por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º Parcial
Película Blade Runner

Alumnos:

Patricio Grinschpun, LU 32669760- 0, patogrins@hotmail.com
Cintia Morelli, LU 33778646-0, cintia_more@hotmail.com

Docente: Juan Jorge Michel Fariña
Ayudante: Estefanía Soledad Panizza
Comisión: 9
Profesor Titular: Juan Jorge Michel Fariña
Fecha de entrega: 10 de Junio de 2010

- Primer Cuatrimestre 2010-
Planteando una realidad totalmente diferente a la de hoy en día , la historia se ubica en los Ángeles del 2019. La Tierra es un lugar aparentemente relegado a los seres que no logran acceder a las colonias del exterior, donde la contaminación y las naves espaciales son moneda corriente.
En ese contexto un policía retirado, Deckard, personaje principal sobre el cual centraremos el análisis de la responsabilidad subjetiva, es requerido nuevamente en acción. Se le informa al mejor Blade Runner que seis ”Nexus 6” o “Replicantes” han escapado de las colonias espaciales e intentan infiltrarse en la compañía Tyrell . Los también denominados “porta pieles” son copias de seres humanos en todo excepto en sus emociones. Como los diseñadores percibieron que al cabo de unos años pueden desarrollar sus propias respuestas emocionales, les han instalado un dispositivo de seguridad : sólo poseen cuatro años de vida.
Deckard vacila en aceptar la misión pero finalmente cede alegando no tener opción. La película transita por un lado, en la búsqueda de los replicantes de la confrontación con su creador esperando alargar su tiempo de vida. Por el otro, en el rastreo de Deckard de estas “Maquinas defectuosas”, búsqueda en la que encuentra más de lo que busca. En una de las escenas finales, Deckard y el replicante líder Barry se enfrentan. El replicante le perdona la vida a Deck y le dice : “ ¿Es toda una experiencia vivir con miedo verdad?. Eso es lo que significa ser esclavo. Este acto dirá Oscar D’ Amore , el autor del comentario del film, hace causa en el viejo Blade Runner. Y plantea, a Barry lo diferencia ese acto, ese interrogarse por el particular que lo define : el hecho de ser un esclavo con fecha de muerte asignada. En este sentido hipotetiza, Deckard no es un “arrepentido”. Si primero hubo elección es porque hubo alternativa. El costo dirá, es a expensas de la responsabilidad subjetiva, es su ausencia el brillo que impide la producción de un sujeto del deseo Icc. El sentimiento inconsciente de culpa es corrompible por la creencia de otro de la orden.
Finalmente, cuando en la escena final Deck decide huir con la replicante Ráchale, la voz de otro policía parecen hacer eco en él : “Lástima que no pueda sobrevivir, ¿pero quien puede?”
Analizando el film y considerando el circuito de Responsabilidad, ubicamos diferentes tiempos:
Tiempo 1 : Es el tiempo en donde se realiza una acción determinada que concuerda con el Universo del discurso en el que el sujeto se encuentra inmerso .En el film lo ubicamos en el momento en el que se le pide a Deckard que participe de la misión de exterminio de los “porta pieles”. Se le plantea entonces un problema ético ante la elección. El sujeto acepta, elige lo que elige pero como dirá D’ Amore no sin una suerte de transacción ilusoria que exige obediencia a cambio de vida:
A:“ Te necesito a ti Deck. Es el caso más serio hasta ahora. Necesito al viejo Blade Runner, necesito tu magia”.
B:“Ya he renunciado”
A:“Sabes como son las cosas, si no eres policía no eres nada”
B:“¿ No tengo otra alternativa eh?”
A: “No”
En este sentido hubo una elección. El sujeto acepta y pretende realizar una acción determinada suponiendo que se agota en sus fines : “Prefiero ser asesino a victima”.
Gutierrez en esta línea afirma al analizar el juicio a Eichman que la obediencia no es ajena a la responsabilidad. La obediencia es el crimen. La responsabilidad reside en ofrecerse como instrumento. En la película Deck decide ser parte y que se cuente con él y no con otro. Además el racionaliza : ““ Los replicantes pueden ser como cualquier máquina, pueden ser un beneficio o un peligro. Si son un beneficio no son mi problema. “
Tiempo 2: Hay un indicador que señala el exceso de lo acontecido. El universo soportado por las certezas yoicas se quiebra y posibilita que surja una pregunta sobre la posición que tenía el sujeto al comienzo. Se demuestra la incompletud del universo previo con la caída de los ideales que lo sostenían. La función de la misión era capturar a los replicantes, sin embargo a lo largo de su búsqueda comienza a cambiar su posición previa. En este segundo momento, cae la certidumbre de Deckard. Ya dejan de ser simples máquinas que hay que sacar de circulación.
El encuentro final entre Deckard y Barry es fundamental para comprender este segundo tiempo
. El nexus 6 le perdona la vida a Deckard y le dice : “ No eres tu el bueno hombrecito? ¿Estas orgulloso de ti? ¿Es toda una experiencia vivir con miedo verdad? Eso es lo que significa ser esclavo”. D’ Amore da cuenta de esto y afirma que se establece entre ellos una semejanza y al mismo tiempo una diferencia. Ambos son esclavos y Deckard en este punto se reconoce como tal. Barry es una máquina esclava que tiene incluso fijado la fecha de su muerte. Deckard por el otro lado, es un esclavo buchón del poder de turno que participa con su licencia para matar de algunas migajas de poder.. Barry interroga y cuestiona ese particular que lo define. Y afirma:
“ He visto cosas que los seres humanos ni se imaginan. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir. “
Como dice D’ Amore algo de este acto hace eco en Deckard que lo sobrevive. Algo de si mismo se pone de manifiesto y resignifica el tiempo uno : su propia condición de esclavo.

Entendemos que la responsabilidad subjetiva surge de la hiancia (ruptura o salto inesperado) en lo simbólico que llama al sujeto a responder, produciéndolo. Responsable entonces es aquel del que se espera una repuesta , Salomone dirá, a la castración. El tiempo dos es el tiempo de la interpelación, tiempo que implica una deuda por la que hay que responder. En ese punto podemos ver que Deckard responde sí, pero manteniendo su coartada : el culpable es otro, y por ende no soy responsable. Se observa claramente los mecanismo de proyección y negación en él. La culpa como dice D’ Amore no favorece el efecto sujeto. La culpa en Deckard queda anestesiada y por ende es ajena a la Responsabilidad Subjetiva. Anestesiada la culpa no hay Responsabilidad subjetiva. La culpa se mantiene sin advenimiento del sujeto.
El mejor Blade Runner se resguarda en otro de la orden. Resigan la responsabilidad subjetiva impidiendo la producción de un sujeto del deseo Icc. El otro es quien dio la orden y el “Yo” sólo las cumple. Mosca dirá que así como la responsabilidad implica un Superávit del sujeto, la culpa implica un déficit. Si la responsabilidad es otro nombre del sujeto, irresponsable será todo aquel sometido a otro.
Desde otro polo totalmente diferente a la responsabilidad subjetiva, podemos plantar la importancia de la responsabilidad jurídica y la noción de sujeto autónomo de derecho, propio del terreno de la conciencia y de intencionalidad. El sujeto de derecho es el sujeto autónomo, aquel capaz de hacerse responsable por sus acciones. El sujeto imputable en esta línea, es aquel que responde por actos o hechos reprobables. Como la responsabilidad en términos jurídicos se dirime en términos de imputabilidad- inimputabilidad, podemos plantear que Deckard en su posición de policía justiciero no es imputable por sus acciones. D’ Amore dirá por su parte, que Deckard es responsable y culpable moral, tanto de sus creencias como de sus asesinatos, auque las estrategias de desresponsabilización jurídicas están al servicio de la desculpabilización.
Comparando el film con el caso de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre) ubicamos algunas similitudes y algunas diferencias. Tanto Ibbieta y sus compañeros de celda como Barry y los otros nexus 6, comparten algo que los condiciona plenamente, Todos ellos son conscientes de cuando será el momento de su muerte. Los prisioneros son sentenciados a ser ejecutados por la mañana, mientras que los replicantes son programados para morir en 4 años. Esta es información que no les es indiferente a ninguno de ellos. Como se ve en el análisis de Gutierrez el deseo de Ibbieta de mantenerse con vida condiciona sus actos, aunque el no lo sepa. Decir que encontrarían a Gris en el cementerio le ha salvado la vida, si bien nada nos permite afirmar que su deseo era el de mandar a la muerte a su amigo, si podemos decir que Ibietta deseaba vivir un tiempo mas y de eso sí es responsable. A través de la “mentira” respecto del paradero de Gris su deseo se ha realizado. En este sentido, los nexus 6 también son condicionados por el conocimiento respecto del momento de su muerte. A lo largo de la película Barrie intenta a toda costa prolongar el momento de su muerte al cual ha sido sentenciado de antemano por sus programadores. En el encuentro con su “padre”, el “Dios de la biomecánica” lo interroga y le exige cumplir con su cometido. Es importante aclarar que en este caso, no se trata de un deseo inconsciente como en el caso de Ibbieta, aquí Barrie demanda concientemente a su creador que prolongue su vida, por supuesto, no lo logra. Ibbieta es puesto cara a cara con su propia finitud y desde esta posición reconoce la necesidad de la muerte de todas las personas “Estos tipos (sus carceleros) adornados con sus látigos y sus botas eran también hombres que iban a morir. Un poco mas tarde que yo , pero no mucho mas”. En la escena final de la película algo de esto también se pone en juego. Las frases del policía resuenan en la cabeza de Deckard: “¡Lastima que ella (Ráchale) no pueda vivir... ¿pero quién puede?!”

Los elementos de necesidad y azar presentes en la película propuesta pueden ser estudiados para sustentar y reforzar las comparaciones que venimos estableciendo con el muro de Sartre:
El orden de la necesidad hace referencia a eso que gobierna el curso de las acciones sin que el sujeto pueda cambiarlo, aquello que necesariamente ocurre: simplemente ocurre, Necesidad enlaza causas y efectos, por ejemplo: causa- los replicantes son programados para morir en 4 años, efecto- los replicantes mueren en cuatro años. los Portapieles tienen obligado un tiempo de vida, un tiempo vital programado de antemano.
El elemento de azar puede entenderse en términos de arbitrariedad que desconecta causa y efecto. Hay algo de lo inesperado eh inanalizable que se pone en juego. Si bien la muerte en los humanos también es necesaria, en un principio podemos decir que los tiempos y condiciones de esta muerte humana estarían del orden del azar, y es esto mismo lo que nos permite, al menos imaginariamente, sesgar lo inevitable de nuestra propia muerte.
En la película los replicantes de 6ta generación buscan todo el tiempo postergar la necesidad inminente de su muerte, como es de esperar: no lo logran. Por otro lado, paradojicamente Ibbieta si lo consigue, la muerte frente al muro de fusilamiento no era necesaria y algo del orden del azar logro evadir el esperado final, lo mismo ocurre con Deckard al enfrentarse a Leon, justo cuando el espectador espera su asesinato, Rachale aparece para salvarle la vida, creemos que el hecho que justo este ahí con un arma cargada es resultado del azar, 2 minutos mas tarde y la historia de nuestro Blade Runner hubiera terminado precozmente en un tiempo uno infinito.
Si bien en un primer momento estamos planteando la muerte de los replicantes del lado de la necesidad y la muerte humana del orden del azar, entendemos que esta diferenciación tan tajante se complica al comenzar a pensar en que hay de humano en los replicantes y que de replicante en los humanos, en otras palabras se complica al preguntarnos ¿que es lo que nos hace humanos? La pregunta por el ser, por la existencia, complejisa estas afirmaciones que nos atrevimos a plantear quizás apresuradamente; por ejemplo Barry muere precisamente en el momento que muere-azarosamente, siguiendo la trama de la película no encontramos causa que determine como efecto la muerte de Barry en ese momento, sus cuatro años de vida podrían haberse terminado cinco minutos antes o cinco minutos después y su speach final, tan conmovedor, no habría significado nada para la vida de Deckard sin funcionar, como lo hemos planteado, como un tiempo dos en el circuito de la responsabilidad.
Como vemos, la esencia de los replicantes y la de los humanos, es decir eso que hace que un replicante sea un replicante, y eso que hace que un humano sea un humano, se mezcla constantemente. Ráchale misma es un ejemplo de ello. Ella puede desmontar la farsa que engloba su vida con la ayuda de Deckard, abriéndose paso como un sujeto que enfrenta su existencia. Rachael en comienzo, nada sabe de su condición de replicante, esta totalmente convencida de su condición de humana. No duda hasta el encuentro con Deckard de la realidad que conoce. En este punto se abre la pregunta ¿qué es la realidad? ¿Qué nos asegura de lo real de nuestra realidad? ¿Quién nos asegura que el propio Deckard no es un replicante? ¿Quién nos asegura eso a cada uno? Podríamos incluso llegar a preguntarnos, al final de la película, en su huida con Ráchale: ¿Deckard se ha reconocido a si mismo como un replicante ?

Bibliografia

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
D’Amore, O.: Blade Runner. Comentario sobre el film.
Fariña J.J.M . The trueman show ( version resumida de la clase dicatada en la facultad de ciencias socales de la unlz, el lunes 8 de noviembre de 1999) Ficha de Catredra.
Maria Elena Dominguez. Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un analisis En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Sartre J.P. El muro. Losada
Stan lee Blade Runner adaptacion al comic: Marvel comics Group



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: