Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Dr. House (Broken) >

por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra Fariña

Segunda Evaluación

Alumno: Maslaton Edgardo

Docente: Samolevich Ianina

Comisión N°: 1

Fecha de entrega: Lunes 16 de Noviembre de 2009

2do. Cuatrimestre de 2009

Desarrollo del recorte
Serie televisiva Dr. House, 1er. capítulo – 6ta. temporada: “Broken”. Se desarrolla dentro del Instituto Psiquiátrico “Mayfield” donde House está internado voluntariamente. Hay un paciente delirante (Steve) que dice ser “Freedom Master” (amo o maestro de la libertad), una especie de superhéroe. Luego de un brote psicótico (generado por uno de los doctores diciéndole que no tenía superpoderes y que su esposa estaba muerta) lo drogan y House se queja de que lo hayan hecho, diciendo que antes estaba funcional y feliz. Steve cae en una depresión y House quiere ayudarlo, para esto le pide prestado el auto a Lydia, una mujer que tiene cierta relación afectiva con él, siendo una asidua concurrente al instituto para visitar a una amiga que está internada. House lleva a Steve, en el auto descapotado, hasta un parque de diversiones donde se suben juntos a un juego llamado “X-Fly”, una especie de turbina de aire que los empuja hasta una altura considerable, dándoles la sensación de ser capaces de volar. Disfrutan muchísimo del juego, y luego al ir a buscar el auto a alguna de las plantas superiores del estacionamiento (es decir que no estaba en planta baja), se ve a Steve mucho mas contento diciendo “el amo de la libertad ha vuelto”, se acerca a una pequeña pared que da al vacío, se sube a ella, lo mira a House y le agradece, saltando luego con la intención de volar.
El capítulo continúa con un House estupefacto en la sala de espera de un hospital, acercándose luego el Dr. Nolan (Director de Mayfield) quien le informa las lesiones que sufrió Steve y que lo va a transferir a otro instituto (a House). Él lo mira perdidamente mientras Nolan habla, y solo al momento en que el director se esta yendo por el pasillo pronuncia con la misma expresión con que lo había escuchado: “No” (En relación a que no lo transfieran) – “Necesito ayuda”.
La siguiente escena se desarrolla en el consultorio de Nolan, y allí, al ser interrogado sobre lo que quiere, House contesta que quiere “ponerse mejor” y que le gustaría ser feliz dejando de ser miserable.

Circuito de la responsabilidad
En el desarrollo anterior se realizó un recorte de una singularidad en situación, que puede ser analizada desde los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad. Una acción de un sujeto cuya consecuencia quebranta los límites de lo esperado o calculado, y lo pone en un lugar donde esta obligado a responder. (D’Amore, 2006).
El tiempo 1 se corresponde con un sujeto que “lleva adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuales fue concebida” (Fariña, 1999). Aquí se ubica la acción emprendida por House en el intento por ayudar a Steve en su estado de depresión, llevándolo al juego X-Fly en el parque de diversiones. Así es que pareciera terminar todo como se esperaba, todo dentro del universo de lo posible, con un Steve contento y con la sensación de que sus superpoderes habían retornado. Pero feliz y exaltado, Steve se acerca a una de las pequeñas paredes del estacionamiento, le agradece a House por haberle ayudado y se lanza al vacío con el objeto de volar como lo había hecho en el juego X-Fly. Aquí es donde se ubica el tiempo 2 del circuito, donde el sujeto House “recibe de la realidad indicadores que lo ponen sobre aviso respecto de que algo anduvo mal. Las cosas fueron mas allá –o más acá- de lo esperado.” (Fariña, 1999). Esos indicadores (Steve lanzándose a volar y luego terminando gravemente herido en el hospital) son el emergente de algo disonante, algo que no estaba en el universo previo de lo posible, algo que se conecta con el tiempo 1 resignificándolo. Este tiempo 2 de interpelación hacia el sujeto con respecto a la acción emprendida en el tiempo 1, lo obliga a responder, en palabras de D’Amore: “La retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga (ob-liga) a los elementos “disonantes” que se convierten entonces en un tiempo 1, es decir que el tiempo 1 es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se “debe” responder.” (D’Amore, 2006).
Abierto el circuito de la responsabilidad subjetiva a través del tiempo de interpelación, debe ser cerrado, se intima al sujeto a responder, debe hacerlo porque de él es esperado una respuesta que de cuenta de la destitución del universo previo por la singularidad emergente. Pero esa respuesta puede no darle lugar al acto singular que la motivó, desestimarlo, e incluirlo dentro de un simple error de cálculo por parte del sujeto, intelectualizándolo. Tal sería el caso de una respuesta de tipo particular, que pusiera a la singularidad de vuelta en el surco de la moral taponando la dimensión ética de lo universal-singular. (D’Amore, 2006). El sentimiento de culpa (conciente), la proyección, la negación y el síntoma serían otras posibilidades de respuesta particularista a la interpelación. (D’Amore, 2006; Fariña, 1998).
La responsabilidad subjetiva no se encuentra en las respuestas particularistas, es una respuesta también, pero diferenciada, está dentro del orden del desfallecer del particular previo y no del restablecerlo. Es el efecto sujeto como respuesta a la interpelación el coincidente con la responsabilidad subjetiva. (D’Amore, 2006). Allí es donde se puede ubicar un tiempo 3 y no en otro caso, donde se le da el estatuto de acto ético a la acción emprendida en el tiempo 1. Es la resignificación del tiempo 1 pero diluyendo el sentimiento de culpa porque emerge el sujeto del inconciente. El sujeto se hace responsable de su deseo y ya no es el mismo, el efecto sujeto produjo un corrimiento a otro lugar, un lugar donde “el sujeto puede ser culpable de haber cedido en su deseo” (Lacan, 1988). Así responde House a la interpelación con un tiempo 3, donde es capaz de pedir ayuda para ponerse mejor y dejar de ser miserable.
Presentado el circuito, se pasa a un análisis más pormenorizado de los elementos de la situación, que permiten ofrecer una hipótesis clínica como una posible lectura del porqué la acción emprendida en el tiempo 1 es resignificada.
En primer lugar cabe destacara que House quiere ayudar a Steve, pero no es cualquiera al que elige. En la institución psiquiátrica en la que se encuentra, hay muchos pacientes sufriendo, pero House elige a uno que delira pensando que es un superhéroe, tomando como característica principal de tales personajes, la ayuda para con la humanidad en sus problemas. Es decir que House quiere ayudar a un sujeto que delira pensando que tiene una función sobrehumana. Pero algo sucede (luego del ataque psicótico), Steve se deprime, y deja de tener esa tendencia hacia combatir el mal y salvar a la humanidad. He aquí un contacto entre los dos personajes, House es un médico de prestigio, que también cumple esa función de ayuda. Pero dentro del instituto, no es tal su función, es más, incluso esta actividad profesional de House está limitada por su estadía allí y el alta médica que debe recibir. Pareciera ser que House quiso demostrar que podía ayudar a Steve en su dolor, en su depresión; de hecho es lo que siempre hace, en eso consiste su actividad médica. Ese era el objetivo de su accionar emprendido en lo que se ha identificado en el tiempo 1, el de ayudar a un sujeto en estado de sufrimiento, como siempre lo hace. Así se logró, momentos después de subirse al juego X-Fly, se lo ve a Steve contento y con energía diciendo “el amo de la libertad ha vuelto”. Pero el azar tomó parte en la situación, y el hecho de que el parque de diversiones tuviese un estacionamiento en altura y una pequeña pared mirando al vacío, terminó siendo un factor facilitador para que la acción emprendida en el tiempo 1 fuera más allá de lo esperado por House.
House intentó mejorar el estado de padecimiento de Steve a través de reforzarle sus delirios, le hizo sentir y vivir la experiencia de volar. Así, con sus delirios reforzados, Steve se echó a volar, a salvar a la humanidad. En términos casi obvios, es de condición necesaria el hecho de que si un hombre se lanza al vacío, caiga por la fuerza gravitatoria. Parecía que no era este el objetivo de House, él quería calmar su padecer, no arriesgarlo a una muerte. Pero la situación hace mella en él, lo interpela, le hace volver sobre su acción y resignificarla. Aquí es donde proponemos una lectura diferenciada ¿era House el sujeto que ayuda o el objeto de la misma? Necesitaba ayuda, pero proyectó en el otro tal carencia y pretendió ejecutarla dentro de los parámetros de su funcionamiento como sujeto (como sujeto que ayuda). Y si no fuera porque el azar hizo su parte, quizás House, satisfecho con su misión cumplida, siendo que su accionar no fue mas allá de lo esperado, no se hubiese confrontado con aquello de lo que su YO no quería saber. Pero aquello, o mejor dicho ELLO irrumpe, y ahí en donde se ve al House que ayuda a otro, se está obturando una falta. Una falta de la que su YO no quiere enterarse, porque sería el pasar de ser un genial médico con un cerebro casi sobrehumano, sin carencias, a ser un sujeto que sufre por las mismas necesidades de cualquier ser humano, como sujeto castrado.
El ayudar a otro alimenta esa idea que el YO quiere sostener, pero sorpresivamente, el sujeto en su accionar hizo emerger algo de lo que no tenía noticia, algo del orden de su deseo que busca cumplimiento. El sujeto es responsable de su deseo, es él quien desea, pero cuando ciertas situaciones lo interpelan, puede o no hacerse responsable. “Es el plano de la existencia yoica el que se ve atravesado por el del deseo.” (Domínguez, 2006).
En su intento de ayuda fracasó, pero no porque Steve terminó sufriendo mucho mas que antes, sino porque el accionar que sostiene a House como un sujeto que quita el sufrimiento de los demás fue el que falló, se produjo un cortocircuito. El círculo se quebró en algún lado e hizo el hueco, en ese espacio se encuentra House en el tiempo 2, en lo inesperado, en palabras de Fariña: “Un sujeto puede pasarse la vida huyendo de sí mismo. Pero existen ciertas circunstancias en las que algo cambia, en las que se encuentra eligiendo, pero no ya desde el cálculo y la certeza precedentes.” (Fariña, 1999). House debe responder, puede seguir proyectando culpa en el otro o decir que cometió un error suturando la brecha abierta por el cortocircuito, o hacerse responsable y darle lugar a su deseo. (Domínguez, 2006).
House da lugar a un tiempo 3, un efecto sujeto donde él ya no es el mismo, ahora es él el objeto de la ayuda. Es un mecanismo inconciente, siendo él el primer sorprendido de la transformación. (Fariña, 1999). En la acción emprendida en el tiempo 1 donde antes podríamos leer que intenta ayudar a otro, ahora se lee que intenta ayudarse a sí mismo. No es sin el tiempo 2, el tiempo de la interpelación, disruptivo del universo de lo ya conocido, que emerge la posibilidad de una singularidad en situación, donde aquella conducta del tiempo 1 deviene un potencial acto ético que suplementa el universal.
“La resignificación de la acción de elegir el tacho de basura produce en acto un sujeto, es en este sentido que el acontecimiento es proceso de verdad… Esclarecerlo, es estar un poco mejor respecto al malestar. Nada más pero nada menos.” (D’Amore, 2006). La elección del tacho de basura del texto de D’Amore se corresponde con el tiempo 1, y en este caso sería esa resignificación de la acción de ayudar a Steve, que le da la posibilidad a House de estar un poco mejor respecto a su malestar. En términos de Mosca: “La culpa, si se me permite una metáfora económica, subraya un “déficit” de Sujeto, la responsabilidad, un “superávit” de Sujeto.” (Mosca, 1998). Por esto se repite lo expresado anteriormente: la culpa permite la retroacción y obliga al sujeto a responder, pero si responde a la interpelación con culpa, solo habrá cubierto el hueco, el déficit. El efecto sujeto es el pasaje a un hacerse responsable, y en esos términos, un superávit.

Bibliografía
• D’Amore, O.: Responsabilidad subjetiva y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Fariña, J.: Lo universal singular (Cap. II). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires, 1998.
• Fariña, J.: The Truman Show. Versión resumida de la clase dictada en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ, 1999.
• Fariña, J: Responsabilidad: entre necesidad y azar. Página web de la cátedra.
• Lacan, J: Seminario 7: La ética del psicoanálisis. 1959-1960. Paidós, Buenos Aires, 1988.
• Mosca, J. C.: Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires, 1998.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: