por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos
- CURSO DE VERANO 2010-

Recuperatorio 2da evaluación:
EL LECTOR

- Crovo Luciana: 327130-0
- Comisión: 7

CONSIGNA DE EVALUACIÓN:

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que existe alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. ¿Cuáles son los elementos comunes entre el caso presentado y el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre)?
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

1. En el comentario sobre el film El Lector, titulado: Responder por la vergüenza, los autores ubican dos niveles de responsabilidad:
Por un lado, un primer nivel de responsabilidad sobre Hanna, quien no solo no sabe leer libros, si no, su propia acción respecto de una situación que la implica muy seriamente, de la cual no se hace responsable. Se la acusa de un gran crimen durante la segunda guerra mundial. Hanna ha trabajado para la SS y es interrogada por sus acciones durante un jucio en donde una víctima y su madre la acusan. No solo ella es la que esta siendo juzgada, si no que sus compañeras también lo son. No tiene problemas en reconocer sus acciones ante el juez; desde como llego a ser guardia de un campo de concentración, hasta como dejo morir a un montón de mujeres prisioneras dentro de una iglesia que ardía en llamas. Se justifica con su obediencia y eficiencia hacia la tarea para la que fue reclutada. No observamos registros de vergüenza por los actos cometidos. Pero, cuando se les presenta a las acusadas un manuscrito firmado por todas, quienes no reconocen haberlo firmado o escrito, además la culpan a Hanna de haber sido la autora del mismo y es a ella a quien le solicitan una prueba de escritura. Es entonces, cuando Hanna se avergüenza por ser analfabeta y en favor de ello, prefiere empeorar su inculpación. Acá obtenemos un primer registro de vergüenza, que aparece desplazado al analfabetismo pero que oculta algo que Hanna no sabe que sabe.
Para Michael, es a partir de allí desde donde no puede acercarse a ella. No puede perdonarle, aun años después, los actos cometidos durante la segunda guerra mundial. Aún cuando se vuelven a encontrar, él le cuestiona a ella si ha podido pensar en el pasado, refiriéndose a sus actos, y no a su pasado amoroso (como Hanna interpreta). A eso contesta que los muertos están muertos y que en la cárcel aprendió a leer. Michael no puede acercarse a una persona que participó de un genocidio sin haberse cuestionado sobre ello. Hanna quien ha superado su analfabetismo, ahora puede leer en Michael su distanciamiento. Retornan a ellos las consecuencias de sus actos.
Un segundo nivel de responsabilidad, lo ubican sobre Michael. El había tenido un affaire con Hanna durante su juventud, pero nunca más la había vuelto a ver. Hasta que un día, asistiendo como alumno observador a un juicio, una de las acusadas, es Hanna. El no puede perdonar los actos cometidos por Hanna por lo cual no puede acercarse. Cuando ella es expuesta a su analfabetismo que decide no develar y se declara culpable, Michael se da cuenta de ello y se enfrenta a la decisión de decir o no la información que guarda. El podía intervenir, influir en la decisión final. Michael se pregunta que debe hacer, si hablar con Hanna y contarle que descubrió la mentira de su vida, o no. ¿Para que la va a obligar a reducir su condena de salir antes, si no es capaz de ofrecerle una alternativa a futuro? Michael no puede perdonar a Hanna por lo que hizo, es por ello que nunca logra hablar con ella, siempre escapa de estas oportunidades, desde la primera cita en la cárcel, de la cual escapa, hasta cuando la despide, cerca del final.
La hipótesis clínica la voy a ubicar sobre Hanna. Hallo en ella un deseo homosexual inconsciente, del cual no se hace responsable. Aparece como síntoma la vergüenza desplazada a la trivialidad de su analfabetismo. Como figura de la culpa, el suicidio. Un indicador de esta hipótesis es claro en una de las escenas de la película: Cuando en su juventud, Michael, le está leyendo un fragmento del cuento denominado Lady Chatterley’s Lover; fragmento en el cual se describe a la protagonista siendo penetrada por su amante y como se siente por ello. Hanna lo para a Michael en su lectura, le dice que debería sentirse avergonzado, y luego le ordena continuar. Ella se siente excitada por el relato que esta escuchando, tras la represión de su deseo inconsciente, proyecta su vergüenza en Michael.
Otro de los indicadores que observamos, es cuando una de las víctimas que acusa a Hanna por los actos cometidos dentro del campo de concentración, declara que ésta última tenía “preferidas”. Se llevaba jovencitas para que le leyeran cuentos, las bañaba, las cuidaba y luego eran ellas a quienes elegía al momento de seleccionar a las que iban a ser asesinadas. Vemos también la culpa proyectada en las victimas que “debían” ser sacrificadas. Proyecta la culpa que le genera la deuda pendiente con su deseo, sobre las jóvenes a quienes hace testigos de éste.
Por ultimo, el suicidio de Hanna cuando finalmente puede leer sus actos. Es una de las figuras de la culpa, con las cuales no puede continuar su vida. Por eso decide sacrificarse.

2. El circuito de responsabilidad y el tema de la responsabilidad subjetiva lo voy a desplegar sobre el personaje de Hanna. Llamaremos responsabilidad subjetiva a aquella que se configura a partir de la noción del sujeto inconsciente; sujeto no autónomo, que por definición, no es dueño de su voluntad o intención. En términos de Freud, es en relación a aquel propósito inconsciente que, amenamente a la voluntad del yo, propició la acción.
Hanna, es empleada de la línea de tranvías de Siemens. Lleva una vida normal en Alemania y luego de ayudar a un joven llamado Michael en la calle, comienza un affaire con éste. Durante los primeros encuentros Hanna le pide al joven que le lea las cosas que aprende en la escuela. Así los encuentros diarios, se ven sumidos a la lectura y la pasión. Luego de una oferta que recibe para ser ascendida en su trabajo, Hanna desaparece del pueblo, y no se vuelven a ver.
En términos de responsabilidad subjetiva podemos hablar de un circuito de responsabilidad. Ubicamos un 1er tiempo, en donde el sujeto realiza una acción determinada, en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se haya inmerso, y que se agota en los fines para los que fue realizada. Esta acción se ve confrontada en un tiempo 2 con algún indicador que le enseña un exceso en lo acontecido. En este tiempo las certidumbres del yo caen posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición del sujeto al comienzo de la situación: ¿Qué dice? ¿Qué dije?. Entre el tiempo 1 y 2 podemos ubicar a la denominada hipótesis clínica, que sitúa la naturaleza de esa ligadura. Si en el tiempo 2 el sujeto se ve interpelado por ciertos elementos disonantes o inconsistentes, la hipótesis clínica será la encargada de explicar el movimiento que supone “que el tiempo 2 se sobreimprima al tiempo 1 resignificándolo”. Finalmente, será necesario de un tiempo 3. Éste no se basa en una mera respuesta ante la interpelación, el tiempo 3 es el tiempo de la responsabilidad subjetiva, hay un acto, una toma de posición por parte del sujeto. Decimos que el circuito hace cortocircuito. Hay un quiebre del universo particular que sostenía al sujeto y guiaba sus acciones, el plano de la existencia yoica se ve atravesada por el plano del deseo. Deseo inconsciente, indomesticable, no reconocido, deseo que no se deja atrapar por significantes. Deseo que está “entre significantes”.

En la película El Lector, señalo:
-  Un tiempo 1, en el cual Hanna decide no aceptar su propuesta de ascenso en Siemens, e ir a reclutarse en la SS, para brindarle sus servicios la misma en un campo de concentración. Allí, Hanna elige a jovencitas prisioneras, les aplica cuidados por demás, y las hace leerle cuentos. Luego las selecciona para ser asesinadas, junto con sus compañeras y coautoras de los asesinatos.
Entre los tiempos es cuando Hanna está juzgada en un juicio, sobre los actos cometidos durante su labor en el campo de concentración. Sobre la selección de estas jóvenes para ser asesinadas, y sobre la no liberación de las prisioneras de una iglesia, cuando esta había sido bombardeada y se encontraba en llamas. Allí, luego de justificarse, es cuando decide agravar su sentencia por ocultar su vergüenza ante su analfabetismo. Vergüenza que en realidad esta desplazada desde su deseo inconsciente. Es un síntoma.
- Un tiempo dos, muchos años mas tarde, Cuando Hanna es visitada por Michael en la cárcel, y éste le pregunta si ha recordado el pasado. Ella cree que él se refiere al pasado amoroso. Pero Michael se refiere a los actos que la han llevado a estar durante tantos años encerrada. Es allí, cuando Hanna ha finalmente superado su analfabetismo y alcanza a leer en Michael su distancia. Esta imposibilidad que tiene Michael de acercarse a ella por no poder perdonarla, es la manera en la que retornan a ella los efectos de su acto. Es interpelada por Michael, por las acciones que cometió años atrás, con estas jóvenes, en el campo de concentración.
Nuestro personaje en el tiempo 2 se ve interpelado por las acciones que cometió en el tiempo 1. ¿Porque Hanna hizo lo que hizo, porque seleccionó a esas jovencitas para ser asesinadas si sabia lo que les iba a ocurrir? ¿Porque no abrió las puertas de la iglesia en llamas con las prisioneras adentro? El sujeto es interpelado y ésta obligado a responder a esa interpelación. Debe tomar una decisión. Esta decisión la desarrollo en el punto 4.

3. En determinadas situaciones, podemos ubicar sucesos que acontecen por necesidad o por azar. En cuanto a la necesidad, referimos a la lógica de lo que sucede necesariamente. A determinada causa, determinado efecto. Una lógica de determinismo, por ejemplo, la ley de gravedad, la muerte, el funcionamiento de una maquina. El azar, de manera contraria, rompe con esta lógica de la causa y efecto, sorprende, abre el sin sentido.
Dentro de las situaciones trabajadas podemos encontrar como elementos de necesidad:
-  El juicio y la sentencia que se le aplica a la Hanna, por ser acusada y reconocerse responsable por un acto (que no cometió) delante del juez.
Y en cuanto a los elementos de azar:
- La presencia de Michael de observador en el juicio. Si bien Hanna nunca se entera de su presencia allí, el azar es el que lo ubica a Michael en una posición en la cual puede hacer algo con su vida. Hablarle o no a Hanna? ¿Decirle que ha descubierto su secreto, o callarlo para siempre?

4. Hanna, en este caso, ya capaz de leer sus actos a través de la distancia de Michael, decide suicidarse. El suicidio es una de las figuras de la culpa. Hanna no puede continuar con su vida con la culpa que le genera la acción de los actos cometidos, ahora que es capaz de leerlos. Es por ello que se suicida en la cárcel, antes de que Michael fuera a recogerla.
Oscar de Amore, en su texto “Responsabilidad subjetiva y culpa”, afirma que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. La culpa obliga a una respuesta “ad-hoc” a la interpelación. La respuesta a la interpelación, aun no es considerada tiempo 3, el de la responsabilidad subjetiva. La culpa hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder. La culpa es considerada el reverso de la responsabilidad subjetiva, con la culpa hay algo de la responsabilidad que está pendiente. Opera la culpa cuando el sujeto no puedo hacerse cargo de cierta responsabilidad. En Hanna, hay entonces cierta responsabilidad pendiente. Hay un deseo con el cual no puede comprometerse. Aquí ubicamos la hipótesis clínica del personaje explícita en el punto 1, con los indicadores allí mencionados.
En relación al marco jurídico, encontramos sujetos que no tienen la posibilidad de responder por los actos que cometen: el niño, el loco, el embargado por la emoción violenta, el intoxicado, etc. Estas figuras no disponen de su cuerpo para responder, no les es dado el derecho a responder. Son sujetos inimputables de culpa, por lo cual no son responsables. Todos estos sujetos que nombramos no constan de “razón”. El niño porque no la ha adquirido, el loco porque la perdió, y los embargados en la emoción porque la perdieron en la acción. Por ello todos ellos quedan excluidos de la responsabilidad jurídica. Otro de los elementos que se tienen en cuenta para esta responsabilidad es la intención. Aquel que comete un acto con intención esta obligado a responder. La intención compromete.
En el caso que nos acomete, Hanna es totalmente imputable. Ella no solo está en condiciones de responder por los actos que ha llevado a cabo, si no que también reconoce la intención que tuvo al cometer estos actos. Justifica sus actos mediante la obediencia que expone, al mismo tiempo que le expresa al juez, que las chicas debían ser sacrificadas, porque no había más lugar en el campo de concentración para ellas, por lo cual nuevas entraban y viejas prisioneras debían irse. También expone su intención de no librar a las prisioneras de la iglesia en llamas, ya que su labor era tenerlas cautivas por lo cual liberarlas, no solo hubiera sido un caos, si no que tampoco hubiera estado cumpliendo con su tarea. Hanna es culpable de los delitos de los que se la acusa.

5. Entre el caso presentado y el de Ibbieta, “El Muro” vamos a ubicar diferentes elementos en ambos encontrados:
- Por un lado, está el determinismo de la muerte (en el cuento) y del juicio y la sentencia que se le aplican a Hanna en la película. Al mismo tiempo tiene lugar el azar, en ambos. En el cuento me refiero a la respuesta en el cementerio y el lugar a donde se había escondido Gris; en El Lector, refiero a que Michael sea un espectador del proceso por el cual esta siendo juzgada Hanna y en tenga la posibilidad de intervenir, de influir en la decisión final.
En el cuento, Ibbieta puede ser inculpado por la muerte de Gris, ya que el conocía su paradero y mintió: dijo que él estaba en el cementerio, para jugarle una broma a los falangistas. Mentira que resulto ser verdad. Gris finalmente estaba en el cementerio, los falangistas lo encontraron y lo mataron. ¿Es responsable Ibbieta por esta muerte? La coincidencia fue azaroza.
En cambio, en cuanto a la película, aunque tengan lugar el azar y la necesidad, sí podemos atribuirle responsabilidad a Hanna, por la cual debe responder, por la que debe hacerse cargo. Ella es responsable de los actos genocidas que cometió.

Bibliografía:
- Mosca, J.C. (1998): “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
- Salomone, G.Z.: “El sujeto dividido y la responsabilidad”. En La transmisión de la Ética. Clínica y Deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- D´Amore, O: “Responsabilidad y culpa”. En La transmisión de la Ética. Clínica y Deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Domínguez, M.E.: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”. En La transmisión de la Ética. Clínica y Deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Sartre, Jean Paul: “El muro”.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: