Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Crimenes y pecados >

por 

Facultad de Psicología
Ética y Derechos Humanos
2da Evaluación

“Crímenes y Pecados”

1- El personaje en el cual se centra el análisis de respuesta subjetiva tanto en la película como en los comentarios de J.J.M. Fariña y L.Sperber es Judah Rosenthal.
La hipótesis propuesta por la autora apunta a que el personaje principal niega la constitución psíquica del sujeto: no todo es posible. Por el hecho de habitar en el lenguaje, el objeto está perdido.
Quedando atrapado en el mundo de las imágenes, decide que su felicidad valga más que una vida humana, terminando por creerse que él es lo que parece.

Los indicadores que sostienen esta hipótesis, es el hecho de matar a un ser humano para no alterar su mundo particularista.

2- Circuito de responsabilidad

1er tiempo

Toma la decisión de matar a Dolores (su amante) creyendo que esta acción concluía en una finalidad que se agotaba en sí misma.

2do tiempo

Llamado de su hermano Jack, diciendo que ya estaba todo listo.
A partir de esto se abre la pregunta por la existencia.”¿Quien soy?” y articulándolo con la frase “Los ojos de Dios que todo lo ve”, busca su respuesta por el ser en lo religioso, volviendo para esto a su casa de origen. Alucina allí, una escena en donde toda su familia, incluso él de niño, está poniendo en tela de juicio diferentes acciones del ser humano, en este caso la de los nazis desde una dimensión moral religiosa, encarnada por su padre y otra posición más escéptica, desde el discurso de su tía.
Judah, fuera de la escena del debate, interviene con una pregunta ¿y si un hombre comete un crimen, si él asesina?
El padre le contesta “De alguna manera será castigado” aquí interrumpe otro integrante diciendo “si lo agarran” y el padre vuelve a contestar diciendo “Aquel que se origina una acción negra florecerá de una manera asquerosa”. Hasta que escuchamos “el asesinato ganara” es aquí donde podemos ubicar un fallido de parte de Judah ya que él de manera muy persecutoria interrumpe preguntando “Quien dijo algo de un asesinato?”…
En este punto, del acto fallido, es donde ubicamos como se interpela al sujeto con relación a la acción hecha por el tiempo1, manifestándose en el encuentro con su hermano Jack el esbozo de la respuesta subjetiva sobre su acto. “me voy a entregar a la policía”
Sin embargo, ante el abanico de posibilidades de respuestas a la interpelación, predomina la negación y la intelectualización de su acto obteniendo así la recomposición yoica frente a la formación inconsciente de culpa.
Entonces, desde el eje del sujeto moral, jurídico e ideológico su acción está justificada con el discurso de que él no se merece que esta neurótica acabe con su intachable reputación.

En el eje de la responsabilidad subjetiva, inferimos que el sujeto toma esta decisión de matar, debido a que su amante le representa su falta. Para Judah esto le es insoportable.
Como cita la autora Sperber ¿Por qué pudiendo elegir cualquiera de los dos caminos a tomar, el de decir la verdad, asumir sus faltas y pedir ser perdonado, elige la oscuridad?
Dolores deja en descubierto la falta de Judah. El hombre de bien, padre de familia, el filántropo, científico, mimado por la vida se siente amenazado por esta mujer poseedora de la verdad acerca de quien es este hombre. De los engaños no solo a su esposa si no también a los manejos de dinero tras las obras de beneficencia.
Creyendo que su felicidad vale más que la vida de otro ser humano, terminando de convencerse que él es lo que muestra ser.

3- No nos parece que haya ningún elemento de azar y necesidad en la película, al contrario pensamos que las acciones se desarrollan en el plano de la responsabilidad
Podemos sí, citar algo interesante que plantea Kant, diciendo que la “ley moral se funda en la libertad del acto humano, libertad no determinada por la razón y necesidad. Su ley moral es universal pero vacía de contenido ya que no prescribe acto concreto alguno, sino la relación singular de cada hombre con la ley.”
El invocar al azar, lo no determinado, como principio, no es más liberador de la alienación al sujeto, porque en esa forma se borra el sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto.
El azar implica incertidumbre y esto tranquiliza al sujeto ya que lo desliga de cualquier responsabilidad dejando todo en manos del azar.

4- Encontramos como índices de la culpa, el estado de shock que manifiesta tener luego del llamado de su hermano, contándole la noticia que está todo hecho. El arrepentimiento, que lo muestra en la charla con Jack diciendo que piensa entregarse a la policía.
Arrepentimiento del cual podemos decir, que es una perspectiva moral que busca desculpabilizar reconciliando al yo consigo mismo, bajo el amparo de la garantía de dios que el discurso religioso le ofrece.
Bajo la ausencia de dios, o de algo, el tiene que asumir esa responsabilidad por si mismo. Es decir cuando Judah se encuentra con Cliff en la escena final y le relata su historia a modo de una ficción, Cliff le dice que nadie podría vivir con eso y que ante la ausencia de un Dios, es uno el que tiene que asumir la responsabilidad.
A partir de lo dicho por Cliff, definimos la responsabilidad jurídica, planteada en función de la noción de sujeto autónomo, la cual restringe la responsabilidad al terreno de la conciencia, al ámbito de la intencionalidad conciente. Podemos decir que la persona jurídica es aquella entidad a la que se le reconoce derechos y obligaciones. El sujeto de derecho entonces es aquel capaz de hacerse responsable, no solo por sus acciones sino también por sus elecciones y decisiones.
Judah seria una persona imputable debido a que es capaz de responder por sus actos. Ante la decisión que tomo, jurídicamente es responsable y culpable ya que para el derecho "Si es responsable entonces es culpable" .Es decir, si es responsable jurídicamente entonces puede imputársele culpable.
Pero Judah no termina siendo el culpable del crimen ya que responsabilizan a otro (Que ya tenía antecedentes) y se lo imputa culpable, dejando al autor real exonerado de toda culpabilidad sobre el acto.
Con relación a la responsabilidad subjetiva, ésta se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, sujeto no autónomo. Es decir en este campo (en el de la responsabilidad subjetiva) no se trata del sujeto del enunciado, el yo digo, yo soy, el yo de la voluntad y la intención. Sino, hablamos de un sujeto que comete fallidos, sueña, tiene síntomas que poseen un deseo ignorado, asociado al propósito inconsciente que persiguen mas allá de la voluntad conciente
Esto se ve en el momento en que Judah comete el fallido de decir "¿que pasa si él asesina? Y ante la respuesta del padre que le dice, que fue algo dicho por él, se sorprende.
El sujeto dijo una verdad, algo que más bien quería ocultar antes que decir.

A modo de conclusión; sabemos que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa, esta culpa no es la q entendemos como sentimiento de culpa, sino algo mas allá. Esto se refleja, cuando en el final de la película, el médico habla de su crimen como si fuese un argumento para un film. Parte de contar un argumento para un film para luego decir que se trata de la realidad. Judah comienza presentándose con el ropaje de la ficción y cuando su interlocutor le hace sentir todo el peso de la responsabilidad que la ficción supone, apela al discurso de la razón, en el que la realidad toma el lugar de lo farsesco, en un juego en el que el cínico da lugar al hipócrita construyendo una fachada fraudulenta bajo el nombre de realidad. Esa realidad, en la que se empeña en negar apelando al principio de razón, desestima su responsabilidad en la tragedia. Y si bien pasa algunos “malos ratos”, su sonrisa canalla dice que está dispuesto a pagar ese precio para continuar aferrado a los bienes que le dispensa el olvido de ese crimen y a no perder su “mundo protegido de bienestar y privilegio”. Aquí aparece nuevamente la no responsabilidad subjetiva sobre esa tensión que genera la interpelación, ya que el yo es un adalid de lo particular.
Toda esta parafernalia que el se arma (esta respuesta moral) le es tranquilizador ante otra respuesta que lo haría sentir culpable de la decisión que tomo.
La figura de la culpa aparecer también en la angustia, pues es la única posibilidad de nombrar el objeto. Para aliviarse de ésta, la justifica desde la realidad y desde la razón, aunque no por esto pueda evadir su responsabilidad.
Tomando las palabras de Salomone, se debería “impedir que el castigo social le permita al sujeto parapetarse en el campo de la responsabilidad moral únicamente y le sirva de refugio para sustraerse a la respuesta subjetiva, la cual lo confronta al campo de la verdad que lo determina.”

5- La articulación que podemos hacer con la película “Crímenes y Pecados” y el caso de El Muro de Sartre es en base a dos cuestiones.

Podemos ubicar algo de un “inconsciente diciendo la verdad” cuando dice “cementerio”, lugar en donde fue finalmente encontrado y capturado Gris. Un saber no sabido.
Ubicamos esto en el mismo plano, cuando Judah comete el acto fallido de nombrarse asesino.

- “Es Ud. el que dijo que él asesinó”. (Le responde su padre.)

- “¿yo lo dije?” (Se pregunta sorprendido.)

Otro punto de encuentro entre ambas, es la aparición de figuras superyoicas. En el primer caso principalmente Dios y en el segundo representado por los falangistas.
Hay dos modos diferentes de enfrentarlos, en el caso de Judah intenta evitar la mirada persecutoria (ceguera; ojos de Dios penetrantes e intensos; “los ojos de Dios que están siempre sobre nosotros”; que todo lo ven”: ojos como ventanas del alma; profesión de oftalmólogo) armando una realidad paralela que defiende hasta el asesinato. Después de transcurrir un tiempo, él cree que venció a su superyó, ya que no recibió castigo alguno, como decía su padre sino al contrario, fue recompensado.
Cambiando así su ateismo, por el decirse hombre que cree en Dios, sigue sosteniendo de una u otra forma la figura de un padre omnipotente.
Agregamos que ser ateo quiere decir que no hay en el Otro ninguna garantía con respecto a lo que le sucede al existente como tal.
Un verdadero ateísmo- dice Sartre- es cuando finalmente se extiende el concepto de responsabilidad; se es verdaderamente ateo cuando se ha mostrado que, en la vida, la responsabilidad gana definitivamente la escena.
Como dijo su padre entonces, Judah también prefiere a Dios antes que a la verdad.

En cuanto a Ibietta, intenta no solo sustraerse como objeto sino también, ubica a todos tanto a él como a los falangistas omnipotentes, como castrados.
La vida de Ibietta no depende de ellos, todos son seres “mortales”.

BIBLIOGRAFÍA

Comentarios de “Crímenes y Pecados” J.J, M Fariña y de Laura Sperber.

D’Amore, Oscar: “Responsabilidad subjetiva y culpa”

Freud, S. (1925): “La responsabilidad moral por el contenido de los sueños”. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto.
Obras Completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

Salomone, G.: “Las formaciones del inconsciente y la responsabilidad”. Ficha de cátedra. Mimeo.

Mosca, J.C. (1998): “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba. Buenos Aires.

Gutiérrez, C: "Lo inadmisible del malestar"

Salomone, G: "El sujeto dividido y la responsabilidad"

Domínguez, María E: "Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis"

Aleman, J: “Notas sobre Lacan y Sarte”.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: