por 

Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

“Psicología, ética y derechos humanos” Cat I

Segundo parcial domiciliario

Materia: Soledad Perez Michielli
Comision: 18
Alumnas: Julieta Allan
Mariana Méndez
Fecha: 18 de noviembre de 2009

2º Cuatrimestre 2009
CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

El LECTOR
La situación a analizar fue obtenida de un film, llamado EL LECTOR, del director Stephen Daldry, estrenado en el año 2009.

La película trata sobre la relación sentimental de una mujer, Hanna, de unos 35 años aproximadamente, con un joven, Michael, que esta cursando el colegio secundario. Durante esta relación, Hanna disfruta intensamente de que Michael le lea las diferentes obras que estudia en el colegio. Sin embargo en determinado momento, ella desaparece inesperadamente.
Al cabo de algunos años, Michael estudiando Abogacía, presencia un proceso judicial, en el que Hanna es una de las acusadas por colaborar en los campos de concentración nazi. Se la acusa de dicha colaboración, y específicamente de ser quien da la orden, por escrito, del homicidio de un grupo de mujeres, que fueron encerradas e incendiadas dentro de una iglesia. Ella asume haber sido una de las que seleccionaba a las mujeres que serían victimas del homicidio , y cuando se la culpa de haber sido la que realiza el escrito, lo asume a costa de no revelar su cruda verdad: Ser analfabeta. Por este hecho, se resuelve condenarla a cadena perpetua.
Durante el transcurso de esta condena Hanna recibe grabaciones de Michael, de los libros que leían juntos, lo que luego de un arduo trabajo personal la lleva a aprender a leer y escribir.
Luego de muchos años se resuelve dejarla en libertad. Es Michael quien va a buscarla para darle un hogar y trabajo pero llegado el día de abandonar la cárcel, Hanna decide terminar con su vida, dejando por escrito una especie de testamento, en el que se despedía de Michael, pidiéndole que le entregue todos sus ahorros a la hija de una de las sobrevivientes del atentado.

DESARRO LLO
En el presente trabajo, nos proponemos abordar el tema de la responsabilidad subjetiva. Para dicho abordaje nos referiremos a una singularidad en situación. En nuestro caso, analizaremos a la protagonista del film seleccionado, llamada Hanna.
Recorreremos el circuito de la responsabilidad, estando el mismo compuesto por tres tiempos. Un primer tiempo, el tiempo de la acción que es llevada adelante y se agota al alcanzar su fin. Luego, un tiempo dos, tiempo de la interpelación, donde algo de la acción es cuestionada. Por último, un tiempo tres, tiempo de la responsabilidad subjetiva del acto.

Con respecto a la responsabilidad, se considera responsable a aquel de quien se espera una respuesta. Esta es la función de la interpelación: un llamado a que alguien responda. Dicha interpelación es fundante del sujeto de la palabra, un sujeto de la responsabilidad al cual se lo invita a implicarse con su acto, y la que pone en marcha el circuito de la responsabilidad.
En nuestro caso, podemos pensar la colaboración de Hanna en los campos de concentración como un acto (tiempo 1), que en un tiempo 2 se verá confrontado por la acusación de los jueces, donde ella es destinataria de una interpelación, a la cual se ve obligada a responder. “Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” . De esta manera, es en el juicio, a través de las preguntas de los jueces, y de las acusaciones de sus compañeras (exteriormente) que la protagonista se ve interpelada sobre su acto, y frente a eso ella esta obligada a responder. Esto se comprueba al final del film cuando ella comenta que en el único momento que pensó en su implicación en los campos de concentración fue cuando comenzó el proceso judicial.
Por lo tanto, nos encontramos con dos tiempos, siendo:
T1= colaboración en los campos de concentración
T2= Proceso judicial

La hipótesis clínica, es la lectura que hacemos de la posición subjetiva de un sujeto, en este caso Hanna. A través de la misma intentamos respondernos acerca de cual es la posición de Hanna en el tiempo 1, y sobre qué tendría que responder. “El tiempo dos se sobre imprime al tiempo uno resignificándolo” , es decir que es a través de la hipótesis clínica que el tiempo 1 se ve resignificado por el tiempo 2, retrocediendo en el circuito de la responsabilidad. Hipótesis que responde a cuál es la posición del sujeto en relación a su deseo, deseo insatisfecho por estructura; y sobre qué tiene que responder el sujeto.
En nuestro caso creemos que sobre lo que se tiene que responder la protagonista, es sobre su participación en los campos de concentración.

Por otro lado, en cuanto a la posición de Hanna en relación a su deseo, podríamos relacionarlo con su analfabetismo, el cual la ubica en el lugar de falta frente al otro. La protagonista en el campo de concentración, suele elegir como victimas a mujeres muy jóvenes, enfermas, desprotegidas, a las que previamente les solicita que le lean. Esta elección, no pareciera ser arbitraria, ya que además de que la misma se repite en su relación con Michael, ésta nos podría indicar que Hanna al posicionarse frente al otro, para ella “en falta” (enfermos, jóvenes, ect) ¿eliminaría su falta?
Otra cuestión que podemos pensar es que ella mata lo que “no es”, es decir, joven y alfabeta, lo que nos podría estar marcando la posibilidad de un deseo de serlo. Esta situación la revierte al final de la película cuando aprende a leer y escribir pero decide matarse y entregar su dinero, el que le sería entregado a una mujer sobreviviente, “viva” y que además ahora poseyente de su dinero. Una vez más, ¿es al otro es a quien no le falta?

Volviendo al circuito de la responsabilidad, como mencionamos anteriormente, éste solo es posibilitado por la interpelación pero ahora vamos a agregar que además es posibilitado por el surgimiento de la culpa; la culpa que depende de la interpelación subjetiva, es decir a un proceso simbólico, que ob-liga a una respuesta. Es la culpa la que “hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder” . Es decir, que sin la misma no habría pregunta sobre la acción, ni se retrocedería al tiempo 1.
En nuestra protagonista pudimos inferir la culpa en el momento del juicio cuando se angustia, frente a las acusaciones de los demás. Si bien allí, no va a modificar su posición, lo hará al final de la película cuando decide suicidarse y entregar sus ahorros a la hija de una de las sobrevivientes.
Esto nos lleva a pensar en un tiempo 3 en el circuito de la responsabilidad, tiempo que indica un efecto sujeto que surge como respuesta a la interpelación. En este tiempo, se diluye la culpa y se produce una respuesta que nosotras la encontramos en el hecho de suicidarse y de entregar sus ahorros. También podríamos pensar como un cambio de posición, el hecho de aprender a leer y a escribir dentro de la cárcel, hecho que nunca se había propuesto anteriormente, y que se relaciona con la posición de ella frente al deseo.

Por último, al hablar de responsabilidad subjetiva no podemos dejar de nombrar que la misma se instala en la grita entre la necesidad y el azar, dos categorías. En cuanto al azar nos referimos lo contingente, al accidente, a hechos que escapan a la voluntad humana; mientras que la necesidad refiere a lo inexorable, lo inflexible y forzoso, es decir, hechos que también escapan a la intervención del sujeto pero que va a ocurrir indefectiblemente.
Respecto a esto último podríamos pensar que la necesidad juega un papel importante en el hecho por el cual se la acusa ya que si Hanna no hubiera sido quien da la orden, ¿no lo hubiera hecho otra persona?, en otras palabras, ¿lo sucedido no ocurriría indefectiblemente más allá de la intervención o no de Hanna?.
Hecho un recorrido por el circuito de la responsabilidad, concluimos que Hanna, frente a un tiempo 2, resignifica un tiempo 1, y termina por ubicarse en un tiempo 3 junto a un cambio de posición, donde se da la responsabilidad subjetiva que a ella atribuimos.

BIBILIOGRAFÍA

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: