Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El abogado del diablo >

por 

ANALISIS DEL FILM “EL ABOGADO DEL DIABLO”

Á continuación se desarrollará el film asignado “El abogado del diablo”, el cual trata de un exitoso y joven abogado de Florida, Kevin Lomax, quien jamás a perdido un caso, pero que si está a punto de perder su alma sin vérselo venir. Kevin convive felizmente con su atractiva y joven esposa, Mary Ann y ambos viven una vida tranquila y feliz. Un día, Lomax recibe la visita de un abogado de Nueva York que le explica que su poderoso bufete tiene la intención de contratarlo. Al frente de la prestigiosa firma se encuentra John Milton, un hombre de mundo, brillante y carismático, que encierra diabólicas intenciones para Lomax. A pesar de que su madre no comparte la decisión de que se mude junto a su mujer a Nueva York, Lomax acepta la oferta y el dinero. Lamentablemente pronto, su esposa empezara a sentirse nostálgica cuando de testimonio de apariciones diabólicas. Sin embargo, Kevin está penetrando en sus nuevos casos y presta cada vez menos atención a su esposa y a su vida personal.

Al comenzar a desarrollar las consignas para el siguiente trabajo, se nos presentaron distintas dificultades, siendo la más importante de ellas los distintos circuitos de responsabilidad que encontramos en el film. Este obstáculo se generó a partir de que el film presenta diferentes tiempos en el trascurso de la historia, ya que en un primer momento puede verse la vida de este joven abogado en un presente, pero luego se lo ve en un futuro “fantaseado”, para finalmente retornar nuevamente a un presente donde Lomax puede tomar otra posición subjetiva, ante el dilema planteado del primer caso que se le presenta en el film. A pesar de ello, luego de poder debatir sobre distintos puntos y analizar en profundidad la película, logramos ubicar el circuito de responsabilidad que preferíamos abordar:
A partir del comentario de María Elena Dominguez, podemos situar al abogado Kevin Lomax como el personaje sobre el cual se analizará la responsabilidad subjetiva. Si bien la autora no es literalmente explícita sobre una hipótesis en particular, si nos brinda diferentes indicios a lo largo del comentario, que nos hacen deliberar una hipótesis acerca de este joven abogado. Remitiría al fuerte deseo de Lomax por ser exitoso a costa de cualquier precio, inclusive a costa de su amada y fiel mujer. Esto puede verse ponderado en distintas situaciones, en donde él toma diferentes posturas que sólo lo llevan a cumplir su cometido de triunfar profesionalmente. A lo largo del film se lo verá enfrentado a una serie de dilemas frente a los cuales estará obligado a tomar una decisión, y una posición que determinarán de alguna manera el curso de su vida. Un ejemplo, puede verse cuando Kevin en el primer caso proyectado en el film, ante un gesto de su defendido se da cuenta que éste es culpable (realiza un movimiento con su manos por debajo de la mesa). Ante ello, pide un receso de quince minutos para pensar cómo enfrentar el dilema que se le plantea: de no seguir defendiéndolo, sabiendo su culpabilidad (abusador de una menor) y así perder su invicto o bien, a través de una estrategia, salir victorioso. Vemos que él opta por esta última, mostrándose por no saberse engañado, optando por no ver. Otro ejemplo, podría ser el diálogo que mantiene con Milton, quien le aconseja que deje el segundo caso que la firma le asigna, muy importante y prestigioso, en calidad de prestar atención a su esposa, quien se encuentra enferma y lo necesita. Ante éste consejo de Milton, Kevin decide elegir nuevamente vía sus ideales, poniendo todas sus energías en dicho caso y así ganarlo, y recién posteriormente orientarlas por completo a su mujer.

En cuanto a los tiempos lógicos que se ven reflejados en el circuito de la responsabilidad, podemos ubicar como un primer tiempo al primer caso en donde Kevin se ve defendiendo a un abusador, donde sólo le interesa ganar. Se lo vé exitoso, feliz y siempre apoyado por su mujer, inclusive frente a una importante oferta de trabajo y crecimiento, tanto económico como profesional para él, ella decide acompañarlo. En un segundo tiempo podríamos ubicar el momento en que Kevin es interceptado por Mitch Weaver, un amigo de su colega Eddie Bazoon, quien ha sido recientemente asesinado. Luego de una conversación con él, es donde Kevin se siente interpelado por distintas cuestiones, comienza a ligar elementos disonantes, que hace rato vienen dando vuelta en su cabeza a través de alucinaciones. Creemos que estos elementos pueden ser: el asesinato de su colega; La advertencia de su madre ante no querer que se muden a New York; La alucinación que vivencia en el funeral de Eddie, donde ve a su último defendido, Cullen junto a su hijastra y se confunde en una mirada con su antiguo defendido, el Sr. Gettys (primer caso), ambos defendidos ante casos de abuso; Y por último el desmejoramiento de su mujer, que más tarde se suicidará por no soportar distintas presione de las cuales Kevin se encuentra inmerso. Ante tal panorama Kevin no ve otra salida que suicidarse ante los ojos de Milton. Dicho acto remite a la culpa que él siente no sólo por la muerte de su esposa, quien le dio varios indicios antes de matarse, sino también por sentir que todo se le fue de las manos. Ya no tenía el control de todo y a lo cual no estaba acostumbrado. En este punto puede situarse a Kevin Lomax aferrado a la figura de la culpa sustancializada, la cual queda reflejada en su propio suicidio. No dando lugar a un efecto sujeto y por lo tanto no dando lugar a un tercer tiempo. Esta decisión por quitarse la vida, lo desculpabiliza de tener que hacerse responsable por dejar distintas cuestiones de lado, ponderando su meta por ser un abogado exitoso. Este acto hace que no tenga que hacerse cargo, de dar explicaciones por lo que él no vio venir a pesar de las distintas advertencias que tuvo por parte de su madre, de Milton e inclusive de su propia mujer. Notamos que sólo pudo verlo venir una vez que mantuvo diálogo con el amigo de Eddie y así atar cabos sueltos que lo hicieron replantearse algunas de sus decisiones tomadas. Como hipótesis clínica podemos señalar su fuerte deseo de ser un abogado exitoso a cualquier precio, teniendo todo bajo control, tanto en lo profesional como en su vida cotidiana. Por tal motivo, es que de ello se desprende, que ante encontrarse en la situación de pérdida del control de su vida y hacer consciente su deseo, es que no puede soportarlo y decide matarse.
Nos hallarnos frente a una responsabilidad subjetiva, la cual, según Graciela Salomone, es aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente, sujeto no autónomo, que por definición no es dueño de su voluntad e intención. En este punto del film, puede verse manifestada en los distintos actos que realiza Kevin en pos de su deseo de ser exitoso. Si bien él se siente muy abocado a su profesión, por otra parte no se da cuenta de la real dimensión que éste deseo encarna para él, dejando diferentes cuestiones de lado. También podemos hablar de la responsabilidad jurídica, la cual se diferencia de la responsabilidad anterior por ser una forma de responsabilidad moral, donde el culpable es el que tiene que pagar por el daño causado. En el film podemos referirnos a dicha responsabilidad en los caminos que considera apropiados Kevin Lomax para ganar sus juicios, realizar estrategias, perdurando así invicto y triunfante. Aunque creemos que frente a los distintos dilemas éticos que se le presentaron, el rumbo elegido no fue el más apropiado.

Otro punto importante a desarrollar son el la Necesidad y el Azar. Juan Fariña dice que para los griegos, Necesidad era el nombre de la diosa que regía justamente aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana y el Azar, también una diosa, que regía los eventos ajenos al orden humano pero que escapaban a la égida de Necesidad. Si Necesidad establece una conexión entre causa y efecto, Azar desconecta tal relación.
Partiendo de ésta diferenciación, podemos situar en el trascurso del film el Azar en algunas situaciones: en la primera, cuando Kevin lo observa a Cullen en el velorio de Eddie, acariciando a su hijastra la espalda de una manera poco sutil y seductora; En otra situación, en el encuentro por la calle con el amigo de Eddie, Mitch Weaver, que lo intercepta y luego es fatalmente atropellado; y por último, sin ir más lejos la misma muerte de Eddie también podría plantearse como Azar. Tomando las últimas dos situaciones, queremos hacer hincapié que es el Azar que puede observarse es desde la mirada de Lomax, ya que él no sabe que en realidad son puras estrategias de Milton. En cuanto a la Necesidad, podemos ubicarla en el sentimiento de presión que siente Kevin en su trabajo diario. Haciendo hincapié en el film, podemos verlo cuando Milton le pregunta a Kevin si es capaz de trabajar bajo presión y onda sobre ésto en varias oportunidades.

Finalizando haremos comparaciones respecto del cuento de Sartre “El Muro” y el film. Podemos tomar a nuestro protagonista Lomax junto a Ibbieta y así marcar tanto diferencias como similitudes. Respecto de las diferencias podemos ver, que en el caso de Ibbieta aparentemente logra un tercer tiempo, un efecto sujeto, a partir de terminar el cuento riendo y llorando repitiéndolo, en el cementerio. Como decía Freud lo que es satisfacción en un sistema, es Insatisfacción en el otro, por ello la risa en este caso manifestaría su alegría por seguir con vida, pero el llanto daría cuenta de justamente lo contrario, es decir su tristeza por entregar a su amigo Gris. Si comparamos ésta situación con la de Lomax, vemos que en él no existió un tercer tiempo, no hubo un efecto sujeto, porque ante el sentimiento de culpa, no pudo hacer nada más que quedarse aferrado a ella y quitarse la vida. Por último, podríamos encontrar similitudes si Ibbieta, al igual que Lomax, al enterarse de la tragedia de Gris, hubiese decidido entregarse a los falangistas por sentir culpa de delatar a su amigo, pero de todas formas ello no fue lo que ocurrió.

BIBLIOGRAFIA:

 Comentario de la Prof. María Elena Dominguez en http://www.elsigma.com/

 D´AMORE, O.: “Responsabilidad subjetiva y culpa”. En La transmisión de la ética: clínica y deontología. Vol. 1 Fundamentos, Letra Viva, Buenos Aires, 2006, 145-165. 2006.

 DOMÍNGUEZ, M. E.: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”. En La transmisión de la ética: clínica y deontología. Vol. 1 Fundamentos, Letra Viva, Buenos Aires, 2006, 131-143.

 Juan Jorge Michel Fariña: “ Responsabilidad: entre Necesidad y azar”

 SALOMONE, G. Z.: “El sujeto dividido y la responsabilidad”. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: