Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Descarrilados >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Prof. Regular Titular:
Lic. Juan Jorge Michel Fariña
Cátedra I

Segundo parcial Domiciliario

Comisión n°: 18
Profesora: Perez Michielli Soledad
Alumna: Scheiner Carol
LU: 327604990

2do Cuatrimestre de 2009

Film
DESCARRILADOS
Título Original: Derailed
Año:2005
Director: Mikael Håfström

Descarrilados cuenta la historia de Charles, un ejecutivo de cuentas de una firma mediana en Chicago que está pasando por un mal momento laboral; está casado con Deanna y tienen una pequeña hija llamada Amy, quien padece de un tipo severo de diabetes.
Charles conoce a Lucinda (Jennifer Aniston) en el tren que lo lleva al trabajo, cuando ella le compra el boleto, ya que por el apuro no lo había sacado y no tenía dinero en su billetera. Se siente atraído instantáneamente por ella y comienza una seducción mutua; se encuentran diariamente en el tren y luego comienzan a encontrarse por fuera, compartiendo almuerzos y cenas. Una noche deciden ir a un hotel y cuando están por consumar la relación irrumpe un delincuente en la habitación, robándoles las billeteras, golpeando a Charles y violando finalmente a Lucinda. Una vez recobrado el conocimiento, Charles intenta llamar a la policía pero Lucinda lo detiene, manifestando la grave falta que habían cometido al ir al hotel y que si hacían la denuncia a la policía sus respectivas familias lo iban a saber y su marido era capas de quitarle la tenencia de su hija.
A partir de allí el protagonista queda atrapado en un chantaje por parte del ladrón -apodado Laroche-, el cual no puede denunciar sin sacar a la luz su propia falta. En un primer momento el delincuente le exige u$s20.000, los cuales Charles paga luego de ser amenazado, pero esta suma se ve incrementada luego y Laroche le exige u$s100.000. Charles y su esposa habían ahorrado durante años esa cantidad de dinero para poder pagar el tratamiento que requiere la grave enfermedad de su hija. Viendo amenazada a su familia, así como a Lucinda, el protagonista decide pedirle ayuda a un compañero de trabajo, Winston, quien estuvo en prisión antes y ofreció ayudarlo a deshacerse del delincuente. Intentan engañar a Laroche pero no pueden hacerlo y Winston termina siendo asesinado en manos de este último.
Entre el interrogatorio de un policía por la muerte de Winston y el llamado telefónico por parte del delincuente, que tiene a Lucinda y amenaza ir a buscar luego a su familia, Charles decide pagarle la suma que le pide.
Luego de darle el dinero al delincuente, Charles “recupera su vida” –en los dichos de Laroche-, y queda libre de su chantaje. En la próxima escena el protagonista es interrogado nuevamente por el detective. Luego va a su casa y le cuenta a su mujer la verdad: que “ha cometido un error”, que el dinero que tenían ahorrado para Amy ha desaparecido pero que lo va a solucionar, que va a averiguar dónde está y lo va a recuperar. También le dice que “no se trata sólo del dinero” y le cuenta toda la historia. Es entonces que Charles decide emprender la búsqueda del dinero, para lo que va a buscar a Lucinda y es cuando descubre el verdadero engaño: Lucinda era una estafadora, que junto con Laroche habían planeado todo desde el comienzo.

Análisis
En el presente análisis, tomaré la película hasta este punto, para dar cuenta del circuito de la responsabilidad y sus tiempos lógicos en el personaje de Charles, así como de las categorías de necesidad y azar y finalmente, intentar llegar a una hipótesis clínica que de cuenta de cómo se está jugando el deseo del sujeto.
En el circuito hablamos de un primer tiempo en el que – “…se realiza una acción que se supone se agota a los fines para la que fue realizada” , es decir, una acción es realizada con un objetivo concreto (o al menos así se presenta en este primer momento). Luego hay un segundo tiempo: “(…) algún indicador que señala un exceso y donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja (…)” ; es el tiempo de la interpelación en el circuito, que resignifica ese tiempo uno, dando cuenta que aquel no se agotaba en los fines para los que fue concebido.
Esta interpelación obliga a responder. La respuesta dará lugar o no – según el caso-, a un tercer tiempo, el de la responsabilidad subjetiva. Tomando a Juan Carlos Mosca, esta responsabilidad está referida a la singularidad de un sujeto en acto .
En este caso, podemos ubicar un primer tiempo, en el que Charles –luego de conocer a Lucinda y salir algunas veces-, decide dar un paso más e ir a un hotel con ella. Si bien no podemos saber si nuestro protagonista tendría intenciones en un futuro de seguir con la relación o no, en este sentido simplemente podemos dar cuenta de una acción llevada a cabo por Charles que tiene un objetivo concreto: relaciones sexuales con Lucinda.
Como tiempo dos, se puede ubicar el chantaje en el que se ve involucrado con el consecuente pago de los u$s100.000. En este segundo momento Charles se ve interpelado y el tiempo uno es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa: “He cometido un error. Le he sido infiel a Deanna” –uno de los comentarios que pronuncia-. Charles tiene una familia por la que tiene que responder y asimismo a la que tiene que dar respuestas. A lo que el protagonista debe responder en este caso es a su infidelidad, así como la desaparición del dinero destinado a su hija.
Teniendo en cuenta las categorías de necesidad y azar, se puede ubicar en este caso como azaroso –aquello que tiene que ver con la incertidumbre, lo accidental, aquello que es ajeno al sujeto-, el hecho que sean asaltados en el hotel. Sin embargo, como plantea J. C. Mosca, invocar al azar, lo no determinado, “(…) no es mas “liberador” de la alienación del Sujeto, porque de esa forma se borra el sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto”.
La responsabilidad se ubica entre la necesidad y el azar y es aquello que interpela al sujeto, exigiéndole responder por su acto. Pero no desde el campo de la moral, no desde lo particular, lo que “está bien o está mal” en cuanto a infidelidad en este caso. Sino que al referirnos a la responsabilidad subjetiva, nos estamos refiriendo al campo de lo universal-singular, a la dimensión ética, que implica un acto en el que el sujeto se produce, un “sujeto del deseo inconsciente” .
Charles le cuenta a su esposa la verdad sobre lo sucedido, sobre el dinero de Amy y sobre la situación atravesada con Lucinda. Sin embargo, se puede pensar que esta es una respuesta más del tipo particular; Charles no tiene otra opción que contarle a Deanna lo sucedido ya que el dinero ha desaparecido y lo va a saber efectivamente. Se podría pensar el acto ético en Charles, el efecto sujeto -si bien lejos de la moral-, en su decisión de recuperar ese dinero e ir en su búsqueda. Esta situación luego deriva en anoticiarse de la estafa por parte de Lucinda y una serie de situaciones que podrían abrir inclusive un nuevo circuito, pero que exceden el presente trabajo. Sin embargo es importante el hecho que Charles lleva a cabo todas las acciones necesarias para recuperar ese dinero, dinero que de alguna forma significa la vida de su hija; “…el sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto y es una respuesta de dimensión ética” . El acto llevado a cabo por el Charles se puede pensar como un acto ético, acto pleno de sentido, que constituye un aporte pleno de su subjetividad y que es suplementario respecto de la moral. O lo que es lo mismo, ninguna moral puede colmar el horizonte ético, y esto es así porque el horizonte ético es un horizonte en quiebra.

Hipótesis clínica
A partir de algunos datos que nos arroja la película, podemos afirmar que Charles es un hombre que le da importancia a su familia y es un padre muy afectuoso y ocupado por su hija. Sin embargo, el director nos da indicios sobre los cambios que vinieron ocurriendo en esta familia, quizás como consecuencia de la enfermedad de su hija así como presiones laborales u otras, que llevaron a que la pareja se distancie. En una escena en que la mujer se está yendo a trabajar y se despide, luego Amy le dice al padre: “Antes solían despedirse con un beso”, a lo que él simplemente responde “Cállate”.
En este sentido podríamos preguntarnos no sólo si la enfermedad de Amy pudo ser motivo del distanciamiento de ellos, sino también si no será la enfermedad de ella lo único que los mantiene juntos todavía.
Al conocer a Lucinda es innegable el deseo que sintió instantáneamente hacia ella y que a su vez este deseo se vio reforzado al ver que ella también se sentía atraída por él. Podría pensarse que esa atracción también se apoya en otro lado: sentirse hombre nuevamente, como no lo sentía con su mujer, y a su vez correrse del rol de padre por un momento, constantemente ocupado y preocupado por la salud de su hija.
En ese tiempo 2 en el que Charles cae en la cuenta que ha entregado el dinero que representaba la salud de su hija y los ahorros de años de la pareja, es que su acción llevada a cabo en un primer momento cobra un nuevo sentido. Se devela su falta como padre y es esta la que no puede tolerar y ante la que se ve compelido a responder.

Bibliografía:

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Dominguez, M. E. Los carriles de la responsabilidad: el circuito del análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, Gabriela: El sujeto dividido y la responsabilidad, La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos, Buenos Aires, Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: