por 

16 de Noviembre de 2009

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

2º cuatrimestre 2009
Psicología Ética y Derechos Humanos
Cátedra Fariña

Comisión: 04
Ayudante: Noailles, Gervasio
Co-Ayudante: Cambra Badil, Irene

Segundo Parcial Domiciliario

Alumna: Leanza, Anabel

L.U.: 33.333.6040

Consigna de Evaluación

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

Para la realización de este segundo examen parcial, tomaremos un capítulo de la segunda temporada de la serie norteamericana “Dr. House”. Se trata del capítulo titulado “The mistake” (El error). A continuación, será brevemente relatado.

Sinopsis de “The mistake” (El error).

Como indica el título, la trama del capítulo gira entorno a un error médico que acarrea grandes consecuencias. Todo comienza cuando Chase, médico del equipo del Dr. House se encuentra en su consultorio respondiendo una llamada telefónica. En la misma, es anoticiado del fallecimiento de su padre, también médico, con quien tenía una relación bastante difícil. Mientras habla, irrumpe una paciente, quien había sido atendida recientemente por él, quejándose por un repentino dolor abdominal. Chase decide resolver el caso rápido, recomendándole una medicación que calme esos dolores que presentaba la paciente. La escena termina allí.
A los pocos días, una situación lo descoloca: su paciente retornó al hospital, presentando un estado mucho más grave del que él había atendido anteriormente.
Finalmente, la paciente murió. La causa de la muerte fue la negligencia en la atención por parte del médico; la medicación otorgada fue contraproducente, agravando la situación y desencadenando el final mencionado.

Circuito de la responsabilidad:

Para comenzar a definir el circuito de la responsabilidad propiamente dicho, intentaremos puntualizar primero en los conceptos de azar y necesidad. Por azar se entiende a todos aquellos fenómenos cuyo resultado no puede predecirse. Podemos señalar aquí, que el hecho de que la paciente irrumpa justamente en el momento en el cual Chase recibe la noticia de que su padre está muerto, es producto únicamente del azar. Esto podría haber tenido lugar en cualquier otro momento, o bien la paciente podría haberse dirigido a otro médico.
Por otra parte, la necesidad implica la dimensión de la determinación, de lo calculable, lo que pertenece al orden de la certeza, obedece a leyes universales y, por lo tanto, está afuera de la acción del sujeto. La situación de la paciente no era un simple dolor abdominal: el dolor indicaba un problema más profundo, que combinado con la mala intervención de Chase fue causa de un daño irreparable.
Considerando que los tiempos del circuito de la responsabilidad responden a tiempos lógicos, se propone pensar que para Chase el circuito comienza cuando recibe la llamada telefónica; ésta lo deja en un estado tal que desencadena una reacción negativa, causante de su mal tratamiento.
El tiempo Uno del circuito es el tiempo en el cual “(…) se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada (…)” . Es el tiempo de la acción conciente y voluntaria, emprendida en el campo del yo, donde el personaje lleva a cabo una conducta con determinados fines.
En nuestro ejemplo, podemos ubicar el Primer Tiempo del Circuito cuando Chase, rápidamente y sin examinar demasiado, decide “resolver el caso” medicando a la paciente, sin conocer del todo la causa de su dolor abdominal. La acción estaba destinada a terminar allí, con el cese del malestar. Así hubiera sido, de no haberse dado el Tiempo Dos.
El Tiempo Dos se caracteriza por diversos signos que son recibidos por el sujeto como indicador de que la acción llevada a cabo en el tiempo anterior no fue del todo exitosa, en las palabras de María E. Domínguez: “(…) Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” . Las cosas fueron más allá de lo esperado, el sujeto se ve interpelado por esos elementos disonantes. En el ejemplo planteado, podemos encontrar este tiempo en el momento en el cual la paciente de Chase muere, a causa de su mala intervención. Esto denota que algo de la acción del tiempo anterior no fue del todo resuelto; el dolor indicaba que algo no estaba bien, al ser ignorado y mal tratado desencadenó la muerte. Este segundo tiempo vuelve de manera retroactiva sobre el Tiempo Uno, resignificándolo. Es donde verdaderamente se puede encontrar el inicio del circuito. Este Tiempo Dos espera una respuesta que suponga un cambio de posición del sujeto frente a sus circunstancias; una transformación de la cual el primer sorprendido es el propio sujeto.
En el caso trabajado, Chase siente una enorme culpa por lo sucedido, no pudiendo hacer nada para remediar la situación. Esto se pone de manifiesto en el miedo que presenta de ser despedido por House, quien comprende la situación y lo mantiene en su equipo, pese al grave error que cometió. Esto es una respuesta al Segundo Tiempo, que lo interpeló. La culpa aparece como deuda del sujeto barrado del inconciente, necesaria para que advenga un Tiempo Tres y a su vez posibilita retroacción, es decir, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder. La respuesta es particular, no hay singularidad en la vuelta al surco moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética.
Ahora bien, para que el Tiempo Dos resignifique al Uno, debe haber algo que los una. Esa ligadura es lo que daremos a llamar Hipótesis clínica. La hipótesis clínica será la encargada de explicar el movimiento que supone que el Tiempo Dos se sobreimprime al Tiempo Uno, resignificándolo. Resignificación que dará cuenta de una respuesta del sujeto que advierta un cambio de posición frente a sus circunstancias, de allí la potencialidad de un Tiempo Tres: el de la responsabilidad. “El sujeto que adviene en ese Tiempo Tres no es el mismo que dejamos en el Tiempo Uno. Sin embargo, es la acción emprendida en el Tiempo Uno donde el sujeto anticipa una verdad que se evidenciará sustancial para su existencia.”
En nuestro caso, la hipótesis clínica que manejaremos es la siguiente: el proceso de desidentificación de Chase con los objetos parentales todavía no fue del todo resuelto.
Por lo general, la última fase de la adolescencia se caracteriza por la resolución de varios conflictos que se hacen presentes a lo largo de esta etapa. Uno de los más importantes conflictos a enfrentar tiene que ver con la diferenciación entre los padres y el propio Yo, no ya como la lucha generacional de la adolescencia media, sino como un esfuerzo tendiente a delimitar subjetividades. En el caso trabajado, Chase todavía presenta en este punto características de un adolescente medio, ya que constantemente se enfrenta a su padre, pasando largos periodos sin ningún tipo de contacto con él. Se puede plantear que todavía no se alcanzó la correcta discriminación entre el padre y el propio Yo, todavía sigue identificado con el padre que acaba de morir, lo cual genera una enorme confusión.
Por otra parte, Chase se encontraba en su lugar de trabajo. Este es otro punto de identificación con el padre, ya que su profesión era una marca heredada: varias generaciones anteriores se habían desempeñado como médicos, al igual que él.
Podemos afirmar, entonces, que al recibir la noticia de la muerte de su padre, Chase no pudo evitar sentirse identificado con este; el fallo en su profesión tuvo que ver con el diferenciarse, con no ser ese médico perfecto que (él sentía) era su padre, para no tener su final. Ante la muerte del padre, algo de su propia muerte acudió a su conciencia, lo cual fue inmediatamente reprimido. Pero como lo reprimido de alguna manera retorna, en esta acción fallida se puso de manifiesto.
En relación al Tiempo Tres, “(…) que verifique la responsabilidad subjetiva, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un sujeto barrado” , puede mencionarse que si bien en Chase se marca una diferencia en la manera de examinar a sus pacientes, no hay indicios de que se genere un importante cambio subjetivo a partir de lo ocurrido. Su subjetividad permanece intacta; se propone prestar más atención, pero atribuye lo acontecido a un error de distracción.
Será una decisión de este personaje cómo encara su profesión de aquí en adelante. Por eso hablamos de la ética como un horizonte en quiebra, porque rozó algo del deseo, se rompió la completud y da paso a lo simbólico que posibilita la interrogación abriendo el circuito de la responsabilidad.

BIBLIOGRAFÍA:

 Domínguez, M. E.: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”. En La transmisión de la ética: Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006.

 Fariña, Juan Jorge Michel: Ética: un horizonte en quiebra.

 Quiroga, S., Belçaguy, M. y Fernández, F.: Adolescencia tardía: ¿terminable o interminable? Publicaciones, Facultad de Psicología, UBA. Adolescencia tardía. Una aproximación desde el punto de vista psicoanalítico, 2002.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: