Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Descarrilados >

por 

“Derailed” (Descarrilados)
“El yo no es propietario del deseo,
pero sí diremos que el Sujeto es
responsable de su puesta en acto”

La película cuenta la historia de Charles Schine, quien trabaja como ejecutivo en una agencia de publicidad y es una de tantas personas que acuden cada mañana a su trabajo en Chicago en el tren de las 8:43. Pero un día pierde ese tren y conoce por casualidad a Lucinda Harris... A partir de ese momento, su vida dará un giro de 180º. Lucinda es encantadora, guapa y atractiva. Aunque los dos están casados y tienen hijos, sienten una atracción irresistible. Las citas para quedar a comer se irán convirtiendo en copas después del trabajo y, finalmente, Charles y Lucinda deciden consumar su relación en la habitación de un hotel. Lo que parece una aventura absolutamente perfecta se ve truncada cuando La Roche, un despiadado desconocido, irrumpe en su habitación a punta de pistola, golpea a Charles y viola a Lucinda. Su relación extramatrimonial se convierte en una pesadilla mucho más peligrosa y violenta de lo que jamás podrían haber imaginado. De repente, la vida de Charles se ve envuelta en una vorágine de chantaje, misterio, violencia y crimen. No puede confesárselo a su mujer ni tampoco a la policía y, Charles se ve atrapado en un mundo extraño para él, que nada tiene que ver con su vida anterior.
En el circuito de la responsabilidad, en el marco de la responsabilidad subjetiva que concierne al sujeto que debe dar una respuesta, se distingue un primer tiempo en el que el sujeto lleva a cabo una conducta que persigue ciertos fines y se agotan en si mismos. En el caso de la película que presento, seria la relación extramatrimonial de Charles. En varias escenas de la película se puede ver que el protagonista no esta teniendo una buena relación con su mujer, y en cuanto se le presenta la oportunidad de conocer a alguien no duda un instante. Es obvio que para Charles la idea de serle infiel a su esposa se agotaba en eso. La relación no iría más allá de una relación pasajera. Él pensaba que mientras lo mantuviera en secreto no haría peligrar la integridad de su vida familiar. Sin embargo, esta relación no era como él se la imaginaba, todo se trataba de un engaño. Lucinda junto a tres personajes más, uno de los cuales entra a la habitación del hotel con un arma, conforman una banda que se dedica a chantajear a los hombres que consuman una relación con ella. Dado que ella se presenta como casada y su victima también, al individuo se le presenta la imposibilidad de denunciar a la policía su situación, ya que pone en juego el amor de su familia.
Charles es obligado a pagar dos veces un chantaje bajo la amenaza de que sino paga su familia se enterara de su infidelidad; para el segundo pago se ve forzado a utilizar el dinero que junto a su mujer habían ahorrado durante siete años para salvar a su hija, que padecía de diabetes y cuya vida corría peligro constantemente. Una vez pago el chantaje Charles no puede mas con su conciencia por haber usado el dinero reservado para proteger la vida de su hija, y le cuenta a su mujer que ese dinero no estaba mas en el banco, sin contarle el porque de la desaparición de éste, y comienza a verse envuelto en una historia de violencia y crímenes de la cual ya no es solo la victima sino el promotor, ya que descubrió que había sido engañado y que por lo tanto Lucinda no era una victima más como él, sino que era un victimario mas.
Es el Tiempo 2 del circuito de la responsabilidad, en el que ciertos indicadores de la realidad lo interpelan como sujeto, él pone en riesgo la vida de su hija por pagar el chantaje. Aquí se presenta la angustia y la culpa que marcan el camino hacia el deseo y la responsabilidad subjetiva: ser responsable es ser un sujeto del que se espera una respuesta, pero ésta no puede existir sin el pasaje obligatorio por la culpa. No hay deseo sin culpa: “La única cosa de la que se puede ser culpable es de haber cedido en su deseo” . Luego de esta interpelación, podría comenzar a vislumbrar una posición subjetiva diferente en Charles, es ahí cuando se resignifica el Tiempo 1 del protagonista: serle infiel a su esposa no se agoto en una mera relación pasajera sino que en Charles la interpelación como sujeto le llega cuando pone en riesgo la vida de su hija. Es en este tiempo 2 donde los indicios denuncian que su acción fue más allá de lo que pensaba.
“Eso inesperado e impensado que le ha sucedido lo toca de cerca, “realmente” lo toca. Roza lo real, pero todavía falta una segunda vuelta, que recorte la posición del Sujeto. De ese roce, que hace marca, la segunda vuelta plantea qué hacer con esa marca, siendo imposible volver ya al mismo punto, ni simplemente repetirlo”.
La distancia entre tiempo 1 y 2 no debe agotarse en necesidad y azar, o para llamarlos con sus nombres contemporáneos, destino y suerte, para poder abrir la posibilidad de hipótesis clínica respecto de la responsabilidad del sujeto, por aquello que el sujeto debe responder. Entonces cabe preguntarse: ¿A que responde Charles? Puedo hipotetizar que a su deseo de preservar la vida de su hija. El protagonista recupero su posición de padre bajo la amenaza de perder a su hija y tiene que responder por su deseo; responsabilidad que lo atañe como sujeto en relación con aquello que desconoce de sí mismo. Ya está planteado el problema ético. “Como en el apólogo kantiano acerca de si denunciar al enemigo del tirano pero no inventando crímenes que no cometió, sino denunciando los crímenes que sí cometió.” Charles comete sus propios crímenes marcando cual era su lugar de sujeto antes, y cual es el que elije tomar ahora. Marca un cambio de posición subjetiva: de victima a victimario, para poder reafirmar la posición de sujeto responsable de su deseo.
Se podría pensar que a partir de la resignificación que se lleva a cabo del tiempo 1 a partir de un tiempo 2, se pone en juego una nueva manera de llevar la paternidad para Charles. Quizás el pensó que daría lo que fuera por su hija, pero no tuvo en cuenta los limites hasta los que podría llegar, como matar a sus propios victimarios.
Lo que vislumbra Charles en el momento que se percata de que si continua pagando los chantajes para encubrir su infidelidad, puede llegar a peligrar la vida de su hija se produce la subjetivación de una acción. Es decir, no se trata de cualquier acción sino de una que recae sobre el sujeto poniéndose este en acto. El sujeto surge aquí, hay un cambio de posición subjetiva. El sujeto muere y nace en ese acto.
Sin profundizar en la responsabilidad jurídica de Charles en relación a los medios que utilizo para recuperar el dinero destinado a preservar la vida de su hija (asesinar a sus victimarios), responsabilidad que lo restringe al terreno de la conciencia, al ámbito de la intencionalidad conciente, puedo establecer que la respuesta del protagonista esta sostenida del lado de la responsabilidad subjetiva, el sujeto es puesto en acto y es, en razón de este.
Lo que emerge es el deseo de proteger la vida de su hija, y es ahí donde posicionado como Sujeto deseante el individuo se transforma llegando a un punto del que no hay retorno.
ALUMNA: PALY, Gisela Liliana
L.U: 30.778.119/0
Comisión: 9
Profesora: LEVY DANIEL, GABRIELA



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: