Warning: Zend OPcache API is restricted by "restrict_api" configuration directive in /www/vereticaycine/htdocs/ecrire/inc/flock.php on line 484
Etica y Cine
Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Código de honor >

por 

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
CÁTEDRA I

Titular Regular: Lic. Juan Jorge Michel Fariña
Ayudante T.P: Mariana Pacheco

Comisión 20 1° cuatrimestre, 2010

Alumnas:
• Arias, Yanina Lorena
L.U: 31.164.502 / 0
Mail: yany_2608@hotmail.com
• Pulleiro dubini, Mariana Soledad
L.U: 33.934.512 / 0
Mail: marupulleiro@hotmail.com

2° PARCIAL DOMICILIARIO

PELICULA: “CÓDIGO DE HONOR”
Título original: The Pledge
Dirección: Sean Penn
Reparto: Jack Nicholson, Robin Wrighet Penn, Aaron Eckhart, Helen Mirren, Mickey Rourke, Benicio Del Toro
Año: 2001
País: Estados Unidos
Género: Drama, policial
Basada en la novela “La promesa”, de Fredrich Durrenmatt, 1958.

SÍNTESIS ARGUMENTAL
Jerry Black es un policía cansado que se jubila. El día de su fiesta sorpresa de despedida ocurre una llamada de urgencia. En el bosque han encontrado una niña de 8 años brutalmente asesinada y violada. Los policías no pueden ver el cadáver sin sentir horror. Jerry decide tomar un último caso y se hace cargo de visitar a los padres de la víctima para informarles del hecho.
Él está incómodo con la tarea, y en medio del dolor de los padres trata de consolarlos diciéndoles que va a encontrar al asesino. Es en esta situación que la madre de la víctima toma sus palabras y le hace prometer por la salvación de su alma que va a cumplir con lo que acaba de decir.
Cuando encuentran al único sospechoso, un cacique con antecedentes de violación, Jerry no está de acuerdo con sus compañeros de que sea el culpable de la muerte de la niña. Luego de ser interrogado por la policía y en el momento de apresarlo el único sospechoso se suicida, el caso se cierra y a Jerry le dan el retiro.
Sus compañeros de trabajo le regalan, por motivo de su jubilación, un pasaje para que vaya a pescar al mejor lugar. Jerry cancela sus esperadas vacaciones y se pone a investigar por su cuenta: algo le dice que el verdadero culpable anda suelto, y peor aún, que es un asesino serial que va a volver a matar. El inspector arma una trampa para cazar al criminal: compra una estación de servicio en la zona donde pasan autos entre los pueblos donde han ocurrido otros asesinatos similares de niñas, para anotar las chapas de los mismos y llegar a encontrar al responsable. Trabajando en ese lugar conoce a Lori, una mujer golpeada por su ex marido, que tenía una hija que se parece a las víctimas del asesino brutal. Lori se enamora de él y se va a vivir a su casa. Un día la niña le confiesa a Jerry haber hablado con un hombre, un mago que le dio unos chocolates en forma de erizos, a lo que Jerry piensa que podría ser el asesino y le permite que se vea con él al día siguiente en un claro del bosque. Así que sigue a la pequeña al supuesto lugar de encuentro y lleva con él a otros policías para esperar la llegada del criminal. Luego de una larga espera, los policías se marchan, y la madre acude a buscar a su niña.
El asesino, en camino al lugar de encuentro con la niña, ha sufrido un accidente fatal en su automóvil. Jerry Black queda solo, sin familia y sin razón.

ANÁLISIS DE LA PELICULA
Teniendo en cuenta el comentario de Eduardo Laso, “Los impasses del deseo y el deber” el personaje sobre el que se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es Jerry Black.
Como hipótesis clínica Laso establece el hecho de que el cumplimiento de la promesa hecha por Jerry a la madre de la víctima (“se lo prometo, por la salvación de mi alma, que encontraré al culpable”) queda diferido y el sujeto suspendido en una espera loca sin poder concluir, porque de concluir allí, su alma estaría condenada en tanto ha puesto a un objeto sagrado para la cultura (una niña, una hija) en riesgo de ser asesinada, al mismo tiempo que no ha cumplido con su promesa, y así a los ojos de los demás ha cometido un hecho tan monstruoso como el asesino que persigue.
Lo enloquecedor para Jerry es descubrir en sí mismo una comunidad fantasmática con aquél que persigue (comienza a pensar como él, trata de saber de su goce y lo tienta con otra niña). Su empeño por descubrir al asesino lo lleva a poner en riesgo los mismos objetos de amor y que se supone debería haber protegido (una familia y el lugar de padre y esposo). Que no se haya detenido le retorna desde el Otro con la sanción “hijo de puta” que Lori le espeta cuando va a buscar a su hija al claro.

En la situación planteada se pueden establecer indicadores de necesidad y azar.
Para los griegos NECESIDAD era el nombre de la diosa que regía aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana. La necesidad establece una conexión entre causa y efecto y cuando en una situación rige por completo el orden de necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia.
En la película presentada se puede establecer como necesidad el hecho de que a la nena la asesinada se la encuentre justo durante la fiesta de despedida de Jerry. Este a horas de jubilarse decide tomar un último caso y se hace cargo de avisarle a los padres de la víctima, prometiendo en exceso y comprometiéndose en el núcleo de su ser.
Podemos inferir que Jerry parece querer negar su situación de jubilado y esto lo lleva a seguir trabajando ya que no sabe qué hacer ante la falta de un futuro fuera de su cargo de inspector.
Asimismo los griegos también tenían una diosa AZAR que regía los eventos ajenos al orden humano, pero que escapaban a la égida (protección, defensa, escudo) de Necesidad. El azar implica incertidumbre y desconecta la relación entre causa y efecto, abriendo lo inesperado.
Hay dos momentos azarosos en la película: cuando Jerry conoce a Lori y a su hija. Buscando un asesino, Jerry termina encontrando algo no calculado: el amor, una familia y el lugar de padre y esposo. También como azar se puede marcar el hecho de que el asesino muere en un accidente automovilístico sin poder llegar al destino y encontrarse con la niña.

La situación planteada se organiza en el CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD marcando en el caso de Jerry un tiempo 1 y un tiempo 2.
Como TIEMPO LÓGICO 1 puede marcarse el momento en que Jerry decide hacerse cargo de un último caso y visita a los padres de la víctima para comunicarle la muerte de su hija, prometiéndole a la madre de la niña que por la salvación de su alma va a encontrar al asesino.
El TIEMPO LÓGICO 2 hace referencia a cuando Jerry decide no subir al avión cuyo destino era el mejor lugar de pesca, para quedarse a seguir investigando el caso. Esto lo decide luego de ver por televisión imágenes de la noticia sobre la nena asesinada. Estas imágenes interpelan al sujeto marcándolo y llevándolo hasta ese primer momento, en el cual realiza la promesa.
Como HIPÓTESIS CLÍNICA pensamos en el momento en que Jerry le hace la promesa a la mamá de la nena asesinada. Esa promesa al principio parecía ser parte de un intento por colmar a los padres de su dolor y terminó siendo un exceso de promesa a punto tal de poner en peligro la vida de otra niña, sin importarle la relación que había establecido con ella. Esta relación resulta fachada para poder utilizar a la niña de carnada y atrapar al asesino. Sus fines son nobles, pero sus métodos condenables, tal vez no legalmente, pero sí familiar y socialmente.
Jerry Black termina desprestigiado entre sus colegas que lo tildan de “borracho y payaso”, odiado por la mujer que se estaba enamorando de él, desintegrado a nivel humano, enfermo y aislado.
En Jerry no hay responsabilidad subjetiva porque no se produce una grieta entre el azar y la necesidad. Sino que enloquece y esperará para siempre a que el asesino acuda a su cita para darle la razón, para que todo lo que hizo alcance una justificación.

Como FIGURA DE CULPA podemos pensar que en Jerry hay un autorreproche final que se hace cuando se da cuenta de que el asesino no era quien él creía sino otro, pero no hace nada para probarlo y desencadena en locura. Es por esto que no puede hablarse de una responsabilidad subjetiva en Jerry.

Tanto en el caso de Jerry como en el caso Ibbieta (personaje del cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre) se puede establecer un circuito lógico de responsabilidad.
En ambos casos planteamos un tiempo 1: se realiza una acción determinada en concordancia con el universo del discurso en que el sujeto se halla inmerso y que se agota en los fines para los cuales fue concebida.
Interrogado por el paradero de Gris, Ibbieta improvisa una broma para burlarse de los falangistas. Sabiendo que Gris está escondido en casa de su primo, les dice “Gris está escondido en el cementerio”.
Adviene luego lo que llamamos un tiempo 2 que también se hace presente en ambos casos planteados: una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal. Su acción iniciada en el tiempo 1 fue más allá o más acá de lo esperado. Se funda en su resignificación el tiempo 1 y facilita una respuesta que responde a la interpelación.
En Ibbieta se ubica en el momento en que se encuentra con el panaderos García, quien le dice que Gris fue encontrado y muerto en el cementerio, frente a lo cual Ibbieta se pregunta: ¿en el cementerio?
Finalmente será necesario un tiempo 3 que verifique la responsabilidad subjetiva, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un efecto sujeto.
En el caso de Jerry no hay tiempo 3 ya que termina enloqueciendo, con lo cual no se produce un efecto sujeto.
En Ibbieta el tiempo 3 se ubica cuando al final del relato exclama ¡en el cementerio!, riéndose tan fuerte que los ojos se le llenaban de lágrimas.

BIBLIOGRAFÍA
• D Amore, O: Responsabilidad y Culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Fariña Michel, Juan Jorge: Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha cátedra.
• Laso, Eduardo: Los impasses del deseo y el deber. En ética y cine
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Bs. As.
• Salomone, G.Z: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: