Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Código de honor >

por 

Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

PSIOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

Cátedra I

Profesor Regular Titular: Juan Jorge Michel Fariña

SEGUNDA EVALUACIÓN

Comisión 9

Integrantes:

• Degleule, Fernanda L.U. 30511679/0

• Ferrante, Ianina L. U. 26885025/0

II Cuatrimestre, 2009
Resumen del film “Código de Honor” (The Pledge)
Dirección: Sean Penn. Estados Unidos, 2001

Jerry Black (interpretado por Jack Nicholson), es un detective al borde del retiro que, inesperadamente se ve envuelto en una investigación por la violación y asesinato de una pequeña niña. Si bien hay un sospechoso detenido, Jerry cree que el asesino anda suelto. Así, se implica de lleno en su misión de atrapar a un criminal y de esta forma, cumplir con la promesa realizada a la madre de la niña asesinada. Habiendo formado pareja con una sufrida mujer que tiene una pequeña hija, Jerry arriesga su nueva familia, ya que la niña cumple todos los requisitos para convertirse en víctima perfecta para el asesino. La desmedida obsesión de Black, lo llevará a tomar decisiones peligrosas, sin medir consecuencias. Expone a la niña, ya que ésta se encontrará con el supuesto asesino cerca de un río; para atraparlo, Jack pide ayuda a sus antiguos compañeros policías. Los mismos, al ver que pasaban las horas y el supuesto asesino no aparecía, deciden retirarse de la escena e informarle a la madre de la niña, lo que estaba ocurriendo. La madre concurre al lugar, se lleva a la niña, dejando solo a Jack. El supuesto asesino nunca llega, ya que éste muere en un accidente automovilístico, camino al río. El film finaliza con la imagen de Jerry en su estación de servicio, solo y alcoholizado.

Evaluación

A partir del comentario realizado por Eduardo Laso acerca del film “Código de Honor”, el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva, es el policía inspector Jerry Black.
Jerry se encuentra festejando su retiro de las fuerzas policiales, cuando por azar, escucha un llamado que recibe uno de sus compañeros, el cual informa acerca del asesinato y violación de una niña. Si bien Jerry, se encontraba a horas de su retiro, decide concurrir a la escena del crimen y ser parte de la investigación del caso. A la hora de informar a los padres de la niña asesinada, ninguno de los agentes presentes, quiere ir; por lo tanto, es Jack quien toma la decisión de notificar el hecho a los padres de la víctima (elemento de necesidad). Al encontrarse con la madre de la víctima, ésta lo lleva a realizar una promesa (elemento de azar), la de encontrar al asesino de su hija y de esta forma poder limpiar su alma, el alma de Jerry.
Los agentes implicados en el caso, apresan a un sujeto, convencidos de que éste es el asesino. Durante el interrogatorio, Jerry se da cuenta de que ese hombre no es el criminal. Una vez encarcelado, el supuesto criminal se suicida y de esta manera, se da por cerrado el caso. A partir de esta situación, el ex inspector Jerry decide, ante la necesidad de cumplir con su promesa, investigar el crimen de la niña por su cuenta. Jerry decide irse a vivir a un pueblo, en donde ocurrieron varios asesinatos con las mismas características. Para obtener información útil acerca de las características del asesino, necesita instalarse en ese pueblo, y de esta manera, ver el funcionamiento del mismo. Para lograr tal fin, Jack adquiere una de las pocas estaciones de servicio. Allí, conoce por azar a una mujer golpeada por su ex marido, quien tiene una hija con las mismas características que las niñas asesinadas. Jerry le propone irse a vivir juntos. Mientras Jerry y su mujer se encontraban trabajando en la estación de servicio, Jerry observa que un hombre se acerca a hablarle a la niña (elemento de azar), mientras ella se hamacaba fuera de la estación. A partir de esta situación, Jerry necesita empezar a controlar a la niña; al mismo tiempo que la protege del asesino, la expone para poder atraparlo.
Por azar, una noche, la niña decide contarle a Jerry que se encontraría con una persona en el río, pidiéndole que lo mantuviera en secreto. Jerry decide por necesidad, que este encuentro se lleve a cabo, a fin poder capturar al asesino; y de esta manera, cumplir con su promesa. Para esto, Jerry pide ayuda a sus ex compañeros policías.
La niña asiste al lugar, y tanto Jerry como los policías, se encuentran rodeando la zona. El criminal nunca llega, por lo tanto sus ex compañeros deciden retirarse y notificarle a la madre de la niña, lo que estaba ocurriendo.
El supuesto asesino nunca llega, debido a que sufre un accidente automovilístico (elemento de azar), camino al río.
Hasta aquí, se presentan las diferentes acciones, que por necesidad y azar realizó Jerry; a fin de cumplir con su objetivo de capturar al asesino y de esta forma, saldar su promesa. De esta manera, se constituye el Primer Tiempo del Circuito de la Responsabilidad.
Una vez que la madre se entera de lo que está sucediendo, arriba al lugar e increpa a Jerry, diciéndole: “Sos un hijo de puta”. Esta expresión, pone a Jerry sobre aviso, de que algo anda mal, lo interpela. A partir de esta expresión, la madre se ubica como figura de culpa, dando indicios de responsabilidad subjetiva. Esta culpa, es lo que le permite a Jerry, resignificar sus acciones cometidas durante el tiempo 1, a partir de la grieta que se presenta en el tiempo 2.
En este Segundo Tiempo del Circuito de la Responsabilidad, se observa al finalizar la película, que Jerry se encuentra solo y alcoholizado, en la estación de servicio. Otro indicador, se encuentra al comenzar la película, donde se muestra una escena de Jerry solo, alcoholizado y diciendo en voz alta: “Ella no”.
Este estado de alcoholismo presente en Jerry, da cuenta de una formación sintomática asociada al sentimiento inconciente de culpa.
A partir de esta resignificación, y basándonos en el comentario realizado por Eduardo Laso, podemos plantear que la hipótesis clínica, es que Jerry realiza sus acciones con el fin de cumplir con la promesa realizada a la madre de la niña asesinada; promesa que para Jerry opera como ley sagrada que lo compromete en núcleo de su ser. Jerry se encuentra dividido entre el amor y el mandato. Jerry retrocede en su deseo de padre, para cumplir con el mandato del Otro (promesa).
Si bien hemos hablado de indicios de responsabilidad subjetiva, no hemos podido hacer referencia a la misma, ya que tanto en el film como en el comentario, no se plantea un Tercer Tiempo dentro del Circuito de la Responsabilidad.

Comparación conceptual del caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre)

Desde el punto de vista jurídico, tanto Ibbieta como Jerry, no son culpables; ya que llevan hasta las últimas consecuencias, sus acciones para concretar su objetivo: en Ibbieta, cubrir a su amigo para que no lo maten; y en Jerry, encontrar al asesino de la niña.
Si bien, moralmente no son responsables; desde el punto de vista subjetivo, podemos hablar de que el Sujeto, siempre es responsable de sus actos. Jerry expone a la niña a la muerte con el afán de cumplir su promesa. Ibbieta recuperó su tiempo bajo la amenaza de perderlo. Negando su responsabilidad bajo la coartada del azar y del destino, volvería a perderlo. También salvó su vida, si ese fue su deseo, de eso es responsable.
Tanto Jerry como Ibbieta, son culpables de haber cedido ante su deseo, acomodándose a los mandatos del superyó. Ibbieta habló ante el temor a su propia muerte. Jerry expuso a la niña para poder cumplir con su promesa. Cuando a Ibbieta se le plantea “la vida de su amigo por la suya”; a Jerry se le presenta, “la vida de la niña por el cumplimiento de la promesa”.
De esta manera, podemos decir que el yo no es propietario del deseo, pero sí diremos que el Sujeto es responsable de su puesta en acto.
Así, cabe preguntarse si Ibbieta no ha actuado como un traidor frente a su amigo; y en el caso de Jerry, si el mandato lo ha puesto en una secreta comunidad de goce con el asesino que persigue: ambos ofrecen a una niña en sacrificio, uno por goce sádico, el otro por deber.

Blibiografía

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Laso, Eduardo: Los impasses del deseo y del deber. Ficha de la cátedra en Ética y Cine.

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: