horror por el norte del país, un lugar inhóspito donde siempre hace frío y con un dialecto particular e incomprensible llamado "ch´tmi". La mujer cuando se entera de la mentira de su marido y de las consecuencias que esto les traería decide no acompañar a su marido, hasta que el se acomode allí y le comente que mal se vive en el norte.
Así que Philippe irá solo a su destino. Pero para su sorpresa, el lugar es absolutamente encantador y la gente con la que trabaja es cariñosa, amable y acogedora. Se hace amigo de Antoine, el cartero del pueblo y el que se ocupa de las campanas de la iglesia. Tiene muy mala suerte en el amor y una madre posesiva.
Cuando Philippe regresa a Salon-en uno de sus fin de semanas de visita- Julie no le cree que le guste vivir en el norte. De hecho, está convencida de que le miente para no perderla. Para complacerla y hacerle la vida más fácil, Philippe le hace creer que lo pasa muy mal en Bergues: le dice que el lugar es horrible, que se pasa mucho frio y que la gente es muy bruta. A partir de ese momento se sumerge más y más en una mentira piadosa, porque la mujer cada vez que lo llama le pregunta acerca de lo mal que lo esta pasando y el no lo niega. Durante dos semanas, él y Antoine la pasan genial en el norte, y luego, el fin de semana, su mujer, le avisa que a decidido irse con el aunque la pasen mal, porque ella es su esposa y lo quiere. Ella considera que va a ayudarlo a superar lo que ella cree una experiencia traumática.
Philippe le dice entonces a su amigo Antoine y al resto de sus empleados que le ha contado a su mujer que son una banda de bárbaros y que el lugar es muy inospito porque parece que esto genera que su mujer que se apiade, que deje de ser depresiva y que la lejanía le estaba haciendo bien a su matrimonio. Les suplica que se comporten como si lo fueran para que Julie, asustada, se marche lo antes posible, y se mantenga la estabilidad de su matrimonio como venia sucediendo desde que se había marchado. Los empleados de Philippe aceptan luego de algunas vueltas y le hacen la vida imposible a Julie, le hacen creer que viven en el antiguo pueblo de Bergues, en medio de pueblerinos que comen gallinas y gatos vivas y andan con armas todo el día. La mujer a pesar de sentirse incomoda y espantada le dice que ella se va a quedar allí, que no lo va a dejar solo en ese lugar, a lo cual el le sorprende, porque no era la reacción esperada por todos.
Al día siguiente el se va a trabajar, ella queda durmiendo en una choza que hacían creer era la casa de su marido, pero en cuanto sale a las calles y pregunta por el correo de esa ciudad para visitarlo, un habitante que no era parte del juego y que no sabia nada de el, le dice que ese es el viejo pueblo de Bergues, y le indica donde en verdad queda la ciudad nueva. Cuando ella llega allí y ve que es un lindo lugar va al trabajo del marido para decirle que se dio cuenta de todo. El la sigue y le dice que tuvo que mentir porque su relación estaba en crisis y que parecía que podían ser solo felices por separado. Ella lo deja y se va.
Luego de un día el viaja para pedirle que vuelvan a estar juntos.

ANALISIS:

“ LA PREVIA DEL TIEMPO 1”
Luego de llegar al pueblo, pasan uno a dos días hasta que se acomoda, y empieza a encontrarse de otra forma con la gente que habita allí. Se olvida de llamar a su mujer para confirmar que ha llegado bien. Ante lo cual ella lo llama, y le dice que estaba preocupada por el, le pregunta como esta y el le responde que bien que no era tan malo como pensaba a lo cual ella le insiste, pensando que él le mentía para cuidarla: “dime que lo pasas mal, eres mi marido, me puedes contar cualquier cosa...”

TIEMPO 1:
Una acción en concordancia con el universo en el que esta inmerso que se acaba en los fines para los que fue concebida: El marido le miente a su esposa para seguirle la corriente, dado que ella estaba empeñada en creer que todo andaba mal.
Él le contesta:
“Es un horror es horrible, la estoy pasando fatal, tenias razón…” Ella le dice:“¿ves como te conozco? Y se muestra de allí en mas apiadada con su marido tratándolo mejor que nunca.

CONFIRMACION DEL TIEMPO 1:
Otro día hablan por teléfono y ella le pregunta como anda todo, y él le dice que son todos unos borrachos y ella dice: “claro, si como para mantenerse en el norte…con el frio que hace”
En otra escena el vuelve a su casa un fin de semana y ella le regala un gorro para el frio polar y le insiste para que se lo ponga antes de salir para que no se enferme de camino a lo que ella piensa es un infierno. El no dice nada y se lo pone.
A partir de aquí suceden una serie de cuestiones azarosas que su mujer entiende como parte de la situación de sufrimiento que el esta viviendo, donde el se aprovecha y no la contradice:
a- Julie cree que el por su nuevo problema con el alcohol desde que vive en el norte, ha sido el culpable del vaciamiento de su perfume givengy, cuando se ha volcado o ha sido utilizado.
b- Cuando el se emborracha una vez con su amigo, lo llevan preso y pide hacer una llamada. La llama a Julie y le cuenta la situación como anecdótica, dado que nunca le había sucedido porque el jamás tomaba y a lo cual en ella va acrecentándose la culpa por haberlo dejado solo en ese lugar.

TIEMPO 2:
Marcación de un exceso de lo anterior que obliga a responder:
- cuando la mujer se sube en su auto y le dice de repente que se va a vivir con el al norte y el asombrado le dice: ¿y Rafael (por su hijo) y la tienda (en la que ella trabajaba)? Ella le responde que lo va a acompañar porque “están en eso juntos”, el se queda mudo, enciende el auto y comienzan su viaje.
- cuando el amigo le pregunta porque le miente a su mujer luego de la actuación que han hecho para ayudarlo.
Le preguntan ¿porque no le dices la verdad? Y el contesta: Ahora se que me ama y no pienso contarle la verdad. A lo cual le dicen que no es sincero y el responde nuevamente haciendo a otro cargo de la situación: El le responde hablándole de su historia a su amigo quien no se animaba a jugarse por su amor, porque su madre no lo dejaba. Le dice: Habla con tu madre y yo hablaré con mi mujer.
SOSTENIMIENTO DE 1 ANTE 2:
- Cuando están viajando hacia el norte, tienen un accidente con el auto, el le propone a su mujer que vaya más cómoda en tren que el va a llegar más rápido para recibirla allá: Es allí donde aprovecha para ganar tiempo, y para pedirle a sus empleados-amigos que le ayuden a armar la farsa. Les dice: ”Mi mujer es depresiva, le ayuda saber que estoy en el norte, se preocupa por mi y estando separados el matrimonio ha ido mejorando”. Allí los empleados se ofenden y lo dejan solo. El no reacciona.
- Cuando llegan con Julie de la estación de tren a la ciudad, le esta por confesar la verdad, llegan de sorpresa los empleados y empiezan con la farsa y el se queda en silencio.
Ella dice: “Es peor que lo que me contaste” y el le responde “Es lo que trate de decirte para que no vinieras”.
- Cuando ella se entera le reprocha y el dice: “Te quise decir la verdad y no la querías oír”.
A partir de este recorte la pregunta que se arma es: ¿podemos hablar de un tercer tiempo en el que adviene la responsabilidad subjetiva o solo un tiempo de respuesta que de alguna manera no genera del todo un efecto sujeto?
Hemos dicho que hay distintos modos de respuestas ante la interpelación que permite hacernos responsables, distintas formas de la culpa o por el contrario una respuesta que arma sujeto en situación. Creo yo, que en este caso el protagonista no se deja interpelar del todo por lo que ha hecho, ni siquiera se puede observar en el algo del orden de lo culpògeno, sino una forma de negación a través de la proyección constante. Se podría leer:- es ella quien ha querido pensar lo que quería, yo simplemente sentí que esto colaboraba con nuestra relación, y luego no quise lastimarla-.
La culpa puede mantenerse sin el advenimiento del sujeto por ejemplo con la negación, como alternativa a la interpelación pero que es del mismo modo un manifiesto de la misma: si el culpable es el otro yo no soy responsable. Pareciera como si el personaje no se hiciese cargo de la diferencia entre lo que sucedió en uno y aquello por lo cual se lo llama a responder desde 2. Incluso cuando de forma fallida se olvida de llamar a su mujer.
Si pensamos que invocar al azar borra responsabilidad subjetiva, ¿Cómo ubicamos un tiempo 3 siendo que el protagonista se aprovecha de ese mismo azar para evitar dar respuestas que son esperadas por el otro? De todas formas seria conveniente marcar que el tiempo 2 no se genera solamente a partir de lo azaroso, sino de situaciones que crea el propio sujeto, como armar un plan especifico para hacerle vivir otra realidad a Julie.
Fariña ubica que: “del sujeto responsable se espera que escuche, que hable” Y esta persona justamente lo que no hace es hablar, y con su silencio se transforma así en cómplice. Es el obediente el que no escucha, es el obediente el que no se hace cargo, es el obediente no responsable, porque ¿Cómo se puede esperar una respuesta de quien no se pregunta?
Si nosotros pensamos que a la ley debe uno suscribirse, que no es obligatoria por si misma, de la misma manera, uno se suscribe a la mentira sea con el pretexto que sea, por ejemplo cuando uno de sus empelados cuestiona lo que le están haciendo a su mujer y el se justifica, como si de pronto se acordara del otro. Esta culpa como anestesiada es ajena a toda responsabilidad subjetiva.
Si ubicamos que “No hay responsabilidad subjetiva sin culpa porque es ella quien obliga a responder”, podríamos pensar en un camino intermedio entre ellas, donde al sujeto se lo interroga, pero donde tal vez el en esa situación no se sienta verdaderamente interpelado, no sienta que deba responder nada y a nadie.
Para Sartre la mala fe es un determinismo, todo aquel que busca excusas de su vida por algún tema de determinación estaría en la mala fe, ¿no es precisamente este personaje quien ve en el otro los problemas? ¿No son los silencios y las adjudicaciones al azar a través de sus silencios, obras de mala fe?
Si pensamos que la cura de la mala fe es la angustia, porque la elección se hace sin garantías, que la elección constituye al sujeto, y que tal vez la angustia es entender la responsabilidad y no escudarse en la mala fe, ¿Qué pensamos acerca de la ausencia de angustia, de la ausencia de preguntas? Esta persona no eligió sin garantías, al contrario busco garantías para estar tranquilo.
¿Qué se espera de este sujeto? ¿Un acto? Un acto es una decisión no una acción, esta por fuera de la moral. Si alguien decide en términos de moral, tendría que ver con las consecuencias de ser amado u odiado por los otros, y me parece es justamente en estos términos que hace el sujeto, mas bien que cree hacer para cuidar al otro- pues el acto esta en otro plano, en el plano de lo singular, en el plano de la decisión.
Por otra parte si nosotros pensáramos en términos de moral, de códigos, de lo particular, estaríamos esperando de este personaje otro tipo de respuesta, una respuesta en el plano de lo bueno, lo malo, de lo correcto e incorrecto, de lo que su cultura esperaría de él y justamente lo que consideramos como interesante es ver cómo se enfrente el sujeto no con “lo esperado” por la sociedad o el grupo de pertenencia, sino con sus rincones mas inconscientes, con sus deseos.
¿Cómo pensar también la Responsabilidad del grupo que cubre al individuo? Esto lo dejaré planteado para otra ocasión pues es de igualmente interesante.
¿El sujeto esta siempre dispuesto a no degradar la subjetividad en moral? Se preguntan Salomone y Domínguez. Este persona en pos de “cuidar su matrimonio” se hace desconocedor de la subjetividad del otro y de su propia subjetividad ¿acaso se pregunta si quiere ese matrimonio, si lo desea o no?
Allí radica fundamentalmente la cuestión, no hay sustracción al régimen de lo uno, no hay una singularidad que rompe con los cánones, sino acciones y respuestas en el plano de lo moral. Porque pensar a un sujeto determinado puramente por lo moral, es pensar que no habría acto posible, seria pensar solamente en el plano de aquello que limita a lo pulsional, lo cual no sumaria. En cambio pensar que se renuncia al deseo para gozar del sometimiento, tal vez nos permitiría ubicar en otras coordenadas más acordes a lo sucedido en el film. Porque desde lo deontológico jurídico por ejemplo este sujeto hubiera mentido a la sagrada unión del matrimonio, mientras desde una lectura ética del sujeto no autónomo, sino del sujeto sujetado por la ley y el lenguaje, este sujeto hubiese estado diciendo la verdad de lo que él quería, a través de fallidos y no fallidos, porque si seguimos el film el dice explícitamente que no quería que ella fuera allí.
HIPOTESIS CLINICA:
Me interesa para este punto retomar algo de lo que ubica Jinkins en “Vergüenza y responsabilidad”: “en la obediencia pasiva se reconoce el interés real del sujeto” ¿no es acaso pasiva la actitud del personaje principal respecto de su esposa? ¿Cual es este interés, este deseo que atraviesa la existencia yoica, la existencia de lo que cree saber el sujeto?
Si pensamos como Lacan dice que somos responsables y por eso culpables de lo que pensamos y decimos, el deseo, lo inconciente nos vuelve responsables. ¿Cual era la intencionalidad más allá del yo que lo llevó al protagonista a mentirle a su mujer? ¿Estaba realmente el pensando en el bien y la reparación de su matrimonio, o acaso estaba simplemente disfrutando de su soledad y de que ella no estuviese quejándose constantemente por cualquier nimiedad? ¿Cuáles serian los sentidos más allá de la voluntad conciente? Tendríamos que ver qué ha propiciado la acción, cual es la realidad psíquica. Seguramente este sujeto piense que esa pequeña mentirita lo hacia sentir mas cómodo y menos frustrado y mas cercano de julie, pero nosotros debemos preguntarnos por un sujeto que no es autónomo, por un sujeto que desconoce mucho de si y que sin embargo debe responder por ello.
Si acordamos en que El síntoma es la opción de goce de cada uno quiere decir que ubicamos una forma singular de vivir y de actuar. ¿Cuál es la opción del personaje? ¿Acaso la satisfacción autoerótica de responder a la demanda del otro como goce, según propone lacan?
Me interesa hacer en este punto una distinción entre la opción, la elección y la decisión. Si pensamos en que philippe ante la posición de su mujer no le quedaba otra que o seguirle la corriente o decirle la verdad, estaríamos pensando en una situación de necesidad de respuestas que anteceden al sujeto y que minimizan sus posibilidades de operar. Ahora, si pensamos que su accionar funda un nuevo universo que no tiene precedentes de coordenadas y que reinventa al sujeto, estaríamos del lado de la decisión. ¿el personaje en que posición queda respecto de lo que asume su mujer? Creo que queda en una posición de poca libertad pues no ha sido el el que ha planteado la problemática sino ella, pero no olvidemos que es el quien “olvida” llamarla luego de llegar a destino habiendo pasado ya uno o dos días, por lo tanto no sabemos si estaba “tan” prisionero como el creía.
¿Qué debe responder este sujeto en términos de responsabilidad subjetiva?
Este personaje de alguna manera convoca a su mujer a la escena, a su vida, aunque se siente ahogado, cansado, discapacitado para vivir en paz y armonía en familia. Y digo esto porque el toma eso para que lo puedan trasladar a una zona más amena como su mujer quería. Su deseo tendría que ver de alguna forma con estar incapacitado, con depender de otro, con necesidad de que lo cuiden y quieran. No olvidemos que se va sintiendo cada vez mas cómodo cuando su mujer lo acobija, lo protege, a través de las llamadas telefónicas. Pero el no se hace cargo de ello dado que proyecta los problemas matrimoniales en su mujer alegando que es la separación la que los une, y eso es precisamente así.
Tomaré una idea de Lacan, que al leerla me ha resonado justamente con este recorte del film: Algunos neuróticos intentan ubicar en el lugar del objeto del deseo, el objeto de la demanda del otro, quiere que el otro le pida y cree que el otro le pide. Para no enfrentarse con el deseo del otro que encierra angustia, intenta reducir el deseo del otro a la demanda del otro, evitando preguntarse que es lo que desea, trata de reducir el deseo a lo que el otro pide. El obsesivo hace maniobras para que el otro le pida, para evitar el problema que otro desea y que el también desea.
Podríamos hipotetizar entonces que las maniobras de mentirle a sus jefes, de no llamar a su mujer, de utilizar situaciones azarosas para quedar como “indefenso”, de armar un plan con sus empleados, y de llamarla ante el problema con la policía, no son más que maneras de expresar que ese sujeto quiere ahora ser él el débil, el irresponsable, el depresivo, el que como su mujer, quedara a la deriva del Otro. Retomando algo de lo anterior, el no quería que ella fuera ahí, porque esa distancia es la que le permite una posición distinta a la que ha tenido en su matrimonio, aunque él diga que todo lo hace por ella, es claro que lo hace por él, para cuidarse un poco el. Nuevamente, ¿Qué esperaríamos de este sujeto? Esperaríamos una singularidad que emite un sujeto de su deseo, esperaríamos un ser humano que se hiciese y eligiese a sí mismo, aun anoticiándose de lo “no sabido”. Una implicancia, un intento de saber-hacer ahí con él, con su vida, un acto ético. Una amplificación desde el eje universal-singular, una decisión que arme sujeto.

BIBLIOGRAFIA:
Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
Michel Fariña, J. J.: El doble movimiento de la Ética contemporánea. Una ilustración cinematográfica. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.

Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: