Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El club de la pelea >

por 

Psicología Etica y Derechos Humanos

Film: “El club de la pelea”.

Alumnas:

• Martello, Jesica L.U: 33.082.500 /0
• González, María Fernanda L.U: 24.497.873 /0

Cátedra: Fariña, Juan Jorge Michel. (I)

Comisión N°: 8

Profesor: Noailles Uriburu, Gervasio

Segundo Cuatrimestre del 2010.

Consigna de Evaluación
1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

La película que nos toco para realizar el circuito de responsabilidad fue “El Club de la Pelea”, la misma se trata la historia de Jack, un revisor de seguros con el hábito de comprar casi compulsivamente objetos de decoración de catálogos para su departamento, y que además sufre de insomnio y de narcolepsia. Jack comienza a concurrir a grupos de autoayuda, haciéndose dependiente de la asistencia a los mismos para poder dormir. En uno de estos grupos conoce a Bob, un paciente con cáncer testicular, éste se convierte en su soporte y traban una amistad, pero todo se ve derrumbado cuando Jack descubre que hay una mujer, Marla, que asiste a los mismos grupos que él, y a partir de allí vuelve el insomnio.
Durante uno de sus viajes laborales, Jack se despierta en un avión sentado junto a Tyler Durden, que es vendedor de jabones y este le deja su tarjeta comercial, horas mas tarde Jack se comunica con él porque cuando llega a su departamento este se ha incendiado y no tiene ningún lugar a donde ir.
A partir de allí Jack se queda a vivir con Tyler. Luego juntos inician el llamado Club de la Pelea, donde los hombres se pelean casi hasta morir y donde las primeras reglas son: “Nadie habla nunca del Club”. Azarosamente Jack se encuentra con Bob en la calle, y para su sorpresa se entera que había dejado el grupo de auto ayuda, y que ahora era miembro del Club.
Tyler tiene un plan, que consiste en sabotear a las empresas que promueven el consumismo y destruir los archivos donde se encuentran los registros de las deudas de tarjetas de crédito, dando así un volver a empezar a quienes las tengan. Jack abandona su trabajo y junto al resto de los miembros del Club, apoyan a Tyler, en lo que se denomina el “Proyecto Caos”.
Pero para Jack todo se derrumba cuando, en uno de los intentos de sabotaje a las empresas, un policía mata a Bob de un tiro en la cabeza. Es a partir de allí que Jack se cuestiona sobre las consecuencias del Proyecto. En ese momento Tyler desaparece, por lo que Jack decide ir a buscarlo por varios puntos del país, y es durante ese viaje que cae en la cuenta de que Tyler no es otro que él mismo, que es su alter ego, aquel que es todo lo que él no es, o que no se animo nunca a ser.
Jack decide detener el Proyecto Caos, pero se da cuenta de que “Tyler” había planeado todo muy bien y que no es tan sencillo poder hacerlo. Este es el momento de la decisión, en el que debe hacer algo con aquello que él mismo planeo.
El personaje que elegimos, por considerar que toma una decisión similar a la de Ibbieta, es Jack el protagonista de la película.
Según Oscar D´Amore, ubicamos en el Circuito de la Responsabilidad tres Tiempos. En un Tiempo 1, el personaje lleva adelante una acción, una conducta orientada por un determinado objetivo y entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida. Al tiempo 1, le sigue un Tiempo 2, una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que su acción iniciada en el “tiempo 1” fue más allá de lo esperado. La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Se abre entonces la pregunta por la responsabilidad del sujeto. Luego la culpa obliga a una respuesta a la interpelación, es decir, dado el “tiempo 2” que es el tiempo de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación el “tiempo 1”, que facilita una
respuesta que aunque no es considerada todavía “tiempo 3” (aquel de la responsabilidad subjetiva), responde a la interpelación.
A partir de lo expuesto anteriormente ubicamos en esta película el siguiente circuito de la responsabilidad: como Tiempo 1 ubicamos la acción organizada por Tyler/Jack, con el nombre de “Proyecto Caos”, cuyo objetivo era sabotear las multinacionales y hacer explotar los edificios de las empresas de tarjetas de crédito para que las personas queden con sus cuentas en cero, lo cual implicaría un “volver a empezar”. Ubicamos este Acto en el tiempo 1 del circuito de la responsabilidad ya que, este Proyecto no se agoto en su objetivo inicial debido a que durante uno de los operativos del Proyecto Caos muere su amigo: Robert Paulson, conocido como Bob. Muerte que no estaba en los planes y que lleva a Jack a interpelarse por las consecuencias de dicho acto.
Ubicamos como Tiempo 2, la escena en que Jack observa el cuerpo sin vida de Bob sobre la mesa en donde estaban trabajando para el Proyecto Caos los integrantes del mismo. Esta situación lo interpela a Jack y lo lleva a cuestionarse acerca de las consecuencias del proyecto. La interpelación se manifiesta a través de la angustia y la culpa que siente Jack en ese momento diciendo al resto de los personajes: “murió por nuestra culpa”. Vemos que Jack se encuentra conmovido por la situación y abraza el cuerpo sin vida de Bob, quien era a quien el reconocía como su amigo, a quien había conocido en el grupo de autoayuda de cáncer testicular y con quien formó dupla al momento de liberar emociones, a modo de sostén.
Podemos ubicar 2 momentos en relación a la culpa. Un primer momento donde Jack dice: “murió por nuestra culpa” adjudicándose la culpa no sólo a él mismo sino al resto de los integrantes del Proyecto Caos. Y como un segundo momento de la culpa, el autorreproche, donde Jack se responsabiliza por los actos que realizó y sus consecuencias, momento donde puede reconocer que Tyler y el son la misma persona.
Dentro de este circuito de la responsabilidad ubicamos como elemento azaroso la escena donde le disparan a Bob, ya que como dijo uno de los miembros: “teníamos todo calculado”, pero algo fallo y el azar metió la cola, ya que no contaron con el hecho de que un policía estaría en ese momento y su disparo impactara contra la cabeza de Bob.
Esta distancia entre un “tiempo 1” y un “tiempo 2” autoriza la puesta en marcha de una suerte de conjetura o hipótesis clínica acerca de aquello respecto de lo cual se espera una respuesta de parte del Sujeto, en este caso de Jack. Respuesta en cuanto a su deseo, que nos permite ubicar la responsabilidad subjetiva. Así, intentaremos construir una Hipótesis clínica acerca de porque Jack fue interpelado en un Tiempo 2, resignificando al Tiempo 1 y obligándolo a responder por el acto cometido.
Como dijimos anteriormente, Jack consideraba que Bob era su amigo, un amigo que cumplía la función de sostén en aquel momento previo al desencadenamiento de la Esquizofrenia propiamente dicha (allí donde aparece Tyler), donde Jack por su problema de insomnio, recurría a los grupos de auto ayuda y junto a Bob descargaban sus angustias cumpliendo una función de apoyo y acompañamiento mutuo.
En un segundo momento de la película, podemos ubicar el desencadenamiento de la Esquizofrenia en Jack, manifestado por la presencia de su alter-ego Tyler. Es en este momento donde Jack junto a Tyler, inician el Club de la pelea y el Proyecto Caos, cuyo objetivo era acabar con el "consumismo". En este segundo momento vuelve a aparecer la figura de Bob con quien se encuentra azarosamente en la calle, y donde este le confiesa que era integrante del Club de la Pelea. Es decir, esta escena nos permite ubicar que Jack tenía el conocimiento de que su amigo Bob formaba parte de su proyecto.
En el Tiempo 2 del circuito de la responsabilidad, aparece Bob nuevamente en escena, pero de un modo muy distinto que en las anteriores dos escenas, ya que lo aparece es su cuerpo sin vida interpelando a Jack por el acto cometido, el cual como vemos, fue más allá de sus fines y llevo a la muerte de su amigo.
Podríamos pensar preguntarle a Jack al modo en que Freud preguntó a Dora, “usted Jack ¿qué tiene que ver con la muerte de su amigo?“, ¿De qué deseo es responsable Jack? .Para responder los siguientes interrogantes podemos desplegar la siguiente hipótesis:
En un primer momento de la película Jack necesitaba la figura de Bob como sostén, había encontrado en la realidad objetiva un sujeto con el cual podía compartir sus angustias. En el segundo momento de la película, ya podríamos hablar del desencadenamiento de la esquizofrenia, y podríamos conjeturar que la realidad psíquica sustituyó en gran medida la realidad objetiva y que la figura de Bob fue sustituida por la figura de Tyler (su alter-ego), es decir, Jack ya no necesitaba el sostén brindado por el sujeto de la realidad objetiva si no que Tyler ocuparía ahora ese lugar de ayuda y cómplice en esta nueva realidad que había construido, es decir, ya no necesitaba recurrir a los grupos de auto ayuda junto a la figura de Bob; tal como Freud dice en su texto La perdida de realidad en la neurosis y la psicosis “…la psicosis quiere también compensar la perdida de realidad…por creación de una realidad nueva, que ya no ofrece el mismo motivo de escándalo que la abandonada.” Podríamos conjeturar la idea de la existencia de un deseo inconsciente de Jack, el de querer sacar de escena a la figura de Bob, quien ahora integrante del Club de la Pelea, amenazaba “el nuevo mundo que Jack había construido por sus medios“. Bob, era el único sujeto que lo había conocido antes del desencadenamiento de la esquizofrenia, donde Jack se presentaba como un sujeto aquejado por sus debilidades, es decir, momento en el que aún había miramientos por la realidad objetiva. Bob como representante de esa realidad objetiva ya no era necesario en esa nueva realidad psíquica, en donde Tyler ocupaba ese lugar.
Creemos que la muerte de Bob, lo interpeló, llevándolo a reconectarse con la realidad objetiva, la cual había quedado sustituida por la realidad psíquica de su delirio. Bob, era la única persona del resto de los integrantes, que Jack había conocido cuando aun no se había desplegado su delirio.
Así como Ibbieta tiene responsabilidad por la elección de la palabra “cementerio”. Jack tiene responsabilidad por su deseo de mantener ese mundo nuevo que había creado sin la amenaza que la figura de su amigo Bob implicaba. Tal como dice Mosca en Ética Un horizonte en quiebra: “El yo no es propietario del deseo, pero sí diremos que el Sujeto es responsable de su puesta en acto”.
Así vemos, que en el caso de Jack, podemos hablar de responsabilidad subjetiva pero no de responsabilidad jurídica. De acuerdo al Sujeto del Derecho, no podemos hablar de Responsabilidad Jurídica pero si hablamos de responsabilidad Subjetiva desde la concepción del Sujeto del inconsciente. En la medida que, la Responsabilidad Jurídica restringe la responsabilidad al terrero de la consciencia, decimos que Jack es inimputable por tratarse de un sujeto que sufre de esquizofrenia y que como tal, pierde su cualidad de sujeto autónomo con una intención voluntaria siendo así eximido de toda responsabilidad jurídica, tal como lo plantea el articulo 34 del Código Penal, inciso Primero. Esta responsabilidad constituye una de las formas de responsabilidad moral, y la ubicamos en el campo de la moral ya que la responsabilidad jurídica esta determinada socialmente, es decir, es a partir de valores compartidos socialmente que una acción es determinada como condenable o no y que un Sujeto es imputable o no.
Teniendo en cuenta esto, Jack no pertenecería a la categoría de “Sujeto Joya” de la que habla D´Amore, ya que para la Justicia Jack quedaría eximido del Principio de Razón y de la intención, condiciones propias del “Sujeto Joya”. Si bien Jack quedaría eximido de toda responsabilidad jurídica por no poder comprender la criminalidad del acto ni las acciones dirigidas para la ejecución del mismo, por ser un sujeto del Inconsciente para el Psicoanálisis es un Sujeto Responsable, ya que el campo de la responsabilidad Subjetiva se encuentra más allá de las fronteras del yo. Ya no hablamos de la realidad objetiva ni de los valores compartidos, es decir, no hablamos del campo de la moral, sino que el campo de la responsabilidad subjetiva que tiene que ver con la ética, con una implicación subjetiva, con el efecto sujeto.
Como explica D`Amore en el texto La transmisión de la ética clínica y deontología, no hay responsabilidad subjetiva sin culpa, la culpa es condición del circuito de responsabilidad subjetiva. La culpabilidad representa la singularidad que emite un Sujeto. Esta culpa obliga a una respuesta a la interpelación.
Vemos que luego de la interpelación subjetiva que sufre Jack, este responde en un primer momento para volver al campo moral, intentando denunciar todo a la Justicia, en este caso tendríamos una respuesta particular, todavía no hablamos de singularidad porque estamos hasta ese momento en el campo moral y no ético. Pero la singularidad emerge en Jack en el momento que decide pegarse un tiro y se posiciona subjetivamente frente a lo que paso, responsabilizándose por lo ocurrido.
Esto nos lleva a la conclusión de que no toda responsabilidad subjetiva es judiciable.

Bibliografía:

• D´Amore, O. Responsabilidad subjetiva y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006.
• Fincher, David, “El club de la pelea”. EE.UU. 1999.
• Freud, Sigmund, “La pérdida de la realidad en la neurosis y la psicosis” en Obras Completas vol. XIX. Amorrortu editores. Buenos Aires, 1984.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z. El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006.
• Salomone, G. Z. El sujeto autónomo y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: