por 

FACULTAD DE PSICOLOGIA U.B.A.

ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
CÁTEDRA: FARIÑA.
DOCENTE: LIC. SURE DORA.

COMISIÓN: 24 – SEGUNDO CUATRIMESTRE 2010.
CONSIGNA DE EVALUACIÓN
1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

Decidimos empezar realizando un breve resumen de la película que nos tocó: “El Método”. Para luego comenzar a analizarla según las consignas pautadas para la evaluación.
Madrid. Manifestación de miles de personas. Fuerzas de seguridad antidisturbios en las calles. Siete aspirantes a un alto puesto ejecutivo se presentan a una prueba de selección de personal para una empresa multinacional. Tras un laberinto de formularios, acreditaciones y demás burocracia empresarial, los siete participantes se encuentran juntos en una fría sala a la que los ha conducido una secretaria, esperando el comienzo del proceso de selección. Tras presentarse con recelo los unos a los otros, se preguntarán si están siendo observados por cámaras o por qué la Compañía ha infiltrado un psicólogo entre ellos que ya los está examinando. A partir de ese momento, los siete aspirantes al puesto serán sometidos a una serie de pruebas psicológicas con las que se pretende deducir cuál de ellos posee el perfil que mejor encaja con los requisitos del voraz mundo empresarial. A lo largo de un día, los aspirantes pasarán de las bromas y el juego inocente a las agitadas discusiones y las supuestas hipótesis y situaciones, donde se pondrá a prueba la personalidad de cada uno y la manera en que se relacionan con los demás. En este claustrofóbico clima de máxima desconfianza y absoluta falta de escrúpulos, se crearán alianzas, se producirán disputas, se revelarán secretos, se destaparán pasados. Y así, poco a poco, se irán eliminando participantes en lo que pasará a ser una mera y fría lucha por la supervivencia.
Antes de comenzar con el desarrollo, consideramos pertinente aclarar que todos los personajes atraviesan con distintas respuestas los tiempos lógicos de la interpelación subjetiva. Puesto que El Método utilizado para la selección de personal los enfrenta con sus miedos, falencias, angustias y culpas para ver cómo responden ante una situación extrema ficcional. Es decir, “el topo” conoce sus puntos débiles y los enfrenta con ellos. Pero no debemos perder de vista que los aspirantes acceden a someterse a esas pruebas con la advertencia inicial de la secretaria, en la que les comunica que pueden retirarse cuando así lo deseen. Accediendo sin cuestionar la naturaleza del Método Gronholm, podemos decir que se instrumentalizan a la empresa, pues la responsabilidad no puede considerarse como siendo sólo de los dirigentes .
De los siete participantes hemos decidido centrarnos en la historia de Nieves. Una mujer de aproximadamente treinta años, exitosa en el mundo empresarial. En las primeras imágenes de la película observamos como Nieves se levanta a la mañana y frente al espejo comienza a maquillarse y peinarse generando su “máscara”, mostrándose como mujer avasallante, fatal y seductora.
Ya en su presentación ante los demás participantes dice: “Quiero probar cosas nuevas antes de que se me haga demasiado tarde”, de esta manera, ubicamos que el paso del tiempo para ella es un obstáculo, este es un tema que se va a presentar en la película de distintas maneras, repetidas veces.
A lo largo de la trama insisten los “tiempos biológicos de la mujer”. Podemos pesquisar en Nieves el deseo de ser madre, a tal punto que en una de las pruebas se ofrece, como ella dice:”para ser la madre de vuestros hijos”, mientras se quita el saco sensualmente.
La responsabilidad del sujeto se instala en la grieta de la necesidad y el azar. Así introducimos la temática del azar, que podemos ubicar, en primer lugar, en la entrada de Carlos a la sala. Personaje con el que Nieves había mantenido una relación sentimental intensa pero fugaz tres años atrás. En segundo lugar, el traslado de ambos personajes desde Barcelona hacia Madrid por distintos motivos que los llevan al encuentro. En esta escena se puede percibir el asombro de ambos al verse y encontrarse fortuitamente en una entrevista de trabajo. Luego mantienen una breve conversación que creemos muy importante para terminar de caracterizar al personaje, que es la siguiente:
Nieves: Es una pena que nos hayamos encontrado aquí, ¿no?
Carlos: ¿Por?
Nieves: Porque no me va a quedar más remedio que ganarte.
Aquí se revela las dos caras que mantiene el personaje de Nieves. Por un lado, se encuentra emocionada y nostálgica por el encuentro; pero por otro, no abandona su actitud de mujer frívola, competitiva e inalcanzable, la cual monta todas sus mañanas a un alto precio: darle la espalda a su deseo, no darle espacio a la falta. Con este comportamiento se queda sola, pero busca llenar ese espacio con relaciones ocasionales. Como podemos ver, luego de una nostálgica y conmovedora charla con Carlos, concreta un encuentro sexual en el baño con Fernando “el macho ibérico”, que paradójicamente le causa rechazo a lo largo de todo el film. Lo destacable de dicho encuentro es que ella alcanza el goce máximo y luego se va, dejando a Fernando insatisfecho. Una vez más, vemos como Nieves no tiene en cuenta al otro como altero.
Para finalizar con el azar, debemos ubicarnos en los últimos minutos de la película, Carlos y Nieves reciben distintos objetivos para pelear por el puesto y así ganárselo. Estas dos consignas, marcan una tendencia en la decisión que luego tomará Nieves.
Para trabajar la temática de la necesidad, es necesario ubicar el contexto socio-histórico, puesto que España estaba atravesando una crisis económica, de lo que deducimos que todos los personajes estaban en busca de un mejor trabajo. Ubicamos específicamente a la necesidad en la fecha, hora y lugar de la entrevista. Podemos decir que “el destino”, forzoso, inexorable, exacto y fatal, llevó a Nieves a esa entrevista. Se puede hablar de necesidad también en la escena en la que Nieves y Carlos quedan como únicos aspirantes al puesto.
Luego de la presentación del personaje seleccionado para el análisis y de la situación, creemos oportuno plantear los tres tiempos lógicos del circuito de responsabilidad:
- Tiempo 1: Nieves concurre a la entrevista, la cuál supone se agotará con la participación en la misma. En este tiempo también debemos ubicar la personalidad de Nieves que ya hemos descrito anteriormente, puesto que es la forma de exteriorizar su culpa, ante la imposibilidad de hacerse cargo de su falta, de su deseo.
- Tiempo 2: A partir de las grietas entre la necesidad y el azar es que surge la responsabilidad del sujeto, en este caso Nieves, sufre un resquebrajamiento de la escena desde el primer encuentro con Carlos, hasta el final de la película donde podemos ver concretamente la interpelación.
Esta situación se desarrolla ante una prueba en la que estos dos personajes, los últimos para acceder al puesto, deben manipular al adversario. En el caso de Nieves su objetivo a cumplir es que él abandone la prueba, a diferencia del de Carlos que es derrumbar a Nieves. Carlos comienza a rodear el deseo de Nieves, preguntándole reiteradamente si hubiese tenido un hijo con él. Nieves constantemente le responde que no quiere hablar del tema, huyendo una vez más. Hasta que le propone a Carlos abandonar la prueba juntos, en un primer momento como estrategia para cumplir con su objetivo. Pero en un segundo momento, se encuentra en una encrucijada entre la responsabilidad y la culpa, debe tomar una decisión. Es decir, darle lugar a su deseo, permitirse querer y ser querida, o quedarse con el puesto y seguir con su fachada. Esto se manifiesta en el último tramo de la película, cuando Carlos queda fuera de la sala y ella sosteniendo la puerta. Aquí se presenta el sujeto en acto , la interpelación misma ante la duda de cerrar la puerta y ser la ganadora o irse acompañada. Carlos no es ingenuo a esta vacilación y nos sugiere un giro inesperado.
- Tiempo 3: este tiempo nunca nos devuelve al mismo sujeto que el Tiempo 1, ya que una vez que se toma conocimiento acerca de una situación es necesario tomar una decisión. Como dice Jorge Alemán: “la elección se hace sin garantías” , Nieves toma la decisión en soledad.
Finalmente elige irse con Carlos, dejar su “máscara” de lado, dar lugar a su deseo, mostrar su fragilidad, su falta. Pero Carlos continúa con su objetivo y Nieves en la última escena, ya fuera del ascensor, le dice: “Todavía estás a tiempo, el puesto aún puede ser tuyo ¿Tengo que hacer algo para que lo consigas?”, no consigue respuesta, Carlos se muestra totalmente indiferente. Aquí se ve el cambio que se produce en el sujeto. Ya no es la misma mujer que describimos anteriormente, ahora se muestra atravesada por la angustia como consecuencia de su decisión.
Podemos establecer entre las primeras escenas de la ciudad y la última escena una analogía respecto de los cambios producidos en Nieves como consecuencia de sus actos.
Al comienzo podemos ver Madrid totalmente movilizada, convulsionada, llena de gente que avanza para expresarse en contra de medidas tomadas por el Banco Mundial, al grito de “¡el pueblo unido jamás será vencido!”. Paralelamente, Nieves se presenta en la entrevista laboral como una mujer completa, fuerte, sin faltas, dispuesta a todo. Al finalizar la película, vemos una ciudad devastada, arrasada, derrumbada, y un primer plano a un afiche, ya roto, que dice: “Otro mundo es posible”. Nieves camina por esa calle cargando con su propio derrumbe, con su propia decisión, hacia otro mundo posible.

Podemos decir que la decisión que toma Nieves permite el despliegue del eje universal-singular, es decir, es un acto ético . No se apoya en la conducta, sino en el sentido. No importa cómo o qué se hace, sino desde qué lugar. El lugar de Nieves ha cambiado. En cambio, podemos suponer el eje particular, en el momento en que Nieves tiene la posibilidad de dejar fuera de la prueba a Carlos. En este caso la posición sería la misma que viene teniendo desde el comienzo de la película, no considerar al otro. Un ejemplo es la escena del encuentro sexual con Fernando comentada anteriormente, en ese momento podemos ver el achatamiento del eje universal-singular que realiza Nieves sobre Fernando provocando un efecto particularista .
A modo de cierre, queremos enfatizar nuestra decisión al elegir el personaje de Nieves. Creemos que es muy rico, puesto que nos permite desarrollar y explicitar conductas y situaciones que son necesarias para entender la responsabilidad subjetiva. Al finalizar la película se hace evidente que el personaje ha cambiado. De todos los personajes que podríamos haber seleccionado el que mayor despliegue realiza es el de Nieves, además, el cambio en ella permite que circule su deseo. Tomando la frase de Lacan: “La única cosa de la que se puede ser culpable, al menos en la perspectiva analítica es de haber cedido en su deseo” , vemos como Nieves realiza el pasaje de ser culpable a ser responsable.

BIBLIOGRAFÍA:
-  Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
-  Ariel, A. (1994). Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires.
-  Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
-  Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.
-  D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
-  Domínguez, M. E.: (2007) "El acto de juzgar entre el dilema y el problema ético". Inédito. Ficha de cátedra www.psi.uba.ar
-  Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
-  Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
-  Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
-  Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
-  Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
-  Lewkowicz, I. y Gutiérrez, C.: “Memoria, víctima y sujeto”, en Índice, publicación de la DAIA, 2005.
-  Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
-  Lewkowicz, I: Singularidades codificadas. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
-  Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
-  Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
-  Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: