por 

FACULTAD DE PSICOLOGIA
PARCIAL DOMICILIARIO

CATEDRA: FARIÑA
PROFESOR: EDUARSO LASO
COMISION: 7, CURSO DE VERANO, 2010.
SEDE: INDEPENDECIA
ALUMNAS: ANDREA CARREÑO DNI 29192491
DANIELA DECHAMPS 30262806

1- En el comentario sobre el film, el análisis de la responsabilidad subjetiva se centra en Hanna:
Hanna se declara culpable de un crimen que no cometió.¨El único registro de su vergüenza es no saber leer ni escribir y en aras de ese pudor, prefiere agrabar su inculpación”
Indicadores:
*Hanna no comprende porque sus compañeras niegan haber hecho lo que hicieron. Ella no tiene problema en explicar a los jueces que llegó a ser guardia de un campo de concentración, simplemente le ofrecieron un trabajo y lo tomó.
*Explica que no libero a las prisioneras de una iglesia en llamas, porque su tarea consistía en impedir que se escapen.
* Hanna temblando frente a un inocente block de notas prefiere declararse culpable.
Estos indicadores están presentes en el film en las siguientes situaciones:
Minuto 56:
Juez:- Y, hasta ahora, cada una de sus compañeras acusadas, ha negado expresamente ser parte de este proceso. Ahora le preguntaré a usted. ¿Usted fue parte de eso proceso?
Hanna:- Sí
Juez: _ ¿Así que usted ayudaba con la selección?
Hanna:- Sí
Juez:- ¿Lo admite?
Hanna afirma y luego describe el proceso.
Minuto 57:
Juez:- ¿No sé dio cuenta de que estaba mandando esas mujeres a la muerte?
Hanna:- …. Las viejas debían hacer espacio para las nuevas.
Juez:- No estoy seguro de si entiende….
Hanna:- No podíamos mantener a todas, no había espacio.
Juez:- No. Pero a lo que me refiero, déjeme reformularlo. Para hacer espacio elegía mujeres y decía: Tú, tú y tú tienen que regresar para que las maten
Hanna:- Bueno, ¿qué habría hecho usted?
Minuto 69:
Juez:- ¿Por qué no abrió las puertas?
Hanna:- Es obvio. Por obvias razones. No podíamos.
Juez: _ ¿Por qué no podían?
Hanna:- Éramos guardias. Nuestro trabajo era vigilar a las prisioneras. No podíamos dejarlas escapar.
Minuto 71:
La acusan de haber escrito el informe.
Hanna:- ¿De mi letra?
…… No es necesario, yo escribí el informe.
2) A modo de introducción, quisiéramos citar conceptualmente el circuito de la responsabilidad subjetiva;
Este circuito es operado por una lógica de retroacción. ¨La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Luego la culpa ob-liga una respuesta ad hoc a la interpelación, es decir, dado el tiempo 2( el tiempo de la interpelación en el circuito)se funda en su resignificación el tiempo 1 (la acción), facilitando una respuesta, que aunque no es considerada aún tiempo 3( aquel de la responsabilidad subjetiva) responde a la interpelación.
Retroacción
Acción Interpelación

Respuesta

El circuito se pone en marcha cuando Hanna, se ve interpelada subjetivamente, en el momento en que Michael, luego de cuestionarla a cerca de si había pensado en el pasado, ella pregunta si se refiere a lo que vivieron juntos, el dice que no. Entonces ella dice: ¨los muertos, muertos, están. Y yo aprendí a leer¨ Esto genera en Michael la imposibilidad de aproximarse a alguien que participó de un genocidio, sin interrogarse sobre ello. Mediante esa distancia da a leer a ella que para él, es un acto imperdonable.
Hanna que ha superado su analfabetismo, alcanza a leer en Michael, este último pretextos" Hanna al sentirse interpelada responde suicidándose, lo que da cuenta que nunca pudo responsabilizarse subjetivamente de lo sucedido.

3) El elemento azar interviene, en tanto, Michael, presenció el juicio, sin saber, que su amada, Hanna, sería una de las acusadas.
La necesidad, la observamos en la cadena: acción, juicio y condena. Por la acción cometida Hanna, es llamada a juicio, donde se demuestra que es culpable de crímenes de deshumanizad. A causa de esto, es declarada culpable y condenada.

4) Las figuras de culpa que aparecen son la vergüenza por su analfabetismo, prefiere declararse culpable, antes de admitir que no sabe leer ni escribir. También, encontramos como figura de culpa, el suicidio. Ambas aparecen impidiendo el advenimiento del efecto de sujeto.
Con relación a la hipótesis, cuando Hanna es interpelada subjetivamente por Michael, ella resignifica retroactivamente su acción en el tiempo 1, pero el efecto que esto produce como respuesta es el suicidio. Este último, en tanto figura de la culpa, no permite que Hanna se responsabilice subjetivamente de lo sucedido.
Con respecto, a la responsabilidad jurídica Hanna es responsable, por lo tanto culpable.

5) Los elementos comunes son que tanto Ibbieta como Hanna, no se logran responsabilizar subjetivamente de la situación.
En ambos casos se hizo presente el azar.

Articulaciones
En la obra La personalidad autoritaria, Theodor Adorno sostiene que la Shoa fue un producto de una acumulación poco corriente de personalidades con tendencia a obedecer al más fuerte y ejercer una arbitralidad sin escrúpulos hacia el más débil, vemos en Hanna la capacidad de obedecer sin detenerse a pensar en las consecuencias de esas ordenes recibidas. Vemos en ellas o con tantos otros alemanes que ayudaron a matar a personas, que se concentraba en la técnica de ejecución, en el juicio relata como una vez por semana, cada acusada elegía a diez mujeres, para que fueran asesinadas. Hanna es sin lugar a dudas, una obediente eficaz.
De ahí que para Milgran el pluralismo dentro de una sociedad resulte ser la mejor medicina preventiva para evitar que personas normales participen en acciones anormales. Nos podemos preguntar si Hanna sería capaz de comprender el significado de la palabra “pluralismo”, sin saber ni leer ni escribir.
Desde el texto Veinte años son nada indican que la palabra responsable es aquel del que aquel del que se espera respuesta.
En las respuestas de Hanna hallamos respuestas donde vemos que no hay responsabilidad. Encontramos posibles y numerosas respuestas pero la responsabilidad esta ausente. “En cualquier caso, no más que formas desplazadas, en el yo, de la responsabilidad ausente en el sujeto”.
Mas allá de la parte teórica, el nombre del texto, nos hizo reflexionar, por que Hanna y Michael se vuelven a reencontrar luego de unos veinte años, en el comedor de la cárcel, y una vez más esos veinte años, no fueron nada. Hanna creía que Michael seguiría siendo su “chico”… Es como si Hanna se haya congelado en esos veinte años, si bien transcurrieron muchos años, ella con su respuesta no deja dudas, “los muertos, muertos están”.
En el texto de Vinar “Especificidad de la tortura como trauma” cita que fuente segura de un rencor que presumo que, como inscripción psíquica, durara generaciones”, es interesante ver como Michael intenta remediar en nombre de Hanna su accionar, obsequiando a una institución, su dinero. Además le lleva su lata, a la mujer, ambas estuvieron en el campo de concentración, e intentan entender el por que Hanna, hizo lo que hizo.
También al contar la verdad a su hija logar que la nueva generación sepa la verdad, y no se convierta en un oscuro y secreto familiar.
Con relación a la unidad 5.
Hanna es condenada por la justicia, por lo tanto es responsable jurídicamente, entonces debe pagar, es aquí donde aparece la culpa. Es decir, la culpa es la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar. Así opera la lógica de la responsabilidad jurídica, un sujeto ¨joya¨, que posee razón e intención, es responsable, por lo tanto debe cumplir una condena. En cambio, en la responsabilidad subjetiva, es necesaria la presencia de la culpa, para que el sujeto, pueda responsabilizarse por su deseo. Aquí, la culpa se presenta como condición necesaria para el circuito de la responsabilidad subjetiva, pero no la culpa en sentido tradicional, sino la que depende de la interpelación subjetiva. Es esta última la que ¨pone en marcha¨ el circuito. A saber:
La interpelación subjetiva ( tiempo2) produce que la culpa ob-ligue una respuesta ad hoc, resignificando la acción ( tiempo1) , arrojando de esta manera, una respuesta, que en tanto, el sujeto se haga responsable subjetivamente, se nominará tiempo 3, de lo contrario será sólo una respuesta que funcionará a modo de taponamiento.
Cabe aclarar, que se trata de dos campos diferentes de la responsabilidad, uno corresponde a la singularidad de cada sujeto y el otro a la moral, las leyes, es decir, está ubicado del lado de lo particular. A propósito de esto, advierte Freud en La responsabilidad moral por el contenido de los sueños, que si bien el sujeto es responsable por eso que le es ajeno (su deseo), esta responsabilidad no debe trasladarse al campo moral.
Dicen G. Salomone y M. E. Domínguez en El sujeto dividido y la responsabilidad:
¨La responsabilidad subjetiva… surge en esa hiancia en lo simbólico que, en tanto cuerpo de indeterminación, llama al sujeto a responder, produciéndolo. El sujeto… como efecto de la palabra que lo divide. En las formaciones del inconsciente se manifiesta esa división del sujeto, que el yo experimenta como punto de inexistencia. La responsabilidad subjetiva será por aquello que al sujeto le es ajeno.
Esto no sucede con nuestro personaje, Hanna, que en un primer momento, no puede leer su responsabilidad por la muerte de 300 mujeres, y no tiene ningún impedimento en decirle al juez, que tomo un trabajo porque lo ofrecían, que no las dejó salir de la iglesia porque era su función. Y en segundo lugar, cuando se ve interpelada por Michael, después de haber cumplido su condena, se suicida, pero nunca se responsabiliza subjetivamente de lo sucedido.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: