por 

Recuperatorio del Segundo Parcial.

Película: “El lector.”

♦ Argumento de la película:
Situada en la década del ’50 en Alemania, la película cuenta la relación amorosa entre Michael Berg un adolescente de 15 años, que cuando iba camino a su casa se descompone, y es ayudado por Hanna Schmitz cobradora de un tranvía de 36 años. A partir de este encuentro comienzan una relación amorosa secreta.
Pasado unos meses, Hanna desaparece de repente, sin dejar más huella.
Algún tiempo después, cuando el estudiante de leyes Michael recibe la tarea de observar juicios contra criminales de guerra, se vuelven a cruzar sus caminos cuando Hanna y otras antiguas guardias de Auschwitz son juzgadas como presuntas responsables de la muerte de varias prisioneras judías. Durante el juicio Michael descubre que Hanna es analfabeta y por vergüenza de aceptarlo resulta condenada a cadena perpetúa.
Sin adoptar más contacto con ella durante su encarcelamiento, Michael comienza a enviarle paquetes postales con grabaciones de libros. Esta práctica incita a Hanna a aprender a leer y escribir, y eventualmente a mandarle cartas a Michael. Cuando se entera que Hanna será liberada, Michael, asiente a buscarle una vivienda y un trabajo. Sin embargo, Hanna se suicida el día antes de su liberación y deja como heredera de sus ahorros a una de las únicas sobrevivientes del campo de concentración del cual ella había sido guardiana y encargando a Michael para entregárselo. Sin embargo cuando Michael la visita, ésta se rehúsa a recibir el dinero y por considerar que sería otorgar el perdón a Hanna; de esta manera, Michael dona el dinero a una organización judía que combate el analfabetismo entre adultos a nombre de Hanna.

♦ Análisis:
El personaje sobre el cual voy a centrar el análisis de la responsabilidad subjetiva, es. Hanna Schmitz.
Los circuitos de responsabilidad se presentan de un modo lineal, aunque se establecen en tiempos lógicos y no cronológicos, y se produce una dinámica entre ellos que requiere de un apres-coup.
El tiempo 1, es aquel momento en donde se realiza una acción determinada y se agota en los fines mismos para los que fue realizada; esta se ve confrontada con un tiempo 2, es el momento de interpelación el cual convoca al sujeto a responder sobre su deseo. Esa interpelación obliga al sujeto a volver al tiempo 1, y desde allí se puede pensar en una hipótesis clínica. Finalmente será necesario un tiempo 3, que verifique la responsabilidad subjetiva, es el momento de cambio de posición del sujeto en relación a lo universal inscribiendo un acto.

Gabriela Salomone distingue dos nociones bien distintas de responsabilidad: la responsabilidad deontológica-normativa (moral, códigos, leyes) y la responsabilidad subjetiva (que hace a la experiencia del sujeto deseante).
Dos nociones de responsabilidad, y dos escenas en la película para vislumbrar esto.
La primera escena se trata del momento del juicio, en el cual Hanna es acusada del crimen de varias prisioneras judías. La interpelación construye ahí el llamado sujeto-joya del derecho. El sujeto- joya es dueño y señor de sus actos.
La responsabilidad comprende si el sujeto actuó de manera conciente e intencionada. Se demanda a un sujeto autónomo, racional y consciente.
Sin embargo, Hanna, quien fue responsable por los crímenes sucedidos, le correspondería la pena otorgada. Así, se interpela a la protagonista preguntando por su responsabilidad en relación a los hechos.
La interpelación resignifica el Tiempo 1, ¿qué hiciste?, convoca al sujeto a responder por sus actos.
Es en esta vacilación donde las mayores potencialidades del sujeto pueden surgir, tal como expresa D´Amore. La interpelación legal tiene un solo destinatario, el sujeto del derecho, su adhesión o no a una norma. . D´Amore y Salomone sostienen que la escena jurídica puede orientar hacia una dimensión ética, en una eficacia simbólica más allá de la moral.
La responsabilidad legal y la subjetiva han sido negadas en Hanna. Ella miente, se declara culpable de un crimen que no cometió, por vergüenza de revelar su condición de analfabeta. No se inscribe ninguna responsabilidad.

En la película se podría ubicar como tiempo 1, el momento del juicio, cuando Hanna esta siendo juzgada por crímenes que no cometió, y se declara culpable, por vergüenza de revelar su condición de analfabeta. Para ella su imagen valía mas que los años de cárcel y no estaba dispuesta a que quedara descubierto su analfabetismo.
En el personaje del libro “El Muro”, de Jean Paul Sartre, Ibbieta habla para mentir, para burlarse de los oficiales. Es conciente de lo que dice: “Esta escondido en el cementerio”, miente y al mismo tiempo sin saberlo dice la verdad. Actúa como testarudo.
Como tiempo 2, ubicaría el hecho de su suicidio, en ese momento ella se interpela por sus actos y responde quitándose la vida. Cuando veinte años después Michael le pregunta si recuerda el pasado, ella cree que se refiere a la historia de amor compartida. Pero Michael está aludiendo a los sucesos que la llevaron a la cárcel, cosa que la incomoda. Responde que los muertos están muertos y que en la cárcel aprendió a leer. Finalmente ella ha superado su analfabetismo, pero la mirada final de Michael, la retrotrae al momento del juicio, y la vergüenza al quedar descubierto su analfabetismo. Entonces reúne entonces sus pertenencias, hace su testamento y se despide elevándose sobre los libros y tomando la decisión final: el suicidio.
En Ibbieta, cuando el panadero García se acerca y le cuenta que a Ramón Gris, lo encontraron escondido en el cementerio y lo ejecutaron, vuelve su mirada al tiempo 1, piensa en su broma y cae el sujeto de la testarudez.

Lo que sucede con Hanna en el tiempo 2, tiene un nombre en la teoría psicoanalítica: “sentimiento inconsciente de culpa”. Se puede decir que no hay deseo sin culpa (en sentido lato). Hanna no obró de acuerdo a su deseo, obro siguiendo ordenes, pero admite la singularidad, la responsabilidad. No podría existir la culpa jurídica sin la responsabilidad objetiva que otorga la razón. D’Amore dice que no hay ética sin moral, así como no hay responsabilidad subjetiva sin culpa.

La hipótesis clínica, puede ser formulada de la siguiente manera: Hanna nunca asume la responsabilidad por la muerte de varias prisioneras judías, en el campo de concentración de Auschwitz, en el cual ella se desempeñaba como guardia. Para lograr este propósito se valdrá de las figuras de obediencia y azar.
Se la acusa de un crimen tremendo, las otras guardias compañeras de ella, tratan reeludir la responsabilidad que les toca. Hanna en cambio no; acepta el hecho de haber estado como guardia en un campo de concentración, además explica a los jueces cómo llegó a ese puesto, simplemente ofrecían un trabajo y ella lo tomó. Y aclara que no libero a las prisioneras en el momento que el edificio estaba en llamas, porque su responsabilidad era impedir que las mismas se escapen. Le sorprende que las demás guardias nieguen el hecho. Ella ha cumplido eficazmente las órdenes. Y en ningún momento del juicio parece interrogada por lo que los jueces le preguntan. Al contrario, le pregunta al juez qué hubiese hecho él en su lugar.

La experiencia del ser humano se despliega entre azar y necesidad.
La necesidad responde al entorno histórico y social. Es la determinación subjetiva. Hay una relación entre causa y efecto. Es lo que escapa al sujeto en situación.
En cambio en el azar, no hay una relación causa-efecto. Hay coincidencia temporal. El azar implica incertidumbre.
Ambos constituyen márgenes de nuestra libertad, pero esa libertad es irreducible a estos principios y es ese punto de inflexión el que interesa en definitiva a la dimensión ética.
En la película se puede ubicar el azar en el encuentro entre los dos personajes en el momento del juicio.
Ibbieta por azar delata el escondite de su amigo, ocasionándole la muerte, aquí el azar ha jugado en su contra, esto es indudable, sin embargo, la verdadera responsabilidad por los actos no se juega ahí. Al decir de Juan Carlos Mosca, tomar el azar significaría borrar el sujeto, borrar la responsabilidad. La necesidad se refiere a algo que no necesariamente surge de la responsabilidad, Ibbieta no elige salvar su vida delatando a su amigo, esto es algo que se le presenta. El modo en el que el sujeto se ubica implica responsabilidad.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: