Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2011 > El niño de pijama a rayas >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGIA

MATERIA: Psicología Ética y Derechos Humanos.
PROF. TITULAR: Juan Jorge Michel, Fariña.

ALUMNAS: -Sánchez, María Amelia- L.U. 314924240
e-mail: lamelli_85 @hotmail.com
-Mosquera, Nora- L.U. 183558480
e-mail: ncmosquera@yahoo.com.ar

COMISION: 8 (miércoles de 21:30 a 23 hs.)
PROFESOR DE PRACTICOS: Alejandro Ollier
PROFESOR DE TEORICOS: Juan Jorge Michel Fariña.

SEGUNDO CUATRIMESTRE
2011

EL NIÑO CON EL PIJAMA A RAYAS
“La niñez se mide por sonidos, olores e imágenes… antes de que se extienda la hora oscura de la razón”. (John Betjeman).
Este film es una adaptación de la novela “El niño con el pijama a rayas” del autor irlandés John Boyne.
Director: Mark Herman.
Sinopsis
Berlín, 1942 durante el régimen Nazi en la Segunda Guerra Mundial: Bruno tiene ocho años no es consciente de las pavorosas crueldades que su país está infligiendo a los pueblos de Europa. Todo lo que sabe es que su padre ha ascendido en su trabajo (recién nombrado comandante de un campo de concentración) y que ha pasado de vivir en una confortable casa de Berlín a una zona aislada llamada "Auschwitz" en la que no hay mucho que hacer y sobre todo nadie con quien jugar. Desde la ventana de su cuarto puede ver (hasta que un día se la tapan como queriéndole esconder la verdadera realidad) un grupo de casas tras una valla y mucha gente vestida de una manera, para él un tanto extraña, que llama pijama a rayas. Todos los que allí se encuentran son judíos confinados en el campo de concentración, Bruno, en su inocencia, da por supuesto que son granjeros.
En su interés por la exploración, sale a escondidas de sus padres y de los militares que custodian la casa llegando a “la granja”, donde encuentra un niño de la edad de él, Shmuel, detrás del alambrado que los separa, con el que entabla una amistad (sin importar las diferencias ideológicas de su familia y de su país), lo visita regularmente y le lleva comida y también, a veces, una pelota para jugar. La amistad de Bruno y Shmuel marcará el fin de su inocencia infantil.
Los padres de Bruno deciden un buen día que ese no es un lugar adecuado para el crecimiento de sus hijos, decisión que precipita la madre de Bruno al conocer la verdadera misión de su marido en este campo, ya que ella descubre que están asesinando a los judíos cuando huele el humo que sale de un crematorio del mismo. La madre y los niños partirían de Auschwitz en un par de días. Bruno da la noticia de su traslado a Shmuel, justo el día en que éste se siente triste porque no encuentra a su padre. Bruno decide ayudarlo y quedan en que al día siguiente, el último de la estadía del niño en Auschwitz, pasaría al otro lado de la alambrada y para ello le pide que le consiga un pijama a rayas. Llegado el día, Bruno, deja sus prendas, se lo pone y cruza la alambrada: por fin los “amigos” están juntos. Mientras buscan al padre de Shmuel entre los barracones comienza a llover. Los soldados forman un grupo de prisioneros entre los que se encuentran los niños. El grupo es llevado a una cámara de gas, donde Bruno y Shmuel mueren juntos sin sospechar que el lugar no era un refugio para la lluvia.
Los padres de Bruno al notar la ausencia del hijo lo buscan por los alrededores de la casa desesperadamente. Encuentran la vestimenta de éste frente a un agujero bajo la alambrada. Es demasiado tarde, al final todos se dan cuenta de lo que ha sucedido y que nada más se puede hacer.
La película además de mostrarnos lo que es la inocencia de los niños y lo fuerte que puede llegar a ser una amistad, a pesar de toda creencia o religión, nos invita a repensar todo el horror que era el nazismo de Hitler y cómo todo el país acataba sus órdenes, ya que él era la autoridad máxima y en especial aquí se refleja como las acataba el papá de Bruno, pues una de las cosas que él decía era: “en realidad esas personas no son personas” (tratando a los judíos como a una raza inferior).

Circuito de la Responsabilidad subjetiva
Tomando al padre de Bruno como uno de los personajes centrales del film se puede ubicar un tiempo 1: en el momento en que, como comandante a cargo del campo de exterminio, da la orden de matar a los judíos, acción que es realizada desde la conciencia del sujeto. Ocurre un evento imprevisto que da lugar a un tiempo 2: su hijo estaba allí, en el campo de exterminio, en el preciso instante en que se ejecutó la orden y muere en la cámara de gas, nos encontramos aquí frente a un hecho sorpresivo, no previsto, inesperado por ese padre que interpela y resignifica el tiempo uno.
Justo ese día los niños y la madre volverían nuevamente a Berlín, después de que ella descubriera las aberraciones que se llevaban a cabo en ese lugar y tras una discusión con su marido resuelve que ese no es el lugar para criar a sus hijos. Estaba todo listo para el viaje y no encuentran a Bruno, lo buscan por la casa y notan que ha salido a través de una ventana, corren desesperadamente hacia el campo de exterminio sospechando que Bruno se había dirigido hacia allí y definitivamente las prendas del niño y el pozo cavado en la alambrada del campo de exterminio se le presentan dando cuenta de lo que estaba sucediendo, su hijo estaba por ser ejecutado junto a los judíos, el padre corre desesperadamente gritando, dando órdenes de parar, pero la acción ya había sido realizada y Bruno estaba muerto. Ya no es una acción inocente ahí él se da cuenta de lo cometido y esto tendrá que ver con la culpa que seguramente sentirá.
En este momento concluye el film y podemos inferir que la culpa del padre aparece desde el momento en que corre tratando de parar la orden como consecuencia de la “interpelación subjetiva” (el mandó sin querer a matar a su hijo en el campo de concentración) que a partir de una singularidad en situación, la muerte de Bruno dentro del campo de concentración resignifica el tiempo uno poniendo de manifiesto el quiebre del universo particular en que sostenía y guiaba sus acciones respecto de ordenar la muerte de los judíos, en este caso se ve el particularismo ya que responde a la decisión por parte de Hitler de negar el derecho a la vida de estas personas por considerarlas a su juicio pertenecientes a una raza sub-humana, donde deberá responder. El film termina y no sabemos qué hará el padre con esa culpa, lo que podemos inferir es que ésta tendrá más que ver con el arrepentimiento, que con el reconocimiento y la reparación, esta última es condición necesaria pero no suficiente para el tiempo 3.
Es por ello que este abrupto y desgarrador final no nos permite plantear un tercer tiempo, pues puede haber arrepentimiento, reparación, pero lo que viene después es el tiempo de hacerse cargo realmente, siendo éste el verdadero tiempo de la responsabilidad subjetiva (ésta produce un cambio de posición subjetiva también llamada cambio de posicionamiento subjetivo y tiene que ver con lo singular de cada sujeto) configurada a partir del sujeto del inconsciente: “otro nombre del sujeto.”

Elementos de azar y necesidad presentes en la situación:
Los hechos ocurridos conllevan parte de necesidad y parte de azar. Que Bruno haya decidido entrar al campo de concentración para ayudar a su amigo a buscar al padre justo en el momento en que los judíos eran llevados a las “duchas” pertenece al orden del azar, evento del que no se conocen las causas, aunque las tenga. Que en el momento en que entra el gas en el habitáculo produzca la muerte de todos los que allí se encuentran, incluyendo a Bruno corresponde a la necesidad, necesariamente cierta cantidad de gas en un lugar cerrado produce la muerte.

Hipótesis Clínica
Podemos plantear la Hipótesis Clínica a partir de preguntarnos ¿Qué lleva al padre de Bruno a poner en riesgo la vida de su hijo? ¿Por qué lo tiene como un refugiado más, encerrado en la casa, viviendo en un mundo irreal alejado de todo?
Estas preguntas en relación al deseo quedaran abiertas ya que estamos trabajando sobre una película y en ella sólo podemos ver el recorte que el autor toma para hacer hablar al personaje principal. Por otra parte dentro de la función del psicoanalista a diferencia de la del médico, que diagnostica en el momento, la construcción de hipótesis diagnósticas son tentativas y se van construyendo durante el transcurso del análisis.
Podríamos inferir que una de las razones que llevarían al padre de Bruno a poner en riesgo la vida de su hijo (y de toda su familia) estaría en relación con la “obediencia a la autoridad” pues él como comandante a cargo del campo de concentración es un engranaje más de esta maquinaria donde en términos de Calligaris, comparte un saber “sabido y compartido” que le da certezas, sabiendo lo que tiene que hacer funciona como un instrumento de ese saber. La inercia de este lazo social es que el sujeto sea cada vez más y nada más que un instrumento del funcionamiento del lazo. Esto se pude ver en la escena de la fiesta de su ascenso cuando él desoye y hace callar a su madre que está en contra tanto de su trabajo como de su traslado, esto nos abre un nuevo interrogante: ¿qué lugar ocupa la madre y las mujeres dentro de su familia?
Pues la mujer, en cierta manera, también era una sometida de su marido al no estar al tanto de todo el horror que llevaba a cabo su pareja y por ello se angustiaba al enterarse de eso. Ella no sabía que allí, en el campo de concentración, quemaban gente (esto inconscientemente se puede relacionar con el sentimiento de culpa que ella también, de cierta manera, sentía al formar parte de esa ideología y por ello se angustiaba tanto, se podría decir que ella no lo sabía o que en realidad no quería saber y se lo negaba). Otra de las mujeres sometidas era la abuela de Bruno, en esta época se notaba más la inferioridad de condiciones del género femenino y lo poco que se ocupaban de ciertas cuestiones, ya que se abocaban más a la casa y a la crianza de los niños.
También desoye el pedido de Bruno de permanecer en Berlín y se refleja en una de las escenas en las que éste le dice al niño que cuando uno es soldado: “importantes no son las elecciones sino el deber”.
Como respuesta a la segunda pregunta, al principio planteada, se nos abren varios interrogantes: ¿Qué lugar ocupa Bruno en la vida de su padre? ¿Cuál es la necesidad que tiene éste de mantenerlo como un cautivo? ¿Estaría repitiendo los mismos actos que realiza como comandante en su propia casa? ¿Sus acciones podrían estar en relación con el ideal del padre? ya que en una de las escenas su padre parece sentirse muy orgulloso y feliz en el ascenso de su hijo y lo apoya respecto de su traslado al campo. ¿Podemos pensar que esta decisión del padre de mudarse al campo tenga que ver inconscientemente con poner en una situación de riesgo a su familia por la culpa que le generaría el hecho de matar a los judíos? Ya que el tema del deseo es muy complicado de descifrar lo dejamos como hipótesis abiertas a trabajar.

Bibliografía
Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. IV. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. III). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Michel Fariña, J. J.: (2009) “De la eugenesia a los crímenes nazis”. En Michel Fariña, J. J.; Salomone, G. Z.: Dossier de Ética y Cine: Ética y ciencia. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS / Aesthethika©. Grupo Blanco ediciones, Buenos Aires.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.; Michel Fariña, J. J. (2009) “El experimento de Stanley Milgram. Cuestiones éticas y metodológicas”. En Michel Fariña, J. J.; Salomone, G. Z.: Dossier de Ética y Cine: Ética y ciencia. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS / Aesthethika©. Grupo Blanco ediciones, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: