Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Búsqueda implacable >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Segundo parcial: “Búsqueda Implacable”

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Segundo cuatrimestre 2010
Comsion 10
Alumanas: - Populin Antonela
-Ratto Aldana

Profesara: Ma. Elena Dominguez
Catedra I: Prof. Tit. Reg. Juan Jorge Fariña

Film: “Búsqueda implacable”

La decisión de Ibbieta y Brian
El sujeto elegido del film “búsqueda implacable” es Brian, protagonista. Consideramos que toma una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “el Muro” de J.P Sartre ya que encontramos que Ibbieta “habló, para mentir, para engañar, para burlar al otro, al tirano, a esos oficiales severos, guardianes de una causa que merecía burla. Está escondido en el cementerio, mintió ibbieta, y dijo la verdad.” , en este caso el deseo inconsciente de Ibbieta era vivir más tiempo, no delata a Gris, sino a su deseo. En nuestro caso la decisión que toma Brian se plasma en la acción de firmar el consentimiento de viaje de su hija menor de edad (17 años) a Paris cediendo para satisfacer así la demanda de su hija y ex mujer, estando de este modo inmerso a la demanda del otro, ya que él considera que el mismo era peligroso, que era chica para ese tipo de viaje. Estando pronta a viajar él descubre que madre e hija estaban encubriendo una mentira ya que la joven no iría de excursión a museos de parís, sino seguiría una gira de rock por todo Europa. Aun así acepta el viaje, sigue cediendo, en ese acto acepta y refuerza ese saber no sabido, relacionado con su deseo inconsciente, que nosotras consideramos que es el anhelo por “hacerse padre”.

Circuito de la responsabilidad y las tres categorías: “ universal-singular , particular”:
El análisis recae sobre el personaje de Brian, análisis a través del cual intentaremos dar cuenta de su responsabilidad subjetiva, desplegada en tres tiempos lógicos. Realizado esto, se intentará esbozar una hipótesis clínica.
Tiempo 1, tiempo en el cual “se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada” , tomando a nuestro personaje Brian y al universo en el cual está inmerso encontramos que ser “buen padre” consiste en ceder (tomada como la acción realizada), se observa que a lo largo de su vida fue desistiendo y entregando sus intereses como su trabajo, ya que ser “buen padre” para este universo moral, implicaba ceder para lograr el amor/aceptación de un hijo.
Podemos pensar que el acto de ceder conlleva una decisión tomada dentro del campo de los otros, acción realizada dentro del campo de lo particular, la moral. Siguiendo con esta línea de pensamiento tomamos como elemento de este tiempo 1 el hecho de que Brian firma y da su consentimiento para el viaje de su hija de 17 años a Paris, no estando de acuerdo ya que lo consideraba peligroso y además sabiendo que su ex esposa e hija le mentían respecto del motivo del viaje. Damos cuenta nuevamente que en el acto de ceder busca ser amado por su hija y ser reconocido como un “buen padre” ya que como dice Alejandro Ariel, “la decisión en el campo moral calcula los pro y los contras, las ventajas y desventajas, como cualquier decisión que uno toma habitualmente (…). Si alguien toma una decisión en términos morales la consecuencia de esa decisión es ser amado u odiado” . Este tiempo es confrontado en un tiempo 2, dónde surge un exceso que indica la vacilación del fantasma, es decir, se produce un quiebre en el universo particular que genera la interpelación en el sujeto, y se despliega la pregunta que en nuestro caso podría ser “¿qué es ser un padre?”, cuestionando su paternidad, surgiendo así una singularidad ya que no existen significantes que den respuesta a dicho interrogante. Pensándolo desde las tres categorías planteadas por Lewkowicz: universal-singular y particular, se produce una ruptura en el eje particular por un exceso no contemplado por el universo preexistente, al interpelarlo y responder por dicha singularidad, se expande el universo dando cuenta del “no todo”. Era necesario que Brian ceda firmando el consentimiento para que su hija viaje, dando lugar a la situación azarosa, de que su hija fuera secuestrada y se haya encontrado en peligro su vida, para que se produzca la interpelación nombrada anteriormente que funda el tiempo 1 de dicho circuito de la responsabilidad. Así creemos poder situar un Tiempo 3 en nuestro circuito ya que surge en el tiempo 2 culpa por la irrupción de un exceso, esta culpa ob-liga a dar una respuesta, y no hay deseo sin culpa por ende el sujeto debe hacerse cargo de su deseo y responder ante él. Así se constituye el acto ético, dando cuenta de la responsabilidad subjetiva. En nuestro caso no surge respuesta culpogena, es decir repuesta tapón que bloquee el circuito sin permitir un tiempo 3, se observa una culpa estructural, que ob-liga a Brian a dar una respuesta ante su deseo, ser un padre. Creemos poder plantear el advenimiento del Tiempo 3, por ende un efecto sujeto donde Brian logra posicionarse subjetivamente de manera diferente al tiempo 1, pasa de “creado a creador” , logra incorporar a su universo simbólico el significante de la paternidad. Lo podemos pensar cuando aun sabiendo que su hija vivía en otro hogar con un padrastro él igualmente podría incluirse, estar presente, acompañarla en su anhelo de ser cantante, dejar de ceder y de ser el tercero excluido para posicionarse como padre.
Como podemos observar no se encuentra efecto particularista, ya que no se presenta culpa tapón que obture el despliegue del circuito.
Hipótesis clínica
La hipótesis clínica intentará dar cuenta de cómo y por dónde juega el deseo del sujeto. Y que hacerse cargo de ese deseo, asumirlo, implica para él tomar una decisión.
Dicha hipótesis podría ser planteada desde la castración pensando “la constitución neurótica (…) descripta como relación a un saber paterno siempre supuesto y entonces como una incertidumbre acerca de lo que se quiere” .
La castración en Brian se juega con la paternidad. Ya que en un primer tiempo como respuesta al sentimiento de culpa Brian responde cediendo ante los pedidos de su hija ya que anteriormente el estaba abocado enteramente a su trabajo, le dedicaba día y noche ya que era un importante detective, podemos presentir que él siente culpa (moralista) por dicho accionar, ante esto pierde a su mujer y ella se va con su hija de la casa, vuelve a formar una familia, ante dicho hecho pudo haber existido una interpelación que hace que él ceda para acortar la brecha que lo distancia de su hija, motivado por la culpa culpógena, culpa tapón que evitaba que él se haga cargo de su deseo. Fue el azar y la necesidad lo que nuevamente lleva a interpelarse a nuestro personaje. Fue necesario que esté en riesgo la vida de su hija para que él se replantee: “¿qué es ser padre?”, interrogando su deseo, causante de la culpa, de esa culpa que ob-liga a responder. Cambiando de posición, quizás entendiendo que el no estar presente en la convivencia no significa ser un mal padre y ceder. Con dicho cambio subjetivo logra plantearse ¿Qué hacer con lo que le toca vivir? Y así encuentra otro modo de relacionarse con su hija, acompañándola en el desarrollo de su vida, pero esta vez posicionándose como padre y no como aquel que solo cedía.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: