Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El abrazo partido >

por 

CONSIGNA DE EVALUACIÓN
1. ESCOJA A UN SUJETO QUE TOME UNA DECISIÓN COMPARABLE, EN TÉRMINOS TEÓRICOS, A LA DE IBBIETA, EL PERSONAJE DEL CUENTO “EL MURO” DE J. P. SARTRE. JUSTIFIQUE SU ELECCIÓN.
2. SUGIERA EL CIRCUITO DE RESPONSABILIDAD (TIEMPOS LÓGICOS) QUE ORGANIZAN LA SITUACIÓN.
3. ESTABLEZCA LOS ELEMENTOS DE AZAR Y NECESIDAD PRESENTES EN LA SITUACIÓN, CONSIGNANDO LOS INDICADORES RESPECTIVOS.
4. SI CORRESPONDE, ESTABLEZCA LAS FIGURAS DE LA CULPA QUE APARECEN, ESTABLECIENDO SU RELACIÓN CON LA HIPÓTESIS SOBRE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA. CONSIGNE EN CASO QUE EXISTA ALGUNA RELACIÓN CON LA RESPONSABILIDAD JURÍDICA.
5. ARTICULE CON LAS CATEGORÍAS TRABAJADAS A PROPÓSITO DE: LA ÉTICA COMO HORIZONTE EN QUIEBRA; EL ACTO ÉTICO; LO UNIVERSAL-SINGULAR; LA MORAL DE LO PARTICULAR Y –SI RESULTA PERTINENTE– EL EFECTO PARTICULARISTA.
EN TODOS LOS CASOS, ARTICULAR CON LAS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS DEL MÓDULO 5 Y SI EL ESCENARIO FUERA PERTINENTE CON LAS DEL MÓDULO 4.

Título: El abrazo partido

Año: 2004
Dirección: Daniel Burman
Duración: 100 minutos
Interpretación: Daniel Hendler (Ariel), Sergio Boris (Joseph), Adriana Aizenberg (Sonia) y Jorge D´Elia (Elias).

Relato del argumento:

La película transcurre en una galería del barrio de Once. Ariel Makaroff, el protagonista de esta historia, convive con su mamá, Sonia y colabora con ella en el comercio familiar, “Lencería Elías”. Su padre, Elías, parte a Israel a los pocos meses en que su hijo nace y se une a la guerra de Yom Kippur, en defensa de sus ideales y adquiriendo así una postura heroica, el cual se sostiene en el discurso de la madre. Más allá de que Elías envía regularmente sumas de dinero y habla telefónicamente con Sonia, nunca más volvieron a verlo. Tanto su hermano, Joseph como su madre le restan importancia a la situación, sin embargo Ariel no entiende razones en torno a los cuales su madre tomo semejante determinación. Ariel es un adolescente tardío, que decide a raíz de la vida rutinaria que lleva y cansado de no saber que hacer con su tiempo y futuro conseguir un pasaporte europeo que lo saque de su desesperación. Guiado bajo este empeño, recurre a su abuela, cuya nacionalidad es polaca para poder poner en marcha su decisión de emigrar del país. La tarea de conseguir y tramitar el pasaporte no era tarea fácil, sin embargo cuando finalmente logra acceder a ella, reaparece su padre después de tantos años. Esta situación lo moviliza profundamente y lo convoca a tomar ahora una nueva decisión. Ariel, movilizado por tal situación decide quedarse en el país, al menos por el momento.

EL ABRAZO PARTIDO

1
Nuestro análisis se centrará en el personaje de Ariel Makaroff, quien habría sido abandonado por su padre junto a su madre y su hermano. Ahora, un adolescente tardío, que abandonó la carrera de arquitectura, trabaja en la tienda de su madre, y hasta el momento no pudo continuar una relación amorosa sólida; esto daría cuenta de la incapacidad de Ariel para realizar un proyecto a largo plazo. Se siente inseguro de su pasado, presente y futuro. Su identidad se encontraría confrontada por varias dudas que lo llevarían a emprender una acción que luego, se verá interpelada en un segundo momento.
Dicha acción tiene un determinado fin, la cual en un segundo momento, recibirá de la realidad indicadores que lo pondrán en sobre aviso (algo fue más acá o más allá de lo esperado). Así, Ariel se verá interpelado por esos elementos desagradables; Algo que no es de él le pertenecería.
Dicha acción sobre la que gira la película, es la decisión de Ariel para emprender un viaje a Europa, precisamente a Polonia, debido a que su abuela es de dicha nacionalidad y se valdría de ello como herramienta para acceder fácilmente al país.
Se refleja en el film, un segundo momento en el que Ariel cambia radicalmente su decisión de viajar y decide quedarse en el país aludiendo que no se va porque “no es un cobarde”; al parecer, hubo un elemento que hizo que Ariel se replantee el hecho de viajar y lo lleve a querer cancelar su objetivo inicial.
Por lo tanto elegimos a Ariel como personaje a analizar, ya que sería una persona comparable a Ibbieta, personaje del cuento "El muro" de J. P. Sartre. ¿Por que deducimos esto? Porque Ariel al realizar los preparativos para su viaje, emprende una acción que conlleva un objetivo, tal como la jugarreta de Ibbieta, emprende una mentira con un objetivo: despistar a los Guardias del verdadero escondite de Gris. Además estos personajes, no solo emprenden esa acción, sino que esa acción es interpelada por un segundo momento y dicho objetivo inicial no se puede llevar a cabo ya que se resinificaría el tiempo 1 de la situación como hablaremos más adelante; en Ibieta: Su jugarreta no da resultado por cuestiones del azar ya que ésta resultó ser verdadera, en Ariel: La aparición de su padre resinifica los motivos del viaje a realizar y desvaloriza así sus preparativos decidiendo él mismo no realizar el viaje.

CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD
TIEMPOS LÓGICOS QUE NOS HACEN REPENSAR LA SITUACIÓN


2
Como se ha mencionado en el apartado anterior, el fragmento de la película a analizar consta de un viaje a con destino a Polonia que Ariel piensa realizar, el cual cobra para él distintos significados dependiendo del momento a analizar.
Al realizar el análisis de este viaje, nos valemos de lo que llamaremos “el circuito de la responsabilidad”. En el tiempo 1, el personaje lleva adelante una conducta con determinados fines, en el cual su accionar se agotará en los objetivos para los cuales fue concebida. En un tiempo 2, se recibirían de la realidad indicadores que lo ponen en sobre aviso de que algo anduvo mal; el sujeto se ve interpelado por dichos elementos disonantes.
Dado que el tiempo 2 es el de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación en el tiempo 1, facilita una respuesta (que no es todavía considerada como perteneciente al tiempo 3, de la responsabilidad subjetiva).
La interpelación implica una deuda por la que hay que responder, no se puede volver atrás, sólo le queda al sujeto tomar una decisión con respecto a eso nuevo que pasó, e ese elemento singular que de repente emergió. El recorrido del circuito, básicamente, hace que se vuelva sobre una acción que ya sucedió.
Ahora bien, trataremos de situar estos tiempos en lo que respecta al viaje de Ariel Makaroff:

Tiempo 1: Se relaciona por el anhelo de Ariel por realizar este viaje a Polonia. Él no tendría demasiados proyectos aquí en Argentina, depende del negocio de su madre, trabaja para ella, su padre los ha abandonado desde chico y si bien, aquel se hizo siempre presente por una mensualidad, él no toleraba haber sido abandonado.
Daría la impresión de que Ariel no tiene un pasado sólido en el cuál apoyarse y que lo que le proveería ese viaje a Polonia sería la construcción de una identidad.
En síntesis, ubicamos así el tiempo 1, en los preparativos que realizaba Ariel para poder llevar a cabo su viaje (conseguir la ciudadanía, avisar a sus amistades que se iría, etc).

Tiempo 2: Ubicamos aquí un elemento inesperado: la aparición del padre después de tantos años.
Desde que aparece el padre, lo que no puede hacer Ariel es confrontarse con él, enfrentarse a hablar con él y tratar de descubrir la verdad de porque éste padre que el odió tantos años por no estar, aparece de repente, ¿Qué pretende este padre de él? Ariel no parece contar con los elementos necesarios para averiguarlo o por lo menos, no quiere hacerlo.
Sin embargo, algo de esta aparición realiza una gran modificación en Ariel: Él ya no quiere realizar el viaje a Polonia. Alude a que no es un “cobarde” como él padre y decide quedarse a enfrentar lo que tiene allí en su barrio, en su cultura y no huir como lo ha hecho su padre hace varios años atrás.

Como vemos hubo una acción (los preparativos para realizar el viaje a Polonia) que fue interpelada por un tiempo 2 (reencuentro con el padre) el cuál resignifica el valor de la decisión de Ariel (cancela el viaje a Polonia).

Hipótesis clínica Se ve en Ariel una identificación inconciente al padre odiado, el seguiría el mismo camino que su padre: “La huída”.
Sin embargo este camino que decide seguir Ariel, es claramente inconciente ya que él sentiría cierta hostilidad hacia su padre por haber huído de algo que todavía el no sabe (irse a luchar a una guerra, cansancio de la familia que había formado, todo esto Ariel no lo tiene claro). Al hablar de este camino que inconcientemente Ariel quiso seguir, podríamos relacionarlo con la responsabilidad subjetiva y aquello que perteneciéndole al sujeto (decisión de huir) a su vez, le es ajeno.
La responsabilidad subjetiva es aquella que llama al sujeto a responder. Al encontrarse Ariel con su padre, su yo se desorienta frente a eso que forma parte de su vida pero que, a su vez, para él representa una total ajenidad. Este punto de ruptura, de quiebre del sentido, manifiesta esa división que lo atraviesa, que su propio yo experimenta como punto de inconsistencia.

Más adelante, con la llegada del padre, Ariel parecería tomar conciencia de esta identificación, razón por la que decide no realizar el viaje. Pero cabe preguntarnos: ¿Es por tomar conciencia de esa identificación al rasgo de la persona odiada que Ariel no quiere realizar el viaje? ¿O en realidad ya no debe ir a buscar su pasado por que se ha confrontado con el mismo?.
NECESIDAD Y AZAR

3

Resulta interesante mencionar la relación que se establece entre los conceptos Necesidad y azar.
Entendiendo a la necesidad como aquello que establece una relación entre causas y efectos y, en la cual quedaría totalmente descartada la presencia de responsabilidad por parte del sujeto nos permitiría considerar que en la película analizada se destaca en la necesidad de Ariel, el protagonista, de poder construir su identidad, en tanto y en cuanto se le fue privada, escondida bajo la sombra de un padre héroe que luchaba por sus ideales. A su vez, Ariel fue construyendo su propia concepción del padre en función de los aportes de ciertas figuras significativas, como la madre, su abuela, su hermano, e incluso de personas no tan allegadas pero que pudieron proporcionarle información (tales como la anécdota de la radio número 30 que sólo su padre pudo arreglar, y de una vez que había comido en el bar de la galería un sándwich hecho con una mayonesa en mal estado, y que anoticiándose de esto termina rompiendo el frasco de bronca).
Tal y como se indicó, la necesidad se deriva de la confluencia de causas y efectos. A raíz de esto, la causa sería en si misma la ausencia del padre y los preparativos del viaje un efecto de dicha necesidad.

En cuanto al azar, éste resulta fácilmente identificable en la medida que refiere a la desconexión existente entre las causas y los efectos. En la película, éste podría delinearse en la aparición del padre tras más de 20 años de ausencia, que con el desconocimiento del protagonista lo sorprende tras una repentina irrupción.
En este caso, la confrontación de su padre producto del azar llevó a que Ariel debiese tomar una decisión sobre el viaje planeado.

LAS FIGURAS DE LA CULPA Y SU RELACIÓN CON LAS HIPÓTESIS SOBRE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA

4

En función del recorte situacional que implica el análisis de esta película, se podría considerar que Ariel, es culpable de escaparse de la escena en la que se confronta con la figura de su padre tras su repentino regreso y sin saber que hacer, más allá de su deseo de preguntarle tantas cosas decide correr, huir.
Al mismo tiempo podría llegar a pensarse que Elías, el padre, funcionaría como representante de esta culpa proyectada, en la medida que se lo puede pensar como generador de esta situación tras su desaparición prolongada. A causa de ello se ve ante la obligación de enviar rutinariamente una cuota de dinero para poder sobrellevar la culpa que sentiría a raíz de tomar la decisión de dirigirse hacia la guerra de Yom Kippur y no volver sino hasta que sus hijos fueron lo suficientemente adultos.
Por otra parte, según plantea Oscar D´ Amore en su texto Responsabilidad Subjetiva y Culpa, no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. La culpa tendría una doble función que implicaría poder consignar la responsabilidad.
Juan Carlos Mosca plantea que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. En la película lo podemos relacionar con el sujeto responsable de sus deseos, en la medida en que estos se consignan como fundamento a su accionar de construcción de su propia identidad, la cual se le vio obstruida desde su nacimiento mismo. Cuando Ariel decide irse a Polonia, más allá de que conscientemente pudiese decir que no le interesase reencontrarse con su padre, inconscientemente escondía un deseo de realización. Cuando su padre aparece en escena en el tiempo 2, Ariel se vió confrontado frente a esa deseo que se le imponía y su resistencia no era otra que la de escapar, amparada en una identificación al rasgo con el padre . Cuando finalmente logra procesarlo, y el padre permanecerse en Buenos Aires se lo obliga a volver a un tiempo anterior e interrogarse sobre la decisión que había tomado de emigrar a Europa. Tras la permanencia del padre, ya no había necesidad de viaje alguno, porque ahora si podría confrontarse con su pasado, la figura de su padre y la construcción de ésta identidad tan anhelada.

UNIVERSAL, PARTICULAR, SINGULAR

5
Como hemos mencionado a lo largo del trabajo. Ariel Makaroff cambia la idea de viajar de su país cuando se confronta con la llegada de su padre.
Creemos que en Ariel se pondría en juego la dimensión ética, ya que emerge en su vida una situación que por su estructura suscribe un saber sobre que se debe hacer allí (viajar e identificarse al padre o hacer totalmente lo contrario).
En Ariel, encontramos “lo universal” ¿Por qué? Por que lo universal es el campo de la constitución del sujeto, lo propio de la condición humana, aquello que no varía con lo histórico, en síntesis: El lenguaje.
La realidad no se le presenta a Ariel, sino que se le representa mediatizada por la palabra. Esto en términos generales, si nos ahondamos en relaciones más individuales podemos decir que Ariel tenía “armado” su propio universo en el que su único objetivo era viajar a Polonia, para tener una mejor condición de vida en aquel país (o por lo menos este era su motivo manifiesto).
En ese objetivo que tenía Ariel, que formaba parte de su universo, emerge un elemento singular, en este caso la llegada del padre tras 20 años de ausencia, que viene a mostrar que ese universo en el que Ariel esta inmerso no es universal, sino que era universal, ya que al declararse esta elemento singular de la situación, deja de ser universo.
Lo singular, es algo que no puede ser nombrado por ese universo anterior. Este singular viene a decir que la estructura del universo (podría decirse, viaje a Polonia) deja de ser consistente, y evidentemente deja de serlo ya que Ariel empieza a reconsiderar el viaje.
Una vez declarada la singularidad con la llegada del padre, el universo de Ariel podría devenir particular, ya que el universo no contaba con ese elemento por fuera de él que emergió repentinamente; por eso mismo, si no hay en el universo un nuevo término que admita dicho elemento singular, entonces no es universo, ya que estaría restringido y por tanto sería particular.
Sin embargo, podríamos considerar que en Ariel, ese universo en ningún momento deviene particular, ya que si bien emergió la situación de la llegada del padre repentinamente, y se confrontó con un punto de inconsistencia yoica en el que no tenía en claro que debía hacer, parece resolverlo rápidamente en la siguiente escena en la que ya lo encontramos devolviéndole a su abuela la ciudadanía de Polonia. Si el universo de Ariel se hubiera vuelto particular, no habría incluído la situación singular y no habría tomado una decisión teniendo en cuenta este elemento situacional que apareció en su vida.
El universo en Ariel, se ensanchó. Emergió una singularidad que impactó al universo, hubo ahí una trastocación, un cambio de una decisión que atraviesa toda la película.

Bibliografía

• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: El circuito de un análisis. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006.

• D´amore, O.: Responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Freud, S., “Psicología de las masas y análisis del yo”, cap. 7. Tomo XVIII.

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: