por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

SEGUNDO PARCIAL DOMICILIARIO

MATERIA: Psicología, Ética y Derechos Humanos
CÁTEDRA: I
TITULAR: Prof. Tit. Reg. Juan Jorge Fariña
COMISIÓN: 10

JEFE DE TRABAJOS PRÁCTICOS: Lic. María Elena Domínguez
ALUMNOS: BOSCO, Lourdes
SMITH ESTRADA, Soledad

PRIMER CUATRIMESTRE 2010

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.
El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es el sacerdote Ladislao Gutiérrez, quien se enamora de Camila O´Gorman. Ellos escapan juntos, hecho que provoca un gran escándalo en la Iglesia y Sociedad porteña de la época (mediados del siglo XIX).
Consideramos que la hipótesis clínica del comentario escrito por Claudia Vezzaro y Marcos Faletti es la frase lacaniana: "¿Has actuado en conformidad a tu deseo?" Pregunta parafraseada por parte de Camila cuando esta con Ladislao en el campanario de la Capilla del Socorro besándose y el le pregunta que va a hacer con ella a lo que ella responde: "Lo que Ud. quiera". Con esa respuesta esta diciéndole que actúe en conformidad con su deseo.
Entonces según los autores del comentario, "la conjunción de miradas, palabras, gestos, y la privacidad en la que se encuentran genera un clima mas que propicio para que emerja plenamente este sujeto deseante. Ladislao se corre de esa posición neutral insostenible y besa intensamente a Camila una y otra vez, acto en el cual, como dice D´Amore, se produce un sujeto de deseo inconciente. (...) Ladislao ha dado lugar a su deseo más allá de los mandatos religiosos y morales, ha actuado racional y concientemente por lo que ha asumido la responsabilidad subjetiva del tercer tiempo".
En referencia a esto, creemos importante aclarar que, ante el orden disciplinario de esa época: en el cual la Iglesia y el Estado tenían un poder totalitario (Gobernación de Rosas), y en el que las "instituciones" normalizaban a los sujetos, en el cual también los cuerpos eran susceptibles de ser educados para ser cuerpos útiles como diría M. Foucault en Vigilar y Castigar (a Camila su padre le decía que tenia que casarse para tener hijos, para ser "útil", el que estaba en desacuerdo con el orden establecido era asesinado y colgado en lugares públicos por parte de la mazorca), el padre jesuita tucumano Ladislao posee un "proceder no funcional a los ideales prácticos" y a partir de sus sermones y de sus acciones, podríamos agregar, "pretende generar una actitud reflexiva y critica respecto a lo instituido". Podría decirse que posee una actitud revolucionaria para esa época y que "prioriza su subjetividad y su deseo por sobre los mandatos sociales y lo institutido religiosamente". Asimismo, esto puede observarse en referencia a su relación con Camila. Él, siendo sacerdote, está casado con Dios, y sin embargo se enamora y huye con ella, no sin tener sentimientos de culpa que son exteriorizados mediante autoflagelaciones, resistencias a esos sentimientos, rezos, y enfermedades (fiebre).

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
En relación a los tiempos lógicos, vamos a proponer un circuito de la responsabilidad subjetiva acerca del personaje de Ladislao Gutiérrez. Antes consideramos importante aclarar que la responsabilidad subjetiva apunta al sujeto del inconciente, llama al sujeto a responder, y como efecto de la palabra, produce un sujeto dividido, lo cual se manifiesta en las formaciones del inconciente, donde el yo es inconsistente. Habiendo un orden establecido, algo irrumpe y rompe ese orden, "se trata de evocar la falta, sostener y propiciar el punto de inconsistencia que da lugar a la responsabilidad fundadora de sujeto" . O sea que la interpelación producirá verdad subjetiva, singularidad de un sujeto en acto.
Consideramos que el tiempo 1 es el tiempo en el que se realiza una acción que se agota en los fines para los cuales fue propuesto . En este sentido, consideramos que el tiempo 1 del film es cuando Ladislao enamorado de Camila se escapa con ella a Goya y se cambian los nombres, ya que hay una ruptura del universo particular que los guiaba en sus acciones, o sea del orden autoritario de la época en el cual Ladislao no podía dejar de ser sacerdote por estaba casado para siempre con Dios y Camila debía casarse con alguien de su estatus social. O sea, como diría M. E. Domínguez “es el plano de la existencia yoica que se ve atravesado por el del deseo." Asimismo, podemos observar como surgen a partir de su enamoramiento, las formaciones del inconciente: confesión, auto castigo, fiebre y delirio.
Consideramos que el tiempo 2, en el cual se puede observar un exceso respecto de lo sucedido en el tiempo 1 y donde emerge la pregunta acerca de la posición que tenía el sujeto al comienzo de ese tiempo, y que puede dar lugar a que emerja una singularidad que haga visible la incompletad del universo anterior, sería el hecho de que Ladislao, al ser visto por un sacerdote conocido en la riña de gallos en Goya, va a rezar a la capilla y se interpela por sus acciones, a pesar de que tenía los medios para escaparse nuevamente con Camila. Él se da cuenta de que el hecho de escaparse juntos fue más allá de lo esperado, por lo que el tiempo 1 es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa, ya que ésta lleva al retorno de la acción por la que hay que responder e intentar ligar los elementos disonantes . Entonces el sujeto está obligado a responder. Ladislao le dice a Camila, luego de haber pasado toda la noche en la Capilla: “con él yo no puedo”, refiriéndose a Dios.
Finalmente, tendrá lugar un tiempo 3, el efecto sujeto, que verificará la responsabilidad subjetiva, una nueva posición del sujeto respecto de lo universal, que conllevará a un acto produciendo un sujeto dividido, un sujeto que tomó una decisión por lo cual se pudo producir un sujeto barrado. En el caso del film, consideramos que sería cuando Ladislao, al estar encarcelado, ambos condenados a muerte, le manda una carta de amor a Camila, diciéndole que va a estar a su lado en la otra vida y “todo por amor”. O sea que está dispuesto hasta a morir por el amor que se tienen. Entonces en el tiempo 3 el efecto sujeto es una respuesta a la interpelación, implica la noción de acto ético. es una resignificación del tiempo 1, por lo tanto Ladislao tuvo un cambio de posición con respecto a sus sentimientos que le provocaba Camila. Ladislao decide entregarse y una vez condenados a muerte le dice en la carta a Camila “todo por amor” y que van a vivir juntos en la vida eterna. O sea que se trata de evocar la falta estructural y en esos puntos de ruptura y quiebre es donde aparece el sujeto del inconciente, la responsabilidad subjetiva.
Entonces, si Ladislao es interpelado por algo disonante respecto sus mandatos morales y religiosos, pero se da cuenta que algo de eso tiene que ver con él mismo, o sea él sabe que ama apasionadamente a Camila, sabe que eso no le es ajeno, la hipótesis clínica explicará el hecho de que "el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignificándolo" , lo que va a conllevar una respuesta que dará lugar a un cambio de posición subjetiva, la responsabilidad del tiempo 3. Retroactivamente, se puede observar una hipótesis clínica que demuestra que estos dos tiempos están ligados asociativamente, o sea que si del tiempo 2 surgió algo no ligado con el universo particular, éste intentará ligarlo nuevamente encontrando una explicación a su presencia, que su amor no puede ser en esta vida, razón por la cual Ladislao prefiere morir y vivir con Camila en la vida eterna. Entonces la hipótesis clínica va a intentar explicar el exceso, dar cuenta de la castración, de la falta. Ladislao en este caso es responsable de haberse enamorado de Camila y de huir con ella a pesar de todos los mandatos sociales, morales y religiosos de la época. Es responsable de no haber huido cuando lo descubrieron, de quedarse y ser apresado y muerto.
Luego de haber ubicado los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad subjetiva del film Camila, se nos abren ciertos interrogantes:¿Por qué esperar a la otra vida para estar con Camila, cuando uno no sabe si existe otra vida, el cree que si existe por que es sacerdote, pero por qué hace esto si podría haberse escapado y estar con ella acá en esta vida?
Por momentos nos surge el hecho de creer que puede ser que Ladislao haya decidido morir, que ese haya sido su deseo. Pero desde el psicoanálisis no hay deseo de muerte, porque la muerte no esta inscripta en el aparato psíquico, por lo tanto no se puede desear algo de lo que no se tiene conocimiento, no tenemos como representarla en la psiquis.
En este sentido podríamos pensar que el deseo de Ladislao seria dejar de sufrir, lo cual lo llevo a tomar la decisión de entregarse y ser condenados a muerte.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

En relación al Azar podemos decir que es la llamada "suerte", las "coincidencias", "casualidades", "accidentes" que desconecta la relación causa efecto. El azar implicaría incertidumbre, y sin ella no habría apuesta. En este sentido, consideramos que en relación al film un hecho azaroso podría ser que el sacerdote conocido por Ladislao esté en la riña de gallos la misma noche que él. Es un hecho fortuito que no tenían por qué esperar que sucediera. Por otra parte, la noción de Necesidad establece una conexión causa-efecto. Podría ser entendida a partir de la llamada por J. C. Mosca como determinación, o sea que "encuentra en el resultado la ley que la determinó" . Desde el lenguaje cotidiano podríamos decir que sería el destino: lo que sucederá inexorablemente. En este sentido, consideramos que podría tomarse como Necesidad el hecho de que, al escaparse juntos, Ladislao y Camila sabían que existía como posibilidad el hecho de que los encuentren y esto conllevaría a un castigo, más aún cuando son vistos por el sacerdote, saben que éste los delatará y ellos no escapan: el hecho de que gobernara el Régimen Totalitario de Rosas, con su fuerza parapolicial, la Mazorca, daban indicios de que probablemente ambos sean ejecutados para dar el ejemplo de que hay que obedecer.
De esta forma, J. C. Mosca considera que la responsabilidad subjetiva "se encuentra en la grieta entre necesidad y azar" . Entonces, cuando rige en extremo y por completo la necesidad o el azar o una combinación de ellas, no cabe lugar a la pregunta acerca de la responsabilidad. En este caso, consideramos que hubo un quiebre entre la necesidad y el azar, razón por la cual cabe lugar a la pregunta sobre la responsabilidad subjetiva, y de esta forma Ladislao debe dar una respuesta frente a lo sucedido.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

La culpa aparece preponderantemente cuando son descubiertos por un sacerdote conocido de ambos que estaba de paso por Goya. Ladislao en lugar de ir a buscar a Camila para emprender rápidamente la huida teniendo todas las posibilidades para hacerlo y una noche de ventaja, se dirige a la capilla donde allí se pasa orando toda la noche. Esto muestra en Ladislao una falla, un quiebre en el sostenimiento de su posición con respecto a su deseo.
Consideramos que la interpelación subjetiva abre este circuito y emerge nuevamente la culpa, la cual según O. D´Amore "ob-liga" a una respuesta ad hoc respecto de esa interpelación, o sea los elementos disonantes . Entonces él decide entregarse voluntariamente a las normas morales del poder, del deber y de la Iglesia. Según Jinkis: “Responsable, no digo conciente de lo que hace, ni que se haga cargo de lo que dice, sino culpable de lo que hace y dice”, en relación a esto la linealidad jurídica “si es responsable, es culpable”. Pero en relación ala responsabilidad subjetiva no se trata de la intención o la conciencia, se introduce una dimensión deseante que va más allá.
La culpa es la que obliga a responder, es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva. Ladislao cambia su posición subjetiva cuando se entrega y ya encarcelados y condenados a muerte le escribe una carta a Camila diciendo “todo por amor”. Esto daría cuenta de una responsabilidad subjetiva frente a su deseo.No hay responsabilidad subjetiva sin culpa según O. D´Amore . La culpa depende de una obligación simbólica, la interpelación subjetiva. El sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto y es una respuesta de dimensión ética. De esta manera la culpabilidad es el pago de la deuda con el deseo.
En el decir de J. Lacan, la paradójica relación entre deseo y culpa: "la única cosa de la que se puede ser culpable, al menos en la perspectiva analítica es de haber cedido en su deseo" , sea, "ceder en su deseo" como traición de un pacto con cualquiera, con otro o consigo mismo Según dice J. C. Mosca el yo no es propietario del deseo, pero si el sujeto es responsable de su puesta en acto .

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

El Muro transcurre durante la Guerra Civil Española. Trata sobre un grupo de cuatro republicanos que son apresados por la falange y luego arrojados a un sótano donde pasaran la noche anterior a ser puesto frente al muro para ser fusilados. Ibbieta, el protagonista queda solo en el sótano al amanecer. Luego es llevado a una habitación para interrogarlo y le piden que denuncie al líder anarquista, Ramón Gris, a cambio de su vida. En ese sentido, hay una relación con nuestro caso, en el sentido de que hay un orden totalitario que hay que seguir a rajatabla, sino el castigo es la muerte. Lo que sigue, en tiempos lógicos:
Tiempo 1: Ibbieta, al ser interrogado por el paradero de su amigo Gris, improvisa una burla para los falangistas y les dice que "Gris está escondido en el cementerio", sabiendo que estaba escondido en lo de su primo. Es decir, Ibbieta lleva a cabo una acción con un propósito determinado que se agota en los fines para los que fue concebida. En el caso de Ladislao, él huye con Camila por amor, lleva a cabo ese fin sin esperar que le traiga ninguna consecuencia, al igual que la broma de Ibbieta.
Tiempo 2: Cuando los falangistas lo buscan no lo matan para su sorpresa, y cuando se encuentra con García, éste le cuenta que por la mañana lo mataron a Gris en el cementerio. Ibbieta recibe una interpelación a partir de ciertos indicadores que le hacen ver que su acción fue más allá. Aquí es donde se pregunta qué tuvo que ver él en lo sucedido (hipótesis clínica acerca de lo cual se espera una respuesta de parte del personaje): Ibbieta es responsable de hablar, de su deseo de vivir un poco más, y de elegir la palabra: cementerio. En nuestro caso, Ladislao, al ser descubierto por un sacerdote conocido, se da cuenta de que su acción también fue más allá, se interpela y se pregunta qué tuvo que ver él, se queda rezando toda una noche.
Tiempo 3: Para que lo sea es importante que los hechos no se deban exclusivamente a la necesidad o al azar. Aquí el sujeto se admira de lo que ha producido como sujeto del inconciente: ha producido vivir por más tiempo. De esta forma, Ibbieta recuperó su mortalidad bajo la amenaza de perderla: él es responsable de un acto, el cual inscribió deseo. Salvó su vida y si ese fue su deseo, de eso es responsable. En el caso de Ladislao, él es responsable de haberse escapado con Camila, de haber cedido a su deseo. O sea que aquí también podemos citar la frase lacaniana acerca de la ética que apela a que de la única cosa que es culpable el sujeto es de ceder a su deseo (Seminario 7). Ambos son responsables de querer burlar al Otro aún aceptando sus reglas: en el caso de Ladislao, él rompe con el orden establecido, deja de ser sacerdote y huye con una mujer; en el caso de Ibbieta, él burla a la falange pero su burla termina siendo cierta. Ambos son responsables de su puesta en acto. Un acto implica una Decisión que tiene consecuencias tanto para quien la produce como para otros , en el primer caso, la decisión de Ladislao conllevó a su propia muerte, a la de Camila y a la de su hijo; en el caso de Ibbieta: cambió sin saberlo concientemente, su vida por la de Gris. La decisión implica la producción de sujeto, a la singularidad en situación.
Por otra parte, en este caso se encuentra presente también el azar, ya que sólo por azar coincidió su declaración con el sitio real donde estaba escondido Gris, como también por azar el sacerdote encontró a Ladislao en la riña de gallos en Goya. Según J.J. Michel Fariña la elección de la palabra "cementerio" pasó a ser un significante cargado a posteriori y de esta forma, este significante se sustrae tanto a azar como a necesidad: el falangista le dice: !es su vida por la tuya" e Ibbieta cumple. O sea que necesita de la presencia de ambos para ser eficaz.

Bibliografia:

- Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
- Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
- Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.
- D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.-Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
- Gutiérrez, C.: (2009) “Eichmann y la responsabilidad”. En Michel Fariña, J. J.; Salomone, G. Z.: Dossier de Ética y Cine: Ética y ciencia. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS / Aesthethika©. Grupo Blanco ediciones, Buenos Aires.
- Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
- Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
- Laso, E.: (2009) “Las coordenadas de la obediencia. Milgram a través de la lectura de Zygmunt Bauman”. En Michel Fariña, J. J.; Salomone, G. Z.: Dossier de Ética y Cine: Ética y ciencia. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS / Aesthethika©. Grupo Blanco ediciones, Buenos Aires.
- Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: