Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Código de honor >

por 

1) Según el comentario sobre el film, el personaje en el que se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es Jerry, él es el sujeto de la acción. Esta responsabilidad se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente. El cual es considerado por Freud como un sujeto sin autonomía, que no es dueño de su voluntad ni de su intención. Es el sujeto del deseo. Al que lo propio se le presenta como algo ajeno. Pero pese al carácter de ajenidad, Freud considera que es culpable y responsable de aquello que desconoce. La culpa no es la de la vida cotidiana, surge por haber cedido ante el deseo inconsciente. En la película, el autor propone que Jerry es un sujeto dividido entre su deseo y el deber. Por el lado del deseo se puede ubicar el deseo inconsciente de Jerry de formar una familia con Lori y su hija, deseo que no pudo realizar con nadie durante su vida. Y por lado del deber, cumplir con el goce de los Otros. Cumplir con aquella responsabilidad, aquella promesa asumida ante los padres de la niña muerta. Pese a que estaba retirado de la policía, siente que debe cumplirla como oficial de la ley, debido al código de honor que contrajo cuando empezó su actividad. A partir de esa promesa adquirida por azar, Jerry también tiene que cumplir con el goce del asesino, entregándole una niña con las características de las asesinadas. A partir de la promesa es cuando Jerry comienza a configurarse como sujeto de la responsabilidad subjetiva. Algo extraño irrumpe y rompe todo equilibrio. Eso extraño lo dividió en sujeto del deseo y del deber. Pero renuncia a su deseo de paternidad para cumplir con la promesa hecha a los padres de la niña muerta y con el goce del asesino. De esto se puede dar cuenta cuando pone a la hija de Lori en peligro, dejándola acercarse al supuesto asesino y cuando construye un área de juegos para la niña a orillas de la ruta para que este la vea. Jerry es responsable de hacer esto con la niña pero desconoce el mal que le causa. Por eso su responsabilidad es subjetiva.
2) El circuito de la responsabilidad subjetiva se presenta en tres momentos, relacionados con un acto fortuito, casual, que se desarrolla de manera lineal. El tiempo 1 es una acción que sucede en un tiempo y un espacio. En la película se puede localizar este tiempo cuando Jerry les ofrece a Lori y a su hija vivir con él. Lo hace para ayudarla porque ella era perseguida por su ex marido, quien la golpeaba. Parecería que el protagonista solo guarda buenas intenciones. Y que quiere formar la familia que nunca pudo. Ya que tiene una muy buena relación con la niña y comienza una relación amorosa con Lori. Pero luego surge de manera lineal el tiempo 2. En este tiempo se resignifica el tiempo 1. Surge la pregunta por la posición que tenía el sujeto de la responsabilidad en el primer tiempo. En este tiempo se juega la culpa y la acción del sujeto. Pero esa acción no dice nada sobre el deseo de Jerry, sino sobre el del Otro, en este caso el deseo de Lori. En la película se puede observar este tiempo en la escena cuando Lori va a buscar desesperada a su hija, ya que la policía le había contado todo sobre los planes de Jerry de usar a la niña como anzuelo para detener al asesino. Cuando Lori lo enfrenta, lo insulta y está muy enojada. Pero él no dice palabra alguna, solo muestra una expresión en el rostro de no entender porque ella le hacia ese reclamo. Se queda perplejo. Hay una resignificacion del tiempo 1 porque Lori le reprocha que las llevo a vivir a su casa solo para detener al enemigo y no para formar una familia. Tal como era el deseo de ella, que se ve frustrado. Luego se desarrolla el tiempo 3. Este es el tiempo de interpelación sobre el accionar del sujeto en el tiempo 1. Se resignifica desde el punto de vista subjetivo. En la película Jerry termina solo, borracho, con la estación de servicio destrozada. En su soledad no se pregunta a sí mismo en que se equivoco, que hizo mal. Solo espera que el asesino aparezca en cualquier momento y se justifique todo lo que tuvo que hacer para atraparlo. Por lo tanto no se podría identificar un tercer tiempo porque Jerry queda suspendido en el tiempo y sin preguntarse razonablemente por lo que hizo.
3) Los elementos de azar y necesidad son los motores que mueven la película. Ya que la suerte del protagonista está marcada por ambos elementos. También el azar y el destino le permiten a Jerry borrar lo diabólico de su acto, al utilizar a la hija de Lori como carnada para atrapar al asesino, y quitarse responsabilidad. Pero al precio de perder su propia libertad. Porque como sujeto dividido, el azar y la necesidad lo manejaron durante toda su vida. Por el destino Jerry se dirige a la escena del crimen de la niña. Y ese encuentro lo marca por el resto de su vida cuando le hace la promesa a la madre de encontrar al asesino. También por azar y destino Jerry conoce a Lori con quien comienza una relación amorosa, y quien además tiene una hija con las características de las niñas asesinadas. También es un elemento del azar cuando aparece un auto negro en la estación de servicio, que coincidía con el auto dibujado por la niña muerta. Otros elementos de azar y destino pueden ser cuando el dueño de la estación de servicio acepta vendérsela pese a que en un comienzo se había negado rotundamente. Parecería que Jerry no busca todo lo que sucedió, que lo desconoce. Y en el medio de esa incertidumbre aparece de manera inesperada el deseo inconsciente de la paternidad. Pero el destino y la necesidad irrumpen hacia el final de la película deteniendo todo deseo, toda culpa y toda incertidumbre. Por un hecho azaroso muere en un accidente el presunto asesino y Jerry no puede capturarlo. Debido a este hecho infortunado Jerry no puede quedar liberado de su promesa y de la culpa de poner en peligro a la niña. Azar y destino lo condenan a una vida de soledad.
4) Es posible establecer las figuras de la culpa porque no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. Y como señale anteriormente Jerry es el sujeto de la responsabilidad subjetiva. Y como tal es el sujeto del deseo. Y no hay deseo sin culpa, por lo tanto siempre se es culpable. En el caso de Jerry, como sujeto dividido, es culpable en el comienzo por ceder ante el deseo de la paternidad. Pero esta culpa subjetiva no es la culpa del derecho, es una operación simbólica en la que participa la interpelación subjetiva. En la culpa también existe un circuito de tiempos en el que el sujeto finalmente se interpela. También es culpable de hacer todo lo posible por cumplir el mandato de los Otros, cumplir la promesa a los padres de la niña muerta y cumplir con el goce del asesino. Pero a medida que se desarrolla la película Jerry se desculpabiliza de su propio goce, renunciando a la paternidad, en nombre de la promesa. Poe ejemplo, cuando no le dice a Lori que había un presunto asesino suelto. Pero aparece una figura de la culpa de la cual Jerry es parte: la complicidad secreta con el asesino. Cuando viste a la hija de Lori con el mismo color de vestidos con los que mataba a las niñas, o cuando la deja relacionarse con el presunto asesino. Jerry también termina siendo culpable porque el azar no le permitió demostrar que el sacrificio de la niña de Lori era para salvar otras vidas. En la película también se pueden encontrar elementos de la responsabilidad jurídica. Desde el punto de vista de la responsabilidad jurídica la culpa es contraer una deuda, es una responsabilidad que hay que pagar. La deuda la contrae un sujeto autónomo, que tiene que ser imputable para el derecho, es decir, no pueden ser menores, locos, ansíanos, es el sujeto de la ley y la norma. En la película se puede observar una mala aplicación de la responsabilidad jurídica en la escena donde el policía interroga al supuesto asesino de la niña. Este era un indígena que presentaba visiblemente trastornos mentales pero pese a esas características el policía lo culpo por la muerte. A partir de esta mala aplicación de la responsabilidad jurídica, Jerry no se queda conforme con la culpabilidad del indio y comienza a realizar su propia investigación.
5) En El Muro de Sartre el personaje de Ibbieta, al igual que el personaje de Jerry, podría presentarse como el sujeto de la responsabilidad subjetiva. EL deseo inconsciente de Ibbieta es el de vivir. Pero este deseo que le brota de la piel, es un deseo involuntario. Es un deseo propio, que se le presenta ajeno ante sus ojos debido a las circunstancias que está atravesando. En ese momento del encierro está más familiarizado con la muerte que con la vida. Ibbieta se encontraba en la situación más extrema que puede vivir un ser humano: estaba a punto de ser fusilado y lo único que podía salvarlo era decir donde se encontraba el Ramón Gris. Pero él, arraigado a sus convicciones de no delatar, ante la pregunta que le hacen los soldados miente. Lo paradójico es que el supuesto lugar equivocado que Ibbieta les había informado a los soldados era en realidad el verdadero lugar donde se encontraba Ramón Gris. Como consecuencia de esto, Ramón Gris fue fusilado e Ibbieta prolongo un tiempo más su muerte no su vida. En este caso el personaje de Ibbieta sucumbe ante el mayor deseo de la humanidad que es vivir, o como dice en la historia, retrasar un poco más la muerte. Ibbieta al igual que Jerry son sujetos del deseo, son sujetos del inconsciente freudiano. Ambos sucumben ante sus deseos. Pero algo los une y los separa a la vez: el azar o también podría ser el destino. En el caso de Jerry, como comienza diciendo el autor del comentario del film, es un sujeto dividido por su deseo y el deber hacia el Otro. Él sacrifica su deseo de paternidad por encontrar al asesino de las niñas. Pero algo inesperado sucede y la muerte accidental del supuesto asesino hace que no pueda cumplir ninguno de los deseos. En el caso de Ibbieta, a este ya no le importaba ni la vida, ni la muerte. Y el azar hizo que aquello que quería evitar, la muerte de Ramón Gris, suceda. Pero el interrogante que se abre es: ¿Si en verdad fue una metida de pata de Ibbieta o es que deseaba tanto la vida que a diferencia de Jerry el azar no fue tan azaroso? Sea destino o intención, ambos son responsables y culpables porque están condenados a elegir, lo quieran o no.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: