Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El caballero de la noche >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra: Juan Jorge Michel Fariña

Docentes: Lic. Alejandro Ollier
Lic. Giselle Sajanovich
Alumnas: Laurenti, Paula 31.068.825 Tel: 4637-4872/156-270-4834
Passanisi, Ariana 31.884.616 Tel: 4206-3117/153-001-3233
Comisión: 24

Película: Batman, El Caballero de la noche
Año: 2008
Director: Christopher Nolan
Actores: Batman: Christian Bale
Harvey Dent: Aarón Eckhart
Rachel Dawes: Maggie Gyllenhall
Resumen
El personaje de la película que será analizado es el de Harvey Dent. Harvey es el procurador de Ciudad Gótica. Lo denominan como el “Ángel de la Ciudad” ha encerrado a 549 personas por estafadores y su aspiración es mantener las calles limpias. Es una persona que no se deja corromper, “el símbolo de esperanza”.
El guasón quiere saber la identidad de Batman y para conseguir su cometido envía una amenaza pública advirtiendo que iba a asesinar a un ciudadano por día, dentro de los cuales estaba incluida su pareja Rachel Dawes, hasta que no supiera la verdadera identidad del héroe.
Al estar en esa situación, el procurador decide asumirse como Batman, para que el verdadero pueda atrapar al villano.
Harvey es secuestrado y llevado a un almacén lleno de tanques de petróleo, quedando atado a una silla y se encuentra un teléfono que está conectado a otro almacén donde tienen atada a Rachel. Él habla con ella, tratando de calmarla, diciéndole que la irían a rescatar. Cuando intenta liberarse, cae, quedando mitad de su rostro empapado de petróleo.
En el momento en que atrapan al Guasón le piden las direcciones, le dan a Batman y al Sargento de policía direcciones invertidas, para lo cual, Batman termina rescatando a Dent, que por la explosión queda con medio rostro quemado, pero no lo logran con Rachel y termina muriendo.
A Dent lo internan, se niega tomar las medicinas y al transplante de piel necesario para reconstruir la mitad de rostro quemado.
El guasón va a verlo, habla con él convenciéndolo que la gente que trabajaba para él lo había traicionado, dejando morir a su prometida.
Dent sale de la clínica, y comienza a perseguir y matar a toda persona que estaba involucrada en el accidente, finalizando por el jefe de policía, al cual le secuestra la familia y los amenaza de muerte. En la escena final aparece Batman y trata de ayudarlo a recapacitar, no teniendo éxito, ambos caen de una construcción, muriendo Dent en consecuencia.

Circuito de Responsabilidad
Interpelación: Bronca, intenciones de hacer justicia propia.

T 1: Dent se hace pasar por Batman T2: Muere Rachel y él sufre accidente
Sentimiento de culpa, abandono.

La responsabilidad subjetiva interpela al sujeto mas allá de las fronteras del yo, asentándose en la noción del sujeto del inconsciente, sujeto no autónomo que por definición no es dueño de su voluntad e intención.
En el tiempo 1 el sujeto de la conciencia toma una decisión. Un acto es una decisión y no una acción, tiene consecuencias para quien lo produce y también para los otros. En este caso, Harvey Dent, frente a las amenazas del Guasón de seguir matando a la gente de su ciudad e incluso a su prometida, decide hacerse pasar por Batman para que el héroe real pueda capturarlo.
El tiempo 2 implica un efecto inesperado que produce una interpelación subjetiva resignificando al tiempo 1. Exige una respuesta, más allá de lo que el “yo” querría responder. Como respuesta a la interpelación se pueden presentar sentimientos de culpa, negación, proyección, remordimiento y reparación. En el sujeto estudiado se puede observar enojo hacia las personas, que responsabiliza por no haber ido a buscar a Rachel y sentimientos de culpa que se manifiestan en: su abandono al no querer recibir medicinas ni el transplante para curarse. En un diálogo de la escena final dice: “¿Has tenido que hablar con la persona que mas amas y decirle que todo va a salir bien cuando no es cierto?”. La interpelación puede estimarse que se dispara cuando el despierta en el hospital y se encuentra con una moneda, que él le había regalado a su pareja, en la cual una de sus caras idénticas había quedado quemada.
Este sentimiento de culpa persiste y lleva al sujeto a la persecución de todos los que, según su criterio, estaban relacionados con el incidente. Es decir, el sujeto no se responsabiliza de su decisión, por lo que no se encuentra un cambio subjetivo. No hay un pasaje de la culpa a la responsabilidad.

Hipótesis Clínica
La muerte de Rachel, produce en nuestro sujeto la perdida de la persona amada. Ella era su novia y él le propuso casamiento, propuesta que ella acepto minutos antes de su muerte. Sabemos que el duelo es un trabajo psíquico que el sujeto debe realizar para desprenderse progresivamente del objeto perdido. El trabajo de duelo implica en principio un falta de interés por el mundo exterior, donde parece que toda la energía del sujeto esta puesta en el dolor y el sufrimiento. Hasta que el yo, obligado a tomar una decisión, puede desprenderse del objeto. La libido que se hallaba colocada en la persona muerta, retorna al yo y este puede continuar con su vida. Se dice que el trabajo de duelo consiste en “matar al muerto”.
Cuando el desprendimiento no es exitoso, cabe la posibilidad de estar atravesando un duelo patológico que incluye que el sujeto se considera culpable de la muerte que ocurrió. Consideramos que esto es lo que le ocurre a Harvey Dent. No puede hacer el duelo por su amada y se considera culpable de su muerte, se pregunta ¿Por qué no la buscaron a ella?, también interpela a los demás con esta cuestión. Por otro lado pierde el interés por continuar y salir adelante, estando en el hospital no quiere ni tomar las medicinas, ni acepta los transplantes de piel.
Las pulsiones de muerte se contraponen a las pulsiones de vida y tienden a la reducción completa de las tensiones, a devolver al ser vivo al estado inorgánico. Primero estas se dirigen al interior mediante la autodestrucción y en forma secundaria se dirigen al exterior, manifestándose en agresión, muerte, destrucción.
El perfil de nuestro personaje es de una figura incorruptible, que introdujo varias modificaciones en la justicia, arresto a la mayoría de los delincuentes de la ciudad, la gente lo quería y tenia ideales utópicos, como eliminar a toda la delincuencia de ciudad Gótica, para no tener la necesidad de un protector, como Batman. Podemos pensar que el quisiera ocupar ese lugar de protector, pero sin mascara, cuando decide atribuirse la verdadera identidad de Batman.
Pero al morir Rachel, ya no le importo lo que era, ni lo que podía llegar a ser y paso a ser justamente lo que el quería eliminar, se convirtió en un villano, en busca de que todos los que estuvieron involucrados en la muerte de su novia, paguen por no haberla salvado. Predomino en el yo la pulsión de muerte, la vuelta hacia lo contrario.
Las formas de llamar o nombrar alguien implican dar una identidad determinada, una forma de subjetivación. En la película se repite varias veces la mención de la cara de Harvey. Cuando trabajaba en el sector público lo llamaban Harvey, dos caras, por este sobrenombre el preguntaba: “¿Qué creen que estoy ocultando? Cuando ocupa el cargo de procurador, las noticias lo nombraban como la cara del futuro brillante de Gótica. El mismo, para tomar decisiones, tenía una moneda de la suerte que era de su padre, con dos caras iguales. Esta moneda estaba en manos de Rachel cuando ella muere en la explosión, una de las caras quedo quemada, Batman que la había encontrado se la dejo a Harvey en el hospital.
Al igual que Rachel, Harvey también estaba secuestrado. Antes de que Batman logre rescatarlo, se mojo la cara con petróleo, por accidente. Al salir del edificio que explota tras ellos, el fuego alcanza la cara de Harvey, quemándole la mitad de ella.
En los accidentes interviene el azar, más el error humano, la negligencia o los intereses creados. Lo que ocurrió con este sujeto, es que al buscar algo filoso para cortar las sogas que lo ataban a la silla, esta cayo al piso empujando uno de los barriles de petróleo, esto no hubiera causado nada sino fuera por la explosión posterior. Pero la naturaleza se impone y no pueden evitar el fuego. Su cara queda dividida en dos, una sana y la otra quemada, oscura y deformada. Podemos decir que por su accidente sale a la luz su verdadera identidad, la que le daban los otros, Harvey, dos caras.

Bibliografía
• Ariel, A: “La responsabilidad ante el aborto”
• Freud, S: “ Duelo y melancolía”
• Freud, S: “Más allá del principio de placer”
• Salomone Z. Gabriela, Domínguez María Elena: “La transmisión de la ética. Clínica y Deontología”. Vol I. Fundamentos. Segunda Edición.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: