Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El maestro de música >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología
Segundo Cuatrimestre 2010
Psicología, ética y DDHH

Prof. Tit. Reg. Juan Jorge Fariña

Segunda evaluación
“El Maestro de Música”
A.T.P.: Lic. Marcela Brunetti
Co-ayudante: Levato, Florencia

Comisión de trabajos prácticos no 14
(Lunes de 16:15 a 17:45 hs.)

Integrantes del equipo
Illescas, María Gimena L.U.: 30.500.706/0
illescasmaria@yahoo.com.ar

ANÁLISIS DE LA PELICULA

El análisis que se propone este trabajo recaerá sobre el Jean, uno de los personajes de la pelicula. Teniendo en cuenta los tres tiempos lógicos que organizan la situación podría pensarse el Primer Tiempo en el cual es “donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que se supone que se agota en los fines para los que fue realizado” en la película se podría observar cuando Joachim (el maestro) se lo cruza a Jean en la plaza cuando él esta cantando y luego que este último cometiera un robo a una persona que estaba por allí Joachim lo salva cuando lo alcanza con el carruaje. Este tiempo implica que el sujeto lleva adelante una acción con un objetivo determinado y cree que al alcanzar dicho objetivo concluye la acción. Es una acción sostenida desde la conciencia y, en este caso, desde su deber. En el caso de Jean esta acción de robar es sostenida conscientemente por el sujeto para alcanzar su objetivo que en este caso sería llevarse aquello que quería cometiendo un acto que rompe con la moral compartida de que el acto de robar no esta bien, esto se podría ubicar en lo particular que se refiere a toda aquella posición respecto de una norma jurídica en este caso con respecto al robo como acto delictivo y hay una toma de decisión respecto de una norma.
En este punto, destacamos los elementos de azar y necesidad actuantes en la situación Por azar se entiende a lo que se encuentra relacionado con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo incalculable, algo completamente ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad de Joachim y, por lo tanto, algo de lo que no se lo puede hacer responsable.
Es azaroso que en ese mismo momento en el cual Jean roba se encuentre el Maestro en la plaza y unos minutos antes lo haya visto cantar en la calle.
En cambio, por necesidad se entiende aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo inexorable, lo inflexible. Hallamos los indicadores que refieren a este punto en que alguien lo ve robar y frente a esto el Otro que se encarna en el discurso jurídico sanciona el robo. Si bien la lógica de este Otro es inexorable, eso no implica a Jean desresponsabilizarlo por su posición frente a esto.
Así es que es en esta acción (y no acto) en donde el sujeto es alcanzado por la responsabilidad sin conciencia de serlo, su registro imaginario se detendrá antes, es aquí donde emerge la culpa como reverso de la responsabilidad. “Cuando la responsabilidad del sujeto se halle ausente, aparecerá, como sustituto, como contraparte, el sentimiento de culpa. Los sentimientos atormentadores, el remordimiento (…) serán algunas de sus figuras. En cualquier caso, no más desplazadas – en el yo – de la responsabilidad ausente en el sujeto.”
De acuerdo a D´Amore La respuesta culpógena se expresa en una pura culpa anclada en el “yo soy culpable”. Otras vertientes de la culpabilidad son la negación, la proyección y las formaciones sintomáticas asociadas al sentimiento inconsciente de culpa.
En el momento en que Jean y Sophie (alumna) van a concursar ella quiere retirarse y no seguir, frente a esta decisión Jean le dice q va a pensar un plan para poder ganar, lo cual se podría deducir que en este “pensar un plan para ganar” el personaje esta queriendo poder cerrar algo de esa culpa o esa deuda que siente con su Maestro el cual lo salvó en ese momento del robo , si bien no hay una reacción sintomática por parte del sujeto se podría hipotetizar que en ese mismo acto de “pensar para poder ganar” el sujeto siente la necesidad de poder salvar algo de esa deuda que siente frente al Otro simbólicamente.
En esta última escena comentada anteriormente se podría ubicar Ubicamos en este punto al segundo tiempo del circuito de la responsabilidad, ya que en ella con esto de ganar el concurso se podría cerrar para Jean algo de la deuda con el Padre (el maestro) para poder cerrar algo del duelo para el Padre. Este segundo tiempo implica una interpelación al sujeto por aquello que, vivido como ajeno, le pertenece y perturba su intención conciente, confrontándolo a un punto sin sentido.
Este segundo tiempo está caracterizado por los indicios de que algo de lo que estuvo haciendo el sujeto resulta disonante. En este tiempo, el de la interpelación, es en donde el universo particular sostenido se resquebraja, provocando la aparición de una pregunta (en este caso la deuda que siente con respecto al maestro por el acto del primer tiempo) en relación a la posición del sujeto que daría lugar al acto.
En el segundo tiempo hay indicadores que señalan un exceso que permiten que el sujeto se interpele acerca de su posición, en este punto ya hemos tratado anteriormente la cuestión de las figuras de la culpa. En palabras de D´Amore: “El tiempo uno es un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder”. La aparición de la culpa es lo que permite que el circuito funcione.
Como sostiene Oscar D´Amore, “...No hay Responsabilidad subjetiva sin culpa” .
En cuanto al tercer y último tiempo lógico del circuito de la responsabilidad, lo situamos cuando en el momento de finalizar el concurso se acerca a Jean el que era contrincante años atrás de Joachim cuando se dedicaba a cantar y le pone una mano en el hombro y le dice “haremos grandes cosas” y frente a esta propuesta el personaje puede tomar dos decisiones o aceptar que implicaría para el sujeto hacer una salida exogámica, hacer carrera y en el cual su recorrido sería como sujeto deseante y en esta posición se realizaría en Jean un duelo Simbólico ya que podría ir mas allá del Padre del duelo y se podría resignificar , es decir implica un cambio de posición por parte de Jean y el tercer tiempo se desarrollaría normalmente. Y otro camino podría haber sido rechazar esa proposición del contrincante y como consecuencia no habría tercer momento lógico ya qeue su recorrido fue culposo con respecto al acto del robo del cual el maestro lo salvó en un primer momento. Desde el rechazo se produciría en vez de un duelo Simbólico un duelo Real .
Este tercer momento Implica “una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un sujeto “
En el tercer tiempo de la responsabilidad, hay una verificación de la “responsabilidad subjetiva“, es el tiempo del acto.
El sujeto del Tiempo 3 no es el mismo que el del Tiempo 1, se produce un sujeto de deseo Inconsciente. Aquí el Sujeto se hace responsable de su deseo y por fin toma las riendas de su existencia. Hay un cambio de posición subjetiva en relación al goce.
Su goce se edifica en ser objeto que cubra la falta en el Otro, y se ejerce en querer ser un gran cantor y poder hacer carrera con aquello que le enseño su maestro. El goce se halla en seguir aquello que tanto amaba ese Padre (el maestro) al convocarlo como alumno para transmitirle su enseñanza. El Maestro quiere ser maestro no salvador, verlo como salvador es verlo desde la moral, implica verlo como figura de la culpa. Ese acto singular, soportado en ese deseo de ser maestro, viene a quebrar ese universo de sentido porque el lo levanta con su carruaje cuando lo siguen porque quiere ser maestro no porque quiera salvarlo. El universal que soporta este acto singular del maestro, soporta lo universal del deseo que es la condición humana misma. La ética como horizonte en quiebra se puede ver en este deseo de querer ser maestro, que implica una responsabilidad subjetiva, fuera de lo particular y es algo singular ese deseo de ser maestro.

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA

• D´Amore, O.: (2006) “Responsabilidad subjetiva y culpa”, en “La transmisión de la ética. Clínica y deontología.” Vol. I, Letra Viva, Buenos Aires.
• Domínguez, M. E.: (2006) “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”, en “La transmisión de la ética clínica y deontología”, Letra Viva, Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. J.: “Responsabilidad: entre necesidad y azar”
• Michel Fariña, J. J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3, Buenos Aires.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: