Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El abrazo partido >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
CÁTEDRA I: PSICOLOGÍA ÉTICA Y DD.HH
PROF. JUAN FARIÑA
“SEGUNDO PARCIAL DOMICILIARIO”
“El abrazo partido”
COMISIÓN Nº 4
PROF.: LASO, EDUARDO
AYUDANTE: MARTÍNEZ, ALEJANDRA
AUTORES:
- GANDOLFI, LORENA
DNI: 29389998
- MORA, GISELLE
DNI: 34390589
FECHA DE ENTREGA: 25 DE OCTUBRE DE 2010

Consigna de Evaluación
1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

1)
Dentro del film asignado “El abrazo partido”, hallamos un personaje que puede ser comparado en términos teóricos con el de Ibbieta, en el cuento “El Muro”, ese personaje es Ariel. El dilema con el que se encuentra Ariel, es que debe tomar una decisión de conocer a su padre, sobre su historia en relación a él, más allá del discurso materno con el que él cuenta. Por un lado quiere saber sobre su genealogía, su procedencia, y los hechos que marcaron su vida de niño. Él se encuentra en un momento particular de su vida, ya que ha dejado de estudiar, se peleó con su novia de toda la vida, y tiene una relación con una mujer 20 años mayor que él. Todas estas situaciones parecerían alentar su decisión de hacerse ciudadano polaco, para recorrer Europa y probar suerte allí. Lo dilemático entonces, es conocer su verdadera historia, por ello tomamos una escena en que se ve enfrentado cara a cara con su padre, donde aquí Ariel decide huir, mas allá de que en escenas anteriores se encontraba averiguando sobre su él.
Lo dilemático entonces en relación a la responsabilidad subjetiva, es quedarse con el discurso de la madre, y conocer el discurso del padre, es una situación dilemática para Ariel, ya que, esto tiene que ver con el deseo inconciente que lo habita, con una historia que le fue velada, y oculta, la cual él no sabe. Es un saber que él posee, pero que no quiere saber. Es un saber no sabido, inconciente, motivado por un deseo, por el cual posterga su decisión de confrontarse con ello: la verdadera historia por la cual su padre lo abandonó, donde su madre confiesa a Ariel que le fue infiel a él.
Una escena que puede relacionarse con este tema es aquella que Ariel va a visitar al rabino para averiguar datos sobre el casamiento y posterior divorcio de sus padres. El se encuentra con que su madre le había ocultado la fecha exacta de cuando se habían divorciado. Ariel comienza a sospechar de una verdad que el no sabe, ya que se da cuenta que en verdad su padre se había ido antes de que comience la guerra, y que no era la guerra la razón por la cual el padre se había marchado. Esto una vez más tiene que ver con una cuestión del sujeto de posicionarse ante su deseo inconciente, en este punto Ariel se da cuenta de un saber no sabido, y a pesar de esto vuelve a salir corriendo dos veces más cuando ve a su padre, para no enfrentarlo.
Mientras tanto, continúa buscando su origen, su filiación, ya que su madre le ha contado una historia que lo deja en la confusión y en una búsqueda constante de su identidad.
Ese saber no sabido, inconciente, está en relación a las marcas paternas inscriptas en el mundo de Ariel, que poseen relación con la repetición que el instaura en determinadas situaciones que suceden en su vida, como por ejemplo haber dejado a su novia, sus estudios.
En términos teóricos, se puede comparar a Ibbieta, el personaje del cuento El Muro, a Ariel, ya que planteamos la responsabilidad subjetiva en ambos casos, que hace al sujeto responsable por definición, debido a su determinismo inconciente. Freud responsabiliza al sujeto de aquello que desconoce de sí mismo, aquello de lo que el sujeto considerado autónomo no puede dar cuenta .
Un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros, por fuera de lo moral. Una decisión que tiene consecuencias para quien lo produce y también para los otros. En el caso de Ibbieta el se ve enfrentado a tomar una decisión de delatar su amigo Gris o no hacerlo, en el caso de Ariel, el se ve enfrentado también a tomar una decisión, acerca de conocer o no su verdadera historia.

2)
Llamaremos responsabilidad subjetiva a aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención . Es decir que se trata de una responsabilidad en relación a un propósito inconciente que, ajenamente a la voluntad del yo, propició la acción, aquí se ubica en el circuito de la responsabilidad .
Se puede dividir el circuito lógico de la responsabilidad en distintas escenas de la película que interpelan a Ariel:
Una de ellas es cuando su padre aparece tanto en la carrera y en la galería, tomaremos ambas escenas como un tiempo 2, aquí Ariel es interpelado a responder. Como tiempo 1, ubicamos todos aquellos conocimientos y por tanto escenas que muestran lo relacionado al discurso materno, es decir, que su padre se fue por la guerra, en esa situación la aparición de su padre interpela a Ariel, en su conocimiento actual.

Se puede decir que no hay tiempo 3 ya que su respuesta frente a esto, es salir corriendo, es decir, sigue postergando tal encuentro, respondiendo a sus ideales maternos. Demuestra en esta escena que Ariel no actúa en conformidad a su deseo, para no confrontarse con el mismo.
Otro circuito lógico que puede describirse viene a producir un efecto en Ariel:
En el tiempo 1 lógico, establecemos el conocimiento de Ariel en base al discurso materno nuevamente sobre su historia. En el tiempo lógico 2 aparece la verdad de la madre, que le cuenta finalmente sobre su amorío con Osvaldo, dueño de la papelera, mientras estaba casada con Elías.

Ahí Ariel se da cuenta que en verdad su padre lo abandona porque su madre le había sido infiel. Esto interpela a Ariel y lo convoca a dar una respuesta. Aquí sí aparece el tiempo 3, que lo convoca a responder con un accionar en relación con su propio deseo. Por esto decide con este accionar, conocer la palabra del padre y allí poder darle un lugar.
Al encontrarse con esa verdad, de la madre, esto resignifica su historia. Allí Ariel puede encontrarse con su deseo, y puede establecer una decisión en conformidad con el mismo. Finalmente puede armar algo de esa historia que le fue ocultada, y que tiene que ver con sus propias marcas.
La responsabilidad interpela a un sujeto, quien debe, o puede, dar respuesta, responder por su acto. La responsabilidad la referimos a la singularidad de un sujeto en acto . Si bien una vez establecida la interpelación, el sujeto debe responder, sea por vías morales o produciendo en él un efecto, aquí sí finalmente aparece un tiempo 3.
El discurso materno es un signo en Ariel que le genera un conflicto, que el no se dispuso a resolver anteriormente, y evadió por distintos medios, como la negación y acciones sintomáticas (deja a su novia, su estudio). Sin embargo se ve como hasta que su madre le cuenta el verdadero motivo, no genera un tiempo 3. La interpelación, retroactivamente, lo lleva a Ariel a resignificar ese discurso . En este punto de inconsistencia, el discurso sobre la infidelidad, lo interpela, y hace que Ariel deba responder.
En las escenas que muestran que Ariel sale corriendo, se ve como un modo de respuesta, de huir frente a esa interpelación, que es la presencia del padre. Entonces en un intento desesperado por recuperar su cualidad de autónomo, el sujeto se dispone a fortalecer su voluntad vía imposiciones morales. Esto resulta muy contraproducente ya que, en realidad, fortalece el conflicto original .
En todas estas escenas de Ariel sucede que “algo extraño irrumpe y quiebra todo sentido; el yo se desorienta frente a esto que le es ajeno” .

3)
Tanto en los elementos de Azar y Necesidad hay que señalar que la responsabilidad subjetiva no puede ubicarse allí. Es decir que hay cosas que escapan a nuestra intervención, y son externas al sujeto, por ende el sujeto no puede responsabilizarse por ello, ni ser ubicado dentro de estas coordenadas. Por ende es de suma importancia tener en claro estos elementos a la hora de adjudicar algún tipo de responsabilidad tanto subjetiva como jurídica.
Azar: Un elemento de azar presente en el film, es la llegada de Elías a Buenos Aires. Su llegada presenta una coordenada espacio-tiempo que coincide con la interpelación producida por la madre, es decir el dicho sobre la verdadera causa de la partida de Elías. Es decir que si bien el tiempo 2, representado por el discurso sobre la infidelidad de la madre produjo un efecto sujeto en Ariel, el elemento de la llegada del padre no tiene que ver en este punto con algún tipo de responsabilidad de Ariel sobre ello. Este elemento es incierto y la presencia del padre inesperada e impensada toca muy de cerca a Ariel produciendo en él un tiempo 3.
Necesidad: Un elemento de necesidad presente en el film que se juega en la decisión de Ariel produciendo en él un tiempo 3, es el secreto que escondía su madre, sobre su infidelidad a Elías. Este dicho escapa a la intervención del sujeto, y puede pensarse como un saber que el no sabe que no sabe. Se encuentra dentro de la coordenada de lo Real, algo que irrumpe y es traumático, y que se pone en juego en el momento en que Ariel toma la decisión de darle un lugar a su padre, conocerlo, y perdonarlo. Es un marco relativo a Ariel, y por ende en el que él no tuvo incidencia y sobre lo que no tuvo poder de decisión, solo que ello se puso en juego en ese momento a la hora de decidir sobre el hecho.

4)
Decimos que el acto ético coincide con el efecto sujeto, y a su vez con la responsabilidad subjetiva.
La culpa, depende de una operación simbólica: la interpelación subjetiva, donde diremos que en un sentido lógico, la culpa ob-liga una situación en relación a la responsabilidad.
Habíamos mencionado que la culpa ob-liga a una respuesta frente a una interpelación, es decir resignifica ese T1 dentro del circuito lógico de la responsabilidad. Lo que produce en este caso, es una ligazón de los elementos desde el T2 a un T1 para responder a esa interpelación, la cual exige respuesta “mas allá de lo que el yo querría responder”
En el caso de la película, hallamos al protagonista como figura de la culpa que encarnaría el lugar del sujeto convocado a responder desde una interpelación y en donde se produce una ligazón de esos elementos dentro de un discurso materno que da cuenta de una palabra verdadera sobre su historia resignificando la misma.
Con ello se convocó a este personaje a responder particularmente, y es allí donde encontraremos la culpa en sentido lato, asumiendo esa responsabilidad de responder en un lugar particular, desde su propio deseo.
“De la única cosa de la que se puede ser culpable es de haber cedido en su deseo” . Teniendo en cuenta esta frase, pensamos que Ariel, es responsable subjetivamente de haber actuado en conformidad a su deseo, una vez que sale a la luz ese efecto sujeto, luego de la interpelación de la verdadera historia de sus padres. Ese deseo inconciente, se da a conocer en su decisión de permitirse saber de su padre y el revés de otra historia para Ariel. Es decir, que de acuerdo a esa interpelación Ariel ya no se encuentra culpable, ya que no cedió en su deseo, como en escenas anteriores donde sí se ve que el huye del mismo.

5)
Existe lo universal a través de lo singular y recíprocamente. Lo universal constituye aquel rasgo que es propio de la especie: su carácter simbólico . Para comprender mejor algunos conceptos sobre estas coordenadas definimos: “Lo particular no puede comprenderse separado de lo universal-singular y, a su vez, eso que hemos llamado universal-singular no existiría sin lo particular. Ante todo lo particular es un efecto de grupo. En otras palabras, un sistema de códigos compartidos. Si dijimos antes que lo universal-singular denotaba lo propio de la especie, lo particular será el soporte en que se realiza ese universal-singular” . Si dentro del eje universal-singular se ubica la dimensión de la ética, se puede pensar en el acto ético como un singular, como una decisión de alguien, y aquí se pondrá en juego la de Ariel. Esta decisión o acto es realizado en nombre de un universal. Lo universal puede manifestarse en lo particular, y cada sistema particular funciona como un universo que cae cuando aparece una singularidad y no se le encuentra sentido dentro de ese particular.
En base a la definición hallamos a Ariel inmerso en el eje universal-singular que le da soporte, este es el discurso materno. Lo singular lo encontramos cuando se confronta al discurso paterno donde se halla una ruptura dentro de ese universal establecido para Ariel. La singularidad que irrumpe, la infidelidad, y que no está contemplada dentro de ese universo lo lleva a realizar determinado acto en relación a su particular. Su sistema moral vacila los ideales que él posee. Estos caen, y entonces debe cambiar el universal-singular que estaba incompleto. La presencia del padre genera un cambio, agrega un elemento más a ese universal-singular y en consecuencia debe cambiar ese particular que abarcan sus ideales maternos.
Para esclarecer el concepto referido citaremos un fragmento: “Tiempo 1 donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo del discurso en el que el sujeto se halla inmerso. Tiempo 2: Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. Momento propicio para la emergencia de una singularidad que, en consonancia con lo universal, demuestre la incompletud del universo previo junto con la caída de los ideales que allí lo sostenían ”. Se puede pensar según el siguiente fragmento que en el tiempo 1 del circuito lógico Ariel actúa en conformidad a su universal, que ha sido en él estructurante, es decir sus ideales maternos. Luego en el tiempo 2 donde aparece la interpelación, es decir, la propia infidelidad de Sonia, esto hace tambalear ese particular apareciendo en conclusión una singularidad, es decir ese elemento que no estaba contemplado en su discurso. En consecuencia el universal de Ariel debe cambiar, al ingresar este elemento, y además cae su sistema particular que lo sostenía, debiendo cambiar también.

Una situación es dilemática si nos confronta con una disyuntiva ante la cual tenemos que decidir, pero es preciso que se trate de una verdadera decisión.
Si hay dilema es porque el sujeto se halla dividido por una pregunta ante la cual es convocado a responder. De allí que su respuesta sitúe la responsabilidad o al menos arbitre una vía para hallar la resolución. Finalmente el dilema deja al sujeto dividido por esa pregunta, en las puertas del acto, del acto de juzgar. He ahí su articulación con la ética vía el acto. Un acto que ubicaremos en consonancia con el eje Universal-Singular . Claramente Ariel se encuentra ante un dilema ético: “tiene dos caminos claramente diferenciados; sabe que las consecuencias de uno y otro son bien distintas y elige intencionalmente” , se ve como según la cita, Ariel tenía frente a sí quedarse con el discurso materno, o saber sobre su historia y conocer a su padre.
De esta articulación entonces se desprende que el acto ético no podría sino coincidir con el efecto-sujeto. Es decir el sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva. Es por esto que también afirmamos que la responsabilidad subjetiva es otro nombre del sujeto, del sujeto en acto . En este punto se ve como en el tiempo del circuito 3, Ariel se enfrenta finalmente con su deseo inconciente, y esto es debido a el discurso sobre la infidelidad de su madre.

BIBLIOGRAFIA

• Gabriela Salomone, M. Elena Domínguez (2008) La Transmisión de la ética Clínica y Deontología, Letra Viva, Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. (2008). Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: