Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El diablo viste a la moda >

por 

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Materia

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra I

Profesor Titular. Reg. : Juan Jorge Michel Fariña

Docente: Ana Corinaldesi
Alumna: Natalín Arzadún
L. U.: 319075480
Comisión: 23

Segundo parcial domiciliario

Film: “El diablo viste a la moda”

TITULO ORIGINAL: The devil wears Prada
GENERO: Comedia
DIRECCION: David Frankel.
GUION: Aline Brosh McKeena; basado en la novela de Lauren Weisberger.
INTERPRETES: Meryl Streep (Miranda Priestly), Anne Hathaway (Andrea Sachs), Emily Blunt (Emily), Stanley Tucci (Nigel).
ORIGEN: Estados Unidos (2006)
DURACION: 109 minutos.

Personajes:
Miranda Priestly: Directora de la revista de moda neoyorquina “Runway”.
Emily Blunt: Primera asistente de Miranda.
Andy Sachs: Segunda asistente de Miranda.

Acerca de la película:
Esta película comienza cuando Andy asiste a una entrevista de trabajo, debe presentarse ante Emily, primera asistente de la directora de la revista de moda Runway, Miranda, luego de ser derivada allí por recursos humanos. El eje de la trama va a circular en torno a Andy, mostrando como poco a poco va a ir cediendo ante su deseo, vendiéndole su alma a este “diablo que viste a la moda”. En referencia a esto podríamos situar la escena del primer día de trabajo de Andy, en donde ella ante una mirada pausada y un tanto despectiva por parte de miranda sale corriendo hacia su escritorio y se calza aquellos zapatos jimmy Choos que Niguel le sugirió que usara.
Al principio Andy se presenta como una persona desalineada, que poco tiene que ver con el mundo de la moda. Se acaba de graduar y busca ser escritora. Ella critica fervientemente a esas mujeres de tacones que no comen, “un millón de chicas matarían por este empleo, pero yo no soy una de ellas”. Así es como Andy se presenta y toma distancia de “esas mujeres ruidosas que hacen ruidos con sus tacones en el mármol y veneran a Miranda”.

Tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad e hipótesis clínica.
En un primer momento se observa a Andy convencida de su universo particular, es sobre este que se asienta su accionar, ella afirma que solo tiene que aguantar un año este trabajo, que nada tiene que ver con ella ya que es este trabajo el que le va a permitir abrir muchas puertas, le va a permitir conocer a muchos editores, para lograr lo que ella “en realidad quiere”, que es ser escritora. Ella responde a su novio de la siguiente manera: “ Sabes que solo debo aguantar un año, después haré lo que vine a hacer a Nueva York”. Luego se observa como poco a poco se va alejando de este particular- moral. En alusión a esto refiero a una escena en donde Miranda luego que Andy no le consiguiera un pasaje para volver de Miami a causa de un huracán, le expresa lo siguiente : “sabes por que te contrate.. siempre contrato a la chica a la moda, esbelta, claro... pero a menudo se vuelve un fraude y torpe. Pensé que serías diferente... me dije contrata a la chica lista y gorda.. terminaste defraudándome más”. Ante esto Andy recurre a Niguel y cambia completamente su vestuario e imagen.
Hasta aquí se mantenía este particular- moral de solo aguantar un año frente a este trabajo que supuestamente odia, en donde ella no se reconoce como fanática de la moda y solo hace todo lo que hace en función de conseguir aquello que supone anhelar de mayor manera: ser escritora. Una escena posterior a la mencionada anteriormente parece contradecir dicho supuesto. Se trata de aquella en la cual se muestra a Andy saliendo de una cena muy importante a la cual solo la primera asistente concurría pero dado que Emily esta resfriada Miranda ordena que Andy también este presente. A lo largo de la trama Andy va a ir ocupando un lugar mas importante, pasa de ser la segunda Emily a ser Andrea, pasaje que implica ya no ser aquella asistente que se encarga del café y atender los teléfonos sino que implica dedicarse a tareas que estaban reservadas para la primera asistente. Es en dicha cena que Andy se encuentra con Christian Thompsom aquel hombre que la ayudó a conseguir el manuscrito de Harry Potter, tarea casi imposible que Miranda ordenó a Andrea a modo de ultimátum dado que si no la cumplía la echaba. Christian le propone que vuelva a ingresar para de esta manera presentarla a un editor, “mi editor de la revista está adentro, podría conocerte... tu me enviaste tus escritos, recuerdas... creo que tienes talento, debería conocerte”. A lo cual Andrea responde “no, no lo creo, tengo que irme”. Es en una escena consecuente a esta en donde voy a pasar a ubicar un tiempo 1 del circuito de la responsabilidad. En dicha escena Andrea acepta ir a parís en remplazo de Emily, aún cuando “Emily se moría por ir a París” y “hace semanas que no come” para poder asistir y poder así, usar ropa de diseñador. Miranda explica que necesita al mejor equipo y eso la incluye y no a Emily y es Andy quién debe decidir si ir o no. Este tiempo 1 marca una acción que se agota en sus propios fines, es una aceptación de la propuesta de un viaje. Como un tiempo 2, aquel que abre el circuito de la responsabilidad, generando una interpelación que por retroacción resignifica ese tiempo 1, ubico la escena en la cual Miranda luego de traicionar a su amigo y ante las palabras condenatorias de Andrea le demuestra que ella al aceptar el viaje a París hizo lo mismo con Emily. Por un lado se encuentra Miranda, quién le asignó a Rachael el trabajo que primero le había ofrecido a Niguel pero que tubo que cambiar de opción ya que sino el dueño de la revista elegiría Rachel como su reemplazante, de esta manera Miranda aseguro su lugar y evito que la echen. Por otro se encuentra Andrea quién aceptó realizar aquel viaje que Emily tanto ansiaba. En escena del tiempo 2 se suceden los siguientes diálogos: Miranda pensativa expresa “veo muchas cosas de mi en ti... puedes decidir tu sola..., a lo cual Andrea indignada responde, “no creo ser así, no podría hacer lo que usted le hizo a Niguel.., Miranda afirma “ya lo hiciste.., Andy responde “no tuve opción...”, ante esto Miranda la interpela sobre esta situación afirmando “ tu decidiste crecer” . Esta frase es la que interpela a Andy vemos como cae el discurso particular de Andy, aparece un singular algo que no estaba en el universo particular. Es en este tiempo 2 que el sujeto es interpelado, se abre el circuito de la responsabilidad ya que por retroacción el tiempo 2 funda el tiempo 1 y obliga a responder a este sujeto. Es de esta manera que se produce una resignificación de aquel tiempo 1 que se suponía se agotaba en sus fines. Es la culpa la que obliga, en términos de D`Amore, la culpa ob- liga una respuesta ad- hoc a la interpelación. (1). La culpa de haber cedido ante su deseo inconsciente. Es aquí donde sitúo la hipótesis clínica, aquello por lo cual el sujeto sera interpelado. Aquello que emerge en el tiempo 2 permite situar una hipótesis clínica, situar que cosas del deseo inconsciente aparecen en el sujeto (2) Aquello que se pone en juego en el sujeto es un deseo inconsciente de perfección narcisista, de completud. Que intenta negar la falta estructural al presentarse como exitosa, donde ya no es más esa chica invisible, “lista pero gorda”, a la que le falta todo sentido de la moda. Ahora se presenta de la siguiente manera “soy talle 4”, tiene innumerables prendas que no son más que aquellos objetos de los cuales se sirve para velar la falta estructural. Al ser interpelada abriendo el circuito de la responsabilidad, Andy responde de una manera moral, realiza un cierre particular del circuito ya que recurre a repuestas diferenciadas que tienden a la composición yoica. Una vez que se abre el circuito hay responsabilidad, lo cual es indicativo de alguna singularidad, el sujeto esta obligado a responder, se abre un abanico de respuestas posibles, porque el primer sorprendido es el “yo”. Negar la singularidad, es una de estas respuestas posibles y es la que cierra el circuito. (3). Al cerrar el circuito de esta manera no funda un universal- singular dado por el no todo, no genera un singular frente a la interpelación que reestructure el universo previo, no hay cambio en la posición del sujeto por lo tanto no hay responsabilidad subjetiva. El sujeto frente a la interpelación a la que esta obligado a responder genera una respuesta particular, vuelve al surco de la moral, tapando la dimensión ética, no funda un Acto Ético sino que por el contrario recurre a respuestas que tienden a la recomposición yoica. (4) Es de esta manera que no se funda un singular, lo niega, Andy no se reconoce como desecante de todos esos objetos materiales, en donde para poder conseguir todo aquello que deseaba, para sentirse completa, acepto el viaje a París. Ella niega este aspecto singular ya que responde desde su particular- moral, esto se puede inferir cuando al ser interpelada con la frase de Miranda “ eres igual a mi..., tu decidiste crecer”, Andy escapa de la situación que la implica como sujeto desecante de perfección narcisista. Vuelve al surco de lo moral, no es ella la que deseo el viaje, toda esa ropa y éxito. Vuelve a posicionarse desde su particular de ser una persona a la que no le interesan esos bienes materiales, solo fue por el trabajo. Esto lo podríamos inferir cuando llama a Remilgo, luego de su viaje a París, y le ofrece la ropa que trajo de París, porque en su nuevo trabajo no lo podría lucir. Así se observa que se sigue posicionando como que fue algo exterior a ella que fue el trabajo el que lo requirió y como ahora no tiene el trabajo ya no necesita la ropa. Asimismo cuando se encuentra con su novio le explica que él tenia razón, “abandone a mis amigos, mi familia y en todo lo que creía ¿y porque?”. Con esta pregunta retórica se puede inferir que ella todavía no sabe porque lo hizo, aquí aparece el sujeto en su división subjetiva, aquello que se le presenta como extraño y a la vez le pertenece. Cuando su novio le contesta que por “zapatos, faldas, chaquetas y cinturones, ella responde “ lamento eso”. Aquí se puede observar como aparece, esa otra figura de la culpa que es el sentimiento de culpa. El sujeto responde desde su yo con una repuesta diferenciada, se trata de un mecanismo de defensa ante su deseo. Asimismo se pude pensar que Andy lo plantea como un asunto que no pudo rechazar, cuando en realidad la decisión partió de su propio deseo inconsciente. Es en este punto que me parece pertinente ubicar algo del orden de la necesidad, se trata de que ella necesita un trabajo para sostenerse económicamente en un sistema capitalista, y Miranda, su jefa, pareciera colocarla entre la espada y la pared ya que afirma que “si no vas ( a París) entonces asumiré que no te tomas en serio tu futuro..., en Runway o cualquier publicación. Algo del orden del azar se podría pensar en cuanto al accidente de auto que sufrió Emily, ya que como consecuencia de este se encontraba incapacitada para asistir al viaje. Dicho accidente se produjo después de que Andy fuera comunicada de que sería ella quién asistiría al viaje, y con anterioridad a comunicarle la decisión a Emily. Pero no es en el orden de la necesidad y el azar en que se agota la distancia entre el tiempo 1 y tiempo 2, sino que es la hipótesis clínica, la que se abre para situar que cosas del deseo inconsciente se ponen en juego. Es así que al decir de Mosca, la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar.

Citas textuales del material bibliográfico utilizado

1) “La retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga, ( ob-liga) a los elementos “disonantes” que se conviertan entonces en un tiempo 1, es decir que el tiempo 1 es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se “debe” responder”. ( Oscar D`Amore.: “Responsabilidad subjetiva y culpa”.)

2) “Si algo emerge en el segundo tiempo desligado del universo particular, la hipótesis buscara religarlo hallando una explicación a su presencia”. ( Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis.)

3) “La culpa, no favorece el efecto Sujeto. “Saberse” culpable implica pasar por una experiencia analítica de deseo inconsciente que, una vez mas, ob-liga. Sin duda es más sencillo querer desligarse del asunto, no querer saber nada de ello”. ( Oscar D`Amore.: “Responsabilidad subjetiva y culpa”. )

4) “Dado un tiempo 2, el de la interpelación, la ligadura al tiempo 1 es ya una obligación a responder a esa interpelación. No hay forma de no responder pues la interpelación exige respuesta. La interpelación es en términos económicos lo que genera deuda, culpa en sentido lato. Se trata aquí de la economía de lo simbólico. La interpretación implica ya una deuda por la que hay que responder, es el llamado a responder para volver al surco de o moral, en este caso es particular. No hay singularidad en la vuelta al surco moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética”. ( Idem)

Bibliografía:
Oscar D`Amore.: “Responsabilidad subjetiva y culpa”. En La transmisión de la ética. Clínica y Deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Fariña, J. ( 1998) Lo universal-singular como horizonte de la ética. En Ética: Un horizonte en quiebra. Eudeba. Buenos Aires.
Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: