Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Charlie y la Fábrica de Chocolate >

por 

- UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES -
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º PARCIAL DOMICILIARIO

Cátedra: I
Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión: 01

Prof.: Lic. Ianina Samolevich

Alumna: Ayelén S. Rodríguez

L.U.: 34452893-0

Mail: aye.rod@hotmail.com

2º Cuatrimestre
2009

FILM ELEGIDO: “CHARLIE Y LA FABRICA DE CHOCOLATES” DE TIM BURTON (2005)

La película relata la historia de Willy Wonka, un hombre solitario que nunca salía de su fábrica de chocolates, la cual era un misterio para todo el pueblo.
Un día Wonka decide hacer un concurso, para que cinco chicos de todo el mundo fueran a visitar su fábrica durante un día con un acompañante. Mandó cinco boletos dorados dentro de sus chocolates, y anunció que uno de los cinco chicos recibiría un premio especial.
A su vez relata la historia de Charlie. Un niño pobre que vivía con sus padres y sus cuatro abuelos. El abuelo de Charlie solía trabajar para Wonka en su fábrica antes de que él la cerrara por miedo a que le terminen de robar todas sus recetas.
Obviamente Charlie encontró uno de los cinco boletos dorados junto a otros cuatro chicos más. Su abuelo decide acompañarlo a la fabrica porque tenía curiosidad de cómo es que hacían chocolates sin que no haya ningún trabajador.
Willy Wonka llevo a los niños y a sus acompañantes a recorrer toda la fabrica. Les mostró cosas que jamás se podrían imaginar, como por ejemplo a las pequeñas personas que trabajaban allí, los oompa-loompas y las maneras mas extrañas de hacer golosinas.
Dentro de cada sector en donde los llevaba un niño se metía en problemas y debían abandonarlo ahí. La chica que era caprichosa fue arrojada por las ardillas, que ella quería llevarse a su casa, a la basura, el chico glotón fue succionado por un tubo mientras el se comía todo el chocolate, la chica que era competitiva se transformó en una mora por ser la primera en comerse un nuevo experimento de Wonka, y por ultimo el chico que era un sabelotodo se encogió al meterse en el experimento de teletransportación de chocolates mediante la televisión. En cada una de estas escenas, Charlie le hacía preguntas a Wonka sobre su infancia, y Wonka se tildaba recordando.
Recordaba acerca de su padre, un dentista que jamás lo dejaba comer chocolates ni siquiera en halloween, le quemaba las golosinas que juntaba con sus amigos. Por eso es que un día a escondidas Willy se come un chocolate y se vuelve adicto a ellos. Decide viajar por el mundo a descubrir como se hacen los chocolates, es ahí cuando su padre le dice que cuando vuelva el ya no va a estar. Y efectivamente cuando Willy vuelve de su intento fallido de irse de viaje, la casa del padre ya no estaba. Esta escena nos demuestra porque Willy Wonka no podía pronunciar la palabra “padres”, tartamudeaba al intentarlo y terminaba diciendo “acompañantes”.
Charlie es el último niño que quedaba por lo tanto el ganador del premio especial. Vuelve a su casa con su abuelo y con Wonka, quien le dice allá que el premio era ser su heredero, irse a vivir con el a la fabrica y crear dulces nuevos. Wonka toma esta decisión porque un día cortándose el pelo se descubre una cana, y en ella ve reflejado todo su trabajo el cual quedaría incompleto y piensa quien va a cuidar a los oompa-loompas cuando no este. Charlie le responde que si, pero con la condición de que su familia fuera con él, a lo que Wonka le responde que la familia es una distracción y una perdida de tiempo que no pueden mudarse con ellos. Por lo tanto Charlie se rehúsa y le dice que no cambiaría a su familia ni por todo el chocolate del mundo, a lo que Wonka se sorprende y le pregunta si esta seguro, “¿Quién no daría a su familia por todo lo que el le ofrece? Si los padres son molestos y solo dan ordenes” le dice. Willy Wonka regresa solo a su fábrica, pero luego de unos días va al encuentro de Charlie y le confiesa que se siente mal, angustiado por su rechazo porque no lo logra entender. Charlie le responde que los padres hacen lo que hacen para protegerte, y le dice “si no me crees pregúntale a alguien” a lo que Wonka le responde “¿A quien? ¿A mi padre? Yo no voy a volver a hablar con el solo” por lo que Charlie decide acompañarlo.
Wonka se reencuentra con su padre, quien lo reconoce al verle los dientes, después se abrazan y en la escena siguiente Wonka y Charlie trabajan juntos en la fábrica de chocolates, en donde también vive la familia de Charlie con quienes cena cada noche Wonka.

Análisis:

El personaje que analizaremos el de Willy Wonka, quien a partir de una decisión, de buscar un heredero y darle a elegir entre la fabrica o su familia, que toma sin calcular lo que hace, cambia las coordenadas del universo situacional. Las cosas cambian estructuralmente y el sujeto queda fundado como tal después de la decisión, modifica el lugar del sujeto (teoría de la decisión de tres categorías: opción, elección y decisión). Intentaremos dar cuenta de su responsabilidad subjetiva, cuyo circuito se desarrolla en tres tiempos lógicos y se tratará de llegar a una hipótesis clínica para explicar el porqué de su respuesta.
Para comenzar ubicaremos las categorías de azar, necesidad y responsabilidad. El azar es lo que tiene que ver con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto. La decisión de Willy Wonka es encontrar a su heredero, lo azaroso es que Charlie fue uno de los cinco niños en encontrar el boleto dorado. La necesidad es aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo riguroso, lo inflexible. En este caso, el hecho de que para Wonka su heredero deba deshacerse de su familia, así se concentraría en lo que realmente importa, “el chocolate”. La responsabilidad se ubica entre la necesidad y el azar y es aquello que interpela al sujeto a responder por su acto, a hacerse cargo de éste. Tiene que ver con la singularidad de un sujeto. En la película lo que Willy tiene que responder es ante el rechazo de a su padre, es por eso que la respuesta de Charlie lo interpela y el no lo logra entender.
El circuito de la responsabilidad tiene 3 tiempos lógicos: en un primer tiempo, el sujeto realiza una acción que cree que se agota en los fines para la cual fue concebida. En un segundo tiempo, hay algún indicador que señala un exceso y hace que se interpele la posición que el sujeto tenia al comienzo del mismo, por lo cual decimos que el tiempo 2 resignifica al tiempo 1. En el tercer tiempo, es en donde aparece el cambio de posición subjetiva.
Podemos ubicar como tiempo 1 dentro de la película, la decisión de Willy Wonka de darle a elegir a Charlie entre la fábrica de chocolates o su familia. El decide buscar a un heredero y cuando lo encuentra éste deberá tomar la decisión que Wonka debió tomar años atrás. Es una acción que el emprende y piensa que serviría para los fines por la que fue realizada, buscaría a su sucesor y este lo aceptaría dejando todo (como lo hizo el) por la fabrica de chocolates. Como tiempo 2, acción que resignifica esta decisión tomada, fue el momento en que Charlie se rehúsa y le dice que no dejaría a su familia ni por todo el chocolate del mundo. Esa acción lo interpela, lo enfrenta a sus creencias y por eso es que Willy no lo logra entender, luego de esta respuesta de Charlie vemos aparecer en Wonka una de las figuras de la culpa, la angustia. El se siente angustiado y por eso va a ver a Charlie de nuevo. Y como un tiempo 3 podemos ubicar que Willy haya visitado a su padre y al fin aceptado que la familia de Charlie se mude también a la fábrica.
Este caso roza con el eje de lo singular por el hecho de la manera de resolución del complejo de castración y la figura del padre, el deseo inconciente de Willy de desafiar lo prohibido por el padre.
Hipótesis clínica:

El significante del nombre del padre y la operación de la metáfora paterna forman parte de los conceptos psicoanalíticos forjados por Jacques Lacan. Cumple el propósito, entre otros, de separar la función paterna de la persona que la ejerce, ya que el nombre del padre constituye una función simbólica como representante de la ley y en este sentido introduce una distancia, una diferencia con el agente que la encarna y la ejerce. En los conceptos lacanianos no solamente se diferencia el nombre del padre, como padre simbólico, del padre real, sino también una tercera forma, la del padre imaginario, conformado fundamentalmente por las fantasías o fantasmas del niño. Hay ciertas etapas del desarrollo, especialmente en el varón, que requieren la intervención del fantasma del padre castrador, un padre al que se teme. El padre real, no coincide con el padre imaginario constituido en los fantasmas del niño. El padre real, es decir, quien en la realidad ejerce la función paterna, en los casos normales conserva cierta distancia con nombres del padre: lo representa pero no se confunde con él. El nombre del padre representa la ley. La función del padre real no es representar la ley sino articular el deseo del sujeto con la ley. La hipótesis clínica es el desafío a la figura del padre, a las leyes del padre, y a la castración inminente.
El padre de Willy fue un padre castrador, tirano, un representante de la ley para Willy. Quemaba los dulces para que Willy no pudiera comerlos porque estaban prohibidos, ya que el era dentista y sabia lo que le produciría a los dientes de su hijo. Willy desafía las normas, lo prohibido, comiendo chocolates, así se enfrenta a este padre castrador, hasta cuando toma la decisión de irse de su casa para poder ver las capitales de los chocolates del mundo. Allí su padre le ofrece dos opciones, los chocolates o él, implícitamente al decirle que si se va cuando vuelva el ya no estará allí. Wonka está desafiando al padre, a la figura de el, defiende su falo ante la figura del padre castrador. Lo provoca, lo desafía, por eso se va de su casa, y levanta una enorme fábrica de chocolates como símbolo del desafío por conservar su falo ante la castración que procuraba su padre.
Detrás del hecho de que Wonka le da a elegir a Charlie entre la fábrica de chocolates o su familia, esta repitiendo lo que el mismo tuvo que pasar con su padre, la elección que tuvo que hacer. Necesita repetir este hecho para afirmar su yo, su constitución como sujeto. Se esta convirtiendo en su padre, un castrador, cuyas reglas son las que hay que aceptar o irse. Cuando Charlie se negó, Wonka no podía entender porque un niño no cambiaria a su familia por “chocolate” (lo que esto representa par Wonka, el desafío al padre), por eso preguntaba “¿estas seguro?”.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: