Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Biografía de Tadeo Isidoro Cruz >

por 

deja por fuera a su deseo”. Y es la culpa, entonces, la que posibilita y prepara el acto responsable frente a su deseo; acto que sólo se despliega en el T3 y que viene a instaurar un nuevo posicionamiento subjetivo frente a la interpelación de su deseo. El T3 es, entonces, el tiempo de la dimensión ética, del efecto sujeto. Cruz se siente herido por esa interpelación y su respuesta a ella es radical: jugándose a pleno por “eso revivido” en él, por ese ser gaucho otra vez. Cruz es capaz de una transformación tan profunda que, en un instante, pasa a estar nuevamente al margen de la ley: arroja su uniforme de sargento al piso, y pelea, como un gaucho, junto a Martín Fierro. Y pelea contra sus, hasta entonces, compañeros policías, quienes, imaginamos, presencian atónitos una escena semejante. “La única cosa de la que se puede ser culpable, al menos en la perspectiva psicoanalítica es de haber cedido en su deseo” (Jacques Lacan, 1959-1960). Siempre se es responsable de un modo u otro de la posición subjetiva que implica la interpelación. Cruz, a partir del T3, adopta una posición más ética, más responsable frente a su deseo; posición que lo alivia del sentimiento de culpa que instauró la interpelación y que implica un nuevo posicionamiento subjetivo desde el cual ser.
La noción de azar se articula en este circuito de manera determinante en el momento en que Cruz se enfrenta a Martín Fierro. Se trata de una situación contingente; de algo que seguro no estaba en los cálculos de Cruz y que, sin embargo, modifica su vida para siempre. El azar quiso que ambos se encontraran en esa noche y bajo esas circunstancias. Cruz no es responsable por el azar de ese encuentro, pero sí lo es por la respuesta que ese encuentro des-encadena.

Conclusiones

Borges cita un verso de Yeats que condensa increíblemente bien el apres-coup del circuito del deseo “I am looking for the face i had before the World was made”. (Estoy buscando el rostro que tenía antes de que el mundo fuera hecho).Mediante el juego de tiempos verbales, puede pensarse algo de este movimiento retroactivo del circuito del deseo; el cual no se lleva a cabo sin un sentimiento de culpa que lo motorice y que implique volver sobre la acción, resignificándola. La dimensión ética irrumpe en esa acción del T3 de Cruz; se trata de la respuesta universal singular de Cruz frente a la demanda de su deseo. Respuesta que es un nuevo posicionamiento subjetivo más acorde con lo singular de ese deseo



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: