por 

Alumna: Gatica María Jimena

Libreta universitaria: 325279340

Materia: Psicología, Ética y Derechos Humanos

Profesor Titular: Juan Jorge Michel Fariña

Profesora de Prácticos: Lucila Kleirnerman

Comisión: número 3

Película: El lector

La historia que muestra la película “El Lector” transcurre en la Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. Volviendo del colegio, el adolescente Michael Berg se siente de pronto enfermo y Hanna, una desconocida que le dobla la edad, le ayuda a llegar a su casa. Una vez recuperado, Michael busca a Hanna para darle las gracias. Comienza así un apasionado y secreto romance entre ambos. Michael descubre que a Hanna le encanta que le lea. Sin embargo, pese a la intensidad de su relación, Hanna desaparece un día misteriosamente dejando a Michael confuso y desconsolado. Ocho años más tarde, siendo estudiante de Derecho, Michael asiste a los juicios por los crímenes nazis y se queda atónito al encontrarse de nuevo con Hanna, esta vez, como acusada. A medida que se va revelando el pasado de la mujer, Michael descubre un profundo secreto que tendrá un gran impacto en la vida de ambos.

En primer lugar trabajare sobre el personaje el cual considero se centro el análisis de la responsabilidad subjetiva.
Desde el psicoanálisis se plantea un determinismo inconsciente donde el sujeto debe responsabilizarse de lo aquello que perteneciéndole le es ajeno, aquello que el sujeto desconoce de sí mismo, de esta manera plantea un sujeto siempre imputable en términos éticos. Gabriela Salomone por otra parte, define responsabilidad subjetiva como aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención.
A partir de lo anterior y realizando una comparación con la película y según el comentario sobre el film “Responder por la vergüenza” Hanna uno de los personajes principales se declara culpable de un crimen que no cometió para evitar responder a uno de sus secretos más atesorados, algo que la avergüenza y la culpabiliza: su analfabetismo, Hanna no sabe leer ni escribir, la protagonista intenta impedir la sanción social que puede provocar su analfabetismo, parándose en el campo de la responsabilidad moral únicamente y así refugiarse de su responsabilidad subjetiva, la cual la confrontaría con su verdad la cual la avergüenza pero a la vez la determina.
Se trata aquí de responsabilizarse de aquello que aun de acuerdo a sus valores morales no está dispuesta a revelar como propio. La vergüenza nos muestra a aquello que la perturba desde su intención consciente, este punto de inconsistencia, el analfabetismo llama al sujeto a responder, en el caso del film se genera un movimiento contrario al circuito de la responsabilidad subjetiva, Hanna se avergüenza y se responsabiliza moralmente de su analfabetismo, pero no puede visualizar su responsabilidad en los crímenes, se trata aquí de una culpa moral como respuesta a la interpelación. Hanna se avergüenza de su analfabetismo y prefiere agravar su inculpación porque no puede leer su responsabilidad en los crímenes ocurridos, se define como una eficiente obediente, me parece valido agregar que en “Veinte años son nada” se dice: obedecer es oír, el obediente no escucha, oye la orden y la ejecuta, del sujeto responsable se espera en cambio que escuche, que hable, aquí se encuentra la responsabilidad del obediente es ser parte del engranaje para que se lleven a cabo los crímenes, en no poder escuchar, en no poder hablar, justamente se trata de leer la responsabilidad en ese engranaje. Hanna por el contrario explica con mucha claridad como llego a ser guardia, cuál era su labor y porque permitió que sus prisioneras murieran, en ningún momento parece interpelada por la responsabilidad de su acto. Se tratara aquí de poder escuchar la verdad que compromete al sujeto, pero donde el yo no puede dar cuenta, aquí está la responsabilidad aquello inconsciente a decir el deseo de leer y escribir ajeno a la voluntad del yo, propicia la acción de declararse culpable de terribles crímenes por vergüenza.

En segundo lugar y a partir de lo anterior se puede sugerir el circuito de la responsabilidad, el mismo está compuesto por tres tiempos lógicos, tiempo 1 donde hay una acción determinada en la que el sujeto de halla inmerso, acción que se dirige a un objetivo especifico, la cual se ve confrontada por un tiempo 2, tiempo de exceso, de incertidumbres yoicas posibilitando la pregunta sobre la posición que el sujeto tenia al comienzo del mismo, universo previo completo donde la pregunta posibilita una singularidad demostrando la incompletud de ese universo. Tiempo de interpelación, puesta en marcha del circuito que impulsa o produce la vuelta en marcha sobre lo dicho. Mediante la hipótesis clínica que ofrece la lógica de la retroacción ob-liga los elementos disonantes, vuelve a lo dicho ligando al tiempo 1 resignificandolo, momento que dé cuenta de una respuesta distinta del sujeto muestra un cambio de posición frente a su situación, llevando a la apertura de un tiempo 3, será esa respuesta diferenciada a la interpelación mas allá de lo que el yo quería decir.
De acuerdo a los comentarios sobre el film considero que podría abrirse el circuito con la pregunta ¿Qué es la lectura? Hanna es analfabeta, es incapaz de leer aquello por lo cual se la implica, ella se desentiende, se la acusa de cometer un crimen pero ella no logra leer su responsabilidad. Explica su accionar, se define como una obediente eficiente. Hanna se encuentra aquí en un tiempo 2 pero no parece interrogada, lo único que la avergüenza es no saber leer ni escribir y en el afán de no descubrir este secreto agrava su inculpación. Podemos ubicar aquí un primer síntoma su incapacidad para ver la responsabilidad de su acto y su vergüenza, su analfabetismo, a decir: ser leído por otro.
Veinte años más tarde Michael su amante le pregunta sobre el pasado, ella lo atribuye a su romance, pero Michael lo refiere a los crímenes que la llevaron a la cárcel, ella responde: los muertos están muertos y que ella en la cárcel aprendió a leer, pero ahora que aprendió a leer, puede leer que para él su acto es imperdonable. Aquí Hanna retroactivamente resignifica su lectura de los hechos, Hanna puede leer su responsabilidad en los crímenes, la imposibilidad de Michael es la vía por la que retornan a ella los efectos de su acto. Así Hanna produce una respuesta diferenciada a la interpelación, hay aquí un efecto sujeto, hay un desfallecimiento del particular previo produce una singularidad, será aquí responsable de lo que dice y hace, Hanna reúne sus pertenencias, hace un testamento y se despide elevándose sobre los libros que ya no pueden sostenerla. Me pregunto entonces cuando la muerte es el único horizonte, ¿hay interpelación posible?

Por lo anterior me parece valido agregar un segundo nivel de responsabilidad el que recae sobre el personaje de Michael, el sabe la verdad de Hanna, ella se dirige hacia su perdición porque no se atreve a confesar algo por vergüenza y el puede salvarla, hay interpelación que produce aquí vuelta a lo dicho, hay culpa ¿Hablar con Hanna? ¿Y qué podría decirle? Se pregunta Michael, aquí el personaje nada tiene que hacer solo escucharla como el síntoma de Hanna reclama, el amante le lee desaforadamente, le envía a la cárcel miles de cintas con sus lecturas, pero cuando ella le envía una carta no puede contestar, el jurista quiere absolverla, resolver su caso. Hanna no tiene a nadie que la escuche y es aquí donde cobra importancia su síntoma, el analfabetismo, ser leído por alguien. Hanna de haber sido oída, ¿hubiese producido otra respuesta a la interpelación?

En tercer lugar y de acuerdo a la figura de la culpa y en relación a los conceptos de responsabilidad subjetiva y responsabilidad jurídica tomando como eje el filme, se puede mencionar que el gesto de asumir responsabilidad es genuinamente jurídico y no ético e implica ob-ligarce para garantizar una deuda, Hanna efectivamente tiene una deuda con los muertos que muertos están.
La culpa significa la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar, Hanna contrajo una deuda, contrajo una culpa, pagara con la cautividad de su propio cuerpo pasando 20 años en la cárcel. Hasta aquí la dimensión jurídica, objetiva y moral donde los sujetos responden cuando son interpelados objetivamente. Hanna es una mujer considerada responsable de sus actos, goza del principio de razón y de la intención, sin embargo, se inculpa de un hecho que no cometió por vergüenza a su analfabetismo. ¿Es válido considerar a Hanna como autónoma de conciencia? ”Si es responsable entonces es culpable”. ¿Hanna es responsable de los crímenes que no cometió?
Jinkis propone que solo el hecho de “saberse” culpable de la situación en juego permite la posibilidad de otro tipo de responsabilidad no cilvada y reformula así la definición clásica: “responsable: no digo consciente de lo que hace ni que se hace cargo de lo que dice, sino culpable de lo que hace y dice”. Hanna no parece interrogada por lo que los jueces le preguntan, al contrario, explica con detalle su obediencia, prefiere agravar su inculpación. Hanna no puede leer su posición respecto de los crímenes que le implican, no puede “saberse” culpable ¿en este caso Hanna puede considerarse responsable?
La respuesta esperable del sujeto queda suspendida al pasaje por la culpa; no cuenta la intención ni la autonomía de la conciencia, aparece aquí el deseo, la culpa es en este sentido lo que ob-liga a responder, Hanna no podrá interpelarse en un primer momento, lograra atravesar la culpa, 20 años después, Michael le pregunta si recuerda el pasado, ella cree que se refiere a la historia de amor compartida, pero su amante se refiere a los crímenes, sin duda creo que es aquí, más sencillo para Hanna querer desligarse de esos crímenes, no saber nada de ellos. Es frente a la imposibilidad de Michael donde finalmente puede leer los efectos de su acto.

En cuarto lugar estableceré los elementos de azar y necesidad presentes en el filme. Para comenzar mencionare que hay situaciones que se generan ajenas a la voluntad humana. Michel Fariña dirá: las personas no somos responsables de todo lo que nos sucede. Hay hechos que existen por fuera del designio humano, se lo nombre como suerte, coincidencia o casualidad.
La Necesidad establece una conexión entre causas y efectos, y el Azar desconecta tal relación. Mosca sugiere que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Es decir, que cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión.
Por lo anterior, en el filme pude ubicar indicadores de azar cuando Michael por casualidad, coincidencia o azar se enfrenta a Hanna en el juicio, pero considero también que en esa circunstancia se abre una grieta, ya que se le da la posibilidad de hacer algo con su propia realidad, con su historia para con Hanna, aquí cabe la pregunta por la responsabilidad, Michael estuvo a punto de rozar la verdad pero retrocede, escapa, no logra hablar con Hanna, no logra escucharla.

Por último hare la comparación entre el personaje Ibbieta del texto El muro de Sartre y Hanna y Michael de la película de El lector en relación a la cuestión de la responsabilidad en posible en los siguientes puntos:

El juego del Azar en Ibbieta y en Michael: Considero, luego de la lectura de Juan Carlos Mosca en Responsabilidad: otro nombre del sujeto, que Ibbieta tiene como medio de exculpación la ignorancia y el azar, aparentemente todo lo hizo el azar, el destino o las circunstancias, lo importante ahora será como el sujeto se ubique frente a esto que le sucedió, qué hacer con eso que le sucedió, el azar lo confronta a Ibbieta con la situación, pero luego se abre la pregunta por la responsabilidad del sujeto ¿qué habrá tenido que ver Ibbieta con todo eso? ¿Qué posición tomara Ibbieta con lo que le sucedió?. De la misma manera el azar lo enfrenta Michael con el juicio de Hanna pero también con la posibilidad de hacer con eso algo con su propia historia. ¿Hablar con Hanna? ¿Que decirle? Tal vez simplemente escucharla dirá Fariña en su comentario sobre la película. Michael no logra interpelarse en ese sentido, no puede escuchar a Hanna, ella queda entre el amante que le lee y el jurista que quiere absolverla pero sin ser escuchada.

La Responsabilidad subjetiva en Ibbieta y en Hanna: Me parece valido considerar en este punto, ya que, en términos de responsabilidad subjetiva ambos serán responsables de su deseo. En Ibbieta deseo de sobrevivir a cualquier precio, en Hanna deseo de leer y escribir a cualquier precio, deseo que el secreto que la avergüenza no salga a la luz a cualquier precio. Ambos son responsables de ceder frente a su deseo y por ende de la puesta en acto. Ibbieta convirtiéndose en burlador burlado de hecho era altamente improbable que Gris estuviera en el cementerio, pero no imposible, el deseo de Ibbieta de sobrevivir ve la luz. Hanna culpándose de un crimen que no cometió.

El circuito de la responsabilidad en Hanna y en Ibbieta: Por ultimo quisiera considerar el circuito de la responsabilidad que se da en ambos casos estableciendo las diferencias. En un tiempo 1, el personaje lleva adelante una conducta, orientada a un objetivo. Cuando le preguntan por el paradero de Gris, Ibbieta hace broma para burlarse de los falangistas. Sabiendo que Gris está escondido en casa de su primo, les dice “Gris está escondido en el cementerio”. Aquí se da el tiempo de la interpelación el sujeto recibe indicadores que le avisan que algo anduvo mal. Su acción iniciada en el Tiempo 1 fue más allá o más acá de lo esperado. En primer lugar, los falangistas regresan de su búsqueda y para su sorpresa no lo matan. En segundo lugar, en su encuentro con García, éste lo pone al tanto de que esa mañana lo mataron a Gris y nada menos que en el cementerio. Esta noticia conmueve a Ibbieta, que se ve sorprendido en el lugar del burlador burlado ¿Ibbieta es responsable? En cambio Hanna no se interpela, no puede leer su accionar en los crímenes, de lo único que se avergüenza es de su analfabetismo. En Ibbieta se pone en marcha una suerte de conjetura o hipótesis clínica acerca de aquello respecto de lo cual se espera una respuesta de Ibbieta, en Hanna creo que recién 20 años más tarde esos elementos disonantes podrán ob-ligarse frente a la imposibilidad de Michael. Me parece considerable agregar que Ibbieta es responsable de haber hablado, de su deseo de querer vivir. Hanna es responsable de obedecer, der ser parte del engranaje, responsable de su deseo de leer y escribir a cualquier precio. Ambos responsables de deseo inconsciente.

Gatica María Jimena
LU: 325279340



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: