INICIO Acerca de ... CONGRESOS ONLINE
 
Films >  Congresos Online >  Congreso Online 2015 > Film:  Cómo conocí a tu madre
Esa noche era solo el comienzo
por Peralta, Mailén, Rodríguez Angenelo, Juliana Belén
Título original: How I Met Your Mother

Pamela Fryman / 20th Century Fox Television / 2005–2014

“The wedding” [1]

Al comienzo del episodio, Ted Mosby, recibe la invitación a la boda de una pareja de amigos, Claudia y Stuart. Debe marcar en la tarjeta si irá solo, o si por el contrario llevará una cita (“Plus one”).

Unos días antes de la boda, su amiga Robin rompe relación con su novio; y Ted, convencido de haber indicado que iba a ir con acompañante, ve la oportunidad de invitarla. Según Ted, Robin es “la gran pregunta sin respuesta” de su vida.

Sin embargo, Ted se encuentra en la calle con Claudia. Cuando le comenta que va a llevar a una cita a la boda, Claudia reacciona categóricamente: no puede llevar a nadie, debe ir solo; ya que las listas de invitados se cerraron hace tiempo, y él marcó que iba a asistir solo.

Empecinado en la idea de que marcó Plus one y no teniendo el valor de decirle a Robin que no podrá asistir con él a la boda, Ted logra convencer a sus amigos Stuart y Claudia.

La noche de la boda, Ted pasa a buscar a Robin; pero minutos antes de salir, ella recibe un llamado de su trabajo, ofreciéndole una oportunidad única que Robin acepta.

De modo que Ted acaba yendo solo a la boda. Allí, Claudia le muestra la tarjeta: efectivamente, y como ella había sostenido, Ted estaba equivocado. No había marcado Plus one.

Plus one: ¿Una actitud optimista o una negación al inconsciente?

En el comienzo del episodio, Ted Mosby dice lo siguiente sobre las invitaciones a las bodas: “Yo siempre marcaba que iría acompañado. Era un optimista”. [2]

De esta forma se introduce el significantePlus one” proveniente de la lengua inglesa, traducido en español como “más uno”, que se convierte en central. El uso que se le suele dar a este término, refiere al acompañante que una persona lleva a un evento, como su cita, su pareja, como se refleja en la cita anterior. Aún así, en este episodio, la acepción que se le da al término no se agota en lo particular de su uso normativo según el significado lingüístico, sino que va más allá de este material y cobra una significación singular en la vida de Ted, lo que desarrollaremos a continuación. Podemos situar dos niveles de análisis: uno es en el plano lineal, temporal de la historia, sustentado en el orden de lo particular, donde el sujeto realiza acciones desde la moral, los códigos sociales, etc. Otro es en un plano lógico, situado en el eje universal-singular, con un “sujeto singular” que da expresión a una de las formas de lo universal.

En el plano temporal, podemos situar acciones que se encadenan, producen resultados y permiten el desarrollo de la historia. Hechos relatados en la sinopsis del capítulo. En toda esta situación, Ted comienza dando una respuesta a una invitación, posicionado en el orden de lo particular (por ejemplo: los códigos de las bodas y los valores sociales como es lo esperable para un hombre de su edad), que contempla dos opciones: ir sólo o acompañado, marcando uno de ellos.

Ahora bien, Ted afirma haber marcado una opción cuando en realidad marcó otra, por lo que esta equivocación y lo que desencadena luego, conforma el escenario de una singularidad en situación. Por lo que podemos situar aquí, otros tiempos que no responden a lo temporal, sino a lo lógico y tiene que ver con la responsabilidad del sujeto en sus actos, ubicándose en el nivel de análisis universal-singular.

Podemos ubicar estos tiempos lógicos dentro de lo que se denomina “circuito de la responsabilidad subjetiva”, donde ambos niveles se encuentran presentes. En un Tiempo 1, el sujeto lleva a cabo una acción consciente que se agota en sus fines, de acuerdo al universo en el que se halla inmerso. En el episodio, puede ubicarse que Ted realiza una acción nimia como es responder a una invitación, sin que haya otra intención más que buscar acompañante con la cual asistir. Ted consigue invitar a Robin al casamiento, expresando sentir un enamoramiento con ella y la ilusión que ella también lo sienta por él. Esto vendría a ser parte del Tiempo 1 del circuito de responsabilidad subjetiva, junto a toda la construcción de Ted de “verse en pareja” y actuar en consecuencia. Ahora bien, se presenta un Tiempo 2 que hace notar la acción del Tiempo 1, dándole así existencia. Este tiempo 2 es el que pone en marcha al circuito, es una interpelación que recibe el sujeto, que lo conmueve y lo llama a responder. Son indicadores de la realidad que lo ponen de sobreaviso de que algo fue más allá o más acá de lo esperado, resquebrajando el universo previo, dando el surgimiento a una pregunta sobre la posición de ese sujeto. Aquí, Ted recibe indicadores de la realidad que le marcan que algo salió mal, como por ejemplo que la novia del casamiento le diga que en la invitación marcó que iba a ir solo, la convicción de sus amigos de que no había marcado ir con alguien, insistiendo que en el fondo es lo que él quería, incluso tampoco se ve interpelado por su soledad en la boda. Estos indicadores no le generaron ninguna pregunta, no se dejó interpelar por esta confrontación y se posicionó defendiendo que su marca había sido Plus one, y que iba a ir con Robin. Hasta que en determinado momento de la noche, cuando la novia le muestra la tarjeta de invitación con su respuesta de que efectivamente marcó ir sólo, esto llega a interpelarlo, lo sorprende y resquebraja sus creencias construidas. Ted expresa:

Ted: No marqué “más uno”. Tenías razón. [3]

Fue necesario ver concretamente su respuesta para creerlo, darse cuenta de su equivocación al creer haber marcado Plus one, y así preguntarse sobre sus acciones realizadas en el Tiempo 1, y a su vez resignificando las mismas. De esta forma, gracias al Tiempo 2, se pone en marcha el circuito de la responsabilidad, permitiendo la existencia de una hipótesis clínica que liga al Tiempo 2 con el Tiempo 1, ubicando lo que pasa más allá del sujeto mismo. Esta hipótesis clínica deriva de la presencia de lo inconsciente en el sujeto que sostiene una acción, aunque este sujeto no pueda dar noticias sobre ello. En el caso de Ted, la hipótesis clínica nos permite preguntar sobre el sujeto del inconsciente, el deseo, y la equivocación al responder la invitación. Podríamos decir que haber marcado la opción de ir solo a la boda constituye un lapsus, un acto del inconsciente, en el que se deja ver la condición de estar castrado dentro del plano simbólico, manifestándose así lo inconsciente y constitutivo de todo ser humano. La hipótesis clínica podría ser que el “yo” no queriendo saber nada de la castración, insiste en creerse completo a través de la convicción de haber marcado Plus one, ya que “siempre lo hace”. El “yo” de Ted no soporta la castración e intenta negarla, verse completo, mediante construirse desde lo consciente, una identidad de “estar en pareja” permanentemente, sin anoticiar el lapsus cometido.

Al introducir esta hipótesis, el Tiempo 1 se resignifica, siendo no sólo la respuesta a la invitación, sino que es constituido por todas las acciones que Ted realiza en base a su discurso yoico de “estar en pareja”, estado que él se arma y se cree. Alguna de las acciones que dan cuenta de ello son: creer haber marcado “Plus one”, invitar a Robin a la boda, intentar convencer a la pareja por casarse y a sus amigos que que esto fue así, querer unir a la pareja cuando se pelea para poder ir a la boda con Robin, sin interés en el conflicto de la pareja provocado por él mismo.

Esta construcción podríamos llamarlo síntoma egosintónica ya que está en sintonía con el “yo”: “estoy completo porque estoy en pareja”. Pero esto no es así en el Tiempo 2, donde el síntoma se vuelve egodistónico, mediante una devolución de la realidad: recibir la tarjeta en la que marcó ir solo, rompiendo la sintonía con el “yo”: “Estoy solo”. Es así, que esta disonancia puede hacer emerger la hipótesis clínica antes mencionada, que podría presentarse a Ted en forma de una pregunta, siendo convocado a responder sobre “¿De qué tengo que hacerme responsable?”, expresada de forma singular en: “¿Necesito estar en pareja para sentirme completo?” “¿Es suficiente esto para tapar la castración?”

Podríamos ubicar los elementos de esta forma:

Universal ---- Castración simbólica.

Particular ---- Término “Plus one” en la lengua y “lengua de la boda”: respuesta la

invitación dentro de la organización de una boda. (material soporte)

Singular ------“Plus 1” como modo de vida, significado, verse completo cuando está

en pareja.

¡“No marqué “más uno”!” [4]

La hipótesis clínica es una pregunta sobre cuál es la cosa que tiene que hacerse responsable el sujeto, no en el plano de lo jurídico o moral, sino responsable subjetivamente. Ambos modos de respuesta son dos formas para el sujeto de confrontarse al campo de la responsabilidad. Por un lado, la responsabilidad jurídica es una forma de responsabilidad moral, que declara culpable a quien hace los actos siendo consciente de ellos en base a normas y códigos que conforman el particular, y siempre es ante otro. Las acciones son valoradas desde lo compartido socialmente, desde lo esperable. Por otro lado, la responsabilidad subjetiva que va más allá de las fronteras del “yo”, interpelando al sujeto, configurada a partir de la noción de sujeto del inconsciente y su propio deseo, por lo cual el sujeto no es dueño de su voluntad, hay un propósito inconsciente. La responsabilidad subjetiva confronta al sujeto con aquello siente ajeno siendo que en realidad le que le pertenece. Es este último modo de responsabilidad el que analizamos en el circuito. El Tiempo 3 es el de la responsabilidad. Se encuentra presente cerrando el circuito, si el sujeto logra responder desde una posición subjetiva, haciéndose cargo de sus acciones y consecuencias, responsabilizándose de su deseo. En este tiempo se confirma la hipótesis clínica, y el sujeto se produce en su acto provocando el efecto sujeto.

Por ende, la respuesta de Ted ante la interpelación del Tiempo 2 sobre el Tiempo 1, y la posible hipótesis clínica, puede ser desde lo subjetivo, o puede dar una respuesta en la que no se responsabilice. Para ello, veamos estos diálogos:

Ted: Soy soltero. Quizás, eso es lo que soy. ¿Y sabes qué? Me gusta ser soltero.

Barney: Estar soltero es lo mejor.

Ted: Salir todo lo que quieras.

Barney: No responderle a nadie.

Ted: El mundo, lleno de infinitas posibilidades.

Ted (voz de Ted en off): Así que, ahí estábamos, dos chicos solteros haciendo lo que los solteros hacen. Por alguna razón, me había creído que esa noche iba a ser un punto de inflexión, que iba a ser la noche en que mi vida, mi verdadera vida, por fin comenzaría. Lo curioso es que, no estaba del todo equivocado. Porque esa noche era sólo el comienzo. [5]

Aquí podemos ver que Ted acepta la discrepancia entre la respuesta dada a la invitación y lo que él creía, y acepta estar “soltero”, argumentando que le gusta, y expresando que el mundo está “lleno de infinitas posibilidades”. Hasta que finalmente la voz en off de Ted se denomina a sí mismo “soltero” haciendo “cosas de soltero”. Por lo que en esta escena, podemos noticiar un movimiento hacia el Tiempo 3 del circuito, en el que Ted rompe con esa concepción de sí mismo “estando en pareja”, a la vez que reflexiona sobre Robin y el cómo deben ser las parejas, al ver a sus amigos Lily y Marshall bailando. De esta forma, se puede reconocer solo, sin Pus one, y eso le permite ver a los demás presentes en la boda como auténticas posibilidades. Una conexión de miradas entre Ted y una mujer en una mesa aparte, nos indica que se abre una puerta de posibilidad para Ted.

Por esto mismo, podríamos decir que Ted responde responsabilizándose de su acto inconsciente, se hace cargo de su soledad, y se deja interpelar por ello. Al mismo tiempo, si bien se reconstruye como “soltero” en vez de “estar en pareja”, la respuesta que logra consiste en abrir sus posibilidades a otra pareja que no sea Robin. Por lo que el “yo” mitiga la castración nombrando los beneficios de estar soltero, y a la vez sigue buscando pareja.

Del azar a la necesidad

La responsabilidad subjetiva se mueve en su propio campo, ubicado en la grieta entre la necesidad y el azar.

Cuando hablamos de Necesidad, nos referimos a aquello que está por fuera del designio humano, abriendo la conclusión de que los seres humanos no somos responsables de todo lo que nos sucede; es decir que, dentro del orden de la necesidad, no hay lugar para la pregunta sobre la responsabilidad del sujeto.

El destino es un nombre más actual para la necesidad (concepto que los griegos elaboraban en torno a una diosa): lo inexorable, lo inevitable, lo inflexible.

Entonces, si pensamos que la necesidad establece una conexión causal (relación causa-efecto, por fuera de la voluntad), cuando hablamos de Azar, nos estamos refiriendo a aquello que sucede y que rompe esa relación, “desconecta” esa conexión. Da cuenta, también, de que los seres humanos no somos responsables de todo lo que nos sucede.

En el circuito de la responsabilidad, los elementos del azar que podemos ubicar en el Tiempo 1, pasan a convertirse en necesidad una vez que sucedido el Tiempo 2, se resignifican los sucesos del Tiempo 1, bajo la impronta de la interpelación que conmovió al sujeto y le hizo preguntarse acerca de ellos.

Así, podemos ubicar tres elementos muy claros del azar en el Tiempo 1:

- Robin rompe con su novio Derek la semana previa a la boda de Stuart y Claudia.

- Ted se encuentra con Claudia en la calle, y le dice que va a llevar una cita a la boda; Claudia sostiene que Ted no marcó plus one y que por lo tanto debe ir solo a la fiesta.

- El día de la boda, cuando Ted pasa a buscar a Robin, ella recibe un llamado de su trabajo: le ofrecen presentar las noticias, esa misma noche.

Estos sucesos, que en el Tiempo 1 pasan desapercibidos, cobran una importancia fundamental en el Tiempo 2, pasando a ser cuestiones de necesidad o elementos del destino.

Porque era necesario que Robin rompa con su novio y esté soltera para que Ted decida invitarla; era necesario que Ted se encuentre en la calle con Claudia y que ella no le permita asistir acompañado a la boda, para que así Ted persista en su empeño de llevar a Robin, e intente convencer a Stuart, provocando una discusión en la pareja, que una vez arreglada gracias a la intervención de Ted y Marshall, permitió que Robin pudiera asistir, además de contribuir a su imagen de “estar en pareja”; y era necesario, finalmente, que a Robin le fuera ofrecido un trabajo esa misma noche para que Ted asista solo a la boda y tenga así efecto la interpelación subjetiva al leer la tarjeta donde no había marcado plus one.

Es así entonces, retomando lo dicho al principio, que la responsabilidad subjetiva anteriormente analizada se ubica precisamente en la grieta que se abre entre la intervención del azar y la necesidad, en situación.

Conclusión

En este episodio, el lapsus que tuvo Ted de haber marcado que iba a solo a la boda, es un acto del inconsciente que le dice que en realidad él está solo, y no es completo, ante lo que el “yo” se resiste y se construye una imagen de sí en pareja. De aquí surge la hipótesis clínica sobre el deseo inconsciente de Ted, su posición ante la castración simbólica, y la pregunta por sobre qué cosa debe hacerse responsable. Esta singularidad en situación permite preguntarnos en dónde es que estuvo la equivocación verdaderamente, si fue en responder que iba a ir sólo, o si fue creer que había marcado ir acompañado. Pregunta que involucra tanto el yo como el inconsciente del personaje.

Efectivamente, podemos ver que en el particular de Ted se hallan dos opciones de estado relacional (al igual que en la invitación) [6]: personas en pareja o solteras. No hay otra opción. Para que se produzca una ampliación de este particular, es necesario una respuesta donde el sujeto se haga responsable subjetivamente de sus actos, es decir, que se pregunte y se haga cargo de ese deseo que permanece inconsciente. ¿Emerge una pregunta genuina en Ted sobre su posición subjetiva? ¿Se hace responsable, no sólo de sus actos, sino también de su deseo y su castración? ¿Se produce un efecto sujeto, un acto ético que amplíe el universo de su particular?

Ted no rompe con el particular, por lo que no da una respuesta ética, porque sigue eligiendo entre estas dos opciones, no se encuentra completo en soledad. Siempre está en búsqueda. Pero creemos que sí se hace cargo de su soledad en el final de este capítulo, lo acepta; se deja ver algo de la castración sin aceptarla del todo, porque sigue buscando pareja. Ya no Robin, pero sí otra mujer. Por lo que faltarían elementos para indicar si se produjo o no una respuesta subjetiva, un acto ético. A su vez, quedan abiertos interrogantes que podrían corresponder a otro tipo de análisis, sobre dónde está puesto el deseo de Ted, la elección que hace él de sus parejas, el lugar que le da a Robin en su vida, su idea de “amor”, entre otros.

Por otro lado, ubicamos elementos de azar, que una vez acontecido el tiempo 2, cobraron estatuto de necesidad; ubicando así a la responsabilidad subjetiva en la grieta que se abre entre el azar y la necesidad.

Titulamos el trabajo: “Esa noche era sólo el comienzo", ya que es la frase con la que termina el capítulo, que a la vez expresa la posibilidad de un inicio. Con esta frase se ejemplifica la lectura que Ted le da a todo lo sucedido y permite ver que el circuito de responsabilidad subjetiva se cumple de alguna forma, permitiéndole aceptar su soltería y abrir su mirada a otras chicas más allá de Robin. Aún así, se abre un interrogante sobre si Ted continúa respondiendo desde su “yo”, construyendo una imagen de si en pareja, sin soportar verse del todo castrado (inconsciente), en donde el circuito puede volver a repetirse, o puede responder desde otro lado, asumiendo una responsabilidad subjetiva. Resulta entonces una paradoja doble: comenzar este trabajo por el final del episodio, a la vez que el episodio termina con un nuevo comienzo; movimientos que se reflejan en ambos escenarios.

Bibliografia

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. IV., Argentina, Buenos Aires:Eudeba.

Michel Fariña,J.J. (1998).Lo universal-singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. IV., Argentina, Buenos Aires: Eudeba.

Michel Fariña, J. J. Responsabilidad. Entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Disponible en la página web de la cátedra: http://www.eticayddhh.org/index.php...

Michel Fariña, J. J. (2000). The Truman Show. Mar abierto (un horizonte en quiebra). En Ética y Cine, Argentina, Buenos Aires: Eudeba.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra, Argentina, Buenos Aires:Eudeba.

Salomone, G. Z. (2006). El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos, Argentina, Buenos Aires: Letra Viva.

Salomone, G. Z. (2006). El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos., Argentina, Buenos Aires: Letra Viva.

Bays, C., Thomas,C. (2006). How I Met Your Mother. Capítulo 12, primera temporada. http://www.miratuserie.tv/mira-how-...

Guión en inglés (Script): http://transcripts.foreverdreaming....


Notas

[1] “La boda”, nombre del capítulo seleccionado de la serie televisiva How I Met Your Mother, estrenada en el año 2005 y finalizada en el año 2014. El episodio es el número 12 de la primera temporada, llamado The wedding (“La boda”) y estrenado el 9 de enero de 2006.

[2] “I always checked that I was bringing a guest. I was an optimist.”

[3] Ted: I didn’t check ’Plus one’. You were right.

[4] I didn’t check ’plus one’!

[5] Ted: I didn’t check ’plus one’. You were right.

Barney: Of course I was right.

Ted: I’m single. Maybe that’s just who I am. And you know what? I like being single.

Barney: Being single’s the best.

Ted: Stay out as late as you want.

Barney: Answer to no one.

Ted: The whole world full of endless possibilities.

Future Ted VO: So there we were, two single guys doing our usual single guy thing. For whatever reason, I had let myself believe that this night would be a turning point, that this was the night that my life, my real life, would finally begin. Funny thing is, I wasn’t totally wrong. ’Cause that night was just beginning.

[6] Como se expresa en las primeras palabras de Ted en el presente relatando el pasado:

When you’re single and your friends start to get married, every wedding invitation presents a strange moment of self-evaluation. Will you be bringing a guest or will you be attending alone? What it’s really asking is where do you see yourself in three months? Sitting next to your girlfriend or hitting on a bridesmaid? I always checked that I was bringing a guest. I was an optimist.

(Cuando estás soltero y tus amigos empiezan a casarse, cada invitación para una boda es un extraño momento de auto-evaluación. ¿Irás con un invitado o solo? Lo que de verdad pregunta es, ¿dónde te ves en tres meses? ¿Sentado junto a tu novia o coqueteando con la dama de honor? Yo siempre marcaba que iría acompañado. Era un optimista.)






Comentarios

Mensaje de Samantha Moreno Bayón  » 22 de octubre de 2015 » samymorenobayon@hotmail.com 

Muy buen circuito de responsabilidad, por como fue trabajado y porque lo hicieron a partir de una gran serie!

Considero que puede verse con claridad como en el tiempo 1 se encuentra un Ted que realiza una acción que se agota en sus fines, como bien plantearon, lo cual fue responder a la invitación. A partir de esto, es posible interrogarse sobre qué considera él que es estar en pareja? Más allá del enamoramiento que reconoce hacia Robin y su intención de conquistarla, pareciera que se conforma con su simple compañía. Además de que hay cierta imposición a nivel de lo particular, de las normas sociales, de lo aceptado y compartido, que lo hace pensar que no es del todo correcto encontrarse sólo a determinada edad.

Por consiguiente, en el tiempo 2, al comprobar que efectivamente había marcado que asistiría solo a la boda, hay algo que lo interroga, que lo interpela, rompiendo con su universo previo. Allí se da el espacio a preguntarse si realmente él quería estar acompañado, porque se trataría de una compañía para el momento, no se trata de su pareja, si entendemos ésta como un lazo amoroso reciproco.

Por último, en el tiempo 3, ya cuando Ted se encuentra sólo en la boda, "compartiendo" su soltería con Barney, se puede pensar que se encuentra un sujeto distinto al del tiempo 1, que asume su soltería. Esto no significa que Ted no desee encontrar a alguien con quien formar una pareja, debido a que quienes seguimos la serie sabemos que es un romántico empedernido, sino que deja de lado cierta verguenza de estar sólo y la prisa por encontrar pareja. Recién ahí, cuando el sujeto se encuentra posicionado de otra manera, se le abre la posibilidad de conocer a alguien, de encontrar una pareja, más allá de Robin y más allá de una obligación, de un requisito para ser "aceptable" en una boda. Le permitirá buscar una pareja desde la elección y una elección reciproca.



Mensaje de Debora  » 1ro de septiembre de 2015 » Osisit@Hotmail.com 

Hola! Me parece interesante ver como a partir del equivoco de Ted, más precisamente a condición de no registrarlo como tal,Ted posibilita sin saberlo el diálogo entre Claudia y Stuart, que luego de discutir por la invitación pueden sincesarse y confirmar su decisión.
Además podríamos pensar que estatuto tiene para Ted la palabra del otro, ya que da credibilidad a lo dicho por claudia una vez que ve la tarjeta,



Mensaje de   » 31 de agosto de 2015 »  

Gracias a Cecilia, Daniela y Paula por sus valiosísimos aportes! Enriquecen mucho el trabajo.



Mensaje de Paula Mastandrea  » 26 de agosto de 2015 » paulamastandrea@hotmail.com.ar 

Hola. Muy buen análisis de una serie que abarca muchas temáticas sin dejar de entretener.-
Siguiendo con lo planteado por Cecilia, considero que la temática de la soltería y los significados atribuídos al significante "Soltero", tiene un despliegue muy rico a lo largo de la serie, que podría relacionarse con la pregunta neurótica ¿Qué me quiere el Otro? ¿Quién soy yo para el deseo del Otro?. La serie permite vislumbrar a lo largo de todas sus temporadas cómo se definen los lugares de los personajes, y creo que el mayor peso para Ted podría estar localizado en ese Significante que lo absorbe y lo deja en un lugar de minusvalía frente al Otro (pareja). Es una pregunta por el ser: ¿Soy el soltero o soy en pareja? Creo que esta pregunta se despliega a lo largo de las 10 temporadas, y como señalaron Mailen y Juliana, no se produce en el personaje la posibilidad de responsabilizarse subjetivamente por ese lugar que adopta; por no poder hacer algo con su soltería en lugar de padecerla colocándose en un lugar de inferioridad.-



Mensaje de Daniela Fiumo  » 19 de agosto de 2015 » d.fiumo@hotmail.com 

Estimada Mailén:

Felicitaciones por tan rico despliegue del circuito de responsabilidad! Lo disfruté mucho, especialmente por ser elaborado a partir de una serie que sigo desde sus inicios. Rescato además la salvedad que hiciste respecto de que, a pesar de que se hace cargo de su soledad al final del capítulo, siempre está en búsqueda. Como bien decís vos "se deja ver algo de la castración sin aceptarla del todo".

Con respecto al interrogante planteado por Cecilia, en relación a cómo insiste en la serie el "¿qué es ser soltero?", opino que definitivamente (ya habiéndola visto en su totalidad de capítulos), no es lo mismo para Ted que para Barney. Allí reside justamente la singularidad de las significaciones que cada sujeto puede adjudicar a un determinado significante, y sin dudas este aspecto está en relación con eso tan importante que vos traías a colación respecto de la clínica lacaniana: la importancia de no "abrochar" significaciones a lo dicho por el paciente, de no dar nada por supuesto de antemano. Muy buena intervención! Finalmente, más allá de querer compartirte mi opinión en respuesta a la pregunta que te surge de si más avanzadas las temporadas habría un cambio de posición subjetiva en Ted, decido no hacerlo momentáneamente, con el fin de no soltar ninguna información que pueda llegar a arruinarte el final!



Mensaje de Cecilia  » 18 de agosto de 2015 » ceciliakalejman@gmail.com 

Hola. Me encantó leer el análisis, muy preciso. Un ejemplo claro sobre el circuito de la responsabilidad subjetiva. Me preguntaba si avanzadas las temporadas hay un cambio de posición subjetiva en Ted (reconozco que recién estoy viendo la 4..)

En relación a lo mencionado sobre el particular de Ted, dos opciones de estado relacional: en pareja o solteras; pensaba en la idea clínica lacaniana de no dar nada por supuesto de antemano, no abrochar significación a lo dicho por el paciente. Asi surge el interrogante: ¿Qué es ser soltero para Ted? Cuestión que insiste en ésta serie con Barney. ¿Es lo mismo para uno que para el otro?

El tema de los interrogantes en los distintos tiempos del circuito invita a pensar en la importancia de los mismos para la producción de efectos terapeúticos y efectos subjetivos o para una entrada en análisis. ¿Qué moviliza al sujeto? ¿Dónde debemos intervenir para dirigir la cura?

Seguimos el intercambio...
Un saludo
Cecilia





 

 
Película de la semana:
La larga noche de Francisco Sanctis

Francisco Márquez & Andrea Testa / Argentina / 2016


La larga noche de Francisco Sanctis
por Michel Fariña, Juan Jorge
Novedades
Agua para Elefantes

Francis Lawrence / Estados Unidos / 2011


Devenir musicoterapeuta
por Michel Fariña, Juan Jorge
Black Mirror

Black Mirror / Reino Unido / 2011-2013


Black Mirror: The National Anthem
por Ariel, Alejandro
Recomendadas
The Truman Show

Peter Weir / Estados Unidos / 1998


Mar abierto (un horizonte en quiebra)
por Michel Fariña, Juan Jorge
El Color de la Noche

Richard Rush / Estados Unidos / 1994


En rojo: la responsabilidad por la transferencia
por Ariel, Alejandro
ETICA Y CINE. La singularidad en situación. Una perspectiva desde los Derechos Humanos

Emprendimiento académico sin fines de lucro. Para su utilización en actividades de docencia, investigación y extensión universitaria exclusivamente. Todos los materiales son propiedad intelectual de sus respectivos autores.

Proyecto creado por Juan Jorge Michel Fariña, Carlos Gutiérrez, Gabriela Salomone y Miguel Malagreca.

Cátedra I de Psicología, Etica y Derechos Humanos
Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

En colaboración con The International Network of UNESCO Chair in Bioethics.

Con el soporte técnico del IBIS (International Bioethical Information System) - Durante 2009 y 2010 el proyecto contó con el aporte del Programa de la UBA para la Ciencia y la Tecnología, UBACyT, a través de los Proyectos P006, P404, P431.

© Todos los derechos reservados | 2009
Visitas 2067840                                                                         Diseño: Navetrece.com